Pasar al contenido principal
Lunes, 17 Julio 2017

¿De dónde saca la senadora Holguín sus cifras para criticar al Gobierno?

Por Paula Vásquez

Dice que su fuente fue Mindefensa, pero pedimos las cifras a ese ministerio y no coinciden. Los periodos de ambos gobiernos no se pueden comparar aún porque el segundo de Santos no ha terminado.

Paola Holguín, quien ha trabajado con el expresidente Álvaro Uribe desde el año 2003 y hace parte del partido de oposición Centro Democrático, varias veces ha criticado en sus redes sociales al gobierno de Juan Manuel Santos, una de ellas fue el pasado 6 de junio cuando a través de Twitter la emprendió contra el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

 

 

Después de comparar cifras y de consultar a varios expertos, Colombiacheck califica la afirmación como engañosa, en primer lugar, porque el periodo de Santos no se ha terminado, por lo cual no se pueden sacar conclusiones todavía. Segundo porque al trino le falta información y contexto para evitar dudas y tercero porque encontramos diferencias al comparar cifras.

Colombiacheck habló con la senadora, quien afirmó haber basado su trino en cifras del Ministerio de Defensa Nacional. Holguín envió a Colombiachek dichas cifras, pero aunque solicitamos desde el pasado 22 de junio que nos explicara el procedimiento que utilizó para llegar a los porcentajes, hasta la fecha no hemos recibido su respuesta.

“Simplemente lo que hice fue coger las cifras del Ministerio de Defensa y comparar los ocho años de Uribe 2002-2010 y lo que va del gobierno Santos 2010-2016. Ahí se ve la reducción o el aumento de los delitos de mayor impacto y las cifras”, precisó la senadora, quien además aseguró que “la verdadera paz es la Seguridad democrática porque se lograron reducir más los porcentajes en el gobierno anterior que en este”, dijo la senadora.

Teniendo claro los periodos de gobierno que comparó Holguín pedimos al Ministerio de Defensa las cifras de homicidio, secuestro, hurto de vehículos, extorsión y actos de terrorismo desde el 2002 hasta el 2016 para comparar.

Lo primero que detectó Colombiacheck al cotejar las cifras del Mindefensa y las de Holguín es que los datos del 2015 y el 2016 no coinciden. Por ejemplo, las cifras de Holguín señalan que en 2015 hubo 12.454 homicidios, mientras que según el Mindefensa fueron 12.782 en ese mismo año. Las diferencias persisten en los datos de secuestro, hurto a vehículos y extorsión.

Revisamos las cifras publicadas por Holguín con Carlos Montoya, investigador de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares). Lo primero que notó Montoya es que los datos del trino carecen de contexto, además, “los periodos comparados no son iguales, mientras que el periodo de Álvaro Uribe comprendió ocho años, el de Santos aún no ha terminado”, indicó.

Basados en las cifras de Mindefensa comparamos las del primer año de Uribe con el último, (2002-2010) los números son los mismos del trino de Holguín. Pero al hacer la misma comparación del periodo de Santos (2010-2016) encontramos que las cifras de reducción de homicidio y secuestro publicadas por la senadora son más altas que las de la cartera de Defensa. Es decir, según ella, estos delitos disminuyeron más de lo que indican las cifras oficiales, favoreciendo al Presidente.

Los números de la pupila de Uribe sobre hurto de vehículos y extorsión también benefician a Santos porque muestran un aumento menor al que indica Mindefensa.

El trino de la senadora pretende mostrar que esos delitos disminuyeron más en el periodo de Uribe que en el de Santos. Lo extraño es que algunas cifras del periodo Santos suministrados por ella no coincidan con los del Mindefensa, diferencia que no pudimos establecer, pues la senadora no volvió a contestarnos.

Montoya asegura que el fin de la senadora no era ayudarle a Santos con su trino, “yo creo que la interpretación engañosa de la senadora pretendía no colaborarle a Santos en el sentido en el que la reducción de todos los índices vistos sin contexto y de manera muy general, no te permiten entender cuál es la realidad, no es tan simple mostrar que el homicidio durante los dos mandatos de Uribe decreció un 46% y durante los siete años que lleva Santos apenas bajó un 26%”.

Otras cifras

Investigaciones de Pares muestran una paradoja, pues en ese periodo bajó el homicidio, pero crecieron las víctimas.

“Entre el 2002 y el 2010 (primer periodo de Uribe) se produjo más del 40% de las víctimas del conflicto armado, mientras que en los seis años del gobierno de Santos las víctimas apenas representan el 15%, cifra que es el resultado del proceso de paz”, explica Montoya.

El experto indica también que en los últimos 15 años la institucionalidad colombiana ha mejorado su presencia a nivel territorial, lo que permite inferir que en el aumento de delitos como la extorsión, no significa necesariamente el aumento de la acción, podría responder al aumento de las denuncias en comparación con las que antes ponían los ciudadanos antes las autoridades, que son finalmente las que se pueden registrar en las estadísticas oficiales.

Según Mario Hernán López, profesor de la Universidad de Caldas y experto en conflicto y paz, las redes sociales tiene un gran impacto en la política actual “un tipo de campaña sobre la cual no parece ser necesaria la investigación o el soporte, sino circular un tipo de información que produce un efecto en la opinión y sobretodo un efecto de carácter emocional”, aseguró.

