Pasar al contenido principal
Miércoles, 14 Junio 2017

Rafael Nieto, enredado al hablar de la financiación del partido de las Farc

Por Paula Vásquez

Bastante imprecisas resultaron las afirmaciones lanzadas por el precandidato presidencial del Centro Democrático cuando aseveró que las Farc tendrán ventaja sobre los demás partidos políticos del país en las elecciones de 2018.

Rafael Nieto Loaiza, quien fue viceministro de Justicia de Álvaro Uribe y ahora está en la lista de precandidatos presidenciales del Centro Democrático, aprovechó su participación en la celebración del cumpleaños de Cartagena para hablar sobre la financiación del partido político que surja luego de la desmovilización de la guerrilla de las Farc.

 

 

Colombiacheck habló con Nieto, quien argumentó su trino diciendo que, “lo que dice el Acuerdo es que las Farc van a recibir financiación estatal sin haber sacado un solo voto, el promedio de lo que reciben todos los partidos políticos más un 5% adicional para su centro de pensamiento, y más un 5% adicional para la difusión de sus ideas, eso te da un 10% más. Es decir, reciben "el promedio" más un 10% adicional. De manera que las Farc van a recibir más financiación estatal que cualquiera de los partidos políticos hoy y más que varios de ellos juntos”.

La frase de Nieto tiene dos afirmaciones, la primera, que “las Farc harán política con la financiación privilegiada del Estado” y la segunda, que “las Farc harán política con dineros ilícitos”.

Luego de revisar el Acuerdo Final y de consultar varias fuentes expertas en el tema, calificamos de engañosas las afirmaciones de NIeto porque omite detalles necesarios para entender el tema y porque se aventura a pronosticar hechos que no hay cómo determinar que pasarán o no.

El primer paso en la ruta de este chequeo fue revisar el Acuerdo Final que firmaron el Gobierno y las Farc, donde quedó pactado que: “con el fin de contribuir a la financiación del Centro de pensamiento y formación política (3.2.2.2), así como a la difusión y divulgación de su plataforma ideológica y programática, se le asignará una suma equivalente al 7% anual de la apropiación presupuestal para el funcionamiento de los partidos y movimientos políticos entre la fecha del registro y el 19 de julio de 2022”.

El Acuerdo no habla de los porcentajes a los que se refirió Nieto al explicar la fuente en la que basó su afirmación inicial.

Además, el Acuerdo aclara que esta medida obedece al objetivo de facilitar el tránsito de esa guerrilla a la actividad política legal y que lo que recibirá este grupo es “una suma equivalente al promedio que recibieron los partidos o movimientos políticos con personería jurídica para su funcionamiento en las elecciones previas a la firma del Acuerdo Final”. En el documento se resalta también que el uso de esos recursos será acorde con las reglas que aplican a los partidos y movimientos políticos en Colombia.

Colombiacheck consultó a Álvaro Campos, del Fondo de Financiación Política del Consejo Nacional Electoral, quien aclaró que el 7% del presupuesto que se entregará a las Farc sale del presupuesto general para el funcionamiento de los partidos y movimientos políticos y que el resto de los partidos se seguirán rigiendo por la Ley 1475 del 2011, la cual señala que dependiendo de la cantidad de congresistas y senadores que logre cada partido, se le asignará una cantidad de dinero.

Elisabeth Ungar, hasta hace poco directora de Transparencia por Colombia y quien ahora estará al frente de la Misión Electoral Especial pactada en la mesa de la Habana, explicó que si bien esa financiación inicial para las Farc sí puede ser mayor, va a ser por solo dos periodos.

“Ellos nunca han hecho política, ese es el argumento que se está utilizando, numéricamente sí es mayor, pero ahí la discusión es el costo que tiene hacer el tránsito de la política con armas a la política electoral”, precisó Ungar, quien recordó que los partidos políticos también reciben unos montos importantes para su funcionamiento y que en la propuesta de reforma política que está estudiando el Congreso todos los partidos recibirán más financiación.

