Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 19 Julio 2022

Foto usada para señalar a padre De Roux de ‘guerrillero’ es de un encuentro de víctimas en La Habana

Por Carlos Mayorga, especial para Colombiacheck

La imagen se viralizó en redes con mensajes en los que señalan al presidente de la Comisión de la Verdad de guerrillero.

En redes sociales circula una foto del padre Francisco De Roux, presidente de la Comisión de la Verdad, con miembros de las antigua Farc, como Luciano Marín Arango, alias 'Iván Márquez', uno de los desertores del Acuerdo de Paz cuando en agosto de 2019 un grupo de firmantes retomó la lucha armada.

La imagen, en unas ocasiones editada solo con ‘Iván Márquez’ y en otras completas, ha sido publicada  en Facebook en grupos como No más JEP, y en dicha publicación acompañan la imagen con el texto: “Francisco de Roux, un guerrillero con sotana, sacerdote y presidente de la comisión de "la verdad"”. Una frase similar a la que usó que recientemente usó Juan José Lafaurie, hijo de la senadora del Centro Democrático, María Fernanda Cabal, para caracterizar al sacerdote jesuita.

En Twitter la imagen fue compartida por el perfil Primerolapatria con el mensaje: “Siempre lo he dicho y lo diré este curita es aliado de criminales y asesinos, hoy siento asco de los curas en Colombia.. Francisco de Roux, la amante de los terroristas de las farc qué asco curitas de m*****”.

La foto también ha sido usada en artículos como el de la página La Otra Cara, que se vale de esta para señalar la supuesta parcialidad del presidente de la Comisión. “De Roux es un reconocido defensor de los Derechos Humanos que se ha caracterizado porque públicamente, en el pasado, en sus informes siempre ha sido parcializado, ya que denunciaba casos que implicaban a integrantes de las Fuerzas Militares, pero muy poco se refería a los terribles actos de la subversión. Sin contar la cercanía del jesuita con los jefes de las Farc que negociaron la Paz en Cuba, donde tuvo gran participación, tal como se comprueba en varias fotografía”, acusa esa página. 

La nota, titulada ‘El afán del Padre De Roux para conocer la inteligencia de las FF.AA.’ también utiliza un video, sacado de contexto, para señalar que “De Roux muestra su admiración por Pablo Beltrán, uno de los jefes del ELN”. En Colombiacheck habíamos verificado publicaciones con el video editado en la nota De nuevo, declaraciones de De Roux sobre dirigentes del ELN fueron cortadas y sacadas de contexto.

Debido a estas publicaciones, que usan la foto para afianzar la narrativa en la que se acusa al padre De Roux como guerrillero o aliado de las  Farc, en Colombiacheck decidimos verificar la historia de la imagen.


La imagen completa

En Colombiachek logramos determinar que dicha fotografía corresponde a un evento privado de más de cinco años en el que familiares de víctimas de las Farc y altos mandos de ese grupo guerrillero se reunieron en La Habana, Cuba. Las víctimas para exigir reparación y los responsables para pedir perdón. Y, como fiel acompañante de los diálogos de paz, el sacerdote Francisco de Roux sirvió a ese proceso de conciliación. 

La imagen del padre de Roux e ‘Ivan Marquez’ fue tomada de una fotografía en la que, además de los ya nombrados, aparece el arzobispo de Cali, Darío de Jesús Monsalve, y Milton de Jesús Toncel Redondo, conocido en la guerra como ‘Joaquín Gómez’, uno de los últimos miembros del secretariado de las Farc. Todos mirando a la cámara.

De Roux, viste una camisa manga corta blanca, pantalón negro y cinturón café; ‘Iván Marquez’ tiene una camisa beige y pantalón grisáceo; el arzobispo de Cali, al estilo sacerdotal, lleva una camisa blanca de cuello clerical, pantalón negro, cinturon negro y un crucifijo de un metal color plata, y a ‘Joaquí Gómez’ se le aprecia con una camisa manga corta azul claro fuera del pantalón.

Detrás de ellos, poca información: apenas se alcanza a apreciar un ventanal o una puerta con vidrios de marco negro y cortinas blancas. Alrededor, paredes blancas y en la parte superior, cornisas de techo amarillas. En el piso, baldosas grandes beige.

 

 

 De izquierda a derecha, Milton de Jesús Toncel Redondo, alias ‘Joaquín Gómez’; el arzobispo de Cali, Darío de Jesús Monsalve; Luciano Marín Arango, alias 'Iván Márquez'; y el presidente de la Comisión de la Verdad, Francisco de Roux.

 

La foto de los cuatro ha sido utilizada desde hace varios años por varios internautas para desacreditar el trabajo de De Roux o cuestionar sus vínculos. “4 Terroristas: 2 de la #IglesiaCatólica y 2 del Cartel de Cocaína de las FARC”, tuiteó en julio de 2018, Omar Bula Escobar, quien se presenta como un analista de geopolítica global en su cuenta que tiene más de 185 mil seguidores. 

En junio de 2019, la cuenta de AnaMEscandón tuiteó, junto con la foto, “La iglesia católica pierde respeto, credibilidad y feligreses teniendo entre sus integrantes hombres con tan malas inclinaciones. Timochenko, Marquez, Santrich y los criminales del ELN son sus grandes amigos. El Arzobispo Monsalve y De Roux son unos demonios”.

Unos días después de que el expresidente Álvaro Uribe Vélez conversara con la Comisión de la Verdad, el senador del Centro Democrático, Santiago Valencia G., tuiteó “Los que buscan construir la 'verdad', cambiando la historia”, acompañado del hashtag “#OjoConEl2022” y la foto con la que buscan atacar al padre  de Roux.

Pero, ¿cuál es el contexto de la foto? Para responder a esa pregunta hay que remitirse a 2016, antes de que se firmara el Acuerdo de Paz y recordar uno de los hechos más dolorosos que cometió las Farc: el secuestro y posterior ejecución de los diputados de Valle del Cauca.

 

Encuentro en La Habana

El 10 de septiembre de 2016, tres semanas antes de que se sufragara el plebiscito sobre los acuerdos de paz —que resultaron con la victoria del “No” y los posteriores ajustes a ese documento—, miembros de las Farc y familiares de los diputados del la Asamblea del Valle del Cauca (Cali) se reunieron en una casa en La Habana, Cuba. El objetivo era que las víctimas pudieran interlocutar con los responsables para hacerles peticiones de restauración. 

Cabe recordar que, el 11 de abril de 2002, las Farc se tomaron la Asamblea Departamental de Valle del Cauca y secuestraron a 12 diputados. Por más de cinco años los tuvieron secuestrados, hasta que el 18 de junio de 2007, 11 de ellos fueron asesinados por la guerrilla ante la idea de que el Ejército Nacional había llegado hasta el lugar de cautiverio para rescatarlos.

Sobre el encuentro de septiembre 2016 hay algunas fotos en medios de comunicación, entre ellos Caracol Radio, El Tiempo o CNN en Español. Al compararlas se aprecia tres detalles comunes: el piso de baldosas grandes beige, los ventanales de marco negro y las cornisas de techo amarillas.

 

Foto: Caracol Radio. Foto: CNN en Español.

Foto: Pacifista

En las imágenes se observa que además de ‘Marquez’ y ‘Gómez’, como miembros de las Farc, estaban Pablo Catatumbo Torres Victoria, Victoria Sandino Simanca Herrera, Rodrigo Granda Escobar, alias ‘Ricardo Téllez’.

También se observa al arzobispo de Cali, Darío de Jesús Monsalve; al político Álvaro Leyva,  quien será el Canciller en el gobierno de Gustavo Petro que inicia el próximo 7 de agosto; y a Francisco Moreno Ocampo, hijo de Luis Moreno Ocampo, exfiscal argentino de la Corte Penal Internacional. 

