Pasar al contenido principal
Miércoles, 18 Septiembre 2019

Cdmb no le negó a Minesa la posibilidad de explotar minería en Soto Norte como dijo Fredy Anaya

Por Vanguardia

Si bien la Cdmb determinó que el proyecto minero Soto Norte no tiene un correcto uso y aprovechamiento de los recursos naturales, este concepto técnico no es vinculante, la decisión final de la explotación minera en cercanías del Páramo de Santurbán está en manos de la Anla.

El candidato a la Alcaldía de Bucaramanga Fredy Anaya aseguró en el debate del canal TRO realizado el 10 de septiembre que la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb (la autoridad ambiental regional), le “negó a Minesa la posibilidad de explotar la minería en Soto Norte”, al hacer referencia al concepto técnico que ese mismo día se hizo público.

Vanguardia volvió a consultarle a Anaya sobre el tema y el candidato se ratificó y dijo que la afirmación es cierta. 

Posteriormente, indicó: “Que la Anla (Autoridad Nacional de Licencias Ambientales) se la dé (otorgue la licencia para explotar minería) es otro problema. Lo que hizo la Cdmb fue dar un concepto y en el concepto se le negó la posibilidad a Minesa de explotar cerca al páramo de Santurbán”.

El concepto al que se refiere el candidato es el ‘Concepto técnico sobre el uso y aprovechamiento de los recursos naturales del Proyecto Soto Norte de explotación subterránea de minerales Auroagentíferos en el marco del Estudio de Impacto Ambiental presentado por Minesa S.A.S.’, emitido por la Cdmb.

En dicho documento, la entidad ambiental asegura que el proyecto minero Soto Norte de Minesa no tiene un correcto uso y aprovechamiento de los recursos naturales.

“Nosotros revisamos cada uno de los permisos y con la información que en este momento tiene el proyecto no hay viabilidad”, explicó Martín Camilo Carvajal, director de la Cdmb a RedCheq.

Esto, aseveró Carvajal, se refiere específicamente a concesiones aguas, permisos de vertimiento, ocupaciones de caudal, permiso de emisiones atmosféricas y aprovechamiento forestal.

“En el tema de recursos hídricos, los estudios que ellos (Minesa) presentan tienen muchas inconsistencias para una fuente hídrica, se presentan valores diferentes de caudales, entonces eso es una inconsistencia fuerte y especialmente hay un elemento crítico y es que los caudales de las fuentes hídricas no se mantienen constantes durante una época anual, hay una épocas de estiaje donde se presenta la condición crítica y es donde se vuelve el referente para poder determinar si la fuente hídrica cuenta con el recurso que le permita autorizar la captación y el uso del recurso para las necesidades del proyecto”, aseguró Carvajal.

Sin embargo, la Cdmb no es la entidad competente para negar el proyecto minero de Minesa.

Según Lilia Roa Fuentes, bióloga de la UIS y doctora en ciencias biológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, por decreto único del sector ambiental y por el tamaño de la obra, la jurisdicción es de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla).

“La Anla solicita a la corporación (Cdmb) un concepto técnico. La autoridad tiene que tomar el concepto de la Cdmb y decidir sobre el futuro del proyecto. Y ese concepto no es vinculante, la decisión por decreto único del sector ambiental es de la Anla”, explicó la experta. 

En otras palabras, el concepto de la Cdmb sobre el proyecto de Minesa no es de obligatoria aplicación. La corporación ambiental regional cumplió con su papel al realizar los estudios que generaron el concepto técnico, pero la Anla puede tomar una decisión independiente a dichos resultados. 

Sobre el tema, la Anla aseguró que el concepto de la corporación hace parte del procedimiento normal de evaluación y se le dará un tratamiento similar al de todos los pronunciamientos que se reciben en cada trámite que evalúa la entidad.

El tire y afloje con la explotación minera en Soto Norte

El interés por las riquezas que esconde el páramo de Santurbán es un asunto de décadas atrás. De hecho, los habitantes de la provincia Soto Norte se definen como pueblos de tradición minera, pues por años esta ha sido la actividad principal de la región.

Durante los gobiernos de Juan Manuel Santos se impulsó la llamada 'locomotora minera energética' para favorecer el crecimiento económico del país. Esto facilitó que en Santander aumentara la asignación de títulos para la explotación de metales como el oro, para los mineros artesanales y las multinacionales.

En el departamento surgió la primera preocupación con la llegada de la canadiense Greystar, que pretendía ejecutar un proyecto de minero a gran escala y a cielo abierto que los ambientalistas advirtieron que afectaba el páramo de Santurbán y se pondría en riesgo el suministro de agua en zonas aledañas como en las áreas metropolitanas de Bucaramanga y Cúcuta. Por tal motivo, una multitud marchó en febrero de 2011 contra esta compañía, que luego se llamó Eco Oro.

Al tiempo de los procesos mineros, está la limitación del Páramo. Por lo que el 8 de enero de 2013, el Gobierno Nacional declaró que las 11.700 hectáreas del Parque Natural Regional del Páramo de Santurbán no eran suficientes para proteger el ecosistema estratégico.

En qué va la delimitación

Tras la presión social, en diciembre de 2014 el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible anunció una nueva delimitación del páramo. Se protegió el 76 por ciento de la zona, es decir, 98.954 hectáreas de las 129.743 existentes. Dentro de estas operaba gran parte del proyecto Angostura de Eco Oro.

Sumado a esto, en febrero de 2016, un fallo de la Corte Constitucional prohibió la actividad minera en los páramos, por lo que se imposibilitó la explotación por parte de la empresa canadiense, a la que la Agencia Nacional de Minera, ANM, le suspendió la licencia en 2016.

