Pasar al contenido principal
Jueves, 21 Febrero 2019

Valla publicitaria de Samuel Hoyos incurriría en una falta

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Todos los elementos que hacen parte de la propaganda refieren claramente a una campaña política para impulsar su precandidatura. Pero hay zonas grises en la norma que lo regula.

El viernes de la semana pasada, una valla publicitaria fue el centro de una discusión en Twitter.

Ángela María Robledo, representante a la Cámara y ex fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro, publicó un trino en el que preguntaba si “alguien del @CeDemocratico le podría recordar a @SamuelHoyosM que esto es prohibido”, refiriéndose a una fotografía de un aviso en donde se alcanza a leer el nombre de Samuel Hoyos, precandidato a la alcaldía por el partido Centro Democrático.

Apenas unos minutos después Hoyos respondió que se trataba de la promoción de su libro Petro. El caso de corrupción de la Colombia Humana. 

Colombiacheck consultó a la representante Robledo por las razones de su trino y las fuentes en las que se basó para afirmar que el hecho debería estar prohibido. Su equipo de prensa nos remitió su respuesta:

“La ley colombiana establece que la divulgación política no implica la publicidad que busca apoyo electoral para los partidos o movimientos, razón por la cual se permite que la misma se pueda realizar en cualquier tiempo. Por su parte, la propaganda electoral sí tiene un período de tiempo específico para su realización: únicamente podrá efectuarse durante los tres (3) meses anteriores a la fecha de las elecciones (Ley 1475 de 2011)”, de acuerdo con la representante.

Además, agrega que la publicidad en cuestión aparenta ser comercial (como lo refirió el mismo Hoyos) porque supuestamente promociona un libro, pero lleva a la página web www.samuelhoyos.com donde todos los contenidos son de divulgación y propaganda electoral.

“El señor Hoyos está transgrediendo la norma citada porque en la página web están los borradores del programa de gobierno e informes de sus visitas proselitistas a las diferentes localidades de Bogotá”, dice la comunicación de Robledo. Además, en la misma página, en el enlace de la biografía “dice directamente que quiere ser alcalde de Bogotá”.

Finalmente, el equipo de Robledo nos envió un video de El Tiempo, en el cual, señala la representante, Hoyos “no niega haber puesto las vallas”. Por el contrario, el precandidato afirma que solo estuvieron en las calles por el fin de semana pasado para promocionar su libro y manifiesta que se trató de una donación que le hizo alguien más.

Para revisar si Robledo está en lo cierto, consultamos a Alejandra Barrios, directora de la Misión de Observación Electoral (MOE), quien coincide con la representante en las razones para señalar una falla por parte de Hoyos y agrega unas más.

Al buscar en Google “Samuel Hoyos libro” el primer resultado que aparece es un anuncio que dirige a la página web y que abiertamente dice: “Precandidato Alcaldía Bogotá”.

Captura de pantalla google

Luego de ingresar a este enlace, la página solicita registrarse para poder descargar el libro. Aunque en ninguna parte aparece el título del mismo sino, únicamente, la imagen de Hoyos.

Captura de pantalla página Samuel Hoyos

Por otro lado, en la valla se hace alusión, también, a la etiqueta #ConSeguridad que al buscar en Twitter relaciona con contenidos de campaña de Samuel Hoyos.

“En sentido estricto la valla no dice que sea precandidato, pero todos los referentes remiten a una precandidatura”, dice Barrios.

Ahora bien, como refiere la representante, la Ley 1475 de 2011 en su artículo 35 señala que la propaganda para “toda forma de publicidad realizada con el fin de obtener el voto de los ciudadanos a favor de partidos o movimientos políticos, listas o candidatos a cargos o corporaciones públicas de elección popular, del voto en blanco, o de una opción en los mecanismos de participación ciudadana (...) que se realice empleando el espacio público podrá realizarse dentro de los tres meses anteriores a la fecha de la respectiva votación”.

