Pasar al contenido principal
Jueves, 02 Mayo 2019

Por lo menos la mitad de colombianos ganan un salario mínimo o menos

Por Sania Salazar

La informalidad laboral puede ser más alta de lo que dice el director de Fedesarrollo.

Luis Fernando Mejía, director ejecutivo de Fedesarrollo, aseguró en el programa Semana en Vivo que “cerca de la mitad de la población está por debajo de un salario mínimo” y añadió que “hay una gran cantidad de personas informales ganándose menos de un salario mínimo que por supuesto nunca van a poder acceder a una pensión en el régimen actual”.

 

En el equipo de prensa de Fedesarrollo le dijeron a Colombiacheck que la frase de Mejía está basada en estudios de ese centro de investigación económica.

Colombiacheck califica la afirmación de Mejía como “verdadera, pero”, pues si bien las cifras oficiales le dan la razón, académicos y otras organizaciones tienen cifras que indican que la informalidad laboral es más alta, aunque hay que anotar que las maneras de medición son distintas.

Según el Informe mensual del mercado laboral, productividad y salario mínimo de Fedesarrollo (enero de 2018), “actualmente, el salario mínimo del país representa aproximadamente el 86,2% del salario mediano y el 57,3% del promedio de los salarios de las personas ocupadas en el país. Estos porcentajes indican que muchos trabajadores reciben remuneraciones inferiores al mínimo legal establecido”, datos que corroboran la frase de Mejía.

El artículo Trabajadores colombianos: pobres por ingresos, de la Corporación Viva la Ciudadanía, se basa en datos de la Gran Encuesta Integrada de Hogares del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, para asegurar que, en efecto, más de la mitad de la población ocupada que informa sobre sus ingresos, el 54.28%, tenía ingresos que apenas llegaban, en el mejor de los casos, al equivalente de un salario mínimo.

Iván Daniel Jaramillo, profesor de Derecho de Trabajo y Seguridad Social de la Facultad de Jurisprudencia e Investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, le explicó a Colombiacheck que es preocupante que al menos la mitad de los 23 millones de ocupados en Colombia ganen por debajo del mínimo, como indican las cifras del Dane.

Para Jaramillo la solución está en encontrar la manera de que la gente tenga trabajos formales, para que el salario mínimo sea mayor y la gente contribuya a la seguridad social y se fortalezca la reserva para que sobre eso se construyan derechos y las personas tengan capacidad adquisitiva que incentive el consumo interno y haya crecimiento económico.

El profesor está de acuerdo con Mejía en que si la gente está en la informalidad y gana menos del mínimo, no va a poder construir una pensión “lo que va a construir es una respuesta que no es seguridad social, sino que está por debajo que se llaman los Beneficios Económicos Periódicos (BEPS), que es la estrategia en la que se está centrando el aumento de la cobertura del sistema. No podemos estar de acuerdo con eso, lo que nosotros pensamos es que sería deseable buscar la forma de incentivar la formalidad para que la gente contribuya al sistema, no que tenga un ahorro sin ninguna disciplina cuando quiera para que luego se lo devuelvan, eso es un sistema de ahorro, no un sistema de seguridad social”, aseguró.

Jaramillo indicó además que, mientras que para el Dane la informalidad es del 48% (47,3 en la más reciente medición), para el Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, para la escuela sindical y para otros, es del 65% porque lo miden de manera distinta.

“Para nosotros, si alguien no tiene acceso al menos a pensiones es informal, entonces como solo el 35% de la población ocupada cotiza a pensiones se supone que el  65% ni siquiera tiene la cobertura, luego está en la informalidad”, concluyó Mejía.

Miércoles, 19 Septiembre 2018

No, Santos no dejó el Dane en quiebra

Por Ana María Saavedra

Según una nota del portal Oiganoticias, “Santos dejó el Dane el quiebra”. Sin embargo, no existe ninguna prueba para sustentar esta información.

En ninguna parte de la nota se explica por qué el Dane está, supuestamente, quebrado. Simplemente cita a Juan Manuel Oviedo, director del Dane, hablando del censo. Sin embargo, la nota no cita en qué medio dio Juan Manuel Oviedo estas declaraciones.

Noticia falsa sobre supuesta quiebra del DANE

En el portal se dice que “el Departamento Administrativo Nacional de Estadística Dane tuvo que solicitar $ 5.000 millones de pesos al ministerio de Hacienda para poder terminar el censo que se viene realizando por estos días. El director del Dane, Juan Daniel Oviedo dijo que recibió una encuesta desfinanciada. Hasta la fecha se ha censado 39.339.282 personas en toda Colombia”.

En realidad, Oviedo dio tres entrevistas en las que sí habló de que era necesario solicitar al Ministerio de Hacienda más dinero. Pero la cifra no es de 5000 millones, sino de 15.000. Las primeras declaraciones fueron publicadas por el portal Dataifx, en el que Oviedo dijo que “estamos pendientes de la decisión definitiva de un desbloqueo presupuestal que inicialmente estaba previsto desde comienzos de este año, estamos definiendo una partida adicional por parte del Ministerio de Hacienda para poder cubrir estos sobrecostos que podrían estar alrededor de los 15.000 millones”

Oviedo también entregó la misma información en entrevistas en Blu Radio y Caracol Radio. Pero en ninguna de estas entrevistas el director del Dane aseguró que la entidad esté quebrada. El director de la entidad explicó en los portales que el censo se retrasó por hechos como la ola invernal, la emergencia en Hidroituango y problemas de seguridad en las regiones más apartadas del país, como la zona del Catatumbo. Esto, según Oviedo, generó “los sobrecostos en la operación censal”.
El director de Centro de Investigación en Economía y Finanzas de la Universidad Icesi, Ciefi, Julio César Alonso, le explicó a Colombiacheck que decir que el Dane está quebrado porque al censo le faltan recursos es falso.

“Lo primero que hay que entender es que el Dane tiene un presupuesto, que le asigna el Gobierno en el presupuesto nacional y con eso se financia. El censo es un proyecto especial, con una asignación especial de recursos aparte” dijo.
“Decir que algo está quebrado es decir que no se tienen los ingresos para su funcionamiento y este no es el caso. Doy un ejemplo, una familia tiene un proyecto de un viaje, el dinero que presupuestó no es suficiente. Pero sí tienen suficiente para pagar los servicios, el arriendo, la comida y el colegio de los hijos. No se puede decir que esa familia está quebrada”, analizó el académico.

Asimismo, al revisar el balance general del Dane al 30 de junio de 2018, encontramos que la entidad reportó ingresos por 254.668 millones y pasivos por 122.214.millones. Los excedentes fueron de 135.680 millones. Es decir que la entidad no está en quiebra.