Pasar al contenido principal
Jueves, 16 Junio 2016

El cuentazo de Uribe

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Álvaro Uribe es el autor de uno de los más grandes mitos sobre el proceso de paz: “Mantener a los guerrilleros rasos con un auxilio de $1.8 millones durante cinco años mientras se preparan profesionalmente”. Luego de la culminación de los acuerdos de paz, su cuento quedó totalmente desmitificado. Los guerrilleros recibirán el 90% de un salario mínimo y solo durante dos años.

El cuentazo del auxilio por $1.8 millones que el gobierno nacional le pagaría a los guerrilleros desmovilizados de las Farc, nació en diciembre de 2014, época en la que el proceso de paz vivió una de sus tantas crisis.

En esa temporada decembrina, las Farc tomaron como rehén al general del Ejército, Rubén Darío Alzate, quien cayó en manos del grupo armado en el departamento de Chocó, donde según explicó, se encontraba adelantando una labor social, vestido de civil y sin su esquema de seguridad.

Su retención, que ocasionó que los diálogos en La Habana fueran suspendidos por decisión del presidente Juan Manuel Santos, finalizó luego de 14 días cuando el jefe guerrillero, ‘Pastor Alape’, lo regresó a la libertad, no sin antes tomarse una foto en la que salen abrazados y que según el alto oficial, “fue un ‘show’ en el que me obligaron a participar”.

Es justo luego de esa liberación cuando el senador Álvaro Uribe emite un comunicado, publicado por el diario El Espectador, en el que señala ocho exigencias que supuestamente habrían hecho las Farc para reanudar el proceso de paz.

Aunque la información nunca fue confirmada oficialmente, el exmandatario aseguró en su momento que era auténtica. Luego de verificar la información, Colombiacheck encontró que no había sustento que respalde la afirmación de que las Farc recibirán $1.8 millones de manutención.

Luego, el 24 de agosto de 2016, cuando finalizó la negociación, se pudo establecer que realmente el estipendio para los integrantes de las Farc que se acojan al proceso de paz, corresponderá a un 90% del salario mínimo, unos $620.508 pesos al día de hoy.

Como el mito de los $1.8 millones hizo carrera en redes sociales y mucha gente lo creyó, el jefe del equipo negociador del gobierno, Humberto de la Calle, salió a desmentir el rumor en la revista Semana.

Ese fue el origen del mito de los sueldos para los guerrilleros que, luego de 20 meses con el cierre de las negociaciones, se cayó del todo. El cuentazo de Uribe se comentó en los pasillos, en las oficinas, por las redes sociales, en el campo y en cualquier sitio de la geografía nacional. Durante el tiempo que el mito estuvo vigente y a pesar de que fue desmentido, Uribe Vélez nunca reveló su fuente o la forma cómo obtuvo dicha información.

El Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera en el numeral (3.2.2.7) “Garantías para una reincorporación económica y social sostenible” en la parte concerniente a la Renta Básica establece que será el 90% de un mínimo lo que recibirán los miembros de las Farc luego de que salgan de las zonas de concentración. Este estipendio será sólo por dos años y desde que no tengan “un vínculo contractual que les genere ingresos”, concluye el documento.

Un poco de contexto

Con el acuerdo final quedó en evidencia que el gobierno tenía razón cuando en varias oportunidades, por medio de sus canales de comunicación, reiteró que la ayuda a los guerrilleros que se acojan al proceso de paz, nunca sobre pasaría lo que recibe cualquier desmovilizado en Colombia.

En la actualidad, según datos de la ACR, los excombatientes que pertenecieron a un grupo armado ilegal y se desmovilizaron pueden recibir mensualmente un subsidio que oscila entre $160.000, $320.000 y $480.000 pesos, todo depende del nivel de cumplimiento frente a los compromisos pactados. Si no cumple con nada, no recibe nada.

Además de ese beneficio mensual, los excombatientes pueden recibir otra ayuda denominada inserción económica, la cual se da por una sola vez durante todo el proceso de reintegración. Algo que también se les dará a los integrantes desmovilizados de las Farc del proceso de paz negociado en La Habana.

Ese beneficio puede ser invertido en vivienda, educación, creación de unidad de negocio o fortalecimiento de la misma. Los excombatientes de las Autodefensas Unidas de Colombia pueden recibir hasta $2 millones y los desmovilizados de otros grupos armados (ELN y EPL) hasta $8 millones.