“El costo para el país de una guerrilla de 7.000 hombres en armas, lo que eso genera en muertos, en heridos, en destrucción física, en pérdida de legitimidad de las instituciones, porque esto no es cuantificable en términos de recursos, es infinitamente menor a lo que equivale ese 7%”, agregó Ungar.

Sobre la afirmación de Nieto que indica que las Farc harán política con dineros adquiridos ilícitamente Ungar recordó que ese debate lo inició el Fiscal General, Néstor Humberto Martínez, por el decreto 903 que expidió el Gobierno. “El fiscal dice que eso va a suceder, el Gobierno insiste en que no va a ser así, es decir, que la guerrilla va a entregar todos los bienes y no va a hacer política con esos recursos, es una especulación decir que eso va a suceder, no es lo que está previsto en los acuerdos no en la normatividad”, concluyó.

El Presidente del Consejo Nacional Electoral, CNE, Alexánder Vega, dijo que en el caso de que las Farc se queden con dineros obtenidos de manera ilegal tendrán que responder ante las autoridades. “Una vez se legalicen, las Farc no podrán quedarse con ningún bien de origen ilícito para financiar su partido, porque tendrán las mismas obligaciones de los partidos legales y por lo tanto serán sometidos a sanciones si se les comprueba que han tenido ingresos ilegales”, aseguró.

Anunció que la entidad ya tiene el presupuesto para la financiación del partido político que conformen las Farc, cuando se desmovilicen. $1.866 millones para funcionamiento y $1.698 millones para financiar el Centro de Pensamiento.

Otras imprecisiones de Nieto

Al preguntarle al precandidato presidencial en qué fuente basó su afirmación, Nieto justificó su frase en otro par de argumentos que no son del todo ciertos: Uno de ellos, es que a la fuente directa del Estado se suma la posibilidad de participar activamente en la definición de los presupuestos y las obras que se ejecutarán en los programas especiales de desarrollo territorial y que además hay un conjunto de “incentivos perversos” en el Acuerdo: “como que los amnistiados puedan esconder bienes y que no habrá sanciones para quienes oculten esos dineros o bienes ilícitos”.

Nieto se refiere a los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, Pdet, que se pactaron entre Gobierno y Farc y que según el documento, serán el mecanismo de ejecución de los planes nacionales que se derivan del Acuerdo en las zonas priorizadas. En resumen, serán los planes que desarrollen obras de infraestructura en el campo para mejorar las condiciones de vida en zonas alejadas del país, a través de la construcción de obras como acueductos, alcantarillados, vías e infraestructura.

El Acuerdo especifica que los Pdet tendrán una participación activa de las comunidades, en conjunto con las entidades territoriales para lograr la integración de regiones abandonadas y golpeadas por el conflicto. Estos programas serán elegidos bajo los criterios de niveles de pobreza, grado afectación del conflicto, presencia de cultivos ilícitos y debilidad administrativa, entre otros criterios.

Colombiacheck no encontró ninguna fuente que apoyara la afirmación de Nieto, pues como explicamos, la elección de los lugares donde se van a realizar los Pdet tienen ciertas características, sin embargo, lo que sí explica el Acuerdo es que el seguimiento y evaluación de estos planes hará parte de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación (Csivi), que está compuesta por tres integrantes del Gobierno y tres integrantes de las Farc.

Lunes, 23 Enero 2017

Entrega de menores: ¿Un desacuerdo de fechas entre Gobierno y Farc?

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Aunque toda Colombia quiere que entreguen a los niños reclutados a la fuerza, es impreciso hablar de incumplimiento porque en ninguna parte del Acuerdo Final ni de los Comunicados Conjuntos, el Gobierno exigió fechas concretas a las Farc.

