Pasar al contenido principal
Jueves, 16 Mayo 2019

Alcalde de Bucaramanga exageró en anunciar reducción de precio de Portal del Norte

Por Colombiacheck Regional

Rodolfo Hernández aseguró que el valor del Portal del Norte de Metrolínea se redujo “por casi cuatro veces”, gracias a su administración, pero realmente se redujo, por mucho, a un tercio del precio original.

El alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández Suárez, publicó este mensaje en sus cuentas de Facebook y Twitter:

“Portal del Norte Metrolínea: 4 veces menos costoso.

Con una inversión cercana a los $35.000 millones, avanzamos para beneficiar a más de 121 mil personas con una mejor movilidad. Una obra que antes la politiquería había diseñado e incrementado por casi 4 veces su costo real, y que ahora, con los valores de la transparencia estamos derrotando los sobrecostos de la corrupción”, escribió en sus redes. 

Rodolfo Hernández

Metrolínea es el sistema de transporte integrado de Bucaramanga, un sistema de buses que cuenta con algunos carriles exclusivos y troncales con estaciones. El Portal Norte es uno de sus terminales.  

Chequeamos dos afirmaciones que hizo el Alcalde en sus publicaciones: que con el rediseño el valor del Portal del Norte se redujo cuatro veces; y que el mayor valor del proyecto original se relaciona con “sobrecostos de la corrupción”. En ambos casos, encontramos cuestionables sus declaraciones.

Las cuentas del Alcalde no cuadran

En los mensajes publicados en sus redes sociales, Hernández compartió un boletín de prensa sobre el proyecto en donde se amplían sus declaraciones. En un audio, el Alcalde explica que “lo que tenía diseñado la politiquería, a precio de hoy, vale 120.000 millones”, lo que hacía “prácticamente imposible la construcción” de la plataforma de pasajeros.

Por ello en 2016, en el primer año de su gobierno, contrató una consultoría para modificar el diseño del proyecto y bajar los costos del mismo. Según el Alcalde, la obra está costando 35.000 millones de pesos y “difícilmente va a llegar a los 40.000 millones”. El siguiente es el audio.

Para empezar, el mismo Alcalde se contradice, pues si se multiplica por cuatro el valor de la obra entregado por la misma Alcaldía (35.000 millones), se tiene que esto equivale a 140.000 millones. Y el mismo mandatario local, en el audio que acompaña el boletín, afirma que la obra, a precios de hoy, costaría 120.000 millones. 

Rediseño del proyecto

Según el informe de Contrapunto Taller de Arquitectura S.A.S., consultoría que hizo el rediseño del Portal del Norte en 2016, el proyecto original (diseños de 2014 del Consorcio BCH) tenía un presupuesto estimado de 89.408’632.218 de pesos.

En este mismo documento se cuentan los motivos por los que se dio el rediseño del Portal del Norte. El informe explica que para 2016 el Plan de Inversiones y Gastos aprobado por la Junta Directiva de Metrolínea tenía una cuantía estimada en 55.037’000.000 para la obra del portal, por lo que el dinero disponible era “insuficiente para su ejecución” (faltaban más de 34.000 millones).

Al no haber cierre financiero, el proyecto no se podía ejecutar aún y esta fue la principal razón por la que se retrasó la construcción de la plataforma de pasajeros.

Por ello el 17 de agosto de 2016 se contrató a la firma Contrapunto para hacer el rediseño. Esta tuvo un costo de 520’767.554. De este valor, 488’843.954 fue la cuantía original y tuvo una adición de 31’923.200 el 25 de noviembre de 2016.  

El informe final del rediseño se entregó en 2017 y el 7 de diciembre de 2017, Metrolínea reinició la licitación y contrató la obra con Ismocol S.A. por un valor de 31.824’861.249.  

La interventoría fue realizada por el Consorcio Portal del Norte y tiene un costo de 2.974'512.695.   

Si sumamos estos valores, nos da un total de 35.320'141.498, que son los 35.000 millones a los que hace referencia el Alcalde cuando habla del nuevo valor de la obra.

Esto demuestra que en efecto sí hubo una reducción en el costo del Portal del Norte. Pero, ¿realmente se redujo hasta cuatro veces?

Indexación de los costos

Erika Gómez Ramírez, directora del proyecto de rediseño explicó, por su parte, que “los diseños anteriores superaban los 93.000 millones (los 89.000 millones de la obra civil más la interventoría) y que a hoy una indexación del costo podría llevar a que el valor sea mucho mayor”.

Al hablar de indexación, ella hace referencia a la actualización de los precios por el incremento en los costos de la construcción, pues materiales como el cemento y el acero tienen un mayor valor ahora que hace tres o cinco años, por ejemplo.