Los desmovilizados de las Farc, según el acuerdo final, recibirán dos millones (por una única vez) luego de que culminen los 180 días dentro de las zonas de concentración en las cuales se dará el proceso de dejación de armas; por otra parte recibirán ocho millones, también por una única vez, para el emprendimiento de un proyecto productivo que puede ser individual o colectivo.

Adicional a lo anterior, los participantes de las Farc que se acojan a los acuerdos tendrán pago de seguridad social por un periodo determinado y tendrán acceso a programas de educación, vivienda, recreación y deporte, de la misma forma como sucede con los demás desmovilizados de otros grupos armados que han dejado las armas.

Es importante aclarar que el acuerdo final en el apartado 3.2.2.7 en el que se aborda el tema de la Renta Básica deja claro que la asignación mensual se dará “cuando el benefiario acredite que ha continuado con su ruta educativa”, nada novedoso respecto a las demás personas que han participado en los programas de reincorporación controlados por la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR). Sino cumplen con el programa de reincorporación no se les otorgan los beneficios, así son los lineamientos de la ACR.

Actualización

El Gobierno nacional logró la aprobación del Acuerdo Final en el Congreso pese a haber perdido el plebiscito y de esta manera inició la implementación de lo acordado. Una de las medidas que más indignó a los uribistas fue el hecho que a la Unidad Nacional de Protección podrían llegar hasta 1.200 farianos (de manera gradual) con un sueldo de $1.825.843 mensuales para servir de escoltas a los mismos líderes de las Farc, así quedó establecido en el decreto presidencial 302 de 2017.

Este decreto le dio cuerda a los uribistas para sostener que lo del $1.8 millones para los guerrilleros no era cuento chino sino toda una realidad, sin embargo, como lo contó Colombiacheck en "Centro Democrático se alarma por programa de escoltas para las Farc" este beneficio solo podría ser hasta máximo el 17% de los integrantes del grupo en proceso de dejación de armas y no de manera generalizada, como en su momento lo contó el expresidente y hoy senador Álvaro Uribe. “Mantener a los guerrilleros rasos con un auxilio de $1.8 millones durante cinco años mientras se preparan profesionalmente”, dijo.

Debido a que lo del asunto del $1.8 millones para los farianos no fue del todo una mentira y actualmente hasta el 17% de integrantes de las Farc se podrían hacer con ese sueldo, Colombiacheck cambia la calificación de este chequeo. De "Falsa" a "Inflada" teniendo en cuenta que si habrá un porcentaje de guerrilleros con ese beneficio pero no serán todos como en su momento sostuvo el exmandatario Uribe.

Lunes, 30 Enero 2017

¿A las Farc les prometieron crear una EPS para la atención de sus guerrilleros?

Por Sania Salazar

Colombiacheck revisó el Acuerdo Final entre Gobierno y Farc y no encontró el compromiso de crear una EPS, pero Mauricio Jaramillo, miembro del secretariado de las Farc, dice que sí.

“Esperamos que el Gobierno cumpla lo que se acordó. Nos dijeron que iban a crear una EPS para nosotros, y nada”. La frase es de Jaime Alberto Parra, miembro del secretariado de las Farc más conocido como Mauricio Jaramillo o “el Médico”, y hace parte de una entrevista que le hizo El Espectador y que se publicó el pasado 22 de enero.

Colombiacheck le solicitó a las Farc, a través de correo electrónico enviado el domingo 22 de enero una entrevista con Parra para saber dónde quedó consignado ese compromiso de crear una EPS, nos dijeron que estaban tramitando la entrevista, pero hasta la publicación de este artículo no hemos recibido respuesta.

Entonces buscamos ese compromiso en el Acuerdo Final, donde está todo lo pactado entre Gobierno y Farc. Encontramos que para la reincorporación económica y social de los excombatientes está previsto que las Farc creen una organización de economía social y solidaria que se llamará Ecomún, que tendrá cobertura nacional y a la que podrán afiliarse voluntariamente los miembros de esta guerrilla, en la que recibirán asesoría para la afiliación a salud.

