Pasar al contenido principal
Martes, 20 Noviembre 2018

No hay cifras claras sobre contaminación por emisiones en Bogotá

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La gerente de Transmilenio dijo que el sistema de transporte solo aporta el 1,8% de las emisiones. Pero es imposible chequear las cifras, pues son recopiladas por la Secretaría de Ambiente y mantenidas bajo reserva.

Comenzando el mes de noviembre se celebró la compra de los nuevos buses que integrarán la flota del sistema de transporte Transmilenio en la capital. Anuncio que no vino acompañado exclusivamente de celebraciones, ya que varios sectores de la sociedad civil cuestionaron que la empresa no haya adquirido buses que utilizaran energías limpias (lea: A Rodrigo Lara le faltó precisión en queja por compra de buses para Transmilenio).

Por este último hecho, el 6 de noviembre, la gerente del sistema de transporte, María Consuelo Araújo, dijo en entrevista con Caracol Radio que, en todo caso, “el total de Transmilenio, en su componente troncal, representa el 1,8% de las emisiones”. Y más adelante, en la misma conversación, afirmó: “De todos los contaminantes en Bogotá, Transmilenio aporta solo el 1,8%, los camiones el 40% y el 10% los camperos y camionetas”.

Colombiacheck contactó al equipo de prensa de Transmilenio para conocer la fuente de información utilizada por la gerente Araújo, y lo que nos dijeron es que se basaron en un informe de la Secretaría de Ambiente de Bogotá.

Recurrimos, entonces, a esta entidad distrital, donde nos confirmaron que la información citada por la gerente hace parte del ‘Inventario de fuentes móviles’ realizado en 2016 por la Subdirección de Calidad del Aire.

El inventario, sin embargo, de acuerdo con la misma subdirección, tiene reserva, algo que para Ricardo Morales, del Centro de Investigaciones en Ingeniería Ambiental de la Universidad de los Andes, resulta incoherente pues “se hace con plata pública, pero los resultados no son de consentimiento público”.

Por esa razón Colombiacheck no pudo acceder al informe completo sino solo a la tabla en donde se muestra lo mencionado específicamente por la gerente.

Y de acuerdo con este aparte, las emisiones  de Transmilenio referidas por Araújo se encuentran en la categoría de material particulado, que corresponde al 1,74%. Es decir, la gerente añadió 0,6 puntos más a la cifra de las emisiones generadas por Transmilenio.

Los demás contaminantes mencionados por Araújo en la segunda parte de la entrevista, camiones y camperos, son, respectivamente, las cifras de 43,64% de emisiones de material particulado para el transporte de carga y 10,14% para camperos y camionetas.

Imagen enviada por la Secretaría de Ambiente a Colombiacheck.

Imagen enviada por la Secretaría de Ambiente a Colombiacheck.

Para saber un poco más sobre las cifras entregadas por la Subdirección de Calidad del Aire, Colombiacheck hizo una petición de información al equipo de prensa de la Secretaría de Ambiente, pero hasta el momento de publicar este artículo no suministraron mayor información que la anteriormente mencionada.

Pero además, para poder contrastar lo dicho por la entidad distrital, contactamos a Luis Ángel Guzmán, director del Grupo de Sostenibilidad Urbana y Regional de la Universidad de los Andes, quien dijo a Colombiacheck que es difícil determinar la veracidad de esas cifras sin saber cómo obtuvo la información y qué tuvo en cuenta la Subdirección de Calidad del Aire para la medición de emisiones.

Por estas razones, nuestra calificación es Inchequeable, pues la información existente sobre el tema no es suficiente para asignarle una calificación al chequeo.

No obstante, decidimos aportar al debate y compartir la información que nos brindó el profesor Morales sobre el tema.

Según el Informe Técnico Número 00634, del 18 de abril del 2017, de la Secretaría de Ambiente, las fuentes móviles emiten en total 1.474 toneladas por año. Según Morales, “si Transmilenio contribuye solamente con el 1,7% (de las emisiones) esto equivale a que ellos estiman que el sistema emite aproximadamente entre 16 y 23 toneladas año aproximadamente (de emisiones)”.

Eso corresponde, de acuerdo con el profesor, a aproximadamente 150 millones de kilómetros recorridos por la flota troncal al año. “Si uno divide las emisiones que dice la Secretaría de Ambiente entre el número de kilómetros recorridos, esto le da un factor de emisión irrealmente bajo, de entre 0,1 y 0,16 gramos de CO2 por kilómetro (g/km)”, dice Morales.

Para afirmar que es “irrealmente bajo”, Morales compara la cifra de Transmilenio con los datos en ruta recolectados en vehículos diesel “sin sistemas de control (como los Transmilenios), que muestran que las emisiones reales pueden ser de entre 1 y 4 g/km”. Es decir, diez veces más altos que los usados por la Secretaría de Ambiente.

A pesar de no contar con otro informe que contraste la información de la entidad distrital, el punto clave para el profesor de la Universidad de los Andes, y lo que ha encontrado su centro de investigación, es que aún si la contribución a las emisiones totales de la ciudad son bajas, la concentración de contaminantes del aire al interior del sistema y la exposición de los usuarios a ellos puede ser muy significativa.

“Un viaje de ida y vuelta en el sistema, que dura normalmente 70 minutos, puede representar una dosis más alta que si la persona estuviese expuesta por 24 horas a los lineamientos de la OMS (25 μg/m3)”, dice Morales. Y si a esto se adiciona que son más o menos 1,3 millones de usuarios diarios los que usan el sistema de transporte, se puede empezar a entender la gravedad del asunto y la importancia de reducir drásticamente los niveles de emisión de los vehículos.