Pasar al contenido principal
Jueves, 25 Abril 2019

Sergio Fajardo y Lina Moreno sí son parientes, aunque lejanos

Por José Felipe Sarmiento

Dos tatarabuelos del excandidato presidencial también son bisabuelos de la ex primera dama, por lo que la relación familiar entre los dos es más distante que la señalada en redes.

Un meme en redes sociales asegura que el excandidato presidencial Sergio Fajardo y la ex primera dama Lina Moreno son primos, dado que los papás de ambos también lo eran entre sí. “O sea, harina de un mismo costal”, concluye el autor del comentario en Facebook, replicado en Twitter por medio de una captura de pantalla.

Meme que asegura que los papás de Sergio Fajardo y Lina Moreno eran primos

Colombiacheck revisó la ascendencia de ambos personajes en los árboles familiares elaborados por los genealogistas antioqueños Iván Restrepo Jaramillo y Enrique Pareja Mejía. Los gráficos se encuentran registrados en Geneanet, una red virtual que conecta el trabajo de quienes se dedican a esta actividad.

Los ancestros más cercanos que unen a las dos familias vivieron en el siglo XIX. Fueron José Justiniano Moreno Estrada (1829-1890) y su segunda esposa, María Fidelia Ramírez Velásquez, con quien se casó en 1860 y tuvo 14 hijos. Dos de ellos fueron Juan y Justiniano Moreno Ramírez. El primero fue abuelo de Lina y el segundo, bisabuelo de Fajardo.

Esto quiere decir que el papá de la ex primera dama, el exalcalde Darío Moreno Restrepo, era primo de Isabel Moreno Arango, abuela del exgobernador de Antioquia. Por tanto, Raúl Fajardo Moreno, el padre de Sergio, era primo-sobrino de Darío. El comentario viral omite este último detalle.

El presidente de la Academia Colombiana de Genealogía, Julio César García Vásquez, también hizo un diagrama que resume esa relación del excandidato con la esposa del expresidente y senador Álvaro Uribe. “Por épocas me he dedicado a hacer ese tipo de investigaciones sobre las relaciones familiares de los políticos de manera independiente a la Academia, que trabaja de forma más ortodoxa”, aclara.

Árbol genealógico de García sobre los Uribe Moreno y los Fajardo Valderrama

En otro esquema, con base en los mismos vínculos, el autor relaciona al hoy congresista con la empresa Fajardo Moreno Arquitectos. Esta compañía fue fundada por Raúl, que falleció en 2012, y ha participado en obras como el edificio Coltejer y la ciudadela de la Universidad de Antioquia. Hoy la sociedad está en liquidación y Andrés Fajardo Valderrama, hermano de Sergio, está al frente de este proceso.

Registro mercantil de Fajardo Moreno y Cía. S.A.S. en el RUES

García dice que, en gran medida, estos estudios están basados en el libro ‘Descendencia de Juan José Moreno’, compilado por Flora Elena Moreno de Giraldo, Carlos Ignacio Córdoba Sevillano y Fidel Botero Arango (2005). Esta obra también fue de referencia para el trabajo de Pareja.

El patriarca del título era bisabuelo de José Justiniano. Nació en España y llegó a Antioquia en el siglo XVIII. Fue el mismo que inspiró el personaje del ‘Taita’ Moreno en la novela ‘La Marquesa de Yolombó’ de Tomás Carrasquilla (1928), porque el escritor también formaba parte de su árbol familiar: era sobrino-nieto de Moreno Estrada.

El tratado sí enlaza la parentela de Sergio Fajardo Valderrama, registrado como descendiente del español en la octava generación, con la de Lina Moreno Mejía, que está en la séptima (páginas 84 y 126, respectivamente). Pero el parentesco es más distante de lo que se da a entender en el meme. Entre los dos hay siete grados de consanguinidad.

A modo de comparación, la Constitución establece que las inhabilidades para nombramientos, postulaciones y contratación en el sector público solo cubren hasta el cuarto grado (donde se ubican los primos, tatarabuelos y tataranietos). Esto quiere decir que la aclaración es importante y por eso calificamos la publicación como “verdadera pero…”.

Martes, 16 Enero 2018

Petro: ¿verdades de campaña?