Entre tanto, la delimitación del Páramo de Santurbán sigue sin definirse. En 2017 la sentencia T-361 de la Corte Constitucional dejó sin efectos la Resolución 2090 de 2014, con la que el Gobierno había delimitado el páramo. 

Según el fallo, no se garantizó la participación ciudadana, por lo que ordenó que se adelantará una nueva delimitación, teniendo en cuenta la opinión de los habitantes de la región.

Aunque la nueva delimitación debió entregarse el 16 de noviembre de 2018, el Ministerio de Ambiente solicitó prórroga hasta diciembre próximo para realizar encuentros de socialización en diferentes poblaciones de Santander y Norte de Santander.

En junio pasado el Tribunal Administrativo de Santander le concedió un nuevo plazo para que el Gobierno entregue la nueva delimitación a más tardar el próximo 18 de diciembre.  

Compañías interesadas en explotar

Ante la negativa de realizar explotación de minerales en el área en donde Eco Oro adelantaba la fase exploratoria durante 20 años, la compañía presentó en marzo pasado su renuncia al contrato de concesión minera en el Páramo de Santurbán. 

La solicitud fue aceptada por la ANM y posteriormente el Estado fue demandado por 764 millones de dólares el año pasado, en medio de un proceso de arbitramiento internacional.

Otro de los títulos mineros en el área de influencia del páramo de Santurbán pertenecía a la compañía AUX, que pertenecía a Eike Batista, el exmultimillonario que fue condenado a 30 años de prisión por corrupción en Brasil.

Luego de que Batista quebrara en 2014, la minera pasó a manos al fondo Mubadala de Abu Dabi y se constituyó Minesa. En 2017 la compañía presentó un primer Estudio de Impacto Ambiental, que retiró en marzo de 2018. 

Tras realizar ajustes, en enero pasado presentó un nuevo estudio ante la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, que decidirá si avala o no el proyecto.

¿Cuáles empresas mineras están en la zona del páramo?

En el área de la resolución 2090 de 2014, es decir, dentro del Páramo de Santurbán y que tienen algún instrumento ambiental, hay siete empresas mineras: Sociedad Minera Reina de Oro, Sociedad Minera La Providencia, Sociedad Minera Trompetero, Sociedad Minera La Elsy, Sociedad Minera La Nueva Elsy, Minera Vetas y Eco Oro, según dio a conocer la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la meseta de Bucaramanga, Cdmb, en junio pasado.

En esta zona existen otras compañías como Aux Gold, Continental Gold de Colombia, Oro Barracuda, Galway, Empresa minera San Antonio de Yolombó, Sociedad minera La Esmeralda y Anglogold Ashanti Colombia, que aunque tienen títulos mineros, no tienen permisos ambientales.

En el caso de Minesa, ésta no se encuentra dentro de esta área, aclaró la corporación.

En cualquier caso, ya que la Cdmb no tiene la última palabra sobre Soto Norte, calificamos la afirmación de Anaya como cuestionable.

RedCheq
Miércoles, 09 Octubre 2019

Gaitán no dijo ‘hasta las 4 de la tarde vota el pueblo, después vota la Registraduría’

Por Ana María Saavedra

La frase ha sido atribuida en redes al caudillo liberal. Pero la Registraduría fue creada ocho meses después del asesinato de Gaitán, así que es imposible que la haya dicho.

Esta frase, atribuida al líder liberal Jorge Eliércer Gaitán, ha sido publicada en varias redes sociales. Incluso, el reconocido presentador de televisión “Pirry” cayó en el error de atribuirle la afirmación al político asesinado en 1948.

ka

Y es precisamente la fecha del magnicidio de Gaitán, el 9 de abril de 1948 (un día conocido como “el Bogotazo” por el caos que ocurrió en la capital tras conocerse la noticia del asesinato), la que hace imposible que el reconocido líder haya pronunciado esa afirmación, ya que para esa fecha la Registraduría no existía.

Esta entidad aclaró esa publicación en su portal, donde indicó que “la Registraduría fue creada el 16 de diciembre de 1948, tras la expedición de la Ley 89, es decir 8 meses después del Bogotazo”.

j

Efectivamente, al revisar la historia de la Registraduría encontramos una edición especial de la revista Nuestra Huella, publicada el año pasado en su aniversario 70, en la que relatan que “el 16 de diciembre de 1948 nació la Registraduría Nacional del Estado Civil como un organismo autónomo e independiente del gobierno. Sus orígenes se dieron en medio de un ambiente convulsionado por la violencia política y el descontento de la gente que exigía, a gritos, garantías en los procesos electorales”.

En la misma revista señalan que los orígenes de la Registraduría se dan con la Ley 89 de 1948, expedida tras el asesinato de Gaitán. Tras el asesinato del líder y la violencia que se desató con mayor fuerza, “el Ministro del Interior Darío Echandía comenzó a buscar acuerdos sobre los temas que venían generado la fricción política y que tenían que ver con los asuntos electorales”.

Entonces, los partidos llegaron a un acuerdo y se redactó la Ley  89 de 1948, firmada el 16 de diciembre de 1948, que crea la Registraduría Nacional del Estado Civil. Antes de esta ley, el encargado de organizar las elecciones era el Gran Consejo Electoral.

De todas maneras, en esa época sí existían señalamientos entre ambos partidos, Liberal y Conservador, por supuestos fraudes en las cédulas. Por esa razón, el  7 de febrero de 1948, Gaitán dio un discurso, conocido como la “Oración por la Paz”, dirigido al presidente Mariano Ospina Pérez. Pero en él, por supuesto, no mencionó la frase sobre la Registraduría.

Es imposible que Gaitán haya pronunciado esta frase, pues la Registraduría fue creada ocho meses después de su asesinato. 

RedCheq