Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 06 Diciembre 2019

Según matrículas, no dejaron de estudiar 1.000 niños en Arboletes por lluvias, como dijo alcaldesa electa

Por Juan Camilo Morales

Entre marzo y septiembre de este año el municipio de Arboletes en el Urabá antioqueño perdió 100 estudiantes matriculados en sus instituciones educativas y no 1.000, como dijo la alcaldesa electa.

Diana Stella Garrido Henao, alcaldesa electa de Arboletes, dijo en una entrevista con el canal TV Arboletes y la emisora Coral Estéreo que en el municipio hay un problema grave de niños que han tenido que dejar de estudiar por la falta de transporte escolar durante los meses de lluvias. Cuando uno de los periodistas le preguntó que cuántos niños habían desertado por esta razón respondió: “Hay más de mil niños sin estudiar en Arboletes por el tema del invierno”.

Consultando fuentes oficiales encontramos que es falso que se hayan perdido tantos estudiantes, aunque sí es verdad que el transporte escolar solo ha estado disponible pocos meses este año y que es una de las causas de deserción escolar.

Según la documentación entregada a RedCheq por la Secretaría de Educación de este municipio, en marzo de 2019 había 9.144 alumnos matriculados en 13 instituciones educativas. Para el mes de septiembre, este número se había reducido a 9.044 estudiantes. De manera que solo se perdieron 100 escolares y no 1.000 como dijo la futura alcaldesa.


estudiantes marzoestudiantes septiembre
Listados de estudiantes matriculados por institución educativa de la Secretaría de Educación de Arboletes

La Secretaria de Educación de Arboletes, Viviana Martínez Espitia, nos dijo que: “decir que la desescolarización escolar en Arboletes es de mil estudiantes, es algo desacertado por completo”.
Cuando le preguntamos que cómo es el proceso para dar de baja a un estudiante nos dijo que podía ser cuando el padre o acudiente retira los documentos o cuando por inasistencia la institución decide retirar al alumno del sistema integrado de matrícula (simat).

Pablo Andrés Pedraza Betancourth, coordinador de formación y acompañamiento de la ONG Enseña por Colombia en Urabá, nos dijo que el número de faltas necesarias para que un estudiante sea retirado del sistema depende del manual de convivencia de cada colegio pero que los profesores normalmente son muy cuidadosos en llevar estas cuentas. De manera que el número de estudiantes matriculados en un colegio sí es una medida confiable del número de estudiantes que realmente están estudiando allí.

Una acción de tutela interpuesta por el personero municipal, Fredys Manuel Vega Bedoya, en contra del municipio de Arboletes, la gobernación de Antioquia y el Ministerio de Educación obligó a que a partir de noviembre regresara el transporte para los estudiantes.

Según el fallo del Juzgado Segundo Administrativo Oral del Circuito de Turbo 1.135 estudiantes de Arboletes son beneficiarios del transporte escolar, pero eso no quiere decir que todos esos estudiantes deje de estudiar cuando no hay transporte. El mismo fallo dice: “algunos rectores y docentes de unas instituciones han manifestado que hay niños que dejaron de asistir puntualmente a las instituciones educativas, esto se presenta más que todo cuando amanece lloviendo.”

Le preguntamos a la alcaldesa electa que de dónde había sacado la cifra de los 1.000 estudiantes y nos dijo que “Estudio técnico no hay;  pero sí revisión y conversaciones tranquilas y sueltas  con los padres de familia en cada corregimiento en las diferentes reuniones que tuvimos durante toda la campaña.” Pero luego agregó que “esto lo hago desde la presunción y no lo doy como última palabra y lo voy a confirmar y revisar ahora que tenga la oportunidad de que inicien el proceso de empalme conmigo y mi equipo.”

Aunque el número de alumnos que han dejado de estudiar no es tan alto como dice la alcaldesa electa, sí es verdad que la falta de transporte escolar es un problema en este municipio. Durante el año 2019, el municipio de Arboletes sólo ha tenido contratación durante cuatro meses según nos dijo Martínez, la secretaria de educación.
Pedraza, de Enseña por Colombia, dice que el transporte es uno de los problemas ligados a la desescolarización aunque no es el único: “Al ser una región donde hay colegios en la zona rural, el transporte escolar es sumamente importante para los estudiantes, sobre todo para llegar a estudiar. Pero cuando hay invierno se dificulta mucho para los estudiantes llegar a los colegios y puede ser un resultado claro de deserción escolar, esto es algo que no solo sucede en Arboletes esto también pasa en la región en general”.

