Pasar al contenido principal
Martes, 22 Enero 2019

Disidencias de Farc no son principales responsables de asesinatos de líderes sociales

Por Sania Salazar

Organizaciones que hacen seguimiento de esos homicidios dicen que en la mayoría de los casos no se conoce la identidad de los asesinos.

Durante una entrevista con la W Radio, la vicepresidente Marta Lucía Ramírez aseguró que “la mayor parte de todos estos líderes sociales han sido asesinados por esas disidencias de las Farc”.

Colombiacheck le preguntó al equipo de prensa de la Vicepresidente en qué fuente basó su afirmación, pero hasta la publicación de esta nota no habíamos obtenido respuesta.

Tras consultar varias fuentes, calificamos la frase de la Vicepresidente como falsa, pues las disidencias no aparecen como las mayores responsables de la autoría material ni intelectual de la mayoría de esos crímenes, según las fuentes expertas que consultamos.

Las disidencias están conformadas, como lo explica la Fundación Ideas para la Paz, FIP, por “exintegrantes de las Farc que decidieron formar nuevas facciones armadas”. Son personas que no estuvieron de acuerdo con la negociación con el Gobierno y se apartaron del proceso de paz, por lo que hoy no forman parte del partido político en el que se convirtió esa guerrilla.

Por otra parte, como explicamos hace unos meses, hay discrepancias entre el gobierno y varias organizaciones que monitorean crímenes contra líderes sociales sobre quién, exactamente, clasifica como “líder social”.

Pero, además, tanto las cifras oficiales como las extraoficiales sobre los asesinatos de líderes sociales concuerdan en que en buena parte de los casos no se ha podido establecer la identidad de los responsables.

Por ejemplo, el 10 de enero, tras la entrega de un informe de la Fiscalía a la Justicia Especial para la Paz, JEP, sobre la victimización a líderes sociales por parte de agentes del Estado, el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, aprovechó para aclarar cifras del fenómeno en general.

Según Martínez, entre 2016 y 2018, la Fiscalía había determinado la autoría en 126 de los 231 casos reconocidos por la entidad en ese período de tiempo. Es decir que en el 45,5 por ciento de los casos no se ha podido establecer quién fue el perpetrador. En los casos en los que sí se pudo determinar un responsable, Martínez dijo que los principales perpetradores eran el Clan del Golfo, disidencias de las Farc y el ELN.

El 11 de enero, el mismo Fiscal informó en una rueda de prensa que hubo "238 líderes asesinados entre los años 2016 y 2018, según las cifras entregadas por Naciones Unidas (siete más a partir de la noche del día de ayer)” y que “el Estado colombiano ha logrado el esclarecimiento, a la fecha del 53 por ciento de estos casos de homicidio”.

En la rueda de prensa, Martínez dijo que, “en un 65 por ciento de los casos [de asesinatos de líderes sociales], los homicidios se deben a organizaciones criminales” como “grupos armados organizados residuales, el Ejército de Liberación Nacional, el Clan del Golfo, la organización criminal que más está afectando en el territorio a nuestros líderes sociales y los Caparrapos [una facción que se separó del Clan del Golfo]”.

Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, aseguró en una columna de opinión titulada “Líderes sociales: en exterminio”, publicada el pasado 9 de enero, que desde el 24 de noviembre de 2016, cuando se firmó el acuerdo de paz, se han producido 229 homicidios de líderes sociales y que “el 30 por ciento de los homicidios fueron cometidos por las disidencias de las Farc, grupos posdesmovilización paramilitar, como el Clan del Golfo, el ELN, es decir, actores identificados”.

Ávila señaló además que “hay agentes legales, como supuestos empresarios, políticos, agentes estatales o élites locales, así como actores criminales que contratan sicarios para asesinar líderes sociales. Muchos sicarios no saben ni siquiera quién los contrata”.