También afirma que una de las posibles razones del trino de Holguín podría ser la cercanía con la próxima contienda electoral, “en todo esto que es el posicionamiento de los distintos sectores de los que están a favor, los que están en contra del Acuerdo Final, se hace este tipo de propaganda que busca generar un impacto sobre la opinión pública” concluyó el profesor.

Miércoles, 10 Abril 2019

Claudia López usa cifras viejas de muertes por contaminación del aire

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La precandidata dijo que en Bogotá se están muriendo tres veces más personas por enfermedades respiratorias que por armas de fuego y por armas blancas. Pero las cifras de contaminación que usó son de 2010 y las de homicidios de 2018.

En entrevista con RCN Radio el lunes de la semana pasada, Claudia López, exsenadora y actual precandidata a la Alcaldía de Bogotá dijo que “hoy en Bogotá se están muriendo tres veces más personas por enfermedades respiratorias que por armas de fuego y que por armas blancas”.

López replicó esta información a través de un trino en el que agrega que se trata de “una calamidad de salud pública y ambiental”, enlazando las propuestas que su campaña plantea para hacerle frente a dicha situación.

Felipe Jiménez, integrante de la campaña de López le dijo a Colombiacheck que sus datos de homicidios se basaban en información de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (Dijin) de la Policía, cuya estadística delictiva dice que “en 2018 hubo 1.041 homicidios en Bogotá. De esos, 536 fueron por armas de fuego y 452 por armas blancas”, dice Jiménez.

Para la cifra de muertes por enfermedades respiratorias se basaron en el estudio “Estimación de los beneficios económicos en salud asociados a la reducción de PM10en Bogotá”, publicado en 2012, que “estima que mueren 2.100 personas relacionadas con mala calidad por año”, según Jiménez. Además, el miembro de la campaña dijo que el Instituto Nacional de Salud (INS) “estima una cifra parecida de 2.000 al año”. Y concluye señalando: “Por eso decimos que la mala calidad del aire mata más de tres veces que las armas de fuego; 536 vs 2.000”.

Sin embargo, antes de revisar uno a uno los datos, es posible concluir que la información es cuestionable, en tanto que están comparando cifras de homicidios de 2018 con un estudio realizado en 2010 (aunque fue publicado en 2012).

Los datos de la información que nos pasó Jiménez sobre homicidios son correctos de acuerdo a la fuente que utilizaron (Dijin). La información relacionada a enfermedades respiratorias, no obstante, difiere dependiendo de la fuente.

Néstor Rojas, coautor del estudio que nos envió Jiménez sobre contaminación del aire, y quien además es profesor asociado de la Universidad Nacional en el departamento de ingeniería química y ambiental, le dijo a Colombiacheck que el estudio en mención fue realizado en 2010 como una proyección. La conclusión a la que llegaron es que en el periodo de 2010 a 2020 podrían evitarse 21.000 muertes para personas mayores de 30 años por enfermedades atribuibles a contaminación del aire. Es decir, 2.190 muertes anuales.

Y llegaron a dicha conclusión “tomando las diferentes datos de la red de monitoreo de Bogotá en 2010. Ese año se estaba sacando un plan de descontaminación del aire que iba a durar diez años, y la meta era llevar a toda la ciudad a cumplir la norma colombiana de calidad del aire”, explica Rojas. “Era una situación hipotética que iba a darse entre 2010 y 2020”.

Por otro lado, el Instituto Nacional de Salud, a través del Observatorio Nacional de Salud (ONS), realizó un informe que compara las muertes por violencia frente a las muertes por enfermedades respiratorias: el Informe Carga de Enfermedad Ambiental en Colombia.

De acuerdo con la información que le dio a Colombiacheck el INS, Bogotá registró, en 2016, 1.606 muertes por violencia. Según los análisis del ONS, 2.164 muertes son atribuibles a factores de riesgo ambiental, específicamente 1.963 por aire de mala calidad. Sin embargo, eso incluye enfermedades respiratorias (IRA -Infecciones Respiratorias Agudas-, EPOC -enfermedad pulmonar obstructiva crónica- y cáncer de pulmón) así como enfermedades cardiovasculares (EIC -enfermedad isquémica del corazón-, ACV -accidente cerebrovascular-). Solo por enfermedades respiratorias asociadas a contaminación de aire son 845 muertes.

La institución, además, fue clara en afirmar que las enfermedades respiratorias no se atribuyen de manera exclusiva a la mala calidad del aire, sino que se pueden dar también por los cambios bruscos de temperatura y el contagio de virus. “Lo que hace la contaminación en el aire es afectar la capacidad de defensa del organismo que se ocupa de limpiar por el aire contaminado”, nos dijeron en la entidad.

Consultamos a Rojas por la diferencia abismal que hay entre las muertes que prevee su estudio y las que registra el ONS, frente a lo cual señala que “no es tan extraño encontrar ese tipo de diferencias en estudios porque algunos pueden utilizar un factor mayor o menor para la relación entre contaminación y muerte”, todo depende de qué metodología se usó y cómo se usó. Y añadió que, en todo caso, actualmente no se cuenta con un estudio que permita analizar a hoy, como dice López, cuántas son las personas que mueren por enfermedades respiratorias que estén directamente relacionadas a la mala calidad del aire.