Además Pedraza dijo que otro motivo de desescolarización es la falta de alimentación escolar debido a que muchos estudiantes asisten a clases sólo por este motivo. Por otro lado, algunos dejan de estudiar por tener que ayudar a sus padres en las fincas y las niñas se van a vivir con sus novios y no vuelven a la escuela.

Así concluimos que la cifra de 1.000 estudiantes desescolarizados por causa del invierno y la falta de transporte escolar es falsa y que el número real es de 100 estudiantes desescolarizados.
 

Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable

Inchequeable

Jueves, 10 Octubre 2019

No hay cómo comprobar si se necesitan 900.000 millones de pesos para malla vial de Bucaramanga

Por Vanguardia

Uno de los temas más recurrentes en la campaña electoral en Bucaramanga es el estado de la malla vial. Prácticamente todos los candidatos han hecho propuestas para incrementar la inversión en el mantenimiento de la capa asfáltica de los 499 kilómetros de vías urbanas que tiene la ciudad.

No obstante, hubo una cifra pronunciada por el candidato Juan Carlos Cárdenas Rey en el debate del canal TRO que llamó la atención. Según él, para recuperar la malla vial se requieren 900.000 millones de pesos.

“Acá no hemos dimensionado el problema, estamos hablando que la recuperación de la malla vial puede ser del orden de los 900.000 millones y en esta administración solamente (tiene) 15.000 millones, que a última hora el Concejo de la ciudad aprobó, creo que hay que hacer un cambio importante en el Concejo de la ciudad”, afirmó Cárdenas en el debate.

Esta misma cifra es mencionada por Claudia Lucero López en su plan de gobierno.

El equipo de RedCheq trató de verificar si esta cifra es precisa, pero encontró que hay tantas versiones al respecto y factores a tener en cuenta que la consideramos ‘inchequeable’.

¿De dónde salió la cifra?

Según Julián Silva Cala, jefe de campaña de Juan Carlos Cárdenas Rey, explicó que la cifra surgió luego de hablar con varios expertos y de un estudio de la UIS.

“El último estudio realizado por la UIS hace 5 años aproximadamente daba una cifra cercana a los 600.000 millones. (...) Lo que hicimos fue consultar con expertos y tratar de estimar cuánto costaría hoy, con base en ese estudio, el deterioro progresivo de la malla vial y trayendo el costo a valor presente”, afirmó Silva.

Le preguntamos a Cala si nos podía facilitar una copia del estudio de la UIS, pero a la fecha no hemos tenido acceso a ese documento.

Por el lado de López hay una versión similar. Según ellos, la inversión que se requería para 2012 era de 576.000 millones, pero desde entonces las intervenciones han estado por debajo de lo proyectado en el Plan Maestro de Movilidad (Luis Francisco Bohórquez invirtió unos 42.000 millones y Rodolfo Hernández menos de 20.000 millones) y esto habría llevado a que a la fecha se requiera un cálculo aproximado de más de 900.000 millones para la malla vial.

A pesar de estas versiones, Vanguardia consultó con la Secretaria de Infraestructura de Bucaramanga, Fany Arias, quien explicó que si bien sí hay estudios sobre el estado de la malla vial en la Administración Municipal, no existe un documento que indique y especifique una cifra exacta de lo que vale reparar toda la capa asfáltica del área urbana de Bucaramanga.

Una respuesta similar nos dio el Grupo de Geomática de la UIS, donde aseguraron que ellos no tienen un estudio reciente del estado de la malla vial que permita indicar cuánto cuesta reparar la malla vial de la ciudad.

Rastreando la cifra real

El primer dato que encontramos fue el que arroja el Plan Maestro de Movilidad 2011-2030 de Bucaramanga, que en la tabla 30 (indicadores de oferta), afirma que la inversión necesaria para mejorar la malla vial es de 143.695 millones.