El informe “Cómo va la paz: la reestructuración unilateral del Acuerdo de paz”, publicado por Pares en enero de 2019 señala que “los datos de victimarios aparecen en su mayoría registrados bajo la categoría “actores no identificados”, en realidad no se conoce quién los asesinó. En un 85 por ciento son agentes no identificados. (Actor no identificado + estructura armada criminal no identificada).

Grafico1

 

Estas cifras indican una tendencia opuesta a la que afirma la Vicepresidente, pues la responsabilidad de lo que en Pares denominan “Grupos armados pos Farc” es menor que las de otros grupos armados ilegales.

Finalmente, el informe de la Fundación Ideas para la paz, FIP, “Agresiones y homicidios de líderes sociales”, coincide en que no hay claridad sobre qué actores están detrás de las agresiones a líderes sociales. El informe indica que los homicidios representan el 30 por ciento de las agresiones contra líderes y que en el 58 por ciento de las agresiones en general no se conoce al responsable, mientras que en el 35 por ciento se responsabiliza a las facciones criminales y los grupos armados ilegales. El 3 por ciento de los señalamientos recae sobre las disidencias de las Farc.


Grafico2

 

Domingo, 13 Noviembre 2016

Marcos Calarcá, de las Farc, con problemas de memoria

Por Sania Salazar

Calarcá asegura que hace más de un año que las Farc y las Fuerzas Militares no se enfrentan, pero lo cierto es que entre julio de 2015 y el mismo mes de 2016 se han registrado 21 combates entre ambas fuerzas.

Parece que Marcos Calarcá, delegado de las Farc-EP en el Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación (MM&V), tiene problemas de memoria.

“Hace más de un año que no hay enfrentamientos”, aseguró refiriéndose a las Farc y las Fuerzas Armadas. Lo dijo durante una rueda de prensa en la que se anunció la puesta en marcha del Mecanismo Tripartito de Monitoreo y Verificación el pasado 4 de noviembre.

Luego de consultar el Monitor de Desescalamiento del Conflicto Armado Interno en Colombia del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos, Cerac, Colombiacheck califica la afirmación como falsa.

En primera instancia consultamos al Ministerio de Defensa sobre la fecha y el lugar del último enfrentamiento registrado entre las Fuerzas Militares y las Farc, pero nos solicitaron mandar un correo que enviamos el pasado 8 de noviembre y que hasta el momento de publicar esta nota no se ha recibido respuesta.

También quisimos tener la voz de las Farc, por lo que solicitamos información al respecto a través de correo electrónico el pasado 9 de noviembre, pero nos contestaron que gestionarían la información y hasta la publicación de esta nota tampoco han respondido de nuevo.

Colombiacheck revisó el Monitor de Desescalamiento del Conflicto del Cerac y encontró que entre el 20 de julio de 2015 y el 19 de julio de 2016, periodo monitoreado por este Centro, se han registrado 21 combates entre las Farc y la Fuerza Pública. El último sucedió el 8 de julio de 2016 en zona rural de La Uribe, Meta. Tres guerrilleros resultaron heridos.

Ese hecho causó polémica porque mientras el Ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, lo calificó como “un combate de encuentro”, los guerrilleros aseguraron que los atacaron mientras que esperaban una comisión de la Organización de las Naciones Unidas, ONU. Fue un hecho delicado en medio de las conversaciones entre Gobierno y Farc en La Habana al que el jefe de negociadores del Gobierno le tuvo que hacer frente y calmar los ánimos.

Los 21 combates han dejado igual número de muertos, 3 militares y 18 guerrilleros. Además de 8 heridos, 5 militares y 3 integrantes de las Farc.

Colombiacheck le muestra en este mapa los lugares y las fechas donde sucedieron cada uno de los 21 combates.

El conflicto, a la baja, pero no desaparece

Según el Cerac, “gracias al altísimo grado de cumplimiento del acuerdo bilateral de desescalamiento vigente desde hace un año, el conflicto armado entre las FARC y el estado colombiano ha caído a sus niveles mínimos en 52 años, en número de víctimas, combatientes muertos y heridos, y de acciones violentas”.

