Pasar al contenido principal
Jueves, 06 Diciembre 2018

Ingresos de independientes no disminuirían por propuesta de IVA en sus contratos

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La representante Catalina Ortiz abrió el debate sobre la propuesta que incluye la ‘Ley de financiamiento’. Según el proyecto, el IVA lo debería pagar el contratante y no el contratado.

El 28 de noviembre comenzó la discusión de la ponencia final de la llamada ‘Ley de Financiamiento’, una reforma tributaria con la cual el Gobierno espera conseguir 7,5 billones de pesos para cubrir los 14 billones que, dice, le hacen falta.

Varias de las propuestas han resultado polémicas y en Colombiacheck ya hemos revisado la información que ha circulado alrededor de algunas de ellas.

En esta ocasión, decidimos verificar qué tanto de cierto hay en la afirmación que hizo la representante por el Valle del Cauca del Partido Alianza Verde, Catalina Ortíz, quien dijo que los “prestadores de servicios dejarían de percibir aprox del 23% de sus ingresos efectivos” con el impuesto al valor agregado (IVA) que la reforma les pondría a sus contratos.

Durante el miércoles esta afirmación causó revuelo en las redes sociales, al punto que “IVA” fue una de las tendencias más discutidas en Twitter en Colombia.

Ese mismo día, este punto de la reforma fue aprobado en el primer debate sobre el proyecto de ley. Pero, por la noche, tras el escándalo, el gobierno anunció que eliminaría esta modificación de la ponencia que será presentada para el segundo debate, planeado para la próxima semana. (El proyecto de ley necesita de cuatro debates para ser aprobado).

Incluso el senador conservador David Barguil reaccionó de inmediato y publicó un video diciendo que el “artículo que aplicaba IVA a los contratos de prestación de servicios será eliminado de la ponencia para 2do debate”.

Pero, por ahora, la propuesta, como fue aprobada en el primer debate, sigue estando dentro del proyecto de ley. Por lo que decidimos revisar qué hay de cierto y falso en lo que se dice en ella.

La frase

Todo comenzó cuando la representante Ortiz publicó en su cuenta de Twitter:

¡Alerta para los trabajadores independientes! En la #ReformaTributaria, por cuenta del Art. 5, los prestadores de servicios dejarían de percibir aprox del 23% de sus ingresos efectivos. Personas naturales con ingresos = o > $6.907.500 x mes se convierten en responsables de IVA. pic.twitter.com/VhBypoK0hW

— Catalina Ortiz 🌻 (@cataortizcamara) 29 de noviembre de 2018

En el video adjunto al trino, Ortiz, quien además es ponente del proyecto de ley, dice que siente preocupación por los independientes que se ganen más de siete millones de pesos pues, “a partir de ahora van a ser responsables de IVA”.

Consultamos al jefe de prensa de la representante, quien envió a Colombiacheck un comunicado de prensa emitido por Ortiz el pasado 30 de noviembre.

Comunicado de prensa representante Catalina Ortíz by Luisa Fernanda Gómez on Scribd

En él, Ortiz dice que esta medida sería un duro golpe para los trabajadores independientes, pues ahora, además de no contar “con vacaciones pagas, prima de servicios, garantías laborales”, “se les aumentan los trámites, se les reducen los ingresos netos y al obligar a un mayor número de personas a ser recaudadores de IVA se podría volver a aumentar la evasión de este impuesto”.

Intentamos hablar directamente con la congresista, pero hasta el momento de publicar esta nota no fue posible concertar una entrevista con ella.

De modo que revisamos la afirmación del trino (que los ingresos se les reducirían a los independientes en un 23%) y lo que nos confirmaron expertos tributaristas es que esto es Falso, pues quien corre con el pago del IVA es el contratante, no el contratista.

La propuesta

Empecemos por el comienzo. Ortiz, se refirió en su trino al Artículo 5 de la Ley de Financiamiento.

Este aparte de la reforma tributaria modifica parcialmente el artículo 437 del Estatuto Tributario, que se refiere a los comerciantes e importadores que son responsables del recaudo del Impuesto al Valor Agregado (IVA). Es decir, quienes hacen parte del régimen común.

Lo que propone la reforma es aumentar la base gravable; bajar la tarifa sobre la cual las personas del régimen simple pasarían a hacer parte del régimen común.

Actualmente, por cuenta del artículo 499 del Estatuto Tributario, quienes ganen más de 4.000 Unidades de Valor Tributario al año son responsables del recaudo del IVA.

Las UVT son una medida de valor que fija cada año el gobierno para estandarizar y homogeneizar distintos valores tributarios. La resolución 63 de 2017 fijó las UVT para 2018 en 33.156 pesos. De modo que 4.000 UVT equivalen a 132’624.000 pesos.

