Pasar al contenido principal
Miércoles, 14 Agosto 2019

A Sergio Isnardo Muñoz le falta precisión en las medidas del metro que propone

Por RedCheq

El candidato a la Alcaldía de Bucaramanga acierta en la distancia de la primera línea del metro de Quito, pero se descacha en algunos kilómetros en la ruta propuesta para el metro de la capital santandereana.

Durante su campaña a la Alcaldía de Bucaramanga, el candidato avalado por los partidos MAIS y ASI, Sergio Isnardo Muñoz, realizó una serie de declaraciones en las que comparaba a la ciudad de Quito con la de Bucaramanga, para proponer la creación de un metro subterráneo desde Colorados (al norte) hasta el municipio Piedecuesta (al sur de la capital de Santander).

Puntualmente, el candidato declaró el pasado 19 de julio en una entrevista a Vanguardia: “Quito en diciembre inaugurará su metro subterráneo. 22 kilómetros que conectan el sur con el norte de Quito. Desde Colorados hasta Piedecuesta hay 24 kilómetros”. 

Verdadero pero

Para verificar esta información, RedCheq contactó al candidato Sergio Isnardo Muñoz, quien confirmó su propuesta de un sistema metro para el Área Metropolitana de Bucaramanga y ofreció detalles del recorrido previsto: “Comenzaría en Los Colorados, en entrada al barrio por la vía nacional a la Costa, en el sector en el que se desvía para ir hacia Colorados por la derecha y a la izquierda al barrio El Pablón. Terminaría en Los Cisnes, en Piedecuesta, cerca a Catay o Lomas de Viento”. 

Muñoz aseguró a RedCheq que la información sobre la distancia desde el barrio Los Colorados hasta Cisnes (24 kilómetros, según declaró) la obtuvo de Google Maps. Y que por otro lado, la información sobre el metro de Quito fue suministrada por Jorge Yánez, gerente del Metro de Quito, en su visita a Ecuador.

El mismo día de la entrevista con Vanguardia, el candidato compartió en Twitter su viaje a Quito:

El metro de Quito

La ciudad de Quito se encuentra en efecto en proceso de transición del sistema de Trolebús, a un metro subterráneo. Aunque el sitio web oficial del Metro de Quito anunció un adelanto del 85 por ciento de la obra, no ha precisado una fecha de inauguración. Sin embargo, el diario ecuatoriano El Comercio publicó una entrevista al gerente de la Empresa Pública Metropolitana de Transporte de Pasajeros, Mauricio Peña, en la que se anuncia el inicio de operaciones en diciembre de este año.

¿Cuántos kilómetros recorre este primer tramo?

En el portal oficial del Metro de Quito, se establece que “la línea 1 de Metro de Quito tendrá una extensión de 22 kilómetros desde Quitumbe hasta El Labrador, distancia que podrá recorrerse en tan solo 34 minutos. A lo largo de los 22 kilómetros habrá 15 estaciones subterráneas de 150 metros de largo cada una (...). La línea 1 de Metro transportará a 400.000 pasajeros por día”. 

Este es el mapa oficial de la página de la empresa (la línea roja corresponde al recorrido del Metro).

Los datos reportados en Google Maps confirman que el recorrido del subterráneo entre Quitumbe y El Labrador en Quito, tiene un total aproximado de 22 kilómetros en su recorrido, tal como lo declaró el candidato a la Alcaldía de Bucaramanga.
 

Sin embargo, las medidas no le dan al candidato en cuanto a las distancias que refiere para la capital de Santander. En la ruta local propuesta por Muñoz para la creación de un sistema de metro, del barrio Los Colorados, en el norte de Bucaramanga, a Cisnes, en el municipio de Piedecuesta, la distancia es de 30,5 kilómetros, según reporta Google Maps; unos 6,5 kilómetros más de los 24 que señaló en su declaración inicial.

Lo que dicen los expertos

Dos expertos consultados por RedCheq coinciden en que la línea sugerida por Sergio Isnardo Muñoz es la misma por donde se ha diseñado el sistema de transporte masivo de Bucaramanga, Metrolínea, así como las principales redes de la ciudad, dado que la geomorfología de la zona así lo exige. Sin embargo, los expertos apuntan a soluciones de movilidad diferentes al sistema metro, dado que la relación costo-beneficio aún no es evidente. 

