Pasar al contenido principal
Viernes, 18 Octubre 2019

Bogotá tiene tarifa diferencial de transporte para estudiantes, pero no se aplica

Por Sania Salazar

La candidata a la alcaldía de la capital por el Partido Alianza Verde, Claudia López, tiene razón en que la tarifa diferencial no se está aplicando, prometió hacerlo de ser elegida.

Hace unos días, varias organizaciones sociales de Bogotá realizaron lo que denominador el “Gran debate por la justicia social” al que solo llegó la candidata por el Partido Verde, Claudia López. 

Allí, López aseguró que “hay un acuerdo de tarifa estudiantil diferencial que no se está aplicando, es un acuerdo del Polo Democrático que se tiene que aplicar”, esto en respuesta a la pregunta de si reduciría la tarifa del transporte público para esa población durante su mandato, a lo que además dijo que el acuerdo se tiene que aplicar.

Colombiacheck califica la afirmación como “verdadero, pero”, porque es verdad que existe el Acuerdo del Concejo de Bogotá y que no se está aplicando, pero los involucrados en hacerlo realidad aseguran que no hay dinero.

El equipo de prensa de López le dijo a Colombiacheck que se trata de un acuerdo del Concejo de Bogotá, el 615 de 2015, con el que se creó la tarifa estudiantil en el sistema integrado de transporte público, Sitp, del distrito capital, “cuyo valor máximo será el equivalente al 70% de la tarifa ordinaria que aplique para los demás usuarios”.

El acuerdo establece que los beneficiados con la tarifa diferencial son los estudiantes de instituciones educativas del Distrito Capital, de grados sexto a once y los de instituciones de educación superior (técnica, tecnológica y universitaria) con sede en la capital que  pertenezcan a los estratos 1, 2 y 3 y residan a más de un (1) kilómetro de distancia de la institución educativa.

Además, establece que “los costos de la reducción en el valor del pasaje, producto de la aplicación de la Tarifa Estudiantil prevista en el presente Acuerdo, será con cargo a los recursos de operación del SITP sujetos a los estudios que para tal fin realice Transmilenio S.A o la entidad que haga sus veces, asegurando que no se ponga en riesgo la estabilidad financiera del sistema” y aclara que serán Transmilenio y la Secretaría de Educación los encargados de administrar los recursos para cumplir con el Acuerdo.

El Acuerdo se firmó en 2015 y según Celio Nieves, concejal de Bogotá por el partido Polo Democrático y autor de la iniciativa, debía empezar a regir en 2016, pero es consciente de que antes de la implementación hay que dar unos pasos de carácter administrativo para determinar cuál es la población que se beneficiará. Pero han pasado cuatro años desde la aprobación del Acuerdo en el Concejo y la tarifa diferencial no se ha aplicado,  por lo que interpuso una acción de cumplimiento en contra de la Secretaría de Educación de Bogotá y de Transmilenio.

Tanto el Juzgado Cincuenta administrativo del circuito de Bogotá, en primera instancia, (julio de 2019) como el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, en segunda instancia, (30 de agosto de 2019) negaron las pretensiones de Nieves.

El concejal dijo que interpuso esa acción “porque el alcalde Enrique Peñalosa y el gobierno en general no le ubicó recursos para cumplir ese mandato”.

Nieves cree que falta voluntad política del gobierno Peñalosa para hacer realidad el Acuerdo. “Tengo la aspiración de que quien llegue a la alcaldía de Bogotá tiene que darle cumplimiento o si no para qué aprobamos acuerdos de ciudad”, se preguntó.

En el fallo de segunda instancia del Tribunal Administrativo de Cundinamarca consta que Transmilenio dijo no tener dinero para cumplir con dicho acuerdo y aseguró que es la Secretaría Distrital de Hacienda “quien deberá garantizar las fuentes de los recursos así como la permanencia de estos en el tiempo”.

El equipo de prensa de la Secretaría de educación le explicó a Colombiacheck que en las próximas semanas entregarán a Transmilenio la actualización de un primer informe técnico que identifica a la población que cumple los requisitos para aplicarle la tarifa y que ya se había entregado a mediados de 2016, cuando se concluyó que no se tenía el dinero necesario para cumplir con el acuerdo. Con esa actualización, Transmilenio deberá hacer los estudios técnicos y financieros con las nuevas tarifas de transporte.

Fernando Rojas, experto en movilidad, explicó que el acuerdo está supeditado a la disponibilidad de dinero para hacerlo realidad. “No hay un único responsable en este caso, por más que Transmilenio quiera hacerlo, no tiene de dónde sacar los recursos, pero tampoco puede obligar a los operadores porque los operadores están quebrados, la responsabilidad es compartida entre Transmilenio y los operadores”, explicó Rojas, quien indicó también que el aporte de la administración distrital depende de la disponibilidad de dinero que tenga.

El experto enfatizó en que no es un problema de voluntad política, “es problema de una crisis estructural del sistema, como están hoy las finanzas del sistema es muy difícil que entre en funcionamiento porque no hay cómo cubrirlo, habría que quitarle esos recursos a otros rubros”, concluyó.

RedCheq

Viernes, 06 Septiembre 2019

Los 2.000 millones que nunca fueron para el puente de La Perdiz

Por Por Recheq

El concejal de Florencia Fidel Prieto tiene razón al asegurar que, aunque la Gobernación del Caquetá había prometido ese dinero para la construcción de un puente, estos recursos no se ejecutaron en esa obra. 

