Pasar al contenido principal
Domingo, 23 Octubre 2016

Uribe insiste en mentira sobre aumento de hectáreas de coca

Por Sania Salazar

Las cifras del aumento de cultivos ilícitos en el país son contundentes, pero Uribe insiste en inflarlas.

El senador Álvaro Uribe Vélez, líder del partido de oposición Centro Democrático, ha repetido en innumerables ocasiones en los últimos meses que las hectáreas sembradas con coca en Colombia pasaron de 47.000 en su gobierno a 200.000 actualmente. Colombiacheck califica la afirmación como falsa luego de contrastar cifras y estudios.

 

 

Es más, no es el único que ha mentido sobre eso, pues el exprocurador Alejandro Ordóñez y la exministra Marta Lucía Ramírez, también lo han hecho como demostramos en dos chequeos anteriores que pueden verificar al dar click en sus nombres.

Lo primero que nos advirtieron en la oficina de prensa del senador Uribe Vélez cuando los contactamos para averiguar en qué fuente basaba su repetida afirmación fue que el expresidente Andrés Pastrana y Ordóñez aseguraron lo mismo.

“La Procuraduría hizo un estudio donde estimó –por el informe de la Casa Blanca– que dice que en mayo de 2015 había 159.000 hectáreas de coca, y teniendo en cuenta que los dos últimos años se han duplicado y que no han reactivado la fumigación con glifosato, la Procuraduría estima que este año está en 200.000”, contestó Ruby Chagui, Coordinadora de estrategia y comunicaciones del Centro Democrático, cuando Colombiacheck le consultó por el tema.

Pero las cifras de Uribe Vélez no cuadran por ningún lado. Colombiacheck revisó el estudio realizado por la Oficina Nacional de Políticas para el Control de Drogas, entidad que depende de la Casa Blanca de los Estados Unidos y encontró que para 2015 las hectáreas cultivadas con coca según ese estudio eran 159.000 y no 200.000, como dice el senador.

Además, en 2010, cuando Uribe terminó su doble periodo en la presidencia, la cifra de cultivos de coca se situó en 100.000 hectáreas y no en 47.000, como afirma el líder del Centro Democrático. Es más, según el mismo informe, desde 2001 los cultivos jamás han bajado de 78.000 hectáreas, cifra registrada en 2012.

Colombiacheck también revisó las cifras del Monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos 2015 de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga Delito (UNODC), informe que indica que el 2015 cerró con 96.084 hectáreas de coca y no con 200.000, como insiste Uribe Vélez.

En este informe sí encontramos la cifra de 47.790 hectáreas, pero corresponde a 2012, cuando Juan Manuel Santos llevaba dos años como Presidente. En 2010, cuando Uribe Vélez dejó la Presidencia había 61. 812 hectáreas cultivadas según esa agencia de la ONU.

Mezclando informes

Al comparar los informes parece que Uribe Vélez tomó de cada uno las cifras que más convienen a sus intereses. La más baja de la ONU para asegurar que fue el resultado de su gestión y la más alta de la Casa Blanca para hacer ver mucho más grande el problema actual.

Según el estudio de UNODC “la cifra de cultivos de coca en en Colombia sufrió un importante incremento al pasar de 69.000 hectáreas en 2014 a 96.000 en 2015; un 39% de aumento”. Entonces si las cifras son suficientemente contundentes para criticar al gobierno Santos, ¿para qué inflarlas?

Daniel Rico, experto en política antinarcóticos, le explicó a Colombiacheck en un chequeo anterior que no se deben mezclar las cifras de ambos informes señalados para hacer comparaciones, pues cada estudio tiene una metodología y aclaró que ninguno está por encima del otro.

Rico precisó en otro chequeo sobre aumento de cultivos en Caquetá que varias fuentes indican que el incremento de los cultivos ilícitos tiene razones tan variadas como la caída del precio del oro que hizo que muchos de quienes se dedicaban a la minería ilegal cambiaran su actividad por el cultivo de coca. A la fluctuación en la tasa de cambio que generó un incremento en los precios en la zona y a la inminencia de la concreción del proceso de paz que hace que otros actores cultiven más, entre otras razones.

“A juicio del Gobierno, uno de los motivos por los cuales se disparó el número de las hectáreas cultivadas con hoja de coca en el país es la finalización de las aspersiones aéreas con glifosato. Además, este químico fue dejado de usar por las implicaciones negativas que tiene para la salud y para cultivos lícitos”, precisó El Espectador al informar sobre el aumento de cultivos en Colombia, tema que Colombiacheck también había explicado.

Si bien para el experto en política antinarcóticos la cifra de cultivos podría ser mucho mayor a las 159.000 hectáreas de las que habla la oficina de la Casa Blanca, lo cierto es que no hay estudios que respalden esa cálculo ni las cifras de Uribe Vélez.