Víctor Azuero, actual presidente de la Sociedad Santadereana de Ingenieros y exdirector del Área Metropolitana de Bucaramanga, explicó que debería mejorarse la intermodalidad del sistema de transporte masivo. Es decir, apuntar a un sistema integral en el que las estaciones conecten eficientemente con otras formas de transporte, lo cual haría que el número de usuarios sea masivo y  pertinente en términos financieros.

Por su parte, Álvaro Viviescas Jaimes, ingeniero civil, investigador de la Universidad Industrial de Santander (UIS) y doctorado en ingeniería de la construcción, explica que en efecto, la limitación técnica de pendiente máxima exigida para la construcción de un sistema de metro no se cumple para Girón, zona que ha sido excluida en la propuesta inicial de Muñoz.

Además, Viviescas Jaimes refuerza que el terreno del área metropolitana es estable y soportaría este tipo de iniciativa. Sin embargo, la viabilidad financiera de la que tiene referencia el investigador indica que se requerirían más de 300.000 pasajeros al día para estabilizar la relación costo-beneficio en este sistema de transporte.

Según datos oficiales de la Alcaldía de Bucaramanga, en abril de 2018 en promedio 4.200 personas ingresaban diariamente a Metrolínea a través de los buses convencionales, desde el norte de Bucaramanga, una cifra muy lejana a la referenciada para considerar la propuesta de Metro viable financieramente.

Darío Hidalgo, investigador de movilidad sostenible y Director Ejecutivo de la Fundación Despacio, comentó ante la iniciativa de un posible Metro para la ciudad de Bucaramanga que resulta llamativa la propuesta de un sistema férreo a pesar de no haberse consolidado el sistema de buses Metrolínea. “Un tren urbano en general tiene costos de capital altos y ahorros en costos de operación frente a alternativa en buses. Parece un poco prematuro pensar en tren urbano en Bucaramanga”, afirmó Hidalgo.

No obstante, es de resaltar que el candidato Muñoz reconoció en entrevista a RedCheq que “los estudios topográficos se tienen que adelantar. Son esos estudios y diseños los que arrojarán cuál es la mejor opción”, como en efecto lo confirman los expertos.

Por: Alexander Sanabria, Ysabel Briceño, Daniela Puentes y Luisa Fernanda Gómez.

 

RedCheq

Jueves, 10 Octubre 2019

No hay cómo comprobar si se necesitan 900.000 millones de pesos para malla vial de Bucaramanga

Por Vanguardia

Uno de los temas más recurrentes en la campaña electoral en Bucaramanga es el estado de la malla vial. Prácticamente todos los candidatos han hecho propuestas para incrementar la inversión en el mantenimiento de la capa asfáltica de los 499 kilómetros de vías urbanas que tiene la ciudad.

No obstante, hubo una cifra pronunciada por el candidato Juan Carlos Cárdenas Rey en el debate del canal TRO que llamó la atención. Según él, para recuperar la malla vial se requieren 900.000 millones de pesos.

“Acá no hemos dimensionado el problema, estamos hablando que la recuperación de la malla vial puede ser del orden de los 900.000 millones y en esta administración solamente (tiene) 15.000 millones, que a última hora el Concejo de la ciudad aprobó, creo que hay que hacer un cambio importante en el Concejo de la ciudad”, afirmó Cárdenas en el debate.

Esta misma cifra es mencionada por Claudia Lucero López en su plan de gobierno.

El equipo de RedCheq trató de verificar si esta cifra es precisa, pero encontró que hay tantas versiones al respecto y factores a tener en cuenta que la consideramos ‘inchequeable’.

¿De dónde salió la cifra?

Según Julián Silva Cala, jefe de campaña de Juan Carlos Cárdenas Rey, explicó que la cifra surgió luego de hablar con varios expertos y de un estudio de la UIS.

“El último estudio realizado por la UIS hace 5 años aproximadamente daba una cifra cercana a los 600.000 millones. (...) Lo que hicimos fue consultar con expertos y tratar de estimar cuánto costaría hoy, con base en ese estudio, el deterioro progresivo de la malla vial y trayendo el costo a valor presente”, afirmó Silva.

Le preguntamos a Cala si nos podía facilitar una copia del estudio de la UIS, pero a la fecha no hemos tenido acceso a ese documento.

