Pasar al contenido principal
Martes, 19 Junio 2018

Duque, limitado para hacer “correcciones” al acuerdo de paz

Por Ana María Saavedra

Meter presos a los líderes de las Farc o quitarles la conexidad del narcotráfico con el delito político fueron algunos de los cambios que prometió el presidente electo. Sin embargo, fue más retórica que realidad porque ya hay beneficios que no se pueden echar atrás. Análisis.

El margen de maniobra que tendrá el presidente electo, Iván Duque, para modificar al acuerdo con las Farc es menor de lo que ha dicho. Su discurso de campaña inició con la promesa de recluir a los exjefes guerrilleros en “colonias agrícolas” e impedir las amnistías por narcotráfico como delito conexo a los políticos, pero en sus últimas intervenciones dio muestras de entender sus limitaciones.

El pasado domingo, en su primer discurso como presidente electo, Iván Duque dijo que no iba a hacer “trizas los acuerdos” de paz con las Farc, pero insistió en que necesitan “correcciones”.

También negó haber cambiado de posiciones “para congraciarse con el aplauso momentáneo”, pero él mismo, recién pasó a la segunda vuelta, empezó a admitir que sus posibilidades de cumplir esa promesa son menos amplias de lo que parecen.

 

Dos semanas antes de las elecciones de segunda vuelta, en una entrevista que le dio a Yamid Amat para el diario El Tiempo, Duque dijo que “la Corte Constitucional abrió una posibilidad el año pasado, en una sentencia en la que dijo que las autoridades competentes pueden hacer modificaciones”. Pero más adelante reconoció que al menos una de sus banderas, la eliminación del narcotráfico como delito conexo a los fines políticos de la guerrilla, ya no se le podría aplicar a los desmovilizados de las Farc.

Es que, desde que el exministro Fernando Londoño pidió “hacer trizas ese maldito papel” en referencia al Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las Farc, el partido Centro Democrático quedó relacionado con esa frase y una de las propuestas centrales de su candidato presidencial fue la de hacerle cambios en temas neurálgicos como la justicia transicional o la participación en política.

 

El exministro Carlos Holmes Trujillo, que pertenece al CD y trabajó en la campaña de Duque, le dijo a Colombiacheck.com que el objetivo del nuevo gobierno será darle “sostenibilidad” a lo pactado con mejoras que llenen “vacíos o inconsistencias” que le generen riesgos a los mismos acuerdos y podrían “hacer aguas” con ellos.

Por ejemplo, el exministro señaló que es necesario ponerle fin a los debates sobre el papel de la Justicia Especial para la Paz (JEP) en casos como la revisión de la extradición del exjefe guerrillero ‘Jesús Santrich’.

Justo el 12 de junio la jurisdicción transicional congeló los términos de ese proceso mientras la Corte Constitucional define el conflicto de competencias que, según la Fiscalía, tiene el nuevo sistema con la Corte Suprema.

Trujillo, que fue constituyente, aclaró los “ajustes” que propone Duque se harían por medios institucionales y partirían de un acuerdo nacional que incluya a todos los sectores políticos y sociales. Enfatizó en que “las cosas se deshacen como se hacen”, un principio fundamental del derecho. Por tanto, tendrían que pasar sus reformas por el Congreso tal como lo han hecho las iniciativas que ya están en pie, como la creación de la JEP.

El jefe del departamento de Estudios Jurídicos de la Universidad ICESI, Mario Cajas, advirtió que esa ruta no es tan sencilla, incluso si el nuevo gobierno consigue las mayorías necesarias en el Congreso porque, en ese caso, “gran parte del debate se daría en la Corte Constitucional”. Las leyes y reformas que pase Duque no podrían ir en contra de las ya vigentes, incluido el “blindaje” que obliga a los tres próximos gobiernos a respetarlo “de buena fe”.

