Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 16 Enero 2019

“Uribe nunca ha ganado en Bogotá”: Gustavo Bolívar

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Es cierto que los movimientos políticos liderados por Álvaro Uribe Vélez no han logrado la alcaldía ni el concejo, pero en las presidenciales y legislativas la historia ha sido otra.

En octubre de este año se convocará a los ciudadanos a las urnas para elegir las cabezas de los entes locales y territoriales, pero desde ya comenzó la puja por la Alcaldía de Bogotá, el segundo cargo más importante del país.

En el marco de esa disputa, el congresista por el movimiento Decentes, Gustavo Bolívar, escribió en su cuenta de Twitter que en Bogotá jamás ganaría un candidato puesto por Uribe:

Colombiacheck contactó a Bolívar para entender a qué elecciones hacía referencia en específico y partir de ahí el chequeo. Esto fue lo que nos respondió:

“El trino fue realizado haciendo referencia a una tendencia en Twitter que impulsaba a Samuel Hoyos como alcalde y se traduce en que [el partido] Centro Democrático ha perdido todas las elecciones en Bogotá, por ejemplo, en el 2015 con Pacho Santos, el plebiscito y en la campaña a la presidencia con Duque.

Adicionalmente, en Bogotá el 45,7% de la población votó la consulta anticorrupción, mucho más de lo que saca un alcalde, una derrota para Uribe porque él llamó a la abstención”.

Ante su respuesta, le contra-preguntamos por las elecciones presidenciales y legislativas, en las que el uribismo, o el mismo Álvaro Uribe, se ha impuesto en Bogotá, pero hasta el momento de publicar esta nota no hemos tenido respuesta. Por esta razón, nuestro chequeo está basado en el trino y la única respuesta dada a Colombiacheck por Bolívar.

La conclusión a la que llegamos, después de consultar datos y expertos, es que lo dicho por el congresista es cuestionable, pues aunque tiene razón en lo local, al dejar abierta la puerta de “todas las elecciones”, no acierta por completo en lo nacional.

La Alcaldía y el Concejo de Bogotá

De acuerdo con Yann Basset, director del observatorio de procesos electorales de la Universidad del Rosario, desde la llegada de Antanas Mockus a la alcaldía de Bogotá, la capital ha tenido una tendencia a votar en lo local de manera muy distinta al resto del país.

Primero al favorecer a candidatos independientes, como lo fueron en su momento Mockus (1995-1997 y 2001-2003) y Enrique Peñalosa (1998-2000); y más adelante, al elegir políticos de izquierda o que en su momento se plantearon de izquierda, como Luis Eduardo Garzón (2004-2007), Samuel Moreno (2008-2011) y Gustavo Petro (2012-2015).

La única excepción, según Basset, ha sido la última elección de Peñalosa, actual alcalde, quien “podía haber sido independiente en 1990 en el contexto del bipartidismo, pero ya no tanto en 2018”, dice Basset. Además, porque Peñalosa, aunque se lanzó por firmas, “logró posicionarse como un candidato que no venía de la tradición de izquierda, ni de la tradición del partido Liberal”, de acuerdo con Andrei Gómez-Suárez, analista político e investigador asociado de la Universidad de Oxford, pero igual resultó elegido con el apoyo del partido Cambio Radical.

Volviendo al chequeo, es cierto que desde que Álvaro Uribe llegó a la presidencia por primera vez, en 2002, en Bogotá nunca ha ganado la alcaldía un candidato impulsado por él.

Resultados elecciones alcaldía de Bogotá

Lo mismo ha sucedido en el Concejo de Bogotá. Aunque, como señala Gómez-Suárez, “en el imaginario político la lucha no es por el Concejo, es por la Alcaldía”, no obstante, ni siquiera en ese escenario se ha impuesto el uribismo, primero reflejado en el Partido Social de Unidad Nacional (Partido de la U) y después de 2014 en el Centro Democrático.

Resultados elecciones concejo de Bogotá

Otras elecciones

Ahora bien, Gustavo Bolívar se refirió también a las elecciones del plebiscito por la paz, realizado en 2016; la consulta anticorrupción, de agosto de 2018, y las últimas elecciones presidenciales, en mayo y junio del año pasado.

Nuevamente sus afirmaciones son ciertas, pues de acuerdo con los datos de la Registraduría, en Bogotá el ‘Sí’ se impuso en el plebiscito con el 56% de los votos y en la Consulta Anticorrupción con el 98%. Asimismo, es verdad que esta última fue votada por el 45,7% de los bogotanos, que el expresidente llamó a no votarla, y que impulsó la campaña del ‘No’ en 2016.

De igual manera, en la primera vuelta presidencial de las elecciones pasadas el ganador fue Sergio Fajardo, con el 22% de los votos; y en la segunda, fue Gustavo Petro, con el 53%. En ninguno de los dos casos se impuso el candidato del uribismo y actual presidente de Colombia, Iván Duque.

Mirando más hacia atrás ya las cuentas no le dan a Bolívar, pues en las elecciones presidenciales de 2014, Óscar Iván Zuluaga, candidato por el Centro Democrático, ganó la primera vuelta en Bogotá con el 22% de los votos.

