Pasar al contenido principal
Viernes, 15 Marzo 2019

La tabla exagerada sobre las víctimas del conflicto armado por gobiernos

Por José Felipe Sarmiento

Aunque dice basarse en cifras de 2017, sus cuentas no coinciden con los registros generales de ese año. Pese a que no hay cifras por meses, los periodos de Álvaro Uribe y Andrés Pastrana sí concentran la mayoría de casos.

Una tabla sobre la supuesta cantidad de víctimas que dejó el conflicto armado en cada gobierno se viralizó en Twitter “para explicar el porqué del miedo a la JEP y quiénes son los promotores”. En la imagen se resaltan las tres filas correspondientes a los periodos de Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe (2002-2006 y 2006-2010), que tienen las mayores cifras y concentran 67,41 por ciento del total.

Bajo el título de la tabla se aclara que las cuentas fueron hechas con base en los datos anuales del Registro Único de Víctimas (RUV) con corte el 1 de junio de 2017. El mismo cuadro fue utilizado por el columnista Napoleón de Armas en un análisis que publicó el diario El Pilón de Valledupar el 9 de julio de ese año, por lo que es probable que el “tuitero juicioso” que lo puso a circular de nuevo lo haya tomado de ese artículo.

El primer problema es sacar las cifras exactas por cada presidencia, porque los mandatarios se posesionan el 7 de agosto y no hay datos mensuales. Colombiacheck agrupó las cifras de diferentes maneras, hasta que encontró que los cálculos de la tabla están hechos de modo que los años de cambio de administración se le atribuyeron al mandatario saliente: 2010 a Uribe II, 2006 a Uribe I, 2002 a Pastrana, 1998 a Ernesto Samper y así sucesivamente.

Para llegar a esa conclusión fue necesario comparar y sacar cuentas también con los números que presenta hoy el RUV, que van hasta el 1 de febrero de 2019, porque no hay manera de acceder a sus versiones históricas. Así surgió un problema mucho más grande: al comparar la tabla de Twitter con la actualidad, los dos periodos de Uribe presentaban una aparente reducción de 222.826 víctimas. ¿Qué se hicieron esas personas?

 

María Inés García, funcionaria de la Subdirección de la Red Nacional de Información (RNI) de la Unidad de Víctimas, entidad que administra el registro, explicó que “no se recomienda” hacer ese tipo de sumas porque hay víctimas que parecen registradas en más de un año por diferentes hechos o por la repetición del mismo. Por ejemplo, personas que han sido desplazadas dos veces en momentos diferentes.

Hoy el RUV cuenta 8’771.850 víctimas, casi 260.000 menos que las 9’028.517 de la tabla. Entre tanto, hay 10,3 millones de hechos victimizantes porque cerca de 850.000 personas han sufrido de dos a nueve eventos de ese tipo.

Es por eso que ni la prensa ni el Estado contaban a tantas víctimas en 2017 como De Armas. En algunos documentos y notas de entonces también se cita al RUV como fuente con resultados muy diferentes. Por ejemplo, un informe del Ministerio de Salud citaba el registro para contabilizar una población total de 8’472.134 víctimas hasta junio de ese mismo año.

En los medios aparecían conteos mucho más cercanos al presentado por esa entidad que al publicado en El Pilón y recién retomado en redes sociales. El 14 de agosto de 2017, la emisora W Radio daba un aproximado de 8’450.000 víctimas. En junio, la revista Semana había escrito la cifra de 8’421.627 personas.

En la academia también se partía de la misma referencia. En la edición de mayo de 2017 de la publicación científica Universidad y Salud, editada por la Universidad de Nariño, un artículo del psicólogo Germán Benavides Ponce, entonces decano de Ciencias Humanas, se refería a 8’376.463 víctimas según el RUV.

Incluso a lo largo de 2018 todavía salieron notas con cifras menores al cálculo del columnista. El 9 de abril La FM habló de 8,6 millones de víctimas reconocidas en el RUV. Cuando el presidente Iván Duque se posesionó, El Espectador le recordó que ya eran 8’650.169. El Tiempo salió dos días más tarde con la cuenta de 8,7 millones, sumando las registradas en sentencias, y RCN Radio reportó la misma cantidad en noviembre pasado.