Entonces, actualmente quienes ganen más de 133 millones de pesos anuales, algo así como 11 millones mensuales, hacen parte del régimen común y tienen que cobrar IVA por sus servicios.

Pero, con la Ley de Financiamiento, como está propuesta por el momento, el tope de las UVT bajaría. La ponencia original propuso que quedara en 2.500 UVT. En los debates de la última semana el tope se estableció en 3.000. Es decir, 99’468.000 pesos anuales (o 8’289.000 pesos mensuales).

De aprobarse la ley, quienes al 31 de diciembre de 2018 hayan ganado más de 99’468.000 pesos en este año, automáticamente pasarían en 2019 a régimen común y tendrían que declarar IVA. Así que no serían todos los independientes quienes se convierten en responsables del impuesto.

Pero además, ese IVA no lo pagarían los independientes que pasen al régimen común, y es ahí donde la afirmación de Ortiz se vuelve falsa.

Henry Carvajal, experto tributarista especializado en impuestos, le explicó a Colombiacheck que los independientes que hagan parte del régimen común agregan el IVA a los servicios que prestan y que quien lo paga es el contratante o la empresa.

Es decir, en lugar de pasar una cuenta de cobro por diez millones de pesos, cobran diez millones de pesos más IVA. Luego, el IVA no lo asume el independiente, porque los ingresos correspondientes a su trabajo siguen siendo exactamente los mismos.

Cuando llega el momento de declararle ese IVA a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), cuatrimestralmente, los independientes declaran el IVA facturado en ese periodo de tiempo.

En palabras castizas, lo que hace el independiente es pasar plata de un bolsillo a otro: de los contratantes a la DIAN, porque solo son recaudadores del impuesto y no tendrían por qué verse afectados frente al pago.

Según explica Carvajal, además, la ley les ofrece un beneficio a los contratistas, pues los declarantes pueden descontar el IVA de los servicios que hayan contratado para prestar su servicio.

Por ejemplo, si usted como independiente compró papel para imprimir o unos tiquetes de avión para realizar el servicio por el cual lo contrataron, puede descontar el IVA que pagó de la declaración que presenta a la DIAN. Obviamente para que se haga el descuento debe ir respaldado por facturas y debe ser únicamente por gastos en relación a su trabajo.

Ahora, en lo que sí tiene razón Ortiz es al decir en su comunicado que se les aumentarían los trámites administrativos a los independientes, pues quien no maneje bien los temas contables se vería en la necesidad de contratar a un contador para que le ayude a hacer la declaración.

De la teoría a la práctica

Aunque la propuesta podría salir del articulado de la ley, sigue siendo muy debatida. Hay quienes argumentan que, en la práctica, serían los prestadores de servicios (que ganen más de ocho millones de pesos mensuales) los que entrarían ahora a asumir el costo del IVA dentro de sus servicios.

“En principio, el IVA lo deben asumir quienes contratan”, dice Alejandro Rodríguez Llach, investigador de Dejusticia, “pero eso en la práctica se negocia en el salario”.

No obstante, esos argumentos resultan inchequeables, porque no hay datos comprobables que permitan afirmar que, efectivamente, en la práctica, siempre serán los independientes quienes asuman el impuesto.

Martes, 17 Julio 2018

¿Sin fracking el IVA subirá al 40%?

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

En Twitter ha circulado una imagen que señala que, si no se explotan los yacimientos de petróleo no convencionales, los colombianos tendremos que pagar más impuestos para solventar el hueco fiscal. Información Falsa.

Pocas semanas después de que circularan por redes sociales unas fotografías que supuestamente mostraban el inicio del fracking en el lago de Tota (ver En el lago de Tota no se está haciendo fracking), una cuenta de Twitter comenzó a difundir una imagen que señalaba que, si se impedía la explotación de yacimientos de petróleo no convencionales, el IVA subiría al 40%.

Publicación falsa sobre subida de IVA sin fracking

La imagen no alcanzó a ser compartida de forma masiva, sin embargo, Colombiacheck decidió verificar la información por tratarse de un tema que preocupa a muchos.

Hablamos con varios expertos en temas tributarios y en política petrolera, quienes nos señalaron que todo lo que contiene el trino es falso.

“En primer lugar, la economía no está riesgo”, señala Nicolás Carrero, director de la firma de contadores y abogados Carrero y asociados, especializada en asuntos contables tributarios. “Sí tiene un hueco fiscal, producto de la caída de los precios del petróleo y del crecimiento que ha tenido el Estado en los últimos años”, explica.

