Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 14 Agosto 2019

A Sergio Isnardo Muñoz le falta precisión en las medidas del metro que propone

Por RedCheq

El candidato a la Alcaldía de Bucaramanga acierta en la distancia de la primera línea del metro de Quito, pero se descacha en algunos kilómetros en la ruta propuesta para el metro de la capital santandereana.

Durante su campaña a la Alcaldía de Bucaramanga, el candidato avalado por los partidos MAIS y ASI, Sergio Isnardo Muñoz, realizó una serie de declaraciones en las que comparaba a la ciudad de Quito con la de Bucaramanga, para proponer la creación de un metro subterráneo desde Colorados (al norte) hasta el municipio Piedecuesta (al sur de la capital de Santander).

Puntualmente, el candidato declaró el pasado 19 de julio en una entrevista a Vanguardia: “Quito en diciembre inaugurará su metro subterráneo. 22 kilómetros que conectan el sur con el norte de Quito. Desde Colorados hasta Piedecuesta hay 24 kilómetros”. 

Verdadero pero

Para verificar esta información, RedCheq contactó al candidato Sergio Isnardo Muñoz, quien confirmó su propuesta de un sistema metro para el Área Metropolitana de Bucaramanga y ofreció detalles del recorrido previsto: “Comenzaría en Los Colorados, en entrada al barrio por la vía nacional a la Costa, en el sector en el que se desvía para ir hacia Colorados por la derecha y a la izquierda al barrio El Pablón. Terminaría en Los Cisnes, en Piedecuesta, cerca a Catay o Lomas de Viento”. 

Muñoz aseguró a RedCheq que la información sobre la distancia desde el barrio Los Colorados hasta Cisnes (24 kilómetros, según declaró) la obtuvo de Google Maps. Y que por otro lado, la información sobre el metro de Quito fue suministrada por Jorge Yánez, gerente del Metro de Quito, en su visita a Ecuador.

El mismo día de la entrevista con Vanguardia, el candidato compartió en Twitter su viaje a Quito:

El metro de Quito

La ciudad de Quito se encuentra en efecto en proceso de transición del sistema de Trolebús, a un metro subterráneo. Aunque el sitio web oficial del Metro de Quito anunció un adelanto del 85 por ciento de la obra, no ha precisado una fecha de inauguración. Sin embargo, el diario ecuatoriano El Comercio publicó una entrevista al gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Transporte de Pasajeros, Mauricio Peña, en la que se anuncia el inicio de operaciones en diciembre de este año.

¿Cuántos kilómetros recorre este primer tramo?

En el portal oficial del Metro de Quito, se establece que “la línea 1 de Metro de Quito tendrá una extensión de 22 kilómetros desde Quitumbe hasta El Labrador, distancia que podrá recorrerse en tan solo 34 minutos. A lo largo de los 22 kilómetros habrá 15 estaciones subterráneas de 150 metros de largo cada una (...). La línea 1 de Metro transportará a 400.000 pasajeros por día”. 

Este es el mapa oficial de la página de la empresa (la línea roja corresponde al recorrido del Metro).

Los datos reportados en Google Maps confirman que el recorrido del subterráneo entre Quitumbe y El Labrador en Quito, tiene un total aproximado de 22 kilómetros en su recorrido, tal como lo declaró el candidato a la Alcaldía de Bucaramanga.
 

Sin embargo, las medidas no le dan al candidato en cuanto a las distancias que refiere para la capital de Santander. En la ruta local propuesta por Muñoz para la creación de un sistema de metro, del barrio Los Colorados, en el norte de Bucaramanga, a Cisnes, en el municipio de Piedecuesta, la distancia es de 30,5 kilómetros, según reporta Google Maps; unos 6,5 kilómetros más de los 24 que señaló en su declaración inicial.

Lo que dicen los expertos

Dos expertos consultados por RedCheq coinciden en que la línea sugerida por Sergio Isnardo Muñoz es la misma por donde se ha diseñado el sistema de transporte masivo de Bucaramanga, Metrolínea, así como las principales redes de la ciudad, dado que la geomorfología de la zona así lo exige. Sin embargo, los expertos apuntan a soluciones de movilidad diferentes al sistema metro, dado que la relación costo-beneficio aún no es evidente. 

