Pasar al contenido principal
Jueves, 10 Noviembre 2016

Pavimentación vía Cúcuta-Ocaña, un sin fin de mentiras oficiales

Por Rafael Camperos

Para verificar una afirmación del senador Juan Manuel Corzo reconstruimos la accidentada historia detrás de la pavimentación de esta importante carretera, una promesa incumplida durante seis periodos presidenciales.

No es de extrañar que sea falsa la frase “Vía Conpes del Catatumbo (3739 enero 2013), se logró pavimentar Cúcuta-Sardinata-Sardinata-Ocaña”, pronunciada por el senador conservador Juan Manuel Corzo, en el Foro Norte de Santander Puerta al Desarrollo, Panel II, Catatumbo, fuente de Desarrollo económico, realizado en Cúcuta por la revista Semana y el Congreso de Colombia, el pasado jueves 6 de octubre 2016.

Una de las conclusiones de dicho foro es que a raíz de la falta de vías como Cúcuta-Ocaña, que conecta con la vía al mar caribe colombiano, y de políticas sociales, han aumentado los problemas socioeconómicos de esa región.

Pero no solo se pifió el senador Corzo en los datos de la pavimentación, la falsedad y el incumplimiento saltan a la vista ya que recién se están terminando los últimos metros de pavimento. Pero ambos embustes vienen de mucho más atrás: durante seis periodos presidenciales entre 1992 y 2014, Cesar Gaviria, Ernesto Samper, Andrés Pastrana, Álvaro Uribe (dos veces) y Juan Manuel Santos (en el primer periodo).

La histórica mentira, una oda al despilfarro estatal, se cuenta a partir del 17 de mayo 1993, cuando el entonces “ministro de Obras Públicas y Transporte, Jorge Bendeck Olivella, anunció una inversión de $7.500 millones para la terminación de la carretera Cúcuta-Ocaña, que comenzó a construirse hace más de treinta años”, según publicó el periódico El Tiempo.

Un lustro después, 4 de mayo 1998, el mismo periódico tituló “Sin carretera”, una breve nota donde detalla que “la terminación de los trabajos de pavimentación de la carretera entre Cúcuta y Ocaña no se dará este año según informó el Instituto Nacional de Vías, Invías. Según la agenda de inversiones del instituto, estos culminarán en el próximo año (1999)”.

Los anuncios del Ministerio de Obras (1993) e Invias (1998), igualmente se incumplieron, porque el 16 de julio 2003, el mismo periódico capitalino indicó: “Plata para vía a Ocaña”. Otro texto que relata un aumento en el presupuesto, aunque no aclara la nueva fecha de entrega: “recursos por $29.000 millones anunció el Gobierno Nacional para el cuatrienio del presidente Álvaro Uribe, con los cuales se terminará la carretera Cúcuta-Ocaña”.

Pero tampoco el expresidente Uribe, aquel que pasó a la historia por ser un microgerente, le cumplió a esta región y para marzo de 2009, con el sol a las espaldas tras su cuestionada relección y con el escándalo de la Yidispolítica (2008) a todo vapor, solo logró alborotar el avispero con el anuncio de un polémico peaje para vehículos de carga en la vía Cúcuta-Ocaña, que aun no estaba lista ni pavimentada.

El Ministerio de Comercio Industria y Turismo, estableció al comienzo del segundo periodo Uribe (2006-2010) el programa Rutas “Vive Colombia. En la Guía Turística Norte de Santander, aparece señalada la vía Cúcuta Ocaña, como pavimentada. Registro ISSN 2248 8200. Pero la realidad puede más que la ficción, aunque esta emane del Estado, y la vía de herradura entre Cúcuta y Ocaña volvió a quedar en evidencia por la complicación que vivió con la ola invernal 2010-2011, cuando se registraron 50 derrumbes, uno de los cuales dañó gravemente la banca y dejó incomunicadas a las dos ciudades.

Finalmente se empezó a allanar el camino al concluir el primer periodo del presidente Santos cuando por fin se concretaron las grandes obras, no solo en pavimentación sino estructural con cuatro puentes nuevos, ejecutado por la Unión Temporal ICESGA 3, quien presentó una propuesta por valor de $35.155.887.333. El viaducto más destacado es el de La Curva, con 72 metros e inaugurado por ministra de trasporte Cecilia Álvarez en febrero 2013.