En otras palabras, la diferencia de 30.000 millones entre los 93.000 millones que según ella costaba la obra y los 120.000 millones de los que habla Hernández estarían justificados en el incremento anual que se ha dado en los costos de la construcción desde que se planteó el proyecto.

No obstante, según el Índice de Costos de la Construcción Pesada del Dane, la variación en los precios del sector fue de 2,09% en 2016, 4,43% en 2017, 3,50% en 2018 y 3,00% en lo que va de 2019. El aumento representa un acumulado de 13,02% desde el 1 de enero de 2016, año en el que se hizo el rediseño.

En otras palabras, si se tiene que el valor de la obra en el momento del rediseño, según Contrapunto, fue de 93.000 millones, a la fecha estaría costando poco más de 105.000 millones. Una cifra menor a los 120.000 millones que dijo el Alcalde. 

En el caso más extremo en que esos 93.000 millones sean a costos de 2014, cuando se hizo el rediseño, se tiene que la variación acumulada según el Dane fue de 19,13%. Y en ese caso el valor no superaría con la indexación los 111.000 millones.

Adjuntamos los últimos boletines del Índice de Costos de la Construcción Pesada

Según estos cálculos, si se tiene que el valor actual de la obra es de poco más de 35.000 millones y que el costo original del proyecto, con los diseños originales y con valores indexados a abril de 2019 es, a lo sumo, es de 111.000 millones, es más preciso decir que la reducción del valor del Portal del Norte de Metrolínea, tras el rediseño de 2016, fue de aproximadamente un tercio.

Aunque el precio sí se redujo, el portal no costó cuatro veces menos, como dijo el Alcalde, por lo que encontramos ‘cuestionable’ su afirmación.

¿Sobrecostos de la corrupción?

Por otro lado, hay que destacar que el término ‘sobrecostos’ usado por el Alcalde Rodolfo Hernández Suárez no es preciso para referirse al mayor valor de la obra con los diseños originales.

Según explicó Víctor Azuero, presidente de la Sociedad Santandereana de Ingenieros, el término ‘sobrecosto’ se usa para hablar de un servicio o actividad de obra que se contrata a un valor mayor sin justificación. Por ejemplo, como cuando se contratan tamales a 50.000 cada uno, cuando se pueden conseguir a 3.000.

En este caso concreto, si bien es cierto que con los diseños originales la obra tenía un mayor valor, no se puede inferir que esto se deba a que se fueran a contratar materiales o servicios a un valor mayor al que hay en el mercado.

Para empezar, parte del incremento del presupuesto del proyecto original se dio por el retraso en la ejecución de la obra, que llevó a que el costo inicial (89.000 millones) se fuera incrementando año a año por el incremento del Índice de Costos de la Construcción (la mencionada indexación).

Además, el informe final del rediseño realizado por Contrapunto en 2016 explica que el ajuste en los diseños se eliminaron trabajos como el movimiento de tierras en la zona central del predio, que representaban un 25% del valor total del proyecto. 

Según explicó Gómez Ramírez, directora del rediseño del portal, la complejidad más alta se daba por la topografía del terreno de tres hectáreas, especialmente en la parte central del lote que incluye algunas elevaciones y taludes. Por ello, se buscó que el nuevo diseño se adaptara a las condiciones del lugar y se acordó construir un parque mirador en todo el centro del terreno. Aquí se puede ver una proyección entregada por la Alcaldía de cómo se verá el proyecto.

Esto es confirmado incluso por el mismo Alcalde de Bucaramanga, quien en el audio que acompaña el boletín de prensa afirma que con el rediseño se buscó “desechar todos esos diseños que no tenían una razón lógica de acuerdo al terreno”.

En otras palabras, la reducción del valor del proyecto está sustentado principalmente a un cambio en los diseños de la obra y por ahora no hay pruebas de que hubiera “sobrecostos de corrupción” o que la politiquería incrementara el costo de la obra, como lo aseguró el mandatario local.

Con todos estos elementos, encontramos las afirmaciones del Alcalde de Bucaramanga frente a los presuntos sobrecostos de corrupción de la obra como ‘cuestionables’.

Por:

Juan Carlos Chio (Periodista de Vanguardia, Bucaramanga)
 
Camilo Casanova, (Periodista del Periódico Plataforma, Bucaramanga)

Sandra Herrera, (Periodista de Vanguardia, Bucaramanga)

Este chequeo fue el trabajo ganador del taller "¿Cómo chequear mentiras y verdades electorales?" realizado en Bucaramanga, Santander, el 27 y 28 de abril.

Domingo, 10 Diciembre 2017

Emparamados: ¿está o no la mina Soto Norte en Santurbán?

