Pasar al contenido principal
Martes, 20 Noviembre 2018

El expresidente de Reficar no es el consuegro de Uribe

Por Ana María Saavedra

Orlando Cabrales, expresidente de Reficar, tiene el mismo apellido que la nuera de Álvaro Uribe, pero no es su padre.

En redes sociales, algunas publicaciones han buscado relacionar al expresidente de Reficar, Orlando Cabrales, a quien la Fiscalía investiga por contratación irregular, con la familia de Tomás Uribe, el hijo mayor del expresidente y senador Álvaro Uribe, y de su esposa, Isabel Sofía Cabrales.

 

Publicación falsa sobre vínculo entre Uribe y el Cabrales de Reficar

El matrimonio de Tomás Uribe e Isabel Sofía Cabrales, en 2008, fue un evento cubierto por muchos medios de comunicación. Y en las notas de la época, en efecto, se cuenta que el nombre del papá de la novia no es Orlando sino Enrique Cabrales Rives, un ganadero de Mompox, Bolívar. En esta foto de la revista Jet Set se observa al papá de la novia.

Isabel Sofía Cabrales en su matrimonio con su papá, Enrique

Entre tanto, el nombre del expresidente de la Refinería de Cartagena, Reficar, es Orlando José Cabrales Martínez. Este Cabrales es investigado por la Fiscalía “por la suscripción de dos contratos, acuerdos y enmiendas con la firma CB&I, supuestamente, sin el cumplimiento de los requisitos legales de contratación administrativa y estatal, en hechos ocurridos desde el 20 de enero de 2009 hasta diciembre de 2010”.

Ante esta desinformación, que también ha circulado por Twitter, el partido de Álvaro Uribe, el Centro Democrático, había emitido un comunicado firmado por el representante a la Cámara Enrique Cabrales Baquero, hermano de Isabel Sofía, que buscaba aclarar la situación.

El representante Cabrales Baquero también aclaró que él no tiene ningún tipo de parentesco con Orlando Cabrales.

 

Jueves, 31 Mayo 2018

Gaviria le da la espalda a De La Calle

Por Carlos González

La voltereta del presidente del liberalismo de apoyar en segunda vuelta a Iván Duque es un golpe a la decisión de Humberto de La Calle de defender el proceso de paz.

El giro del partido Liberal, en cabeza de César Gaviria, hacia el uribismo no deja de sorprender por las “posturas” completamente diferentes entre ambas corrientes y por sus enfrentamientos en el pasado.

La dinámica de la política ha acercado a los Gaviria (César y Simón) a Duque, aunque el liberalismo hizo parte del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y recibió toda la burocracia del Estado, el expresidente quiere seguir participando en el Ejecutivo y, según trinos de figuras como Daniel Samper o Rodrigo Lara, lo que está buscando es un puesto para su hijo.

En entrevista con Blu Radio, el expresidente dijo que la "coherencia política es para los ciudadanos, en partidos hay que decidir", a lo que el periodista le replicó que por qué no elegir el voto en blanco o la abstención. Gavriia explicó que él no tiene problema con Uribe, ni siquiera en compartir tarima con él, porque el país necesita avanzar de la pelea entre Santos-Uribe. Además, que tampoco es antiuribista

Hace nueve años, cuando el Partido Liberal hacía parte de la oposición del Gobierno Uribe, Gaviria decía que Uribe tenía un aparato organizado de poder dedicado, exclusivamente, a la delincuencia. Ahora, aunque el candidato es Iván Duque, Uribe es quien está detrás de dicha campaña y el jefe natural del partido. Sin embargo, el jefe liberal dejó claro que sus diferencias con Álvaro Uribe “son cosas del pasado”.

Eso no pensaba Gaviria cuando, durante la campaña por el plebiscito de la paz, criticó a quienes votaron por el no, afirmando que votaban por la guerra. Incluso, dos años atrás, en plena campaña presidencial, señaló que “(Uribe) solo piensa en la guerra como opción para Colombia. Su lenguaje incendiario le hace daño a Colombia y a sus valores democráticos”.