* Este chequeo es resultado del tercer reto periodístico propuesto por Plataforma de Periodismo y CdR en alianza con Colombiacheck.
Lunes, 09 Julio 2018

Hisgaura, el puente cuya altura récord es solo fama

Por Sania Salazar

En el Fondo de Adaptación han repetido, con orgullo, que construyen el puente atirantado más alto de Suramérica. La información es Ligera porque no hay una fuente confiable para sustentar esa afirmación.

El Hisgaura es “el puente atirantado más alto de Suramérica”, esa frase la ha dicho en repetidas ocasiones Iván Mustafá, gerente del Fondo de Adaptación, la entidad creada para gerenciar el desarrollo de la infraestructura en zonas en riesgo por el cambio climático. La afirmación también ha sido titular de varios medios de comunicación.

Pero no hay una fuente confiable en la cual basarse para afirmar que este puente es el puente atirantado más alto de Suramérica, por lo que Colombiacheck califica la afirmación como Ligera.

Publicación de Mustafá en Instagram sobre el puente Hisgaura

En el Fondo de Adaptación le explicaron a Colombiacheck que basan ese récord en las clasificaciones internacionales como las de las sociedades de ingenieros o de medios de comunicación (no especifican cuáles), pues explicaron que “no hay una organización como la de Récord Guinness que determine esto”.

Según el Fondo de Adaptación, la pila, o columna principal, del Hisgaura mide 148,3 metros de altura, pero Colombiacheck encontró que en Brasil el puente atirantado Río Negro mide, en total, 185 metros de alto, 37 metros más que el colombiano.

Josué Galvis Ramos es profesor emérito del departamento de ingeniería de la Universidad Nacional y experto en puentes. Él analizó los datos de ambos puentes y concluyó que, para determinar cuál es más alto, habría que comparar los planos de construcción de ambas estructuras. No es suficiente comparar por medio de fotos o con la información disponible en internet. Sin esa información técnica precisa no es posible sacar conclusiones.

El Hisgaura se construye en la vía Curos-Málaga, en el municipio de San Andrés, Santander. La obra se entregará en agosto próximo.

Ubicación del puente Hisgaura en Santander

El puente Río Negro se inauguró en 2011 y pasa por encima del río Negro, en Brasil, donde comunica a Manaos, capital del estado de Amazonas, con Iranduba, municipio del mismo estado.

El profesor Édgar Eduardo Muñoz, del Departamento de Ingeniería Civil de la Universidad Javeriana, advirtió que, como lo reconocen en el Fondo de Adaptación, no existe una institución o juez que mida los puentes y los clasifique. Indicó que entre más largo y más alto un puente, más compleja es su construcción, por lo cual con este tipo de anuncios se mandan señales de que se está haciendo ingeniería más compleja.

Galvis Ramos dice que tampoco conoce un organismo autorizado que certifique o clasifique los puentes desde estos puntos de vista. “De tal manera que todos estos calificativos serán subjetivos y con efectos mediáticos. Esperamos que estos recursos públicos hayan sido bien invertidos y que la obra cumpla adecuadamente con su función”, indicó.

La importancia del puente

En el Fondo de Adaptación explicaron que el puente Hisgaura atraviesa la falla del mismo nombre, que tiene una longitud de tres kilómetros, debido a la cual se presentan constantes derrumbes en la vía Curos-Málaga, que es de 147 kilómetros.

En la entidad le dijeron a Colombiacheck que más allá del récord de ser “el más alto”, lo importante es lo que significa la obra para el país, pues resaltaron que es un puente con altos estándares de calidad y que se adapta al cambio climático, pues cuenta con una especie de amortiguadores que permiten que la estructura sea resistente y estable ante movimientos fuertes.

Además, aseguraron que el Hisgaura optimizará la conexión del departamento de Santander y se integrará a la conectividad proyectada para esa región que comprende las vías Duitama-Pamplona y Bucaramanga-Bogotá.

Destacaron, por último que el puente será un atractivo turístico en la cordillera oriental.

Puentes similares en Colombia

El puente Chirajara, también atirantado, que se construía en la vía al Llano y que se cayó el 15 de enero de 2018 iba a tener 280 metros de altura (132 metros más que el Hisgaura) y estaba planeado para inaugurarse en marzo de 2018. Su reconstrucción tardará entre 18 y 24 meses.

En la capital santandereana se construyó el puente Viaducto La Novena, también atirantado, este de 132 metros de altura.