Las elecciones se realizarán el 27 de octubre de 2019, de acuerdo con el calendario de la Registraduría, de modo que a partir del 27 de julio es posible hacer propaganda usando el espacio público.

Pero, como en este caso, Samuel Hoyos apenas figura como precandidato, lo que refiere la resolución 386 del 22 de enero de 2019 para ello, es que la propaganda para elegir candidato oficial de un partido o movimiento, se podrá hacer a partir del 27 de febrero. Lo cual haría que la valla de Hoyos constituya una falta a la norma y, por lo tanto, es verdad lo que dice Robledo de que “eso está prohibido”.

No obstante, como el Centro Democrático decidió que definiría su candidato no por consulta interna sino a través de una encuesta, lo que representa un ejercicio de democracia alternativa de acuerdo con la MOE, no son claras las reglas en materia de propaganda. Esto hace que entremos en una “zona gris”, según Barrios.

La resolución 386 contempla el mecanismo de la democracia alternativa, pero no esclarece cómo regular las campañas políticas (y por lo tanto la propaganda) para este mecanismo.

De modo que no debería haber publicidad de campaña por fuera de los tiempos de la ley, pero no existe una normatividad clara frente a los límites de las campañas para mecanismos alternativos de democracia interna diferente a las consultas. Por lo cual, si más adelante se aplica o no una sanción contra Hoyos será competencia del CNE y corresponderá a la interpretación que la entidad haga sobre los hechos.

Lunes, 09 Julio 2018

¿Duque no ganó las elecciones presidenciales?

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Desde hace tres semanas circula en las redes sociales una noticia que afirma que las elecciones estuvieron arregladas para favorecer al candidato del Centro Democrático. Encontramos que es Falsa.

Después de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, el portal de noticias modonoticia.com publicó una información en la que señala que Iván Duque, el presidente electo, “no ganó las elecciones”, pues “todo estuvo arreglado”.

Noticia falsa sobre fraude en elecciones presidenciales

La noticia se difundió por las redes sociales y se ha seguido compartiendo después de tres semanas de entregados los resultados electorales.

Colombiacheck verificó la información publicada por este portal y encontró que es Falsa. En primer lugar, porque el título hace una afirmación tendenciosa que no se explica ni justifica en el cuerpo de la noticia.

Noticia falsa asegura que Duque no ganó la Presidencia
 

En el primer párrafo de la nota se señala que: “Se presentó una denuncia al Tribunal Superior de Justicia, para investigar el proceso de la primera vuelta y segunda vuelta en Colombia, donde se declaró como ganador a Ivan Duque”.

Lo primero que hay que aclarar es que en Colombia no existe un “Tribunal Superior de Justicia”, existen los Tribunales Superiores de Distrito Judicial que hacen parte de la jurisdicción ordinaria y se encargan de resolver los conflictos entre personas (naturales o jurídicas).

“Las instituciones que dirimen controversias electorales son el Consejo Nacional Electoral (CNE) y la Sección Quinta del Consejo de Estado”, explica Fabián Hernández de la Misión de Observación Electoral (MOE).

La primer instancia electoral para hacer denuncias es el CNE, que recibe las reclamaciones y es competente para decidir sobre estas, de acuerdo con el artículo 192 del Código Electoral.

Mientras que la Sección Quinta del Consejo de Estado es la última instancia en todos los temas del proceso electoral. “Es la rama de justicia electoral”, agrega Hernández.

Más adelante, el artículo de modonoticia.com asegura que la campaña de Gustavo Petro, excandidato presidencial de la Coalición Petro Presidente, presentó 27 reclamaciones ante el CNE “concernientes a 1.706 mesas de votación repartidas en 17 departamentos del país. Según las denuncias, se habrían presentado diferencias en los resultados inscritos en los formularios E14, es decir, las actas de escrutinio de mesa, y en los formatos E24, que corresponden las actas de las comisiones escrutadoras” (sic).

