Pasar al contenido principal
Jueves, 13 Febrero 2020

Directora de Profamilia no ha dicho que es un desperdicio no usar los órganos  de ‘Juanse’ 

Por Ana María Saavedra

Un pantallazo con supuestas declaraciones de Marta Royo ante El Espectador que circula en redes es realmente un montaje. Ni Royo ha asegurado esto, ni el medio de comunicación lo ha publicado.

En medio de la polémica por la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) realizada por Profamilia a una joven del Cauca, un pantallazo de una supuestas declaraciones de la directora ejecutiva de esa organización, Marta Royo, circula en redes.

Luego de que se efectuara la IVE, en redes sociales se crearon hashtags contra Profamilia. Y en medio de la indignación se compartió un falso pantallazo de El Espectador en el que se lee el supuesto titular “sería desperdicio no usar los órganos del cuerpo de Juanse" (haciendo referencia al nombre que le dio la expareja de la joven al feto).

El pantallazo ha sido compartido en Facebook con comentarios como: “Desalmados Asesinos #Profamilia ... Como si no supieramos que en muchos de sus #Abortos despedazan a nuestros bebes. --- Quizá es por eso que no quieren entregar el cuerpo de Juanse a su padre o porque esten con el trafico de organos como muchas organizaciones proaborto ... Dios bendiga y consuele a este pobre hombre”.

Sin embargo, el medio de comunicación aclaró anoche que este pantallazo era falso.

La supuesta noticia tiene fecha del 12 de febrero a las 2:58 p.m. Sin embargo, al realizar una búsqueda avanzada en Google de las informaciones publicadas por El Espectador en las últimas 24 horas no aparece esa nota.

La foto usada en la desinformación es una imagen vieja, que ha sido utilizada en medios de comunicación desde 2015.

Por su parte, Profamilia publicó un trino en el que desmintió que su directora ejecutiva haya dicho esto.

Con estos elementos concluimos que es falso que Royo haya pronunciado esta frase. 

Miércoles, 13 Marzo 2019

Petro no ha quedado fuera del Senado por “hacerse el loco”

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

En Facebook se ha estado difundiendo una publicación que afirma que supuestamente el excandidato presidencial Gustavo Petro salió del Congreso luego del escándalo que se generó por la incapacidad psiquiátrica que presentó.

La página Vanguardia 24 publicó una nota el pasado 28 de febrero que se ha hecho viral en redes sociales. Esta se titula “#ULTIMAHORA Por hacerse el ‘loco’ Gustavo Petro queda fuera del Senado (+DETALLES)” (sic.).

Captura de pantalla

Aunque en el cuerpo del artículo no se menciona nada de lo reseñado en el título, calificamos la publicación como falsa, pues el excandidato presidencial y actual senador Gustavo Petro no ha sido removido de su curul en el Congreso.

La nota usa unos hechos del mes pasado para confundir a sus lectores. El 26 de febrero,  Petro y la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, estaban citados a una audiencia de conciliación en la Corte Suprema de Justicia por un trino que el senador publicó en el que asegura que Ramírez tuvo responsabilidad en el resultado de la Operación Orión durante su gestión como Ministra de Defensa

El senador no acudió al juzgado y envió con su abogado una incapacidad médica de cuatro días (a partir del 24 de febrero) firmada por un psiquiatra, que dice: “El paciente en mención valorado por mí se encuentra incapacitado por enfermedad médica bajo mi responsabilidad y cuidado por cuatro días a partir de la fecha y hasta el próximo 27 de febrero de 2019. Salvo complicaciones”.
 

Esto no tiene ninguna relación con que Petro haya quedado, supuestamente, “fuera del Senado”.

Cuando un congresista es separado de su cargo, porque se considera que no merecen ejercer las funciones de representante del pueblo, se le llama “pérdida de la investidura”.

Beatriz Gil, coordinadora del programa Congreso Visible, explica que la pérdida de investidura para un congresista solo se puede dar por violación al régimen de inhabilidades e incompatibilidades, entre otras razones, estipuladas en el artículo 289 de la ley 5 de 1992.

En ninguna de ellas se incluye motivos de salud. A este respecto, el artículo 276 de la misma ley habla sobre la incapacidad física permanente y señala que en ese caso: “cada una de las Cámaras, observados los informes médicos certificados por el Fondo de Previsión Social del Congreso, podrá declarar la incapacidad física permanente de alguno de sus miembros”. Pero este no es el caso, pues para Petro se trató de una incapacidad de cuatro días nada más.

Sobre la incapacidad que presentó Petro, Álvaro Rodríguez, profesor de psiquiatría de la Universidad Nacional, afirma que en las enfermedades psiquiátricas la mayor parte de las incapacidades son transitorias, y en ese sentido, como todas las incapacidades leves, pueden ser otorgadas por un médico no especialista. “Enfermedades más graves, sin embargo, incapacitan por más tiempo y se salen del manejo de los médicos, por eso toca remitirlas a medicina laboral”, según el profesor.

Por otro lado, una incapacidad psiquiátrica no implica locura, “ese es uno de los problemas y estigmas que tiene la psiquiatría”, dice Rodríguez y señala que los psiquiatras atienden muchas situaciones de ansiedad, depresión, conflictos de pareja o trastornos en el sistema nervioso como epilepsia. “Sí hay enfermedades psiquiátricas graves, como esquizofrenia. Pero la acción del psiquiatra es muy amplia y sirve incluso para dar orientación a parejas, familias y comunidad”, concluye el profesor.

En cualquier caso, ningún empleado puede ser despedido en estado de incapacidad sea cual sea la causa de esta, como ha quedado en la sentencia T-320 de 2016 de la Corte Constitucional y en la resolución 0244 del 27 de diciembre de 2013 del Ministerio de Trabajo. Por lo cual, a Petro no habrían podido “sacarlo” del Senado por la incapacidad.