Pasar al contenido principal
Viernes, 09 Noviembre 2018

A Rodrigo Lara le faltó precisión en queja por compra de buses para Transmilenio

Por Sania Salazar

Es verdad que el tipo de buses que compró Bogotá ya no se pueden comprar en Europa, pero no se compraron tantos como dijo Lara.

Rodrigo Lara, senador del partido Cambio Radical, publicó en su cuenta de Twitter su inconformidad por el resultado de la licitación para la compra de los buses de Transmilenio que reemplazarán a los más viejos que tiene el sistema.

 

 

Colombiacheck revisó dos datos chequeables del trino: si el 60% de la flota nueva es Euro V; y si esos buses ya salieron del mercado en Europa.

Le consultamos a Lara y a su equipo de prensa sobre las fuentes en las que se basa la información que publicó, pero hasta el momento de publicar esta nota no habían respondido.

Tras revisar la información, encontramos que la información es aproximada.

Según el comunicado de Transmilenio, de los 1.383 buses nuevos que se van a comprar, 672 (y no 682, como dice Lara en el trino) serán Euro V diésel, lo que corresponde al 48,5% de la flota (no al 60%). Es posible que Lara haya sacado ese 60% de hacer el cálculo con base en los 1.133 buses cuya compra se definió en la licitación, pero falta por adjudicar la compra de 250 buses que hacen parte del lote de Las Américas, de los cuales se desconoce el tipo de tecnología, pues la licitación se declaró desierta.

Cuando se habla de Euro V se hace referencia a una de las escalas de una normativa ambiental que busca reducir las emisiones contaminantes de los vehículos a diésel. El Euro V es uno de los menos contminantes de diésel, pero hay una normativa mayor, la Euro VI, que contamina menos.

Por otra parte, es cierto que en los países de la Unión Europea ya no está permitido comprar buses Euro V, pero algunos de estos buses todavía circulan en sus calles.

Darío Hidalgo, experto en movilidad y exsubgerente de Transmilenio, le explicó a Colombiacheck que, desde 2014, en Europa solo está permitido comprar Euro VI.

En efecto, la Regulación 595 de 2009 de la Unión Europea especifica la regulación Euro VI y prohibe, después del 31 de diciembre de 2013, "el registro, la venta y la entrada en servicio de esos vehículos" que no cumplan con dichas especificaciones.

Hidalgo también nos dijo que los Euro V saldrán de circulación cuando cumplan su vida útil (entre 10 y 12 años, es decir, que los últimos estarán rodando en 2026).

Con Hidalgo coincidió el profesor Jesús Casanova Kuindelán, catedrático en máquinas y motores térmicos de la Universidad Politécnica de Madrid, quien le dijo a RCN Radio que, efectivamente, hay buses Euro V rodando por Europa, pero que ya no es posible incorporar nuevos a la flota porque las autoridades no permitirían matricularlos para que puedan circular. Además, Casanova Kuindelán admitió que empezar a incorporar buses Euro V es ir rezagados.

Por otra parte, la misma Regulación citada más arriba acota (en su Artículo 8) que se podrán expedir certificados de normativas de emisiones anteriores a la de Euro VI a “vehículos y motores para la exportación a otros países, siempre y cuando esos certificados digan claramente que los vehículos y motores en cuestión no podrán ser enviados al mercado de la Comunidad". Es por esto que Volvo y Scania (ambas compañías de Suecia, uno de los países de la Unión Europea) le pueden vender los buses Euro V a Bogotá.

Jueves, 14 Diciembre 2017

¿Transmilleno?

Por David Tarazona

“La mayoría de los buses [de Transmilenio] no van con sobrecupo” dijo el alcalde Enrique Peñalosa en Semana en Vivo. Una frase que si fuera más conocida no alegraría en lo más mínimo a quienes viajan a diario abarrotados en los buses de este sistema de transporte. Por eso, Colombiacheck sometió éstas palabras de Peñalosa a prueba.

La declaración del alcalde fue hecha en una entrevista con María Jimena Duzán, en su programa Semana en Vivo el pasado 16 de noviembre de 2017. Tras hablar con un experto en movilidad, con los representantes de Transmilenio y revisar las contradictorias cifras de ocupación que llevan los buses rojos, Colombiacheck calificó la declaración del alcalde Enrique Peñalosa como Engañosa. Peñalosa aseguró en Semana en Vivo: “Yo le invito a que un día usted se instale frente a una troncal de Transmilenio a ver buses pasar y le aseguro, la mayoría de los buses no van con sobrecupo”.

En Bogotá y en el resto del país, los estándares de sobrecupo en los sistemas de transporte masivo de pasajeros se rigen por la norma técnica NTC 4901-1 del Icontec, acogida por el Ministerio de Transporte y la Secretaría Distrital de Movilidad. La norma dice: “la ocupación máxima promedio dada por el diseño es de siete pasajeros de pie por metro cuadrado”.

Cuando contactamos al equipo más cercano al alcalde Peñalosa para conocer los fundamentos de la frase del mandatario distrital, nos remitieron a los voceros de Transmilenio. Estos nos dijeron que hoy los buses rojos de este sistema viajan en promedio con “cuatro pasajeros” por metro cuadrado.