El pasado 2 de agosto, el concejal de Florencia, Caquetá, Fidel Prieto increpó en su cuenta de Facebook al alcalde de esa ciudad, Andrés Mauricio Perdomo, con la siguiente frase: “no cuenta que se perdieron 2.000 millones de pesos que iba aportar la gobernación  porque nunca presentaron los estudios técnicos que en el año 2016 decían tener”, en referencia a un puente que se proyecta construir encima de la quebrada La Perdiz. 

perd

Colombiacheck revisó y calificó la frase como “verdadera”, pues el proceso de la obra del nuevo puente vehicular, desde el inicio del proyecto, da cuenta de la inclusión del aporte de 2.000 millones de pesos y también de las demoras en la presentación de los estudios previos por parte de la administración municipal, requisito fundamental exigido por la Gobernación para hacer el aporte en la vigencia del 2016.

La primera parte: un proyecto cofinanciado 

El camino inicial del “proyecto de construcción del puente vehicular sobre la quebrada La Perdiz en la Avenida Bruno del Piero en el nororiente de la ciudad de Florencia, Caquetá”, está registrado en el Acuerdo del Concejo municipal No. 013 del 21 de junio de 2016

En este Acuerdo se autoriza al alcalde a comprometer vigencias futuras del municipio de Florencia por un valor de 2.000 millones de pesos para la construcción del puente. 

En el documento también se incluyen las otras fuentes de financiación del proyecto, de la siguiente manera: 

–2.000 millones de pesos provenientes de la gobernación de Caquetá,

–2.000 millones de pesos provenientes de recursos propios (transporte y conectividad), 

–2.000 millones de pesos que corresponden a un cupo de endeudamiento comprometiendo vigencias futuras,

–2.354 millones de pesos provenientes de la cofinanciación con recursos nacionales. 

Todo lo anterior, para un total inicial de 8.354 millones de pesos. 

Un proyecto más caro y sin los 2.000 millones 

Lo planteado en este Acuerdo difiere de lo que finalmente comenzó a ser puesto en marcha. 

Según el proyecto de construcción del puente, presentado por el municipio al Departamento Nacional de Planeación, DNP, bajo la metodología general ajustada, MGA, del 25 de enero de 2018, la obra contempla los siguientes aspectos: 

–Realizar la construcción de la estructura de un puente vehicular en arco sobre la quebrada la perdiz, con vías de acceso, a un costo de 9.117’291.266 de pesos,

–Realizar la construcción de una plazoleta al costado del puente, a un costo de 853’003.615 de pesos,

–Adquirir predios para la construcción del puente, a un costo de 3.022’322.732 de pesos,

–Realizar la interventoría técnica a las obras de infraestructura del puente, a un costo de 997’029.489 de pesos, y 

–Realizar el plan de gestión integral a las obras de infraestructura del puente, a un costo de 199’405.898 de pesos.

Esto da un valor total de 14.189’053.000 de pesos, valor que incluye otras obras complementarias que no habían sido consideradas desde el inicio y, por lo cual, el proyecto tardó por lo menos tres años en comenzar a ser ejecutado.

Además, en el proyecto que le llegó al DNP aparece el Municipio de Florencia como fuente de financiación, pero no aparecen por ningún lado los 2.000 millones que había prometido la Gobernación.

Investigamos sobre la existencia del compromiso presupuestal por parte de la Gobernación de Caquetá para coadyuvar en la financiación del puente y encontramos que sí existió un certificado de disponibilidad presupuestal por 2.000 millones de pesos para las obras del puente. 

Sin embargo, la Gobernación no los destinó para esa obra porque en el año fiscal 2016 el proyecto no cumplía con los requisitos técnicos que finalmente la aplazaron hasta 2019. 

La ejecución del proyecto de construcción del puente comienza a ver la luz a partir del 8 de febrero de 2018 cuando, por Acuerdo Municipal No.2018003, el concejo otorga facultades por seis meses al alcalde de Florencia para declarar de utilidad pública e interés social los predios requeridos para ejecutar el proyecto de construcción del puente nuevo sobre la quebrada La Perdiz. 

También encontramos el Acuerdo 018 del 20 de agosto de 2016, en el cual el Concejo faculta al Alcalde para realizar los procedimientos administrativos y judiciales necesarios para la adquisición de terrenos o mejoras.

Para vías, maquinaria y víctimas

Un funcionario de la Secretaría de Hacienda del Caquetá confirmaron que los 2.000 millones de pesos con los cuales la Gobernación iba a contribuir en el puente fueron invertidos en vías, compra de maquinaria y algunos programas para las víctimas del conflicto armado. 

Al no existir las condiciones técnicas para el desembolso del aporte en la vigencia del año 2016, la Gobernación destinó los recursos para las obras mencionadas y si se perdieron para el proyecto del puente nuevo sobre la quebrada La Perdiz. 

Le preguntamos al secretario de Infraestructura del municipio de Florencia, Fredy Barrera, si la administración municipal sí dejó perder los recursos ofrecidos por la Gobernación del Caquetá por 2.000 millones de pesos para el puente en cuestión.

Barrera afirmó que la promesa de la gobernación “fue un ofrecimiento únicamente de palabra”, contrario a lo que aparece en el Acuerdo No. 013 del 21 de junio de 2016.

Pero, por los argumentos ya expuestos, concluimos que esto es falso y que el concejal Prieto tenía la razón al afirmar que la Alcaldía dejó perder los recursos que la Gobernación había prometido para el puente.

Por:

Óscar Neira

Katerine Vargas

Henry Valencia

Este chequeo fue uno de los trabajos ganadores del taller "¿Cómo chequear mentiras y verdades electorales?" realizado en Florencia, Caquetá, el 10  y 11 de agosto de 2019.

RedCheq