El 12 de enero Sergio Jaramillo, en los micrófonos de la emisora RCN Radio, mostró su descontento por la no entrega de los menores de edad por parte de las Farc. En dicha emisión sostuvo que “lo que se acordó desde marzo del año pasado es que saldrían de las filas de las Farc los menores de 15 años; solo salieron 13. Las Farc están en deuda con el país, no se han movido con celeridad y así se lo hemos dicho”.

Es cierto, en el Comunicado Conjunto # 70 de mayo de 2016 (de mayo no de marzo) las Farc y el Gobierno llegaron a un acuerdo para la entrega de los menores de edad conforme a la página 74 del Acuerdo Final.

El comunicado aborda la manera cómo se hará la entrega, por ejemplo, uno de los compromisos de las Farc es “proceder a la salida de los menores de 15 años de los campamentos tan pronto se acuerde el protocolo”, un protocolo que si bien es de naturaleza reservada, quedó listo desde hace hace varios meses.

El comunicado narra el cómo se hará la entrega, el tratamiento legal hacia los menores, entre otros aspectos pero no señala fechas específicas para saber con cuánta celeridad debe cumplirse el proceso de entrega que mencionó Jaramillo a los oyentes de RCN Radio.

Aunque Jaramillo tiene toda la razón en insistir a las Farc para que cumplan con las entrega de los menores en sus filas, Colombiacheck califica la afirmación como ligera pues si bien es cierto que no se han entregado todos los menores de edad en manos de las Farc, no se puede decir que se han incumplido con algo en lo que el Gobierno nunca fijó plazos específicos.

Pese a que no hay fechas pactadas, la entrega de los menores que fueron reclutados por el grupo subversivo sigue siendo un asunto vital para la confianza en la implementación del proceso de paz y una exigencia que suscita el consenso mayoritario tanto en Colombia como en la comunidad internacional.

“Todo menor de edad que esté en un grupo armado es víctima de la violación de derechos fundamentales como la libertad, crecer en un ambiente sano y estar en su medio familiar”, ha exigido Cristina Plazas, la directora del Instituto de Bienestar Familiar, Icbf, en repetidas ocasiones.

¿Fallas de protocolo?

Luego del comunicado conjunto el Gobierno cumplió con su compromiso de elaborar un protocolo para la salida de los menores de edad y también con una propuesta de un programa integral para la restitución de los derechos de los menores.

Producto de estos hechos se dio la primera y única entrega en septiembre de 2016, cuando el grupo armado entregó 13 personas. Hablamos de personas y no de menores de edad porque Paula Gaviria, directora de la Consejería Presidencial para los Derechos Humanos, los denominó como así, es decir, no todos los 13 entregados serían menores de edad.

Pero desde septiembre no se han realizado más entregas. ¿Qué pasó? ¿Hubo incumplimiento tal y como lo afirma Sergio Jaramillo?

En el Comunicado # 70 quedó establecido que la entrega de los menores de edad sería: “Una medida de construcción de confianza con el fin de dar unos primeros pasos que contribuyan a la salida progresiva de los menores de edad de los campamentos de las Farc y a garantizar sus derechos económicos, sociales y culturales, así como sus derechos civiles y ciudadanos”.

El gran inconveniente es que no se definió lo que significa “salida progresiva”. ¿Qué es para las Farc una salida progresiva? ¿Cada seis meses, cada año, cada cuánto?

Aunque el Comunicado Conjunto # 70 fue ambiguo en cuanto a las fechas de entrega de los menores este no ha sido el argumento central de la organización armada para no entregar la totalidad de los reclutas menores.

Félix Antonio Muñoz Lascarro, conocido en la vida guerrillera como Pastor Alape, ha sido el vocero de las Farc en todos los temas relacionados con los menores de edad. Muñoz Lascarro sostuvo al noticiero Nueva Colombia, controlado por las Farc, que “el balance no es muy positivo porque este es el momento que no hemos tenido información oficial de parte del Gobierno sobre la suerte de los menores que salieron de los campamentos con base en el Comunicado # 70”.