Las cifras actuales

 

De todas formas, la mayoría de víctimas en el RUV sí fue afectada por el conflicto armado al menos una vez durante los gobiernos de Uribe y Pastrana. Como un ejercicio de proyección, Colombiacheck sacó de nuevo la suma de cada mandato, pero repartió de manera proporcional las cifras de los años en los que cambió el periodo presidencial: 58 por ciento (siete meses) para el saliente y 42 por ciento (cinco meses) para el entrante.

Así, al 1 de febrero pasado la suma por años daba 9’464.784 (con la salvedad, de nuevo, de que algunas víctimas aparecen más de una vez). A la presidencia de Pastrana le corresponden 2,4 millones. Para el primer periodo de Uribe, la cifra es de 2,2 millones y para el segundo, de 1,6 millones; por lo que el total de sus ocho años es de 3,8 millones. Entre los dos exmandatarios suman 6,2 millones, es decir casi dos tercios del total (65 por ciento).

 

Esta proporción no es nueva, incluso ha bajado. Usando esta misma técnica para repartir los años compartidos, Semana publicó un cálculo similar en 2016. En ese momento, los dos gobiernos de Uribe concentraban al 43,52 por ciento de las víctimas y el de Pastrana, 26,61 por ciento. De este modo, sumaban 70,13 por ciento.

En consecuencia, los datos de la tabla no son precisos. No obstante, los dos expresidentes que concentran la mayoría de víctimas en sus respectivos mandatos sí son los señalados allí.

[Actualización del 20 de marzo de 2019]

La respuesta de la Unidad de Víctimas

El 19 de marzo, cuando esta nota ya había sido publicada, la Unidad de Víctimas nos respondió a la solicitud de aclaraciones que habíamos pedido. En consecuencia, modificamos el texto para reflejar mejor las limitaciones de interpretación a la hora de sumar los datos del RUV por años y gobiernos.

García también explicó que el registro no solo se actualiza con nuevas personas que llegan a declarar su condición de víctimas. En algunos casos puede bajar la cantidad de personas porque también se va depurando la información antigua que el sistema heredó de bases de datos externas como Fondelibertad para secuestros, el ICBF para reclutamientos forzados o el Sipod para desplazamientos, entre otras.

Por ejemplo, cuando hay homónimos sin número de documento u otros datos que permitan establecer que se trata de una misma persona, se cuentan por aparte. Pero gracias al cruce de bases de datos con otras entidades, en especial con la Registraduría y el Ministerio de Educación, y a nuevas declaraciones de las víctimas, algunas de esas repeticiones se aclaran y sus registros se unifican.

Miércoles, 06 Marzo 2019

El Ubérrimo no es tan grande como lo pintan en Twitter

Por José Felipe Sarmiento

Un mapa le adjudicó todo San Carlos y gran parte de otros municipios de Córdoba a la finca de Álvaro Uribe. Él y su familia son dueños solo del 1 por ciento del área demarcada.

Un usuario de Twitter publicó un mensaje con una imagen en la que comparte un mapa donde compara la supuesta extensión de la hacienda El Ubérrimo, la famosa finca del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez y su familia en Córdoba, con los tamaños de Montería y Bogotá como un argumento sobre la desigualdad en Colombia:

“Sí no sabe que tan grande es la finca de Uribe Velez le cuento que mide: 123 mil hectáreas = 1.230 Km2 y Bogotá mide 1.587 Km2” (sic), dice el mensaje. En la imagen, un gran círculo amarillo rodea lo que supuestamente es el terreno y uno rojo señala la capital departamental. “En el área roja viven 657.000 personas. En el área amarilla, una familia”, indican las convenciones.

Tuit y mapa falsos sobre la extensión de El Ubérrimo

El senador Gustavo Petro retuiteó otra publicación que llevaba exactamente el mismo contenido. Además, el congresista de Colombia Humana añadió una crítica en contra del “gran latifundio improductivo, camuflado como ganadería extensiva”, al que acusó de generar desempleo y desindustrialización.

La verdad es que El Ubérrimo sí está ubicado dentro del círculo amarillo pero su área no es de 123.000 hectáreas, es muchísimo más pequeña. 