Por David Tarazona

El pasado miércoles 15 de noviembre de 2017 el ministro de Minas Germán Arce negó en Caracol Radio que la mina Soto Norte de Minesa invada el páramo de Santurbán. “La licencia es por fuera del páramo, es por fuera del área protegida”, dijo Arce en los micrófonos de la emisora. Colombiacheck verificó esta afirmación.

El pronunciamiento del ministro Arce se dio tres días después de que él mismo había confirmado en Abu Dhabi la inyección de 1.000 millones de dólares en el proyecto minero Soto Norte por parte del fondo de inversión Mubadala, del Gobierno de Emiratos Árabes Unidos. La mina espera extraer 9 millones de onzas de oro en 25 años. El anuncio de Arce generó una ola de indignación en el país incluyendo voces como la del alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández y la de ambientalistas de la zona, que dicen que la actividad minera en la zona podría afectar sus fuentes de agua, ubicadas en cercanías de Santurbán.

 

Cortesía: Caracol Radio

Tras consultar al Ministerio de Minas, MinAmbiente, a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), la comunidad en contra de la explotación minera en Santurbán y a un especialista en temas legales y ambientales, Colombiacheck calificó la declaración del ministro Arce según la cual “la licencia [de Minesa] es por fuera del páramo, es por fuera del área protegida” como Ligera.

La vigencia de la zona protegida de Santurbán y la disputada extensión del páramo

El anuncio de la inyección de capital del fondo Mubadala en Soto Norte no se pudo dar en un peor momento para el Gobierno. Una semana antes la Corte Constitucional publicó en su página web el fallo que tumbó la delimitación que el Ministerio de Ambiente había establecido para la zona protegida del páramo de Santurbán por no haber consultado a las comunidades afectadas por la demarcación. En este caso, la Corte ordenó realizar consulta previa con los afectados.

La Corte, en su sentencia T-361/17, dejó sin efecto la Resolución 2090 de 2014 del Ministerio de Ambiente que delimitaba la zona protegida de Santurbán, pues consideró que no se respetó el derecho a la consulta previa de las comunidades afectadas. El alto tribunal ordenó al Ministerio de Ambiente que “en el término de un 1 año[...] emita una nueva resolución para delimitar el Páramo en las Jurisdicciones Santurbán – Berlín” en un proceso deliberativo e incluyente con las comunidades tras fallar una tutela interpuesta por la Corporación Colectivo de Abogados Luis Carlos Pérez. El año comenzó a correr desde el pasado 17 de noviembre.

El abogado ambientalista Rodrigo Negrete habló con Colombiacheck de su preocupación sobre mina Soto Norte en cercanías de Santurbán. Crédito: Rodrigo Negrete
El abogado ambientalista Rodrigo Negrete habló con Colombiacheck de su preocupación sobre mina Soto Norte en cercanías de Santurbán. Crédito: Rodrigo Negrete

Según el abogado ambientalista Rodrigo Negrete y asesor legal en temas de consulta previa de comunidades preocupadas por los potenciales impactos de la minería en Santurbán, no solo se desconoce si con los nuevos límites que se decidan antes de que se acabe el año dado por la Corte Constitucional, la mina Soto Norte estaría dentro del páramo, sino que también la duración de la licencia solicitada por Minesa ante la ANLA, por 25 años, genera incertidumbre. “Mantener por un año la delimitación [por parte de la Corte] es en virtud del principio de precaución de que no se generen nuevas afectaciones en la zona delimitada, pero, además, hay una posibilidad que el título de Minesa pueda quedar [después] incluido dentro del páramo [con la nueva delimitación]”, dijo Negrete a Colombiacheck.

Como respuesta a la indignación que generó el proyecto de Minesa en cercanías de Santurbán, la ANLA, por su parte, anunció que no se tomarán decisiones frente a la licencia a la que postuló la compañía hasta que se termine el proceso consultivo ordenado por la Corte Constitucional para definir los nuevos límites del páramo, lo que no significa que el trámite de la licencia se detenga.

El ministro de Ambiente Luis Gilberto Murillo enfrenta el delicado tema de la minería en Santurbán. Cŕedito: Ministerio de Ambiente
El ministro de Ambiente Luis Gilberto Murillo enfrenta el delicado tema de la minería en Santurbán. Cŕedito: Ministerio de Ambiente

Si bien es cierto que el proyecto minero Soto Norte está fuera de la zona protegida, según los límites cuya durabilidad solo tienen un año, precisamente por el fallo de la Corte y la consulta previa que aún falta, es ligero afirmar que a largo plazo seguirá fuera del área de páramo cuando nadie conoce cuál será la nueva demarcación. Además, el Ministerio de Ambiente delimitó en 2014 la zona protegida de Santurbán con 98.954 hectáreas, a pesar de que tenía como insumo el estudio del Instituto Alexander von Humboldt de 2012 en el que el páramo tenía la extensión de 142.000 hectáreas, 43.046 menos que las que decidió el Gobierno.