Por David Tarazona

El pasado 11 de enero, el precandidato Gustavo Petro lanzó dardos contra uno de sus rivales electorales desde su cuenta de Twitter: “mientras Fajardo disparó la deuda en Antioquia, Petro la redujo en Bogotá”. ¿Qué tan cierta es la afirmación?

La discusión inició cuando Petro, precandidato presidencial por firmas del movimiento Colombia Humana, utilizó un artículo del medio de periodismo financiero Bloomberg cuyo título traduce del inglés: “Matemático lumbrera que duplicó la deuda es el favorito a ganar las elecciones colombianas”, publicado el pasado 11 de enero. Colombiacheck verifica pronunciamientos del discurso público, no artículos de noticias. Es por esto que veríficamos con prioridad lo dicho por Petro.

Tras verificar con documentos públicos, contactar a la campaña de Petro, de Sergio Fajardo y consultar un especialista en economía, Colombiacheck calificó la declaración del candidato del movimiento Colombia Humana como Verdadera.

Primero, es cierto que la deuda de Antioquia durante la gobernación de Sergio Fajardo se duplicó, como demuestra la información que nos aportó su campaña, junto con un informe de la Contraloría General: pasó de 640.000 millones de pesos en 2011, justo antes de asumir el cargo, a 1,4 billones de pesos a 2015, según cifras del Departamento Nacional de Planeación (D.N.P.). Y si bien es cierto que durante la administración Petro la deuda pública tuvo una reducción de un punto: bajó de 1,5 billones de pesos a 1,4 de 2012 a 2015, el lapso de su periodo.

No obstante, a estos datos les faltó contexto. Según nos dijo el economista Aurelio Suárez, conocedor de las problemáticas de Bogotá, el Concejo le aprobó en 2013 a la administración de Petro un endeudamiento de 3,8 billones para su periodo, pero al exalcalde se le olvida que pidió al cabildo uno mayor: 4,3 billones de pesos. Agregó que el endeudamiento no es necesariamente malo para una ciudad o departamento. “Si usted lo puede financiar sin menoscabar el ingreso disponible de los habitantes y repercutiendo en obras que le retribuyan a la ciudadanía, yo creo que es un endeudamiento sano”, afirmó Suárez.

Desde la campaña de Fajardo, nos dijeron que el endeudamiento fue utilizado para apalancar proyectos bandera y que no le ven nada malo al considerarlo una herramienta “para la financiación de los gobiernos”. De acuerdo a la información entregada, usaron la “deuda pública para la financiación de proyectos de inversión de nuestro Plan de Desarrollo Antioquia la más Educada”. Agregaron que respetaron la salud financiera del departamento y que tenían el visto bueno del Ministerio de Hacienda y la aprobación de la Asamblea Departamental.

El tema es más complejo de lo que parece. En realidad, como explicó en el diario El Espectador, el economista de la Universidad Javeriana, Gonzalo Hernández, el endeudamiento de una ciudad no solo se debe evaluar desde su crecimiento o reducción, sino por la proporción que representa en los ingresos de una ciudad. Hernández afirmó que para Bogotá esta proporción era del 5,84 % de los ingresos de la ciudad durante la administración Petro, mientras que en la gobernación de Fajardo era del 5,32 %. Es decir que según los datos del D.N.P. entregados por el profesor, en 2015 la deuda bogotana como proporción de los ingresos superaba en 0,52 a la de Antioquia. Así que aunque Fajardo sí lideró un proceso de endeudamiento, en comparación, Bogotá ya estaba endeudada de manera significativa.

También, según nos dijo Aurelio Suárez, la discusión no está aislada del clima electoral. “Es una forma de retaliación”, comentó Suárez, a la negativa de la Coalición Colombia que lidera Fajardo a aceptar una consulta interpartidista o una alianza con Gustavo Petro de cara a la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

Así que más allá de que la frase del precandidato presidencial Gustavo Petro sea verdadera, ésta es una verdad con asterisco, no solo por la complejidad técnica del tema, sino porque se da en medio de una campaña electoral donde cualquier dato sin el suficiente contexto puede ser utilizado para beneficiar una bandera política.

Aunque buscamos un pronunciamiento desde la campaña Petro, no nos llegó a la hora de cierre de esta publicación. Lo mismo hicimos con el equipo de Sergio Fajardo, quienes nos enviaron documentación para este análisis.