Para 2016, Francisco Moreno era el director de la fundación El Arte de Vivir en Colombia. Quienes bajo la cabeza del gurú indio, Sri Sri Ravi Shankar, buscaron participar en el proceso de Paz de Colombia. Así, el gurú dialogó con las Farc en la Habana sobre el principio de la no violencia y la importancia de buscar justicia social a través de medios democráticos.

Siguieron trabajando con los comandantes de las Farc y, “en unos de estos encuentros nos pidieron que los ayudáramos a facilitar un proceso de reconciliación con los familiares de los diputados del Valle. Entonces organizamos un primer viaje en septiembre de 2016, apoyado por el gobierno de Noruega”, le contó Moreno a Colombiacheck.

Y agregó “y estuvieron presentes el monseñor Monsalve y el padre Francisco de Roux que jugaron un rol importantísimo porque eran personas muy respetadas y que generaron la confianza para poder llevar a adelante el encuentro” detalló.

Ocampo le compartió dos fotografías de ese encuentro a Colombiacheck en el que se observa la participación del sacerdote jesuita en el encuentro organizado de las Farc con los familiares de las víctimas de los diputados del Valle.

 

De izquierda a derecha, el sacerdote Francisco de Roux, Rodrigo Granda Escobar, alias ‘Ricardo Téllez’ y Francisco Moreno Ocampo. Foto: cortesía archivo Francisco Moreno Ocampo.

 

Reunión familiares víctimas diputados del Valle y comandantes de las Farc. Foto: cortesía archivo Francisco Moreno Ocampo.

 

Con la ayuda de fundación El Arte de Vivir, varios familiares viajaron a La Habana, entre ellos, según documentó El Tiempo, Diana Echeverry Gómez, Sebastián Arismendy Mesa, Patricia Nieto Núñez, Carolina Charry Sánchez, Diego Quintero Herrero, Fabiola Perdomo Estrada, Ángela Giraldo Cadavid, Efraín Hoyos García, John Jairo Hoyos García.

Colombiacheck se contactó con Sebastián Arismendy Mesa y Fabiola Perdomo Estrada para saber si reconocían la foto de los sacerdotes con ‘Ivan Márquez’ y ‘Joaquín Gómez’ y ambos coincidieron que se tomó aquella vez en La Habana, Cuba. 

En aquel encuentro, las Farc pidieron disculpas a las familias. Estas les respondieron con cinco peticiones: uno, realizar en la ciudad de Cali un acto público de perdón y reivindicación —el cual se realizó a inicios de diciembre de 2016—; dos, pedir perdón al exdiputado Sigifredo López y su familia; tres, solicitar la entrega de los objetos personales que los diputados tuvieron durante su secuestro; cuatro, aportar la verdad por parte de las Farc; y solicitar al gobierno nacional la reivindicación de la memoria y sacrificio de los diputados.

 

El padre De Roux

Antes de ser presidente de la Comisión de la Verdad, de Roux era reconocido por su trabajo como defensor de derechos humanos. Uno de estos, trabajando desde el Centro de Investigación y Educación Popular (CINEP) desde el que buscaba financiar las iniciativas de convivencia y desarrollo sostenible en el Magdalena Medio. 

Luego acompañó activamente los diálogos de paz en La Habana, Cuba, y cuando asumió su puesto en la Comisión de la Verdad en 2017, rápidamente empezó a gestionar espacios de encuentro para que los responsables de la otrora guerrilla de las Farc dieran sus testimonios. Esas intenciones fueron registradas en su momento por VerdadAbierta.com:

“Esclarecer responsabilidades que aún no son del todo claras; develar nombres que aún permanecen ocultos tras la sombra de la impunidad; suscribir un compromiso nacional y sincero para que la tragedia de la guerra nunca más vuelva a sacudir campos, veredas y ciudades; y construir un relato lo más completo posible que permita responder el interrogante que ronda en la mente de más de siete millones de víctimas del conflicto armado: ¿por qué tanta brutalidad?”