A la luz de los documentos, las entrevistas realizadas y la incertidumbre que hay sobre la extensión del páramo, Colombiacheck califica la declaración del ministro Arce de que “la licencia [de Soto Norte] es por fuera del páramo” como Ligera porque sus argumentos solo tienen vigencia de un año y después de esto la incertidumbre frente al tema es total, con lo cual no se puede afirmar con certeza que el proyecto Minesa quedó fuera de los límites del páramo de Santurbán.

El biólogo Gonzalo Andrade criticó la perspectiva del Gobierno frente a la minería en Santurbán. Cŕedito: Agencia de Noticias UNAL
El biólogo Gonzalo Andrade criticó la perspectiva del Gobierno frente a la minería en Santurbán. Cŕedito: Agencia de Noticias UNAL

De alguna manera, la firma de este proyecto genera una presión para las autoridades colombianas al trazar esos límites, cuestión que no es la ideal para decidir un tema tan imperioso como éste. "El tema no es sencillo, es delicado" nos confirmó el biólogo Gonzalo Andrade, profesor en la Universidad Nacional y conocedor de la problemática de Santurbán. "El presidente [Santos] protegido por la ley y por la norma decidió impulsar este proyecto [de Minesa], pero desde un punto de vista biológico y ambiental es un adefesio" dijo el biólogo a Colombiacheck. Andrade, además, explicó que el ecosistema de páramo no está aislado y espera que el Gobierno haga un análisis juicioso para definir los nuevos límites.

Los límites subterráneos de la mina

Aunque es cierto que la parte superficial de la mina está a 400 metros en bajada del límite de la zona protegida, el abogado ambientalista Rodrigo Negrete, dice que el área subterránea de la mina puede invadir los límites actuales, pues el proyecto minero funcionará con túneles, algunos ya construidos. “Hay una línea superficial, pero no se sabe la [línea] asociada al tema subterráneo y ahí es donde el túnel toma agua, chupa agua y ahí puede haber afectación. No sé cuánto kilómetros van a tener esos túneles porque no va a ser uno solo”, explicó Negrete a Colombiacheck.

El Ministerio de Minas respondió a Colombiacheck que el área subterránea de la mina será de 460 metros por debajo de la línea de páramo, aunque reconoce que solo la ANLA tiene la última palabra para determinar –de manera oficial– que los túneles no invadirán el área protegida. “La cota de los túneles en su punto más alto es de 2.640 metros sobre el nivel del mar de ahí[...] En ese sentido, el desarrollo del proyecto va en sentido contrario a la línea del páramo que inicia a los 3.100 metros sobre el nivel del mar.” afirmó el Ministerio de Minas a Colombiacheck.

De hecho, según un informe del periódico santandereano Vanguardia Liberal, la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (CDMB) confirmó que hay una investigación para determinar si hubo daño ambiental del proyecto minero Soto Norte durante la construcción de un túnel subterráneo de exploración conocido como El Gigante. La pesquisa determinará si la responsabilidad por un posible daño ambiental sería de Minesa o de Aux Colombia, empresa que habría iniciado la obra antes de cederla a la primera.

Los potenciales riesgos de la minería en cercanías de Santurbán

Según los especialistas, en la zona hay más arsénico y otros metales pesados que el oro. La liberación de estos metales pesados durante la explotación minera y su posterior contacto con el oxígeno pueden afectar la salud humana si llegan a mezclarse con el agua. “Se contaminan los suelos y las aguas y como la bocatoma del acueducto de Bucaramanga está abajo, puede haber contaminación de esas aguas con arsénico” advirtió el abogado Rodrigo Negrete. Por lo que solicitan al Ministerio de Ambiente y al de Minas la prohibición de la minería a gran escala y la suspensión de los trámites de licencia ambiental en la zona.

Al respecto, el Ministerio de Minas respondió a estas inquietudes: “si el proyecto genera un riesgo[...] no va a pasar la evaluación medioambiental [de la ANLA]”.

Aunque la última palabra solo la tendrán la ANLA y la nueva delimitación, en la baraja de variables a sortear en este caso, se juntan: la incertidumbre sobre los límites del área subterránea de la mina, la duración de 25 años de la licencia solicitada por Minesa, la discutida extensión real del páramo de 142.000 hectáreas recomendadas por el Instituto Von Humboldt 43.000 más que las aceptadas por el Gobierno y la vigencia por solo un año de la demarcación actual de la zona protegida. Por esto creemos que el ministro de Minas Germán Arce no podía salir de manera ligera y afirmar que todo está en orden.