En una entrevista con Blu Radio en 2017, el exmandatario afirmó que su familia tiene “una explotación agropecuaria de alrededor de 1.500 hectáreas”. Es decir que, según él, la suma de sus tierras y las de sus parientes equivale solo a 1,2 por ciento de lo que dice el trino.

Tres años antes el senador Iván Cepeda y el exrepresentante –en ese entonces candidato– Alirio Uribe, dos acérrimos opositores del líder del Centro Democrático, hicieron cuentas incluso más bajas en su libro Por las sendas de El Ubérrimo (Ediciones B, 2014). En las páginas 99 a 103 presentan un listado de 61 predios de los Uribe Moreno en Córdoba, que suman 1.311,2 hectáreas.

La investigación de los autores arrojó que, según los certificados de libertad y tradición, 38 de los terrenos (752,8 Ha) estaban a nombre de Agropecuaria El Ubérrimo S.A.S., empresa familiar que gerencia la ex primera dama Lina Moreno de Uribe. Otros 17 predios (que suman 341,3 Ha) aparecieron con el propio expresidente como titular; dos lotes más (de 130,6 Ha) eran directamente de su esposa y los cuatro restantes (86,5 Ha) pertenecían a sus dos hijos, Tomás y Jerónimo.

El área demarcada en el mapa como si fuera la hacienda, no obstante, sí tiene cerca de 1.230 kilómetros cuadrados. Esto es 163 veces más grande que las tierras de la sociedad y 94 veces más que el área total que poseía la familia en 2014, según los datos obtenidos y publicados por los mencionados políticos del Polo Democrático.

El área demarcada en el mapa del trino también equivale casi a la cuarta parte (23,7 por ciento) de toda la subregión Sinú Medio, que es la tercera más grande del departamento con 5.178 kilómetros cuadrados, según la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y el San Jorge. Montería ocupa 60,7 por ciento de esa provincia con sus 3.141 kilómetros cuadrados; el resto lo componen Cereté, Ciénaga de Oro, San Carlos y San Pelayo.

De hecho, solo cinco de los 30 municipios en que se divide el departamento superan la extensión que el mapa falsamente les atribuye a los Uribe. Además de la capital, son Tierralta (5.025 km2), Ayapel (2.098 km2), Puerto Libertador (2.062 km2) y Montelíbano (1.820 km2).

Entonces, ¿qué queda ahí?

Colombiacheck ubicó la zona buscando la finca en Google Maps y en el portal de consulta catastral del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac). Luego midió en ambas plataformas el área demarcada en el mapa de Twitter, tomando como guía las carreteras cercanas al perímetro del círculo amarillo. El circuito es Montería-Cereté-Ciénaga de Oro-La Ye (Sahagún)-El Viajano (Sahagún)-Pueblo Nuevo-Planeta Rica-Montería.

Medición aproximada del área demarcada por el círculo amarillo en el Igac

Medición aproximada del área del el círculo amarillo en Google Maps

Como lo indican las vías, al interior de la figura hay territorios de siete municipios que se extienden mucho más allá de las propiedades de los Uribe Moreno; poblaciones enteras, que cuentan con infraestructura pública, y hasta una ciénaga. Para empezar, está casi todo San Carlos, incluída su cabecera. Según su plan de desarrollo actual, tiene un área de 502 kilómetros cuadrados, menos de la mitad de la que le atribuye el mapa a la hacienda, y más de 27.000 habitantes.

El círculo también encierra gran parte de Ciénaga de Oro. En el falso Ubérrimo quedaron sus dos principales centros poblados: la cabecera, habitada por más de 25.000 personas según Planeación Nacional, y Berástegui, donde incluso hay una sede de la Universidad de Córdoba; así como otros pueblos en el sur de su jurisdicción (Las Palmitas, Rosa Vieja, Santiago Pobre, San Antonio de Táchira, entre otros) y la ciénaga Charco Grande.

Otros sectores presentados como falsos dominios de la finca corresponden a partes más pequeñas de Cereté, Sahagún, Pueblo Nuevo, Planeta Rica y Montería. En el caso de la capital cordobesa, hasta el aeropuerto Los Garzones entró parcialmente en la demarcación del mapa mentiroso.