Víctor Azuero, actual presidente de la Sociedad Santadereana de Ingenieros y exdirector del Área Metropolitana de Bucaramanga, explicó que debería mejorarse la intermodalidad del sistema de transporte masivo. Es decir, apuntar a un sistema integral en el que las estaciones conecten eficientemente con otras formas de transporte, lo cual haría que el número de usuarios sea masivo y  pertinente en términos financieros.

Por su parte, Álvaro Viviescas Jaimes, ingeniero civil, investigador de la Universidad Industrial de Santander (UIS) y doctorado en ingeniería de la construcción, explica que en efecto, la limitación técnica de pendiente máxima exigida para la construcción de un sistema de metro no se cumple para Girón, zona que ha sido excluida en la propuesta inicial de Muñoz.

Además, Viviescas Jaimes refuerza que el terreno del área metropolitana es estable y soportaría este tipo de iniciativa. Sin embargo, la viabilidad financiera de la que tiene referencia el investigador indica que se requerirían más de 300.000 pasajeros al día para estabilizar la relación costo-beneficio en este sistema de transporte.

Según datos oficiales de la Alcaldía de Bucaramanga, en abril de 2018 en promedio 4.200 personas ingresaban diariamente a Metrolínea a través de los buses convencionales, desde el norte de Bucaramanga, una cifra muy lejana a la referenciada para considerar la propuesta de Metro viable financieramente.

Darío Hidalgo, investigador de movilidad sostenible y Director Ejecutivo de la Fundación Despacio, comentó ante la iniciativa de un posible Metro para la ciudad de Bucaramanga que resulta llamativa la propuesta de un sistema férreo a pesar de no haberse consolidado el sistema de buses Metrolínea. “Un tren urbano en general tiene costos de capital altos y ahorros en costos de operación frente a alternativa en buses. Parece un poco prematuro pensar en tren urbano en Bucaramanga”, afirmó Hidalgo.

No obstante, es de resaltar que el candidato Muñoz reconoció en entrevista a RedCheq que “los estudios topográficos se tienen que adelantar. Son esos estudios y diseños los que arrojarán cuál es la mejor opción”, como en efecto lo confirman los expertos.

Por: Alexander Sanabria, Ysabel Briceño, Daniela Puentes y Luisa Fernanda Gómez.

 

RedCheq

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 11 Septiembre 2019

Uribe trinó cifras ciertas de violencia política, pero a corte de junio

Por José Felipe Sarmiento y Ana María Saavedra

Aunque ya hay cuentas de la MOE más actualizadas que el gráfico compartido por el expresidente, estas confirman la gravedad de los ataques en esta temporada electoral.

En un mensaje a través de la red social Twitter, el expresidente y senador Álvaro Uribe publicó la foto de un televisor con un gráfico que muestra los porcentajes de victimización por violencia política según el partido político al que pertenecía la persona atacada; imagen a la que se refirió como “lo que nos dejó [Juan Manuel] Santos”, su sucesor y mandatario hasta 2018.

Trino de Uribe

Según esa información, el partido más afectado por el fenómeno es precisamente el Centro Democrático, al que pertenece el congresista, con 21,5 por ciento de los casos. Luego aparece el Liberal con 11,5 por ciento. Después están La U y Alianza Verde con 10,1 por ciento cada uno y cierran Cambio Radical y el grupo significativo de ciudadanos Colombia Humana, ambos con 7,6 por ciento.

En la parte baja de la pantalla se ve el crédito del gráfico, que es del programa Zona Franca del canal Red Más con datos de la Misión de Observación Electoral (MOE). El director de ese espacio televisivo, Daniel Pacheco, le confirmó a Colombiacheck que los datos fueron tomados de la emisión del pasado 24 de julio.


Las cifras corresponden con el que era el informe más reciente de la MOE hasta ese momento, que cubría el periodo del 27 de octubre de 2018 al 27 de junio pasado. Es decir que el trino de Uribe es dos meses posterior al corte de las cifras, cuando esa organización civil ya ha hecho otras dos entregas con información más actualizada. De hecho, para la fecha de la publicación que cita el exmandatario, todavía faltaba un mes para el inicio formal de las campañas con candidatos oficiales.

Además, en la discusión del programa se hicieron algunas aclaraciones importantes. La directora de la MOE, Alejandra Barrios, explicó que la posición del Centro Democrático se debía sobre todo a las amenazas contra sus integrantes. “La violencia letal, que es atentado y asesinato, está especialmente centrada en los partidos Liberal y Verde”, señaló.