 

 

El dirigente de las Farc agregó que “no pudieron hacer los reencuentros familiares, solo se dio un reencuentro familiar bajo unas normas casi penitenciarias con el defensor de familia al lado de su familia y solamente por 15 minutos. Esto ha generado mucho malestar al interior de la organización y sobre todo de los menores que empiezan a salir a final de este mes o primeros días del mes de febrero”.

 

 

Las palabras de Muñoz Lascarro, respaldadas por Rodrigo Londoño (cuyo nombre de guerra era Timochenko), permitieron saber el por qué no se continuó con la entrega de los menores. Si son reales estas afirmaciones el Gobierno habría incumplido uno de los compromisos pactados en el Comunicado # 70: “La priorización de la reintegración familiar y comunitaria, en sus propias comunidades o en comunidades culturalmente similares, en la medida de lo posible y en el menor tiempo posible, siempre teniendo en cuenta la opinión y el interés superior del menor de edad”.

Ante la crítica de las Farc, Paula Gaviria, vocera del Gobierno, replicó que se “está cumpliendo a los menores de edad que salieron de los campamentos” y contradijo a a las Farc cuando explicó que “nueve de estas personas han regresado con sus familias, mientras que otras cuatro permanecen bajo la protección del Icbf”.

Los números no cuadran

Más allá de quien tiene la responsabilidad, la entrega de los menores ha sido un asunto álgido en el debate nacional (esta semana hubo un plantón) y después de varias declaraciones encontradas, por fin parece que el Gobierno y las Farc encontraron el camino para reactivar el proceso de entrega.

Muñoz Lascarro se comprometió con una fecha para una próxima entrega, quedó claro que será a más tardar en los primeros días del mes de febrero. Lo que no quedó claro es cuántas entregas más harán, cada cuánto y qué número de menores entregarán. De nuevo los tiempos para la salida progresiva quedaron a voluntad de las Farc.

Otro asunto polémico y una promesa que no han cumplido las Farc, es la entrega de información sobre los menores que están en sus campamentos. Rodrigo Londoño, en diálogo con Vicky Dávila en La W Radio, sostuvo que son 23, una cifra que no guarda ninguna proporción con la que reveló en mayo de 2016 la Fiscalía General de la Nación, pues para el ente investigador, el total de menores de edad reclutados por la organización guerrillera es de 11.556, un 33% serían niñas y el restante 67% niños.

Se debe tener en cuenta que la disparidad de las cifras puede explicarse porque este informe indagó el reclutamiento ilegal de menores por las Farc durante las últimas cuatro décadas, desde 1975 hasta 2014.

 

Actualización

Luego de la publicación de este chequeo, se conoció que la entrega de los menores de edad se hará una vez los guerrilleros estén en las Zonas Veredales Transitorias de Normalización, Zvtn. Una vez los integrantes de las Farc estén en esos sitios se activará un protocolo de salida de menores, así lo manifestó el Consejo Nacional de Reincorporación, CNR.

El Gobierno ha manifestado que el plazo para que los guerrilleros estén en las Zvtn es hasta el 31 de enero, con esa contundencia lo explicó el gerente de dichas zonas Carlos Córdoba. Si el 31 de enero o antes las Farc están en los Zvtn entonces en esa misma fecha deberá iniciarse la entrega de los menores que tienen las Farc.

La polémica por el tema, si bien parece tener un norte definido, continúa como lo cuenta Alfredo Molano, a través de este artículo en El Espectador.

El 28 de abril el Comité Internacional de la Cruz Roja en Colombia, Cicr, encargado de la recepción de los menores de edad por parte de la Farc anunció que habían sido entregados 76 menores. Hasta la fecha no se sabe aún cuántos faltan y cuándo los entregarán. En un comunicado de ese 28 de abril el Cicr sostuvo que "continuará facilitando estas operaciones humanitarias de conformidad con lo solicitado por el Gobierno colombiano y las FARC-EP", es decir, faltan más menores por entregar.