“Las sumas correspondientes a los pagos por concepto de seguridad social en salud y pensiones de acuerdo con la normatividad vigente para quienes no se encuentren vinculados a actividades remuneradas, serán garantizadas por el Gobierno Nacional, quien constituirá un encargo fiduciario para la realización de los pagos durante 24 meses. Ecomún, por su parte, asesorará a sus integrantes en la selección de las entidades de seguridad social prestadoras de estos servicios.

Para enfermedades graves de alto costo y para la rehabilitación de lesiones derivadas del conflicto, el Gobierno establecerá un sistema especial con la cooperación nacional e internacional, en el marco del Consejo Nacional de Reincorporación, CNR, para su atención durante 36 meses” reza el Acuerdo Final en la página 76.

No encontramos en el Acuerdo los términos Empresa Prestadora de Salud o su sigla, EPS, por eso calificamos la frase de Parra como falsa.

También consultamos al Ministerio de Salud por medio de la oficina de prensa, sobre la supuesta EPS, pero prefirieron no pronunciarse al respecto.

Lo que se sabe

En un comunicado del Ministerio de Salud del 28 de noviembre pasado se informa que “los excombatientes de las Farc serán afiliados al sistema de salud mediante un proceso similar al utilizado para la afiliación de las poblaciones especiales prioritarias. En este sentido, no les será aplicada la encuesta del Sistema de Selección de Beneficios (Sisbén) e ingresarán al Régimen Subsidiado en Salud”.

El comunicado explica que la condición de población especial prioritaria permite agilizar el ingreso de poblaciones como desmovilizados, víctimas y desplazados, entre otros, al sistema de salud.

“La permanencia de los miembros de las Farc en el Régimen Subsidiado se mantendrá mientras no alcancen las condiciones para ingresar al Régimen Contributivo”, indica el comunicado, en el que además señalan que la Nueva EPS, donde están afiliando a los integrantes de las Farc, “tiene participación de la Nación y suficiente cobertura en el territorio para garantizar el servicio”.

En rueda de prensa realizada el pasado 18 de enero en la que se rindió informe sobre el avance de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización (Zvtn) el Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, recordó, en primera instancia, que el 30 de noviembre de 2016 el Gobierno emitió un decreto que permite la afiliación a la seguridad social de los guerrilleros de las Farc.

“Se necesita un decreto que de alguna manera nos permita, por medio de lo que se conoce como listados censales, incorporar a los miembros de las Farc al régimen subsidiado sin tener un puntaje del Sisbén, sin que se hiciera la clasificación socio económica que hoy en día es una precondición para ingresar al régimen subsidiado”, explicó el ministro.

Gaviria indicó que después de expedido el decreto se afiliaron, con una primera lista, 2.500 miembros de las Farc y que el pasado 13 de enero recibieron una lista adicional de 3.700 guerrilleros.

“Esperamos a más tardar la próxima semana incorporar a estas 3.700 personas adicionales para tener afiliados a la seguridad social, al Régimen Subsidiado en Salud, a 6.200 personas, con eso completaríamos esta primera etapa, quedarían afiliadas todos los miembros de las Farc a la Nueva EPS, que es la EPS que está cumpliendo estas labores”, puntualizó.

En la página de la Presidencia de la República informaron el pasado 25 de enero que ya estaban afiliados al sistema de salud 6.247 integrantes de las Farc.

En la misma rueda de prensa el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, explicó que ante la situación de salud de los guerrilleros de las Farc en los puntos de preagrupamiento buscaron, con el Ministerio de Salud, un mecanismo para afiliar a los guerrilleros a una EPS para asegurar la atención, pero que solo cuando los combatientes entren a las Zvtn se sabrá cuántos son en total.

El ministro de Salud aseguró además, que se habían atendido hasta ese momento 59 urgencias en el contexto de esa afiliación a seguridad social.

Gaviria anunció que en cada zona habrá un puesto de salud con médico permanente, un auxiliar de enfermería, insumos básicos y algunos equipos biomédicos, una ambulancia y un equipo de comunicaciones e hizo énfasis en que “esta atención es complementaria al aseguramiento”, concluyó.

La pregunta que queda es de dónde salió la versión de la creación de la EPS para las Farc, pero más importante que eso es que a los guerrilleros se les garantice la adecuada y oportuna atención médica a la que todos los seres humanos tienen derecho.