Pasar al contenido principal
Sábado, 07 Octubre 2017

“Nueve millones de colombianos están por debajo del umbral de pobreza”

Por Sania Salazar

La frase es de la precandidata presidencial Piedad Córdoba, quien redondea la cifra por encima y utiliza el número de un tipo de pobreza distinto al que ella se refiere.

En una entrevista con el medio digital español eldiario.es la precandidata presidencial Piedad Córdoba aseguró que en Colombia hay nueve millones de personas por debajo del umbral de pobreza y que sin una economía sana no es posible garantizar la paz.

 

 

Córdoba, quien en agosto pasado inscribió ante la Registraduría el comité promotor de la recolección de firmas Poder ciudadano para ser candidata presidencial, mencionó la cifra cuando le preguntaron si corría riesgo el proceso de paz con las Farc.

“Las FARC han dejado las armas pero ahora hay toda una tarea por delante de construcción de un Estado. Es decir, 9 millones de personas por debajo del umbral de la pobreza es una cifra absolutamente provocadora en términos de desestabilización social. Con un salario mínimo de 240 dólares al mes una familia no puede sobrevivir. En el momento en el que estamos, vamos hacia la repetición del conflicto si no hay una reforma económica de Colombia”, fue la respuesta completa de Córdoba.

Después de consultar las cifras de pobreza del Dane, Colombiacheck califica la afirmación como inflada, no solo porque la candidata redondea por encima la cifra, sino porque relaciona la economía con el conflicto, sobre lo que los expertos en el tema no han encontrado consenso.

Según la oficina de prensa de Piedad, ella se basó en el dato del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, que indica que en 2016 la pobreza multidimensional en Colombia fue de 18% para sacar sus propios datos.

Según el DANE, en Colombia hay dos metodologías para medir la pobreza: la Pobreza Monetaria que compara el ingreso en los hogares con el valor de la línea de pobreza (esta incluye la medición de la pobreza extrema) y la Pobreza Multidimensional que evalúa cinco dimensiones: condiciones educativas del hogar, condiciones de la niñez y la juventud, trabajo, salud y acceso a servicios públicos y condiciones de la vivienda.

Las cifras más recientes son de 2016 e indican que en Colombia la pobreza monetaria es del 28% (13.268.000 personas) dentro de los que están 4.003.000 personas en condición de pobreza extrema, es decir el 8,5% de la población, y la pobreza multidimensional (a la que se refirió Córdoba) del 17,8% (8.586.000 personas).

En conclusión, Córdoba utiliza la cifra de pobreza multidimensional para referirse al umbral de pobreza, que se mide con la metodología de pobreza monetaria, lo que no se puede hacer, pues son medidas diferentes, explicaron en el DANE.

Córdoba aseguró también en su respuesta a eldiario.es que con un salario mínimo de 240 dólares una familia no puede sobrevivir. Esa cifra corresponde a 705.882 pesos (al cambio de hoy) y el salario mínimo en el país (sin subsidio de transporte) está en 737.717. Según explicaron en el Departamento de Planeación Nacional, si una familia de cuatro integrantes recibe en Colombia 966.692 pesos o más, no es considerada pobre.

¿Qué relación hay entre la economía y la paz?

El profesor de economía de la Universidad Javeriana, Jorge Restrepo, explica que no hay consenso sobre si es posible o no relacionar la pobreza y el conflicto. “Claro que las condiciones de pobreza generan condiciones que favorecen actividades riesgosas, pero no es suficiente con eso para explicar la emergencia del conflicto ni tampoco para explicar que un acuerdo de paz o una transición hacia el posconflicto tenga éxito, es decir, no es una condición suficiente, más sí, tal vez, necesaria para una sociedad en presencia con conflicto”.

En el artículo “Pobreza y conflicto: ¿Afecta el conflicto la pobreza? publicado en abril de 2012, la economista Ana María Ibáñez dice que el conflicto armado en Colombia “puede ser parcialmente” responsable de la poca efectividad de los programas para disminuir la pobreza y la desigualdad cuando se compara al país con los vecinos. “La violencia armada tiene un impacto desproporcionado sobre la población civil y, en particular, sobre la población pobre rural. Esto, además de significar una victimización de los hogares, destruye activos, inhibe la inversión y debilita los mercados”.

El texto titulado “Guerras y violencias en Colombia. Herramientas e interpretaciones” coincide en que la relación entre pobreza y conflicto es bastante compleja, pero menciona un elemento sobre el que sí hay consenso, que el conflicto tiende a afectar desproporcionadamente a los pobres.

El texto indica que el conflicto afecta a la economía indirectamente debido a que la inversión en actividades productivas se desvía al sector de defensa y esto hace que se reduzca el potencial de crecimiento y la posibilidad de mejora de las condiciones de vida de los más pobres. También menciona que los conflictos violentos tienen efectos indirectos duraderos sobre el bienestar de los individuos y las comunidades más pobres a través de la destrucción de capital humano (la inseguridad humana, menor acceso a servicios públicos como educación, salud y polícia.