Volviendo al presente, en plena campaña, y como lo registró este medio, el jefe del partido Liberal no hizo ningún esfuerzo para que su candidato, Humberto de La Calle, remontara en las encuestas y obtuviera un mejor resultado que los 400.000 votos que sacó, que ni siquiera le alcanzan para la reposición de votos.

Ambos políticos duraron más de un mes sin compartir tarima. La última vez fue el 10 de abril, al término de una reunión de bancada, en la que Gaviria leyó un comunicado titulado: “Todos somos De La Calle”, con el que quería ponerle punto final a los rumores de un distanciamiento con el que fuera su ministro de Gobierno y que lo estaba dejando solo en su candidatura presidencial. El expresidente aseguró que el apoyo a De La Calle era total.

El exnegociador del proceso de paz con las Farc denunció una y otra vez que Duque va a hacer trizas el acuerdo de paz. En el mismo sentido, dijo que “la propuesta de @IvanDuque de unificar las Altas Cortes en una sola Corte será el fin de la Acción de Tutela, que ha sido tal vez el más importante logro de la Constitución de 1991 y que es la piedra preciosa de la defensa de los derechos ciudadanos, de los derechos de la gente”, por lo que ahora resulta contradictorio que el partido se una a un candidato con dichas posturas.

Después de que se definió la primera vuelta, el expresidente publicó una carta en la que dejó claro que “las amenazas de volver trizas los acuerdos son hoy una espada de Damocles que ponen en duda la vigencia de todo el Acuerdo” y que “si no abandonan esa actitud de desconocer lo que se pactó vamos a terminar dando marcha atrás, o sosteniendo que estamos ineludiblemente condenados a la violencia de tinte político”.

Por lo tanto, diferentes sectores han entendido que lo que busca Gaviria es mantener el proceso de paz a cambio de apoyar a Duque en la segunda vuelta, para esto ambos políticos tuvieron una reunión a principio de semana para discutir las condiciones de una posible alianza. Después de ires y venires, el expresidente dijo que Duque “siempre ha sido liberal”, con lo cual quedó firmado el pacto.

La cuestión para Gaviria Trujillo no será tarea fácil y es que dentro del mismo liberalismo tiene una fuerte oposición. En el acto de despedida de campaña de De La Calle, los asistentes no dejaron de chiflar cuando el candidato agradeció al jefe liberal. Así mismo, cerca de 50 personas, entre las que se encuentran políticos, intelectuales y miembros del partido Liberal, firmaron una carta en la que exigen la renuncia de Gaviria. Entre ellos se encuentran los senadores Horacio Serpa, Luis Fernando Velasco y Juan Manuel Galán, el exministro Juan Fernando Cristo, o el abogado Ramiro Bejarano.

En la misiva los firmantes piden que el partido, además, apoye al candidato que busque afianzar la paz y no torpedearla, “por ello es esencial un compromiso para no dar marcha atrás a lo acordado”, lo cual se acercaría mucho más a los que propone Gustavo Petro.

Y es que vale recordar que hay disidencias liberales que se fueron con Petro, aunque también con Vargas Lleras, Fajardo y hasta Duque.

En contraposición a esto, casi 50 congresistas del partido firmaron una misiva en la cual expresaron su apoyo a Gaviria y afirmaron que apoyarán la decisión que tome el expresidente en cuanto a los apoyos para segunda vuelta.

Cabe mencionar que durante el gobierno Uribe, los liberales estuvieron en oposición, para luego cogobernar con Santos durante ocho años.

Este medio intentó consultar cuáles son los acuerdos entre ambas colectividades, pero aún no se conocen.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

    Frase: Yo no soy antiuribista

    Autor de la frase: César Gaviria

    Fuentes consultadas y expertos: Discursos de César Gaviria. campaña de Iván Duque, senador Juan Manuel Galán, registros de prensa, entrevista Blu Radio.

    Contexto: Después de la primera vuelta, el jefe del liberalismo decidió apoyar al candidato Duque.

    Calificación de la afirmación: Exagerada