Esta información es contradictoria con dos declaraciones del gerente del proyecto del Metro de Bogotá, Andrés Escobar, que buscaban ilustrar que este medio de transporte podría ser más cómodo que Transmilenio. La más reciente, según Caracol Radio, deja ver que la cifra de pasajeros aglomerados en los buses rojos sería más alta que la del registro oficial: “Transmilenio[...] hoy alcanza nueve personas por metro cuadrado”, dijo el gerente del Metro. Este anuncio fue hecho en la sesión del 17 de octubre de 2017 del Concejo de Bogotá donde se debatía el aporte de la ciudad de seis billones para el metro, vigencias futuras que fueron aprobadas el pasado 30 de octubre.

Una segunda frase del gerente del Metro, Andrés Escobar, sobre el tema fue dicha en octubre de 2016, como refleja la página web de la Alcaldía: “hoy en día TransMilenio está en seis personas por metro cuadrado”. Para aclarar si la cifra es de seis o nueve pasajeros por metro cuadrado, Colombiacheck contactó en múltiples ocasiones al gerente del Metro y a su equipo de comunicaciones, pero no hubo una respuesta al cierre de esta publicación.

En otras palabras, el gerente del Metro, un proyecto que está en planos, admitió que la aglomeración en el sistema no solo habría superado los límites de la norma técnica aceptada por el Ministerio de Transporte de siete personas por metro cuadrado, sino también los del estándar mundial, llamado ITDP, para buses de tránsito rápido (BRT) como Transmilenio, según el cual se considera que hay sobrecupo cuando van de pie desde seis pasajeros por metro cuadrado.

El especialista en movilidad Fernando Rojas considera que el sobrecupo en Transmilenio no ha mejorado. Crédito: Fernando Rojas
El especialista en movilidad Fernando Rojas considera que el sobrecupo en Transmilenio no ha mejorado. Crédito: Fernando Rojas

Colombiacheck contrastó los anteriores datos con el especialista en temas de movilidad, Fernando Rojas, profesor investigador en la Universidad del Rosario, que considera que el problema del sobrecupo en Transmilenio está lejos de superarse, sobre todo en las horas pico. “Se ve que el alcalde no entra a Transmilenio en hora pico, ni ha visto las condiciones en las que la gran mayoría de las personas que se movilizan en Transmilenio tienen que hacerlo”, dijo Rojas.

Además, nos comentó que el sobrecupo en los buses va mucho más allá de la incomodidad. “En un accidente puede ser catastrófico, se puede generar una estampida al interior del bus[...] También facilita la inseguridad y facilita el acoso [a las mujeres]”. Rojas agregó que la situación de aglomeración es peor en las estaciones de Transmilenio, como demostraron una investigación del concejal Juan Carlos Flórez y un especial de la revista Semana en 2014, con paradas donde el hacinamiento, llega a ciertas horas, desde 15 hasta 19 personas por metro cuadrado.

Un vocero de Transmilenio reconoció en una conversación telefónica con Colombiacheck que “no se le está dando a la gente el servicio que se merecen”. Aún así, manifestaron haber ejecutado más de 200 mejoras para agilizar los trayectos y extender la red de troncales que, según Transmilenio, se atrasó durante las tres administraciones pasadas. También comentaron que a pesar de los esfuerzos en prevención, los colados en el sistema siguen contribuyendo al sobrecupo.

Más allá de las diferencias entre las cifras de aglomeración en los buses articulados entre el gerente del Metro de Bogotá y Transmilenio, el especialista en movilidad Fernando Rojas negó de manera rotunda que haya mejoría o “medidas reales que solucionen” el sobrecupo. Además, nos dijo que el sobrecupo de los buses rojos llega “en horas pico hasta doce personas por metro cuadrado”. Y concluyó al decir que esta problemática lleva a que la gente evite el sistema y compre más motos y carros.

Una mirada al pasado tampoco aclara las discordancias entre las cifras de sobrecupo en Transmilenio que tienen entre esta entidad y el gerente del Metro de Bogotá: el propio alcalde Peñalosa dijo en una entrevista en 2014, antes de su mandato, que Transmilenio viajaba con “siete pasajeros por metro cuadrado”. Sería llamativo que hoy el sistema haya logrado reducir la aglomeración a cuatro personas por metro cuadrado como nos dijeron, cuando en 2012, el Gobierno del exalcalde Gustavo Petro admitió que el sistema viajaba de “manera inhumana” con ocho pasajeros por metro cuadrado.

La ambigüedad en los datos sobre el sobrecupo en los buses de Transmilenio, medido en número de pasajeros por metro cuadrado, no permite saber si éste sistema de transporte cumple con los límites nacionales del Ministerio de Transporte, ni con los estándares internacionales. En base a ésta información contradictoria dentro del Gobierno distrital, Colombiacheck califica la frase del alcalde Peñalosa, según la cual la mayoría de los buses [de Transmilenio] no van con sobrecupo” como Engañosa, ya que no hay información clara que apoye dicha declaración o permita distinguir la realidad de los hechos. Además, de confirmarse las declaraciones del gerente del Metro de Bogotá, Andrés Escobar, éstas demostrarían que el sistema viaja con sobrecupo, lo que muchos bogotanos ya saben, pues lo viven día a día.