Así que con todos los elementos mencionados calificamos como cuestionable la publicación que circula en redes sociales y que usa una fotografía editada del sacerdote y presidente de la Comisión de la Verdad, Francisco De Roux con Iván Márquez, disidente de las Farc y quien fue uno de los negociadores del Acuerdo de Paz, pues aunque si bien la imagen es real, se tomó en medio de un encuentro con los familiares de los diputados del Valle del Cauca, asesinados por ese grupo armado. Dicha reunión se dio en La Habana en el 2016, como ya lo explicamos.

 

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 02 Marzo 2017

Centro Democrático se alarma por programa de escoltas para las Farc

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Hay alarma en las huestes del expresidente Álvaro Uribe, sus seguidores señalan al Gobierno de Juan Manuel Santos de estar rearmando a la guerrilla y de pagar $1.8 millones a los desmovilizados. Colombiacheck verificó y sus temores son infundados.

Uno de los primeros en revelar que el Gobierno pagaría $1.8 millones a 1.200 guerrilleros de las Farc fue Samuel Hoyos, representante a la Cámara por el partido Centro Democrático. Así lo trinó el congresista, quien también pidió en su tuit una explicación al Gobierno sobre “por qué va a rearmar a las Farc”.

 

 

En esencia lo que el trino del representante Hoyos dice es verdad: El Gobierno contratará por $1.8 millones mensuales a un total de 1.200 desmovilizados de las Farc.

Lo que no es cierto, por eso calificamos su afirmación como engañosa, es que eso equivalga a rearmar a las Farc, ni que todos los desmovilizados de las Farc vayan a recibir ese salario cada mes.

La iniciativa estatal busca incorporar de forma gradual, 1.200 desmovilizados de las Farc, que representan el 17% del total del grupo subversivo, para que sirvan de escoltas a sus propios compañeros. Por esta labor, recibirán un pago de $1.825.843 mensuales.

 

“El cuentazo de Uribe”

Hagamos un poco de memoria: Uno de los argumentos que hizo eco en la opinión pública para la victoria del No en el plebiscito, fue el concerniente a que los guerrilleros desmovilizados iban a recibir un salario de $1.8 millones durante cinco años.

El autor de esa falacia fue nada menos que el expresidente Álvaro Uribe, como lo reveló Colombiacheck en junio del año pasado. Desde entonces el Gobierno por medio de comerciales y el mismo Humberto de la Calle se dedicaron a desmentir lo que se consideró un mito.

El Gobierno Santos negó hasta la saciedad que daría un estipendio por dicho monto, sin embargo, el decreto presidencial 302 de 2017 reglamenta que a 1.200 guerrilleros que se desmovilicen y se preparen para ser escoltas de los esquemas de seguridad de las propias Farc, se les pagarán $1.825.843 mensuales.

Lo cierto del caso es que este beneficio solo alcanzaría para máximo el 17% de los integrantes desmovilizados de las Farc, no será para todos sus integrantes.

Cuando la serie de decretos (seis en total) que reglamentan el tema de seguridad de los integrantes del grupo político de las Farc y sus escoltas, fue de público conocimiento, los uribistas no perdieron la oportunidad y retomaron sus críticas por el pago de $1.8 millones mensuales.

Recalcaron que no era cuento y que ahora se estaba comprobando que es toda una realidad. Por los menos así lo trinaron varios congresistas del Centro Democrático.

 

 

 

 

 

 

 

Sigue siendo falso

De acuerdo con información de Carolina Azevedo, vocera de la Misión de la ONU en Colombia, el estimado de hombres y mujeres que llegaron a las zonas veredales y campamentos en los que se está implementando la dejación de armas es de 6.900 personas. Es decir, este es el número de guerrilleros que se acogieron al Acuerdo de Paz.

Con ese número de base y a través de una regla de tres, podemos demostrar que los 1.200 excombatientes que podrían ser escoltas y ganar el sueldo de $1.8 millones mensuales, apenas representa el 17% del total de los desmovilizados.