Con la caída de los precios del petróleo, hace cuatro años, vino una reforma tributaria que aumentó algunos impuestos, como el impuesto a la riqueza y subió el IVA al 19%. Sin embargo, eso no quiere decir que si los precios vuelven a bajar o si se acaban las reservas de petróleo (que están para 5,7 años según el Ministerio de Minas), la única solución sería hacer fracking para evitar un nuevo aumento en los impuestos.

Óscar Vanegas, docente de la Universidad Industrial de Santander, experto en política petrolera, dice que la caída de los precios del petróleo afectó a Colombia porque la empresa que más ingresos genera producto de la extracción de hidrocarburos es Ecopetrol, con el 88% del total del recaudo. Si se caen los precios, Ecopetrol se ve afectada y es ahí donde está la pérdida de recursos para el Estado.

Pero, advierte Vanegas, este no es el caso para las multinacionales, porque estas no aportan prácticamente nada al presupuesto nacional, ya que están bajo un modelo de concesión que “consiste en que la participación para el país es cero”, dice Vanegas.

Antes de 2004, la explotación de hidrocarburos en Colombia funcionaba bajo contratos de asociación en los cuales las compañías y el Estado se repartían 50/50 las ganancias. Con la creación de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), a través del decreto 1760 de 2003, se pasó al modelo de concesión.

Con ese cambio, “el State-take (la participación del país en esa renta) es muy bajo, porque lo único que recibimos son regalías”, sostiene Vanegas. Y las regalías hoy son apenas del 8%, de acuerdo con la ley 756 de 2002 (con el modelo de asociación, las regalías para el país eran del 15%).

Aunque la ley 756 establece, en su artículo 16, que Colombia puede recibir hasta el 25% en regalías, esto aplica solo para campos que produzcan más de 600.000 barriles diarios y, de acuerdo con el Ministerio de Minas, la producción actual total de Colombia está alrededor de los 865.000 barriles promedio día. Es decir, ningún campo petrolero llegará a los 600.000 barriles diarios con el modelo actual.

Pero, además de que el pago por regalías es mínimo, la misma ley establece que cuando se hace explotación de yacimientos no convencionales, como el fracking, se hace un descuento a las multinacionales del 40% en el pago de las regalías, lo que quiere decir que terminarían pagando apenas el 4,8%, en lugar del 8%. Y nada más, porque, nuevamente, la nación no tiene participación en la producción de ese petróleo.

De modo que, de acuerdo con Vanegas, en materia de política petrolera Colombia no pierde nada (pero tampoco gana nada) si no se hace fracking, porque son las multinacionales, y no Ecopetrol, quienes harían la explotación de yacimientos no convencionales. Esto porque los contratos, los bloques y los campos están entregados en concesión a estas compañías.

“Ecopetrol tenía seis bloques de explotación, pero ya devolvió cinco y solo se queda con Valle Medio Magdalena. Y en ese bloque, dado el caso, quien haría fracking sería la empresa socia de Ecopetrol: Occidental Petroleum”, afirma el profesor de la UIS.

Dependencia del petróleo

El petróleo sí sigue siendo un producto que genera altos recursos para el Estado. Según el Ministerio de Minas, en promedio, la renta petrolera (impuestos, regalías, dividendos) ha representado el 10% del presupuesto general de la Nación en los últimos ocho años.

Pero, tanto Vanegas como Luis Álvaro Pardo, investigador de Justicia Tributaria, sostienen que el país dejó de depender del petróleo hace tiempo por cuenta de dos factores: uno, el cambio al modelo de concesiones; y dos, la diversificación de la economía que generó la caída de los precios del petróleo de hace cuatro años.

Además porque, adicional a los porcentajes mínimos que entregan las multinacionales en regalías, el Estado colombiano les otorga todo tipo de exenciones tributarias que terminan por disminuir aún más las ganancias para el país por la explotación de hidrocarburos.

Solo por poner un ejemplo, una investigación realizada por Pardo y otros miembros de Justicia Tributaria, encontró que por cada peso que pagan estas compañías, el Estado les permite que deduzcan 10,80 pesos (esta investigación fue hecha con datos de 2015. La actualización con cifras de 2016 está por publicarse en el portal Justicia Tributaria, según la fuente). De modo que, nuevamente, que no se haga fracking no afecta en nada a la economía colombiana.

Y finalmente, según Carrero, es imposible siquiera pensar que, si existiese algún beneficio económico para el país con el fracking, el IVA subiría al 40% de no hacerlo. Esto porque ningún país del mundo tiene un IVA tan alto y ahora Colombia, como miembro de la OCDE, no podría subirlo a más del 20%, que es el promedio de la mayoría de países pertenecientes a esta organización.

Para Carrero es evidente que quienes hicieron la imagen usaron el Impuesto al Valor Agregado (IVA) por ser un tributo que “le pega a todo el mundo. La intención detrás es presionar para que se deje hacer fracking.”