En 2010, 2006 y 2002 siempre ganó Álvaro Uribe (2002 y 2006) o el entonces candidato del uribismo, Juan Manuel Santos, expresidente de Colombia (2010-2018).

Resultados elecciones presidenciales

Finalmente, en el Congreso, de acuerdo con los datos que pudo revisar Colombiacheck en el Histórico de resultados electorales de la Registraduría Nacional del Estado Civil, desde 2010 el uribismo se ha impuesto en la Cámara de Bogotá, primero con La U y luego con el Centro Democrático. Este último partido ganó también el Senado en 2014, con el 20% de los votos.

Ahora bien, de acuerdo con Basset, la tendencia de Bogotá en las elecciones locales comienza a reflejarse también en las nacionales. Lo que seguirá es ver si la capital seguirá manteniendo esta tendencia o si, después de alcanzar la presidencia con Duque, el uribismo logra hacerse también a la alcaldía de Bogotá  con alguno de sus tres candidatos: Ángela Garzón, Samuel Hoyos y Diego Molano.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 27 Junio 2019

Los desmovilizados durante el Gobierno Uribe no son siete veces más que los del proceso con Farc

Por Sania Salazar

Aunque Margarita Restrepo dio cifras aproximadas del número de desmovilizados en el gobierno de Uribe, calculó mal su relación con las cifras del proceso con el ahora partido Farc. 

La representante a la Cámara por el Centro Democrático, Margarita Restrepo, aseguró en su cuenta de Twitter que en el Gobierno Uribe se desmovilizaron más de 50.000 combatientes y que eso es casi siete veces más de los que se desmovilizaron en el proceso de La Habana.

Colombiacheck califica la frase de la representante como cuestionable, pues aunque se aproxima a las cifras oficiales de desmovilizados en el periodo de gobierno de Uribe Vélez, se equivoca en decir que esa desmovilización fue siete veces mayor a la de las Farc. Además, desconoce que hay múltiples cifras de ambos procesos y que ambas desmovilizaciones han tenido críticas por presuntos “colados”.

El equipo de prensa de la Representante le envió a Colombiacheck los pantallazos del artículo de Verdad Abierta “La desmovilización: el proceso de paz (2003-2006)”, en el que basó Restrepo su trino.

El artículo dice: “desde agosto de 2002 y hasta enero de 2010 se han desmovilizado 52.403 personas, 31.671 procedentes de grupos paramilitares que dejaron las armas de manera colectiva, y 20.732 miembros de grupos guerrilleros y paramilitares que se desmovilizaron individualmente”. Pero en el artículo no especifican la fuente de esas cifras en particular.

Según la ARN, entre 2002 y 2010, durante la presidencia de Uribe Vélez, se desmovilizaron 17.348 guerrilleros (2.980 del ELN y 14.368 de Farc) y 35.822 paramilitares, para un total de 53.170 personas.  

Según esa misma Agencia, los desmovilizados producto del proceso de paz con la exguerrilla de las Farc son 13.190 personas.

En su trino Restrepo se aproxima a la cifra oficial de desmovilizados en el Gobierno de Uribe Vélez, pero se equivoca al decir que la cifra es siete veces más de la cantidad de personas que se desmovilizaron producto del acuerdo con Farc, porque en realidad es cuatro veces mayor. Pero hay que recordar que hay otras cifras de estas desmovilizaciones de ONG y centros de pensamiento que le hacen seguimiento al conflicto en Colombia y que ni el proceso de desmovilización de las Autodefensas ni el de Farc han estado exentos de dudas con respecto a los llamados “colados”, miembros de otros grupos armados o narcotraficantes que han querido obtener los beneficios que se otorgan en esos procesos de desarme.

Por ejemplo, la Fundación Ideas para la Paz, FIP, indica que entre agosto de 2002 y enero de 2010 se desmovilizaron 35.353 miembros de las Autodefensas (entre desmovilizaciones individuales y colectivas), según cifras del programa de atención humanitaria al desmovilizado de la Oficina del Alto Comisionado para la paz.

Y el libro Desmovilización y reintegración paramilitar. Panorama poscuerdos con las AUC, del Centro Nacional de Memoria Histórica, Cnmh, calcula que fueron 31.000 los desmovilizados oficialmente reconocidos de las AUC.

Sobre ese proceso de reinserción hay que recordar también que recibió críticas entre otras cosas porque, como lo recuerda la periodista María Teresa Ronderos en el libro Guerras recicladas, hubo denuncias de que personas que no hacían parte de esos grupos se hicieron pasar por combatientes.

Sobre la reinserción de las Farc la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, indica en su segundo informe Cómo va la paz que un poco más de 6.800 guerrilleros de las Farc se desarmaron colectivamente producto de la negociación con el gobierno. Hay que aclarar que en esta cifra solo están incluidos los exguerilleros que entregaron las armas, mientras que las cifras de la ARN citadas arriba también incluyen a colaboradores de la guerrilla no armados (conocidos como “milicianos”) que se acogieron al proceso de paz.

Este proceso tampoco ha estado exento de críticas, pues al principio se denunció que hubo personas que se quisieron colar en el proceso para que sus delitos fueran juzgados por la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP.