Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Sábado, 01 Mayo 2021

Twitter no le cerró la cuenta a Uribe; le borró un trino por incumplir sus reglas

Por Laura Rodríguez Salamanca

Esta afirmación circula en redes. Pero lo cierto es que su trino fue eliminado por violar las políticas de la red social sobre ‘glorificación de la violencia’, lo que implica la inactividad de la cuenta durante un periodo de tiempo. 12 horas después Uribe estaba trinando de nuevo.

Desde la noche del pasado viernes circulan publicaciones (1, 2, 3 y 4) en redes sociales en las que difunde que Twitter “cerró” o "suspendió" la cuenta de Álvaro Uribe Vélez. Esto luego de que el expresidente publicara un trino en el que escribió: “Apoyemos el derecho de los soldados y policías de utilizar sus armas para defender su integridad y para defender a las personas y bienes de la acción criminal del terrorismo bandálico”. 

Entre quienes publicaron este tipo de información está la senadora por el Centro Democrático María del Rosario Guerra. 
 

Así mismo, algunos usuarios de Twitter y Facebook escribieron: “Twitter le cerró la cuenta a Trump y a Álvaro Uribe por incendiarios” y “Le cerraron la cuenta a mi presi @AlvaroUribeVel por abogar por DDHH de @PoliciaColombia @PoliciaCali @COL_EJERCITO @FuerzasMilCol que se vulneran en colombia todos los días,Se comprueba una vez más q @TwitterSeguro @TwitterLatAm @MomentsES es manejado en Colombia por comunistas”. 

Pero no es cierto que Twitter le haya cerrado la cuenta a Uribe. La red social eliminó, a las 6:27 de la tarde del 30 de abril de 2021, el trino en el que el exsenador incitaba a la violencia. 

“Este Tweet en específico viola nuestras políticas con respecto a la glorificación de la violencia. Para prevenir que terceros se sientan inspirados a cometer actos de violencia, hemos pedido al dueño de la cuenta que elimine el Tweet. El uso de Twitter por personajes políticos y funcionarios gubernamentales evoluciona constantemente y queremos que nuestras políticas sean un reflejo de esta naturaleza cambiante”, escribió la cuenta Twitter Seguro en la justificación de su decisión. 

De acuerdo con la política relativa a la glorificación de la violencia de Twitter, esta normatividad se incumple cuando se glorifican, celebran, elogian o condonan “delitos violentos, eventos violentos dirigidos a ciertas personas por su pertenencia a un grupo protegido, o a los autores de dichos actos”.  

El incumplimiento de la política por primera vez, como en el caso de Uribe, implica que la red social pida la eliminación del contenido y el bloqueo de acceso a la cuenta durante un período de tiempo antes de permitirle al usuario volver a trinar.

La suspensión permanente de la cuenta ocurre, según Twitter, si el usuario continúa “incumpliendo esta política después de recibir una advertencia”. Pero esto no fue lo que ocurrió en el caso de Uribe. En Colombiachek revisamos su actividad y encontramos que estuvo inactiva solo 12 horas y a las 7 de la mañana del 1 de mayo el exsenador ya estaba trinando de nuevo. 

De modo que, si bien es cierto que Twitter le pidió eliminar un trino a Uribe, no es cierto que la red social haya cerrado su cuenta. 

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 08 Julio 2020

“Involucró a un general que había muerto nueve meses antes y ahí han investigado bien lo de la masacre”:  Verdadera pero

Por Ana María Saavedra

Esta es una de las respuestas dadas por el expresidente Álvaro Uribe en su entrevista en La Silla Vacía. En Colombiacheck verificamos varias de sus afirmaciones.

-A Francisco Villalba que lo implicó a su hermano y a usted la masacre de El Aro, también firmó un papel en blanco que luego…- le preguntó León.

-(sic) Involucró a un general que había muerto nueve meses antes y ahí han investigado bien lo de la masacre- es una parte de la respuesta del expresidente.

Al responder la misma pregunta acerca de los testimonios de Francisco Villalba, el expresidente  aseveró que el exparamilitar involucró con las masacres de El Aro y las Granjas a un general que había muerto nueve meses antes.

Al buscar los testimonios de Villalba sobre la participación del Ejército en la masacre del Aro, este habla del general Alfonso Manosalva Florez. Así lo encontramos incluso en un documento del portal del colectivo de abogados José Alvear Restrepo, que reproduce la nota del Nuevo Herald: “Detalles del testimonio que involucra a Álvaro Uribe Vélez con la masacre del Aro”, publicado en 2009.

“Además del presidente Uribe y su hermano Santiago, en los expedientes judiciales figuran el ex general Carlos Alberto Ospina —comandante de las fuerzas armadas durante el primer gobierno de Uribe—, quien en el momento de los hechos era comandante de la Cuarta Brigada de Ejército, acantonada en Medellín, y el general de Ejército Alfonso Manosalva Florez, quien según testigos como Villalba y Mancuso entregó a los escuadrones de la muerte la lista de las personas que debían matar en La Granja y El Aro”.

El presidente Uribe señaló como una de las inconsistencias de la declaración de Villalba que la afirmación que Manosalva estaba presente en una reunión en noviembre de 1997 con líderes paramilitares cuando éste había fallecido en abril de ese año’, se indica en el artículo.

Efectivamente, el entonces comandante de la Cuarta Brigada del Ejército, general Manosalva, falleció el 21 de abril de 1997, seis meses antes de la masacre de El Aro.

Sin embargo, la masacre de La Granja, corregimiento del municipio de Ituango, ocurrió en junio de 1996.

Aunque Uribe tiene razón en que el general había fallecido antes de la masacre de El Aro y de la supuesta reunión en noviembre, el exparamilitar Raúl Hazbún declaró ante Justicia y Paz que Manosalva colaboró con los paramilitares.

De otro lado,  la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado por estas masacres. En una de las partes de la sentencia indicó que “tal y como reconoció el Estado (supra párrs. 63 y 64), está comprobado que agentes estatales tenían pleno conocimiento de las actividades de terror realizadas por estos grupos paramilitares sobre los pobladores de La Granja y El Aro. Lejos de tomar acciones para proteger a la población, miembros del Ejército nacional no sólo prestaron su aquiescencia a los actos perpetrados por los paramilitares, sino que también se produjeron instancias de participación y colaboración directa. Efectivamente, la participación de agentes del Estado en la incursión armada no se limitó a facilitar el ingreso de los paramilitares a la región, sino que también omitieron asistir a la población civil durante el desarrollo de aquélla, resultando así en la total indefensión de éstos. Dicha colaboración entre paramilitares y agentes del Estado resultó en la muerte violenta de diecinueve pobladores de La Granja y El Aro”. 

Por estas razones la afirmación de Uribe sobre la muerte de Manosalva, antes de la supuesta reunión es verdadera, pero.