Pasar al contenido principal
Lunes, 21 Enero 2019

“El Mocho Franklin” y “El Mocho Kiko” no son la misma persona

Por Ana María Saavedra

“El Mocho” abatido en 2016 en el Chocó no es el mismo “El Mocho” involucrado en el atentado en Bogotá de la semana pasada.

Tras el atentado con un carro bomba en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander de Bogotá, tanto el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, como el ministro de defensa, Guillermo Botero, identificaron en una rueda de prensa al autor material del hecho como José Aldemar Rojas Rodríguez, un militante del ELN conocido con el alias de ‘Mocho’ o ‘Kiko’ (o “Quico”).

Pero una noticia de hace tres años, en la que se informa de un operativo en el que fue abatido un militante del ELN con el alias “El Mocho” confundió a algunos usuarios de las redes sociales, que aseguraron que se trataba de la misma persona e incluso esparcieron teorías de conspiración:

mocho

“Según este informe. Alias el mocho, el que condujo según informes el vehículo al interior de la escuela de policía , ya había sido dado de baja. Pero esta Fiscalía asesina y resucita al que sea necesario para acomodar los hechos, que despelote”, escribió uno de los usuarios en Facebook.

Sin embargo, se trata de dos personas diferentes con el mismo alias.

Una de estas personas es José Aldemar Rojas Rodríguez. Como ya lo contamos en El Explicador: Lo que se sabe hasta el momento del atentado en la Escuela General Santander, según Martínez, Rojas Rodríguez fue identificado como el dueño del vehículo que estalló en la Escuela de Cadetes y su identidad fue confirmada a través de un análisis de necrodactilia realizada a su mano izquierda, que fue encontrada tras la explosión. 

Por su parte, el ministro Botero informó que se “ha podido establecer que entre 2008 y 2010 como explosivista [José Aldemar Rojas] perdió su mano derecha. Nació en Puerto Boyacá en 1962 y desde 1994 se desempeñó como miliciano del ELN”.

El ministro también dijo que Rojas había hecho parte del Frente de Guerra Oriental Domingo Laín (que opera principalmente en Arauca) del ELN por 20 años y que desde 2003 era cabecilla del Frente Adonay Ardila, parte del Frente de Guerra Oriental.

Kiko

La otra persona fue abatida en el Chocó en mayo de 2016, como reportaron varios medios en ese entonces. Esta persona compartía un alias, “El Mocho”, con Rojas, pues ambos habían perdido una extremidad. Pero, mientras que a Rojas le faltaba la mano derecha, al otro ‘Mocho’ (también conocido como ‘Franklin”) le faltaba todo el brazo, como se observa en la foto que se conoció hace tres años.

mocho4

En los artículos de 2016 ningún medio reportó el nombre de pila de ‘Franklin’, pero una fuente de inteligencia policial le reveló a Colombiacheck que su nombre era Dorian Darío Montiel.

‘Franklin’ ya había sido mencionado en artículos de prensa en 2012 como “cabecilla del Frente ‘Resistencia Cimarrón’” en el Chocó que, como reporta Verdad Abierta, es parte del Frente de Guerra Occidental del ELN. Como se ha revelado en un informe del Observatorio de Drogas del Ministerio de Justicia, este frente delinque en el Chocó, en la zona del Alto y Medio Baudó y en el Cantón del San Pablo.

Pero además hay otros claros indicios de que se trata de dos personas diferentes. 

Según la información entregada por el Ministro de Defensa y el Fiscal, Rojas hizo parte del Frente Domingo Laín del ELN por más de 20 años. La cédula de ciudadanía de José Aldemar Rojas, 14’318.507, fue revelada por las mismas autoridades. Al hacer una búsqueda de su pasado judicial en el portal de la Policía encontramos que aparece allí registrado sin antecedentes. 

pasadojudicial

También, al hacer una consulta en el RUNT (Registro Único Nacional de Tránsito) del Ministerio de Transporte por la cédula de Rojas, encontramos que Rojas fue inscrito en este registro el 5 de febrero de 2018 (casi dos años después de que fuera abatido “Franklin”).

runt

 

Martes, 10 Abril 2018

Las cifras de robos de celulares no le cuadran a Petro

Por Ana María Saavedra

El candidato aseguró que al cierre de su alcaldía, en 2015, logró reducir el hurto de estos aparatos en un 36%, pero la cifra está Inflada. Colombiacheck sigue verificando las afirmaciones de los candidatos en los debates.