El actual informe más reciente, que va hasta el 27 de agosto, señala que 45 de 157 políticos víctimas de ataques son funcionarios o líderes sin partido definido (28,7 por ciento). Los 112 restantes están repartidos entre 15 colectividades de diversas tendencias ideológicas y los grupos significativos de ciudadanos. Para la organización, esto “evidencia que la violencia política golpea a todas las colectividades independientemente de su posición en el espectro político, aunque en diferente intensidad”.

No obstante, el escalafón de quienes sí tienen una filiación definida aún es liderado por el Centro Democrático, con 19 personas atacadas (12,1 por ciento). Le siguen los partidos Conservador y La U con 13 cada uno, Cambio Radical con 12, el Liberal con 11, Alianza Verde con 10 y la coalición Colombia Humana-UP con 9.

Al excluir las amenazas, La U asciende al primer puesto con un secuestro, una desaparición, un atentado y tres asesinatos; mientras el partido del expresidente Uribe queda segundo con cuatro atentados y un asesinato. Pero al contar solo la violencia letal, el CD vuelve a encabezar con cinco casos y después están La U, Cambio Radical y la FARC, con cuatro cada uno.

Hay que tener en cuenta que esta tabla no alcanza a registrar el asesinato de Orley García, aspirante del Centro Democrático a la Alcaldía de Toledo (Antioquia), ni la masacre contra la candidata liberal a la Alcaldía de Suárez (Cauca), Karina García Sierra, y otras cinco personas, incluida su mamá y el aspirante a concejal Yeison Obando; ya que ambos crímenes se presentaron en los primeros días de septiembre.

El director de comunicaciones de la MOE, Fabián Hernández, le envió a Colombiacheck cifras actualizadas hasta el 9 de septiembre para el periodo oficial de campaña, es decir desde el 27 de julio.
 

Tabla de la MOE

Cambio Radical, Centro Democrático y La U han sufrido cinco actos violentos en menos de mes y medio, incluyendo cuatro amenazas y un asesinato cada uno. Los grupos significativos de ciudadanos han tenido igual número de amenazas y un atentado. El Partido Liberal, además de la masacre que dejó dos candidatos muertos en Cauca, lleva un secuestro y una amenaza.
 

Peor que antes
Sobre la acusación contra el expresidente Santos, hay que matizar que las elecciones de 2018 fueron las más pacíficas en 20 años, como lo verificó Colombiacheck después de las legislativas y la primera vuelta presidencial; lo destacó el registrador nacional, Juan Carlos Galindo, después de la segunda y lo confirmó la MOE en sus informes finales sobre esos comicios, tanto el general como el de irregularidades.

Por otro lado, Hernández y el profesor Yann Basset, doctor en Ciencias Políticas experto en democracia y conflicto, coinciden en afirmar que los comicios locales y regionales tienden a ser históricamente más violentos que los nacionales, en parte porque también hay mayor número de candidatos. Pero las cifras que tiene la MOE de 2019 también son preocupantes en comparación con las de hace cuatro años, como lo reconoce el docente investigador de la Universidad del Rosario.

Solo en el primer mes de campaña oficial, el número de asesinatos igualó al de los tres meses previos a las votaciones de 2015 y, con los casos más recientes, lo superó.

Tablas de la MOE

La Fundación Paz y Reconciliación también ha advertido desde abril pasado sobre la violencia relacionada con la dinámica electoral, con especial victimización de los movimientos de izquierda y la coalición de gobierno. Su director, León Valencia, lo había repetido en la citada emisión de Zona Franca y la organización lo reafirmó en un nuevo informe que publicó esta semana, que cuenta 116 hechos con 173 víctimas.

Basset considera que el aumento de la violencia política “tiene que ver con este contexto complicado de posconflicto”. Pone como ejemplo la “situación tensa” en muchas regiones alrededor de la restitución de tierras, que ha generado reacciones violentas de sectores que se oponen a ese proceso.

Si bien estos factores ya se presentaban en el gobierno Santos e incluso desde mucho antes de la firma del Acuerdo de Paz con las Farc, también es cierto que todo el proceso electoral actual se ha desarrollado bajo la presidencia de Iván Duque, como lo recordó el exministro Guillermo Rivera en respuesta a Uribe.
 

De modo que los datos que presenta el exmandatario y congresista son ciertos, aunque están desactualizados por un par de meses, y son consecuencia de un contexto complejo en el que Santos puede tener responsabilidad, pero también su sucesor. Por eso calificamos la publicación en Twitter como ‘verdadera pero…’. 

RedCheq