Pasar al contenido principal
Martes, 21 Mayo 2019

No hay una cifra única de cuántos excombatientes de las Farc han sido asesinados

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Las cifras varían dependiendo la organización a la cual se le pregunte. Tiene que ver con la metodología usada y las fuentes de información usadas por cada organización.

A través del WhatsApp de Colombiacheck nos pidieron verificar la publicación que difundió el Facebook de la cuenta ‘FARC Occidente’ en relación al número de excombatientes de esta exguerrilla asesinados después de su desmovilización.

De acuerdo con Camilo Fagua, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos del partido Farc, al 16 de mayo de 2019, van 125 excombatientes asesinados, “pero puede que exista un subregistro”, advierte.

Consultamos a la Unidad Especial de Investigación de la Fiscalía para saber la cifra con la que cuenta esta entidad, pero al momento de publicar esta información no nos habían dado respuesta.

Sin embargo, a finales de enero de este año le hicimos a la Fiscalía una petición similar para el chequeo ‘Excombatientes de las Farc, ¿los matan por haber sido guerrilleros?’ (cuando el conteo iba en 85). Lo que nos respondieron vía correo electrónico, el 8 de marzo, es que para ese momento el número de asesinados iba en 103.

Cifra cercana a la que señala el Informe trimestral al consejo de seguridad de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia (102), que abarca el período comprendido entre el 27 de diciembre de 2018 y el 26 de marzo de 2019.

Alejandro Jiménez, investigador a cargo del Observatorio de Violencia Política de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), publicó un artículo en Razón Pública el 28 de abril de este año en el que refiere que “entre el 24 de noviembre de 2016 y el día de hoy, la Fundación Paz & Reconciliación ha registrado el asesinato de 91 excombatientes y 26 de sus familiares”.

Pero, de acuerdo con lo que le dijo Jiménez a Colombiacheck el pasado 16 de mayo, tienen registrados 93 excombatientes asesinados, incluyendo a Dimar Torres.

Debido a que no hay unanimidad en las cifras calificamos el chequeo como Cuestionable.

¿Por qué difieren las cifras?

Cuando publicamos el ‘Explicador: ¿Qué es un líder social?’ aclaramos que, “como cada organización, e incluso el Gobierno Nacional, utilizan una definición y una metodología distintas de recopilación de datos, como explicaba [Alejandro] Jiménez, el número de líderes sociales asesinados varía para cada conteo”.

Para este caso, aunque no se trata de líderes sociales, ocurre algo similar. De acuerdo con Jiménez las diferencias radican en el acceso a la información. “Farc y Fiscalía tienen conocimiento de fuente en terreno y es información de primera mano”, dice y explica que en el caso de Pares “lo que hacemos es cruzar fuentes, triangular esos datos. Cruzamos también las bases provistas por la Fiscalía, Naciones Unidas, Farc y el levantamiento de información que hacemos nosotros en territorio y de prensa”.

En todo caso, como señaló Fagua, el foco no debería centrarse tanto en la cifra como en la falta de garantías de seguridad para los excombatientes de las Farc, situación que ha llevado a la muerte de muchos de ellos.

Viernes, 19 Agosto 2016

“Si gana el sí, se desarman miles de guerrilleros. Si gana el no, no”, Navarro

Por Sania Salazar

De ganar el no habría otras opciones para darle continuidad al proceso que pretende desarmar a las Farc, pero sería un duro golpe a la legitimidad del mismo.

El senador Antonio Navarro es insistente: “Esta afirmación es indiscutible: si gana el sí, se desarman miles de guerrilleros de las Farc. Si gana el no, no se desarman. Así de simple”. Lo publicó en su cuenta de Twitter el pasado 24 de julio y lo repitió en el inicio de la campaña para promover el voto positivo por el plebiscito.

 

 

“Los acuerdos incluyen el desarme de las Farc, pero eso está sometido a que se cumplan los acuerdos por todas las partes. El Gobierno, en el acto legislativo que se expidió por el Congreso, dice que la vigencia de ese acto legislativo solo comienza cuando sea firmado el acuerdo y además la Corte Constitucional dice que el voto, sí o no, es vinculante, de manera que si el voto es sí, se cumplen los acuerdos y ellos cumplen con su parte, que es desarmarse. Si el voto es no, no quedan vigentes los acuerdos, entonces ellos no se van a desarmar, es obvio”, respondió Navarro Wolf cuando Colombiacheck le preguntó en qué basaba su argumento.

Navarro, perteneciente al partido Alianza verde y exmiembro de la guerrilla del M19 que se desmovilizó en 1990, añadió: “Entiendo que como quien negocia los acuerdos es el Presidente a nombre de toda la sociedad, al ser vinculante para él, quedamos sin acuerdos”.

Colombiacheck revisó la sentencia de la Corte Constitucional sobre el plebiscito y consultó a un constitucionalista, en ambos casos encontramos que sí hay caminos para implementar los acuerdos aunque ganara el no. Eso sí, el proceso perdería legitimidad y podría enredarse y extenderse.

Así que calificamos la afirmación del senador Navarro como ligera según nuestra tabla de clasificaciones. Veamos por qué:

“La refrendación popular del Acuerdo tiene naturaleza exclusivamente política, consistente en un mandato al Presidente de la República para la implementación de una decisión política a su cargo, a través de los canales y procedimientos dispuestos por la Constitución y la ley para ese efecto. Además, teniendo en cuenta que el mandato es exclusivo para el Presidente, la decisión del Pueblo no afecta la independencia y autonomía de las demás ramas del poder público para adoptar las normas vinculadas con dicho proceso de implementación”, dice uno de los apartes más claros de la sentencia de la Corte Constitucional sobre el plebiscito y su alcance.

Lo que se traduce en que de ganar el no queda un margen de maniobra, por ejemplo, para que el Congreso impida que el proceso de paz con las Farc se trunque. Sin embargo, ¿cómo harán los congresistas para aprobar unos acuerdos con los que la mayoría de votantes no estaría de acuerdo?

Sí hay más posibilidades

El Presidente Juan Manuel Santos y los negociadores del Gobierno en La Habana han insistido en que no hay plan B y que de ganar el no se acaba el proceso, pero existen otros conceptos al respecto.

El constitucionalista Rodolfo Arango explicó que el voto negativo no invalidaría los acuerdos, más aún cuando las Farc han dicho que no quieren regresar a la lucha armada, “lo que hay que creerles”, indicó. Arango explicó que a la luz del fallo de la Corte, los acuerdos, efectivamente, se podrían tramitar por medio del Congreso.

“El efecto directo es que no entraría en vigencia el acto legislativo para la paz que hizo más expedita la reforma constitucional, en solo tres debates, sino que tendrían que someterse esas reformas constitucionales a las reglas generales de ocho debates, lo que complica las cosas porque de pronto en los dos próximos años no alcanza a salir la reforma constitucional, podría, pero es difícil, la puede frenar la oposición”, aclara el experto.

“A pesar de que la oposición no tiene la suficiencia numérica, el Centro Democrático y ciertos conservadores podrían intentar bloquear las reformas importantes”, precisó Arango y esto sería un duro golpe para el Gobierno y su política de paz.

Aunque sí hay otras maneras de lograr que los acuerdos lleguen a buen término y por consiguiente que las Farc se desarme, el triunfo del no enredaría la puesta en marcha de los acuerdos que buena parte del país lleva esperando tres años y medio.