Entre tanto, el próximo mandatario ya había pedido congelar el trámite en el Congreso del proyecto de ley que pretende reglamentar los procedimientos en esa justicia, es decir, justamente llenar parte de los vacíos existentes. En efecto el Senado aprobó una proposición del CD para aplazar el trámite hasta la próxima legislatura, que empieza el 20 de julio, aunque en las próximas horas podría reconsiderar esa decisión.

Entre tanto, la Cámara votará mañana una versión del proyecto con cambios y el presidente Juan Manuel Santos anunció que convocará a sesiones extras para la aprobación de la iniciativa.

Por su parte la presidenta de la JEP, Patricia Linares, declaró su “preocupación” por la tardanza que le impide a la jurisdicción trabajar a plena marcha por falta de procedimientos claros.

El argumento del uribismo es que la Corte Constitucional todavía no se ha pronunciado sobre el estatuto de la jurisdicción especial aprobado en noviembre pasado, lo que generaría un “vicio” en la nueva norma. Esa norma incluye, por ejemplo, el régimen de inhabilidades para los magistrados de la JEP que, de ser avalado por el tribunal, implicaría reconfigurar su composición.

Durante la campaña, Duque insistió sobre todo en la promesa de endurecer las penas, para que haya reclusión por lo menos en colonias agrícolas para los máximos responsables de crímenes atroces en la guerrilla, como lo había propuesto en 2016 como vocero del ‘No’ a los acuerdos tras su victoria en el plebiscito que buscaba refrendarlos. Este fue uno de los cambios que se quedó por fuera de la versión final firmada en el teatro Colón de Bogotá.

También enfatizó en evitar que el narcotráfico pueda ser considerado conexo a los delitos políticos y, por tanto, amnistiable.

Aun así, en la entrevista con Amat reconoció que su modificación “no sería retroactiva”. Esto quiere decir que el tráfico de drogas sí seguirá cobijado por las amnistías para los exguerrilleros de las Farc y una eventual reforma constitucional de Duque solo aplicaría a futuros procesos, por ejemplo, con el Eln. Esto se debe a que la Constitución garantiza que la justicia aplique siempre la norma más favorable al procesado.

El exmagistrado Augusto Ibáñez recordó también que la Corte Suprema de Justicia se ha pronunciado a favor de la conexidad del narcotráfico cuando este se usa para financiar delitos políticos, pero en contra cuando constituye una “empresa criminal”, es decir, cuando se comete con el único fin de enriquecerse. Así quedó claro, por ejemplo, cuando excluyó al narco ‘Gordolindo’ de la Ley de Justicia y Paz creada para la desmovilización de las Auc.

En la Constitucional también existe jurisprudencia que impide la conexidad de los delitos comunes, como el narcotráfico, con los políticos cuando los primeros se cometen para beneficio personal (entre otras limitaciones). Pero admite que se podría presentar legislación que cree exclusiones más claras, como las que ya hay para que los delitos de lesa humanidad y los crímenes de guerra por su gravedad.

Sin embargo, estas ya no les afectarían a las Farc por el mencionado principio de mayor beneficio. Y lo mismo pasaría si Duque cambia las penas alternativas por otras más restrictivas de la libertad.

Aunque Ibáñez reconoce que, con independencia del debate sobre si las primeras generan o no impunidad, el punto es que ya son derechos adquiridos para los desmovilizados que se les deben respetar en el proceso judicial.

Además, como mencionó Cajas, la Corte Constitucional sí avaló que los tres próximos gobiernos deberán cumplir “de buena fe” lo pactado, aunque Duque tenga razón en que les dio un margen de interpretación sobre cómo hacerlo. Así, más que revertir lo que ya está aprobado, el próximo presidente puede acomodar los puntos pendientes por definir, como la reforma rural, las curules de la paz o las reglas de la JEP.

El problema es que son desconocidos los detalles sobre las condiciones del tribunal para esas libertades que tendría Duque frente al Acuerdo, porque la sentencia C-630 de 2017 sobre el acto legislativo que creaba ese supuesto “blindaje” todavía no ha sido publicada; solo se conoce el comunicado de la decisión.

Ibáñez coincide con Carlos Holmes en que es posible deshacer esa misma norma a través de una nueva reforma en el Congreso.

Pero Cajas aclara que el hecho de requerir una nueva iniciativa para ‘tumbar’ lo que ya respaldó la Corte demuestra que la interpretación del presidente electo sobre sus posibilidades para hacer cambios sí tiene límites y que el tribunal estaría vigilante de que se cumplan.

Aunque, la puerta a las modificaciones quedó entreabierta con la sentencia (todavía desconocida en detalle) a la que se refiere Duque, con un espacio que le podría permitir algunas intervenciones, pero insuficiente para cumplir sus más reiteradas promesas.

Miércoles, 23 Mayo 2018

En el sur de Bogotá, Duque fue el que dijo el MIRA

Por José Felipe Sarmiento Abella

El candidato presidencial del Centro Democrático terminó su campaña ante un público lleno de militantes uniformados del partido cristiano.

De un momento a otro, llegó un montón de extraños a la plazoleta central del parque El Tunal. Los vecinos del barrio paseaban comiéndose un helado o jugando fútbol y los jóvenes saltaban en patineta en los alrededores casi indiferentes al evento que atrajo a unas 7.000 personas de diferentes puntos de Bogotá y varios municipios vecinos: uno de los últimos actos de campaña del candidato presidencial del Centro Democrático, Iván Duque.

Las únicas que delataban en los alrededores que había tal celebración eran las lujosas camionetas parqueadas en el costado norte del parque y varios seguidores ataviados de camisetas anaranjadas con el nombre de Duque en la espalda que recorrían los prados tratando de encontrar la tarima ubicada en el corazón del sitio. A lo lejos, la voz de Jorge Celedón despertaba la curiosidad de los demás visitantes del parque y obligaba a que familias enteras se asomaran a la mediatorta desde afuera, encima de un morro.

La multitud que ingresó a disfrutar de la música y esperar los discursos, sin embargo, estuvo lejos de completar el aforo de la plazoleta. Según el Instituto Distrital de Recreación y Deporte, esta puede alojar hasta 60.000 asistentes. Pero el cierre de Duque no los completó ni trayendo gente de diferentes localidades y municipios vecinos de la capital.

Una de estas personas fue José Luis Mayorga, un campesino retirado de 90 años sin pensión. Él llegó desde Suba con ruana y sombrero y en compañía de su hija, porque quiere que Duque y su fórmula vicepresidencial, Marta Lucía Ramírez, “sean los que reinen contra la corrupción”.

Sobre las 2:30 de la tarde se agolpaban junto al escenario algunos seguidores de los aspirantes. Eran, ante todo, admiradores del expresidente y senador Álvaro Uribe, el fundador del Centro Democrático. El incipiente público respondía a las peticiones del presentador que pedía “histerias” por el candidato presidencial, pero la gritería más espontánea de las primeras horas se dio cuando el locutor preguntó por la gente “que lleva en el corazón” al exmandatario “que las tiene bien puestas”.

Media hora después, la composición del público se transformó drásticamente con la llegada de los buses del partido cristiano MIRA. Una marea azul cubrió casi la mitad del espacio con banderas, camisetas y chaquetas. El uniforme miraísta hizo quedar como una minoría al sombrero aguadeño con el que se asocia a Uribe (que un vendedor ambulante ofrecía allí mismo) e incluso a las bombas naranjas y blancas oficiales de la campaña. Y ni qué decir de las máscaras de cartón con la cara de Duque, que fueron llamativas pero escasas.

María Fernanda, una joven de 22 años que viajó dos horas y media con parte de su familia desde Pacho (Cundinamarca) hasta El Tunal, dijo que su propósito principal era “apoyar al senador Carlos Alberto Baena, presidente del partido político”. En cambio, sobre las propuestas del presidenciable sabía poco más allá de su defensa de la libertad de cultos y señaló, por ejemplo, que no tenía permitido pronunciarse como militante sobre el matrimonio para las parejas homosexuales.

Foto: Twitter @IvanDuque

El peso del MIRA en el público fue determinante al final de la tarde, cuando por fin llegaron los discursos políticos. Los mayores vítores en la intervención de Ramírez se dieron cuando mencionó a ese partido. A su turno, Uribe los puso de primeros en los agradecimientos con idéntico resultado, a pesar de que entre los dos nombraron también a otros aliados de peso como el expresidente Andrés Pastrana, el exprocurador Alejandro Ordóñez, la exfiscal Viviane Morales y hasta el exvicepresidente Angelino Garzón como “representante de la izquierda democrática”.

El expresidente senador y su pupilo candidato tocaron casi los mismos temas. Uribe citó a los expresidentes Laureano Gómez y Darío Echandía y enfatizó en las comparaciones entre Colombia y Venezuela. Duque, por su parte, recordó al caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán y el pacifista indio Mahatma Gandhi. Eso sí, el exmandatario cerró su participación dejando claro que su elegido “en lugar de ser un pelietas como yo, es un gran pedagogo, un gran líder”.

Ambos insistieron en referirse (sin nombrarlo) a su contendor de la coalición Colombia Humana, Gustavo Petro, como un discípulo de Hugo Chávez, expropiador y promotor del “odio de clases”. También criticaron el Acuerdo de Paz con base en los asesinatos cometidos por las disidencias de las Farc y la posible reincidencia en narcotráfico del exjefe guerrillero ‘Jesús Santrich’ (que ellos dan por hecha sin que esté probada judicialmente).

 

 

Juntos prometieron la prohibición de la dosis mínima y Duque explicó que sus cambios de posición a este tema como una “tergiversación” de su propuesta. Los dos tocaron la agenda agraria, con énfasis en la amnistía para campesinos reportados en las centrales de riesgo, y reservaron breves menciones a la bandera de la economía creativa que caracteriza al exsenador. Pero sobre todo, repitieron hasta la afonía que su eventual gobierno bajaría impuestos y subiría salarios, afirmación que tuvo especial acogida en la audiencia.

Una vez el candidato terminó de hablar, los seguidores del MIRA empezaron a corear el nombre de Baena para que tomara la palabra. El senador se acercó al frente de la tarima y saludó con el brazo pero no tomó el micrófono. El disc jockey subió a la música para acallar la petición del público y el cantante Yeison Jiménez cerró la tarde con tres de sus éxitos del despecho. Pero la mayoría de los miraístas no se quedó a escucharlo sino que salió a buscar sus buses de regreso.

En la plazoleta quedaron solo los uribistas purasangre que estaban desde el principio y un grupo de artistas, casi todos músicos vallenatos, leyó un manifiesto de apoyo gremial a la candidatura. Mientras tanto un joven con camiseta de la campaña de Ordóñez recogía firmas a la salida para una campaña de solidaridad en favor del obispo de Hong Kong y otros católicos perseguidos por el comunismo en China.

Al final unas 20 personas, incluído un hombre con la bandera venezolana en la espalda, se quedaron esperando para ver pasar las camionetas de los políticos que se iban. Fueron los últimos en dejar el parque, casi al anochecer.

Este domingo se sabrá si los vecinos de El Tunal, ese parque donde Duque dijo haber pasado “momentos maravillosos”, finalmente acogieron su mensaje de cierre de campaña. La escasa y forzada asistencia podría vaticinar que no. Si todas las encuestas lo dan como el ganador de la contienda presidencial, debe ser porque sus seguidores están en otros lados, no en el sur de Bogotá.