Para ello citan el ‘Estudio de gestión de pavimentos para el municipio de Bucaramanga’, realizado en el marco de un convenio interadministrativo entre la Alcaldía y la UIS. Este estudio, no obstante, tiene aproximadamente 10 años y desde entonces se han hecho algunas inversiones en mantenimiento de la malla vial y al mismo tiempo la capa asfáltica ha tenido su deterioro normal.

Años después de publicado el plan, el entonces Alcalde de Bucaramanga, Fernando Vargas Mendoza, afirmó en una entrevista que sería preciso invertir una suma cercana a los 480.000 millones de pesos.

Esta misma cifra fue retomada cuatro años más tarde por el Secretario de Infraestructura, Clemente León Olaya, quien una vez más aseguró que se requerían esos 480.000 millones, advirtiendo que los 42.000 millones que se iban a invertir en la administración de Luis Francisco Bohórquez se iban a enfocar en los puntos críticos.

Para agregar más a la confusión, Fabiola Figueredo, subsecretaria de Infraestructura de Bucaramanga, asegura que si lo que se busca es reparar toda la malla vial es necesaria una inversión de 1,8 billones de pesos. Según ella, la totalidad de los 499 km urbanos de Bucaramanga tienen algún nivel de deterioro.

Al ser consultada sobre cómo se puede calcular la cifra Arias, la Secretaria de Infraestructura, dio una cifra un poco menor (1,6 billones) e indicó que se deben tener en cuenta factores como el costo por kilómetro, los estudios previos y la interventoría.

Lo que dice la Alcaldía

Según Arias, un cálculo aproximado se puede hacer multiplicando el costo promedio del metro cuadrado pavimentado ($394.654) por el total de metros cuadrados que hacen parte de la malla vial.

La ciudad tiene 28 km de vías arterias primarias (784.000 m²), 39 km de vías arterias secundarias (273.000 m²), 50 km de vías primarias terciarias (350.000 m²), 97 km de vías locales nivel 1 (679.000 m²) y 265 vías locales nivel 2 (1’995.000 m²).

En otras palabras, los 499 km de vías urbanas a cargo del municipio representan un total de 4’081.000 metros cuadrados de malla vial. Esto da aproximadamente, al multiplicar por los 394.654 pesos que cuesta recuperar un metro cuadrado, un total de 1’610.582’974.000 pesos.

Esta cifra, tal y como está calculada, hace referencia a cambiar toda la malla vial, incluyendo la base granular, la subbase y en general toda la estructura de la red vial.

En ese sentido, es preciso advertir que no todo se puede invertir al tiempo, que en algunos casos es probable que no se requiera intervención o sólo haga falta un reparcheo. Es decir, se debe diferenciar qué es lo que se va a intervenir y en qué periodo de tiempo.

También se debe tener en cuenta el tipo de pavimento, si es rígido o flexible, pues el primero es más costoso, se usa para vías de tráfico pesado (como las de Metrolínea), pero tiene una mayor vida útil.

También están factores como la modalidad de contratación, si es por autopavimentación (se reduce el costo de mano de obra) o un solo contrato grande para toda la ciudad.

Todos esto puede llevar a que varíe el valor de la cifra, que según los criterios que se manejen pueden implicar un incremento o una disminución.

El estado de la malla vial

El Plan Maestro de Movilidad 2011-2030 de Bucaramanga fijó unos indicadores de gestión que mostraban las metas que se debían lograr cada cinco años, incluyendo el mantenimiento de la malla vial. Esto según el nivel de deterioro de los casi 500 km de vías que tiene la ciudad.

Estos datos se encuentran en la página 130, tabla 33. Indicadores y metas de gestión.

Según el plan, para 2015 (inicio del período actual) se debía realizar el mantenimiento de 113,3 km de red vial arterial, 46,3 km de red vial local 1 y de 97,8 km de red vial local 2.

Para 2020, estos indicadores aumentan a 139,1 km, 56,9 km y 120,1 km, respectivamente. En otras palabras, en los primeros 10 años del Plan Maestro de Movilidad el 60% de la malla vial de Bucaramanga debió tener algún tipo de mantenimiento.

Para 2030, la proyección es que los casi 500 km de vías de la capital santandereana deben haber sido recuperados o rehabilitados en algún momento entre 2010 y los siguientes 20 años.

RedCheq