Además, los combates entre la Fuerza Pública y las Farc se han reducido en un 91% (de 0,68 a 0,06 combates en promedio diario). Las muertes de civiles se han reducido en un 98% (de 0,19 a 0,003 muertos en promedio diario) y las muertes de combatientes han caído en un 94% (de 1,08 a 0,07 muertos en promedio diario), según Cerac.

Solo para tener una idea, estas son las cifras de homicidios registradas en 2015 en las principales ciudades del país según el Insituto de Medicina Legal: Medellín, 497 (1,36 casos diarios en promedio). Barranquilla, 433 ( 1,18 casos diarios en promedio). Bogotá, 1.371 ( 3,75 casos diarios en promedio). Bucaramanga, 92 (0,25 casos diarios en promedio).

El seguimiento del Cerac

El seguimiento que ha hecho este Centro de Recursos entre mediados de 2015 y 2016 se ha basado en el desescalamiento bilateral plasmado en un acuerdo pactado en junio de 2015.“Tal acuerdo no se logró como parte de la agenda de negociación con las Farc en los diálogos de paz de La Habana, sino que se alcanzó meses después de la intensificación del conflicto, la cual se inició el 20 de mayo de 2015, tras el trágico evento de Buenos Aires, Cauca, y el posterior levantamiento del cese unilateral autoimpuesto por las Farc el 15 de diciembre de 2014”, precisa Cerac.

Si bien no se acordaron medidas de desescalamiento para reducir o evitar los combates, Cerac ha detectado un beneficio colateral en la reducción de las confrontaciones. Aunque la guerra no ha parado, se ha reducido a sus mínimos, lo que se traduce en menos muertos y heridos.

Actualización

El 16 de noviembre, tres días después de publicado este chequeo y a cuatro días de haberse conocido el texto del nuevo acuerdo entre el gobierno y las Farc, se presentó un enfrentamiento entre el Ejército y presuntos miembros de esa guerrilla en el sur de Bolívar, en el que resultaron muertos dos combatientes. La noticia la dio a conocer el jefe del equipo negociador del gobierno, Humberto de la Calle, en una entrevista para Caracol T.V.

El Ejército informó que la confrontación se dio a raíz de denuncias de la comunidad que hablaban de personas del ELN realizando actividades delictivas en la zona; sin embargo, según el comunicado de las Fuerzas Militares, un hombre que fue capturado en el operativo indicó que él y sus compañeros fallecidos pertenecían al frente 37 de las Farc. La versión de la gerrilla es que los guerrilleros involucrados no estaban dedicados a la extorsión ni el manejo de la minería ilegal, como manifestó el Ejército, sino que se dirigían a las zonas de preagrupamiento, según le aseguró Iván Márquez a De la Calle.

El suceso fue considerado por el equipo de monitoreo del Cerac como "la primera violación al cese el fuego bilateral en ochenta días días de vigencia". Así mismo, el Mecanismo tripartito de Monitoreo y Verificación del Cese al Fuego -conformado por el Gobierno, las Farc y la ONU como coordinadora- anunció que adelanta la investigación de los hechos y que emitirá sus resultados, junto con recomendaciones para evitar que incidentes de este tipo se vuelvan a presentar.

 

Resultado de la investigación

El Mecanismo tripartito de Monitoreo y Verificación (MM&V) presentó el resultado de la investigación sobre la muerte de los dos guerrilleros de las Farc por lo que Colombiacheck hace esta segunda actualización de este chequeo.

La investigación concluyó que las Farc no informó sobre el desplazamiento de esos miembros de la organización incumpliendo lo establecido en el protocolo en el cual las FARC-EP deben “no hacer presencia por fuera de los Puntos de Preagrupamiento Temporal armados y uniformados sin coordinación previa con el MM&V”.

El Mecanismo también determinó que la Fuerza Pública “abrió fuego contra los miembros de las FARC-EP sin mediar otra acción, debido al convencimiento insuperable (para la Fuerza Pública) que estaban ejecutando una acción contra el ELN, habiéndose identificado a las víctimas a posteriori de esta acción como integrantes de las FARC-EP”.