Las reclamaciones, supuestamente, harían parte de un alegato de fraude en las elecciones de primera vuelta por parte de la campaña progresista.

Sobre este asunto, el CNE expidió la resolución 1412 del 8 de junio de 2018, “por la cual se resuelven las reclamaciones y/o verificación de escrutinios presentadas por Luis Alfredo Escobar, apoderado sustituto del candidato Gustavo Francisco Petro Urrego, en el escrutinio nacional con ocasión a las votaciones celebradas el 27 de mayo de 2018”.

La resolución cuenta que el pasado 5 de junio se hizo la lectura de las actas de escrutinio de las Comisiones Escrutadoras Departamentales para los resultados de las elecciones de primera vuelta. Y que ese mismo día, y ante el CNE, el apoderado de Petro presentó reclamaciones respecto a 30 circunscripciones correspondientes a 29 departamentos y la ciudad de Bogotá.

Pero, de acuerdo con el ente electoral, “no se sustentaron las reclamaciones frente a las votaciones” de tres departamentos, por lo cual el CNE decidió evaluar únicamente 27 reclamaciones.

Según el documento del CNE, estas 27 reclamaciones alegaban inconsistencias entre los formularios E-14 de delegados y los formularios E-24 en 1.705 mesas examinadas por la campaña de Gustavo Petro. “Los reclamantes manifiestan a esta Corporación [el CNE] haber detectado diferencias no justificadas en algunos formularios E-24 municipales…, diferencia que resulta de su cotejo con los formularios E-14 con destino a los Delegados”.

De modo que la información presentada por el portal modonoticia.com es, en este punto, parcialmente acertada, en tanto que los números de las reclamaciones y los motivos para hacerlas coinciden con lo presentado por la campaña de Gustavo Petro.

El CNE, sin embargo, efectuó el proceso de verificación de los formularios interpelados por la campaña de Petro y encontró que los reclamantes tomaron como base los formularios E-14 elaborados con destino a los delegados, mientras que para los efectos de la verificación de los escrutinios, el CNE solo considera los datos consignados en el formulario E-14 de claveros. (En este video la Registraduría explica cuál es la diferencia entre los formularios).

Adicionalmente, el ente electoral, “atendiendo a las 27 reclamaciones presentadas… sobre un total de 1.705 mesas examinadas”, encontró que solo en 77 de ellas (correspondiente al 4,51% de las mesas reclamadas) hubo recuento de votos en las comisiones escrutadoras. “Luego entonces las diferencias entre los formularios E-14 de Claveros y E-24 se encuentran debidamente justificadas”, dice la resolución expedida por el CNE.

Otro de los hallazgos es que en 1.619 mesas (equivalentes al 94,05% de las reclamadas) no se encontró irregularidad alguna, “coincidiendo plenamente la votación consignada en los formularios E-14 de Claveros con los respectivos formularios E-24”.

Y, por último, solo se encontraron diferencias en un total de 84 mesas, las cuales corresponden solamente a un 4,9% del total de mesas reclamadas por la campaña de Gustavo Petro.

Estas diferencias determinan que se le debía sumar 238 votos a Gustavo Petro y restarle 257 a Iván Duque. Los números corresponden, según el CNE, al 0,0012% y 0.0013%, respectivamente, de la votación nacional.

Ante esto, la conclusión final del documento del CNE es que las diferencias encontradas no tienen la capacidad de variar el resultado de la decisión adoptada por el pueblo colombiano.

Por su parte, la MOE coincide con la conclusión dada por el CNE, pues considera que el orden en que quedaron los candidatos en la primera vuelta no está en entredicho. De modo que anunciar que las irregularidades encontradas en los formularios electorales constituyen un fraude masivo es falso.

“Sabemos que sí hubo errores en los resultados. Sabemos que hay cambios entre el E-14 y el E-24. Sabemos que esas conductas son irregulares y que deben ser sancionadas.

Pero eso no quiere decir que se cambió la voluntad popular y que se cambiaron los resultados electorales”, concluye Hernández.