Solo Uribe sabe por qué, teniendo una influencia tan grande en el discurso público y siendo un líder de opinión que arrastra a muchos colombianos, sigue insistiendo en mezclar e inflar las cifras de los cultivos de coca.

Miércoles, 11 Julio 2018

Ayuda económica de Estados Unidos a Colombia no es por Duque

Por Carlos González

De acuerdo con el portal El Nodo, el Senado de Estados Unidos aprobó 391 millones de dólares en auxilios para Colombia debido al triunfo de Iván Duque en las elecciones presidenciales.

Sin embargo, esta afirmación es engañosa, pues en marzo la Cámara de Representantes de Estados Unidos ya había aprobado este presupuesto. Pero, además, los niveles de ayuda que Estados Unidos ha aprobado para Colombia han estado a la baja desde hace varios años.

Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos empezó una lucha global contra el terrorismo, dentro de la cual Colombia recibió, durante el gobierno de Álvaro Uribe, cerca de 630 millones de dólares anuales. Este nivel se mantuvo hasta 2010, año en el que asumió Juan Manuel Santos y en el que empezaron a reducirse los fondos.

Según Diana Marcela Rojas, investigadora de la Universidad Nacional, después de algunos resultados mostrados por la política de seguridad democrática de Uribe, el gobierno estadounidense decidió empezar a reducir los aportes hacia Colombia y bajaron a “520 millones de dólares en 2010, 464 millones en 2011, 400 millones en 2012 y 328 millones en 2013”.

Para 2014, cuando empezó el segundo periodo de Santos, el presupuesto de ayuda de Estados Unidos destinado a Colombia fue de 319 millones de dólares, distribuidos así: 142 millones a programas antinarcóticos, 28,5 millones en respaldo al Ejército y 140 millones dedicados al Fondo de Apoyo Económico, que financia diversos programas de desarrollo y fortalecimiento institucional, aclaró Rojas.

Por lo tanto, la reducción del apoyo, hasta ese momento, fue de cerca del 50%, o 311 millones de dólares, entre 2002 y 2014. Sin embargo, Rojas dice que “el análisis de las relaciones entre los dos países durante el gobierno Santos evidencia que Estados Unidos sigue jugando un papel central en el proyecto de pacificación nacional. Mientras durante la década pasada los esfuerzos y recursos se concentraron en la guerra contrainsurgente y la lucha contra las drogas, ahora la política de Washington hacia Colombia se ha orientado a crear las bases para una situación de postconflicto”.

Según el portal El Nodo, la confianza de Estados Unidos volvió a Colombia con la elección de Iván Duque como presidente, pues en 2017 Donald Trump había pedido que se redujeran a 245 millones de dólares los recursos destinados a Colombia, pero el Congreso de ese país aprobó una ayuda de 391 millones tan solo cuatro días después de que se conocieran los resultados de las elecciones presidenciales en Colombia.

Sin embargo, cabe mencionar que en marzo pasado la Cámara de Representante ya había aprobado este presupuesto de 391 millones de dólares en ayuda para Colombia. Lo que ocurrió después de las elecciones presidenciales colombianas fue que el Senado de Estados Unidos ratificó la aprobación de dicho monto.

Aunque parece un triunfo del nuevo presidente de los colombianos, lo cierto es que en 2016 Santos recibió 376 millones de dólares en ayuda de Estados Unidos. Al año siguiente, ya con Trump como presidente de Estados Unidos insistiendo en girar únicamente 250 millones para Colombia, el legislativo norteamericano decidió aumentar el apoyo económico y aprobó recursos por 450 millones. Este fue el único año en el que Estados Unidos aumentó su ayuda.

“Espaldarazo bipartidista de EE.UU.: Congreso aprobó presupuesto con partida de US$450 millones para Paz Colombia. US$74 millones más que en 2016”, trinó el presidente Santos desde su cuenta de Twitter, pues en ese momento se esperaba una reducción del presupuesto.

Nota engañosa sobre ayuda económica de EE.UU. a Colombia

Mauricio Jaramillo, internacionalista de la Universidad del Rosario, explicó que la ayuda de Estados Unidos a Colombia ya la había asegurado el presidente Santos y se iba a dar indiferentemente de quién fuera electo jefe de Estado. “Aunque con Petro hubiera existido un poco de incertidumbre, Estados Unidos no va a dejar solo al país”, manifestó el experto.

Sin embargo, Jaramillo afirmó que el incremento de cultivos ilícitos y los asesinatos de líderes sociales pueden condicionar la ayuda del Congreso norteamericano al país en el futuro, ya que para los republicanos es muy importante la lucha antidrogas y para los demócratas la defensa de los derechos humanos.

Según explicó en diferentes medios Mark Feierstein, quien se desempeñó como administrador adjunto de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) para la región, "lo que hacemos en Colombia no es un proyecto de desarrollo típico, es más bien asistencia para una situación de posconflicto, porque Colombia no es un país pobre en comparación de otros. Lo que hacemos aquí es apoyar una transición en las zonas más conflictivas".