El documento menciona además, que aunque hay un acuerdo en la literatura sobre los canales mediante los cuales el conflicto empeora las condiciones de pobreza, la hipótesis según la cual la pobreza causa el conflicto es más problemática.

“La pobreza y el lento desarrollo económico en Colombia tienen raíces históricas profundas. La combinación de una distribución desigual de la riqueza (tierra) y del poder político dio lugar a instituciones económicas y sociales que reprodujeron en el tiempo la estructura excluyente del poder económico y político. Una de las consecuencias fue la provisión insuficiente de bienes públicos como educación, salud, y servicios básicos para los pobres, carencia o tímidas políticas de redistribución de activos (tierra, por ejemplo) y acceso limitado al poder para nuevos actores sociales y políticos”, concluye el análisis.

Miércoles, 22 Mayo 2019

Clara López no dijo que “mujeres violadas por Farc tienen que aprender a convivir con victimarios”

Por Pablo Medina Uribe

Está rotando una imagen de la excandidata presidencial, pero ella no ha dicho esa frase textual. Sin embargo, una entrevista que dio en 2017 sobre un tema similar sí causó escándalo.

En Facebook y en Twitter está circulando una imagen de Clara López con el logo de ASI, el partido por el que fue precandidata a las elecciones presidenciales de 2018, y la supuesta cita "las mujeres violadas por las Farc tienen que aprender a convivir con sus victimarios".

Frase falsa

Algunos seguidores de nuestras redes nos pidieron verificar si López, en efecto, pronunció esa frase. Para hacerlo, buscamos la frase en Google. Allí encontramos varias columnas que hacían referencia a la frase, por ejemplo, una de Abelardo de la Espriella de diciembre de 2017 en el portal El Nodo, en la que el abogado asegura que "mención aparte merece la candidata presidencial Clara López, quien, sin sonrojarse, afirmó que 'las mujeres violadas por las Farc tienen que aprender a convivir con sus victimarios'”. Pero ninguna de esas columnas mencionaba cuándo o por qué López habría pronunciado la frase.

Finalmente, encontramos otra nota de 2017 del portal El Nodo (que ya hemos chequeado varias veces) en la que se asegura, en referencia a López, que "en este caso y textualmente, la candidata presidencial expresaría, con indiferencia, que 'el tema no es de perdon, es de aprender a vivir juntos', refiriendose a las varias mujeres y menores de edad que han sido víctimas de violación por las FARC y como estas tienen que convivir con sus victimarios" (sic).

Sin embargo, en el título de esa nota se menciona: "Clara López: niñas violadas y obligadas a abortar por las FARC tiene que aprender a convivir con sus victimarios para aportarle a la 'Paz'” (sic).

En la misma nota se incluyen pantallazos de trinos de políticos y comentaristas de derecha que reaccionan a las supuestas declaraciones de López. En uno de esos trinos, de la representante del Centro Democrático Margarita Restrepo, se alcanza a ver que el origen de la polémica es una entrevista que López le dio a El Tiempo.

Margarita Restrepo

El pantallazo que compartió Restrepo es real. En esa entrevista, del 11 de diciembre de 2017, María Isabel Rueda le preguntó a López: "estamos viendo denuncias de todo tipo de guerrilleras, de los horrores, de los abortos, de la violencia sexual, de la agresividad, de las violaciones, las formas como las obligaban a abortar, bajo sanciones terribles. ¿Usted estaría dispuesta a abrir las puertas de su partido para que ellos llegaran sin pagar ni un solo día por eso?"

A lo que López le respondió: "perdón, es entre el victimario y el Creador. Yo creo que aquí, por nuestra tradición religiosa, nos hemos puesto en el tema del perdón en vez de en el de la reconciliación. En esta guerra hubo varias partes. Ese informe que se publicó, de Memoria Histórica, tiene que llamar a filas a todos. Aquí todos cometieron abusos sexuales: los guerrilleros, los paramilitares; importante señalar que la Fuerza Pública, en mucha menor proporción. Entonces, el tema no es de perdón, es de aprender a vivir juntos. Y ese delito, que a uno como mujer alcanza a mandarle tantas vibraciones de dolor y frío por las vértebras, es el más difícil para mí de todos, especialmente cuando se trata de menores de edad".

Así que mientras que el pantallazo que compartió Restrepo (y que luego citó El Nodo en el cuerpo de su artículo) contiene palabras que López sí le dijo a El Tiempo, la frase que citó De la Espriella en su columna y que está circulando de nuevo es falsa, pues se trata de una tergiversación de lo que dijo la entonces precandidata.