El hurto de celulares es uno de los delitos que más afectan la seguridad de los colombianos. En el primer debate presidencial, Gustavo Petro, exalcalde de Bogotá, aseguró que en su mandato redujo este delito en un 36%. Sin embargo, tras verificar la cifra con diferentes fuentes, incluyendo el Twitter del propio Petro, Colombiacheck encontró que la afirmación del candidato está Inflada.

El monitoreo del hurto de celulares lo realizan varias instituciones y empresas que manejan cifras diferentes, por lo que es muy difícil saber a ciencia cierta qué tanto se redujo o, si por el contrario, aumentó.

Por un lado están los datos de la Policía y los de la Fiscalía, que contabilizan las denuncias judiciales y, por el otro, los de los operadores celulares, que contabilizan los reportes de sus clientes.

Por eso, los datos entregados por Petro en su balance al dejar la Alcaldía son unos y los de MinTic y otras fuentes son otros.

 

 

 

 

 

El periódico oficial de su alcaldía llamado Humanidad registró en su momento la reducción de un 22% en el hurto a celulares, cifra que se aproxima a la que divulgó el Ministerio de las TIC.

“La información reportada por el Ministerio muestra que mientras en 2014 el robo de celulares fue de 321.654, en lo corrido del presente año bajó a 253.372, que equivale a -68.282 aparatos; es decir, una disminución de 21%”, dijo el periódico El Espectador, citando a MinTIC.

Sin embargo, el último reporte al cierre del periodo de Petro en la Alcaldía divulgado en los medios de comunicación y que salió publicado el 16 de enero de 2016 en El Tiempo, no se ajusta a las cifras anteriores. En esta nota, la cifra registrada fue de “456.380 equipos reportados como robados en el 2014, ante las autoridades y los operadores de telefonía celular. El indicador pasó a 371.445, lo que representa una disminución de 84.935 casos”, lo que significa que la reducción fue del 19%.

En esa noticia, el entonces subsecretario de Seguridad, Daniel Mejía (quien llegó al cargo ese 2016 con Peñalosa) confirmó la disminución del hurto de celulares y resaltó el “trabajo en equipo” entre MinTIC, la Policía y la Presidencia. “También fue importante la tarea de judicialización, distinta a la de otro tipo de delitos”, dijo.

Llama la atención que cuando Colombiacheck preguntó en la oficina de prensa del Ministerio de las TIC sobre esta cifra, un vocero de esta entidad aseguró que utilizan las de la Policía Nacional, a pesar de que en 2015 se basaban en el reporte de los operadores y así lo registraron en su portal web.

Al usar el buscador webarchive.org fue posible recuperar el boletín de prensa en el que el ministro de las TIC, David Luna, aseguró que desde 2011, en todo el país, “el Gobierno le declaró la guerra al robo de celulares gracias a lo cual el reporte ante operadores se redujo en un 18%”.

Colombiacheck pidió las cifras a la Policía pero al momento de publicar esta nota no había recibido una respuesta. En el caso de la Secretaría de Seguridad de la Alcaldía, esta sí las suministró, pero con la salvedad de que son “cálculos propios con información del Sistema de Información Estadístico Delincuencial y Contravencional SIEDCO – PONAL”.

En ese informe de la Policía, al contrario de disminución, se reportó un aumento de casos en 2015. Según el documento, en 2014 se presentaron 9.886 casos, mientras en 2015 ocurrieron 11.180, un aumento del 13%.