Respecto al tema el director de la Unidad Nacional de Protección, UNP, Diego Mora, habló en La W Radio y explicó que no es que llegarán inmediatamente 1.200 desmovilizados a ser escoltas. Pueden ser menos de acuerdo a las necesidades de los miembros del partido de las Farc, pero esa cifra es el tope máximo de escoltas que podrán tener.

Adicional a los 1.200 escoltas de las Farc que ingresarían a la UNP, la serie de decretos presidenciales crea otros cargos y una nueva dependencia en la UNP, la Subdirección Especializada de Seguridad y Protección que llega con 105 cargos adicionales a los 1.200 escoltas farianos, así lo dice el decreto presidencial 301 de 2017.

¿Arma mortal?

A la inconformidad por el hecho de que se les dará armas a las Farc se sumó otro congresista del Centro Democrático, Ciro Ramírez.

 

 

De acuerdo con Mora, no es que se vaya a rearmar a la guerrilla de las Farc. Según el funcionario los integrantes de las Farc que lleguen a ser escoltas tendrán que cumplir una serie de requisitos y luego sí se les entregarán armas como a cualquier escolta. “Tienen que cumplir unos requisitos muy pero muy específicos. El primero de ellos es no haber estado en proceso penal o condenado por algún delito de lesa humanidad. No tener ningún proceso penal en curso o haber sido condenado. Además, entregar primero las armas y adicionalmente ser amnistiado”, explicó.

Luego de que cumplan ese proceso deberán pasar unos exámenes psicológicos, físicos, técnicos y de poligráfico para establecer su confiabilidad. A lo anterior se suma un programa de capacitación de más de dos meses, explicó el director de la UNP.

Es solo después de todo este proceso los excombatientes farianos recibirán las armas y conformarán esquemas de seguridad mixtos, es decir, ayudarán a custodiar la seguridad de sus protegidos en coordinación con otro tipo de escoltas.

Mora también explicó que es absolutamente normal que las Farc pida que sus escoltas sean personas de confianza, así sucedió con los esquemas de seguridad en otros procesos de desmovilización como el Quintín Lame o el M-19.

Respecto al hecho de que los escoltas de las Farc sean los mismos militantes de esa organización, el tuitero William Reyes Medina respondió que era apenas lógico porque las Farc no confía en las fuerzas del Estado.

 

 

 

Voces en contra

Por su parte John Marulanda, consultor internacional en seguridad y defensa, le explicó a Colombiacheck que la medida referente a que los mismo miembros de las Farc sean los que cuiden a los altos mandos de la organización o a los que harán política, es inadecuada porque generará un efecto intimidatorio en la población civil y además demuestra que no hay confianza en las partes.

Marulanda fue más allá y señaló que “no es adecuado darles armas del Estado y que seguramente los que conformarán los esquemas de seguridad como escoltas serán los mismos que hacían parte de los anillos de seguridad de los comandantes farianos”.

Todo el tema de los escoltas de las Farc está fundamentado en el punto tercero, Fin del Conflicto, del Acuerdo Final. En el punto 3.4.7.4.1 se pactó la creación de la “Subdirección especializada de seguridad y protección en la UNP” que tiene como objetivo fundamental proteger a los miembros del partido de las Farc junto con sus familias dependiendo del riesgo que exista.

De acuerdo con las estadísticas disponibles es fundamental garantizar políticas públicas y medidas contundentes para mitigar las muertes y agresiones en contra de los líderes sociales y militantes de partidos de izquierda. El fenómeno es algo que día tras día se acrecienta como lo contamos en “La matanza de líderes sociales, más allá del debate por las cifras”.

 

Actualización

El decreto presidencial que buscaba que algunos integrantes de las Farc ingresaran a la UNP como escoltas quedó sin efecto jurídico el 17 de mayo porque la Corte Constitucional estableció que la iniciativa gubernamental debía tramitarse mediante ley orgánica por cuanto se abordan temas del presupuesto nacional.