Por el lado de López hay una versión similar. Según ellos, la inversión que se requería para 2012 era de 576.000 millones, pero desde entonces las intervenciones han estado por debajo de lo proyectado en el Plan Maestro de Movilidad (Luis Francisco Bohórquez invirtió unos 42.000 millones y Rodolfo Hernández menos de 20.000 millones) y esto habría llevado a que a la fecha se requiera un cálculo aproximado de más de 900.000 millones para la malla vial.

A pesar de estas versiones, Vanguardia consultó con la Secretaria de Infraestructura de Bucaramanga, Fany Arias, quien explicó que si bien sí hay estudios sobre el estado de la malla vial en la Administración Municipal, no existe un documento que indique y especifique una cifra exacta de lo que vale reparar toda la capa asfáltica del área urbana de Bucaramanga.

Una respuesta similar nos dio el Grupo de Geomática de la UIS, donde aseguraron que ellos no tienen un estudio reciente del estado de la malla vial que permita indicar cuánto cuesta reparar la malla vial de la ciudad.

Rastreando la cifra real

El primer dato que encontramos fue el que arroja el Plan Maestro de Movilidad 2011-2030 de Bucaramanga, que en la tabla 30 (indicadores de oferta), afirma que la inversión necesaria para mejorar la malla vial es de 143.695 millones.

Para ello citan el ‘Estudio de gestión de pavimentos para el municipio de Bucaramanga’, realizado en el marco de un convenio interadministrativo entre la Alcaldía y la UIS. Este estudio, no obstante, tiene aproximadamente 10 años y desde entonces se han hecho algunas inversiones en mantenimiento de la malla vial y al mismo tiempo la capa asfáltica ha tenido su deterioro normal.

Años después de publicado el plan, el entonces Alcalde de Bucaramanga, Fernando Vargas Mendoza, afirmó en una entrevista que sería preciso invertir una suma cercana a los 480.000 millones de pesos.

Esta misma cifra fue retomada cuatro años más tarde por el Secretario de Infraestructura, Clemente León Olaya, quien una vez más aseguró que se requerían esos 480.000 millones, advirtiendo que los 42.000 millones que se iban a invertir en la administración de Luis Francisco Bohórquez se iban a enfocar en los puntos críticos.

Para agregar más a la confusión, Fabiola Figueredo, subsecretaria de Infraestructura de Bucaramanga, asegura que si lo que se busca es reparar toda la malla vial es necesaria una inversión de 1,8 billones de pesos. Según ella, la totalidad de los 499 km urbanos de Bucaramanga tienen algún nivel de deterioro.

Al ser consultada sobre cómo se puede calcular la cifra Arias, la Secretaria de Infraestructura, dio una cifra un poco menor (1,6 billones) e indicó que se deben tener en cuenta factores como el costo por kilómetro, los estudios previos y la interventoría.

Lo que dice la Alcaldía

Según Arias, un cálculo aproximado se puede hacer multiplicando el costo promedio del metro cuadrado pavimentado ($394.654) por el total de metros cuadrados que hacen parte de la malla vial.

La ciudad tiene 28 km de vías arterias primarias (784.000 m²), 39 km de vías arterias secundarias (273.000 m²), 50 km de vías primarias terciarias (350.000 m²), 97 km de vías locales nivel 1 (679.000 m²) y 265 vías locales nivel 2 (1’995.000 m²).

En otras palabras, los 499 km de vías urbanas a cargo del municipio representan un total de 4’081.000 metros cuadrados de malla vial. Esto da aproximadamente, al multiplicar por los 394.654 pesos que cuesta recuperar un metro cuadrado, un total de 1’610.582’974.000 pesos.

Esta cifra, tal y como está calculada, hace referencia a cambiar toda la malla vial, incluyendo la base granular, la subbase y en general toda la estructura de la red vial.

En ese sentido, es preciso advertir que no todo se puede invertir al tiempo, que en algunos casos es probable que no se requiera intervención o sólo haga falta un reparcheo. Es decir, se debe diferenciar qué es lo que se va a intervenir y en qué periodo de tiempo.

También se debe tener en cuenta el tipo de pavimento, si es rígido o flexible, pues el primero es más costoso, se usa para vías de tráfico pesado (como las de Metrolínea), pero tiene una mayor vida útil.

También están factores como la modalidad de contratación, si es por autopavimentación (se reduce el costo de mano de obra) o un solo contrato grande para toda la ciudad.

Todos esto puede llevar a que varíe el valor de la cifra, que según los criterios que se manejen pueden implicar un incremento o una disminución.

El estado de la malla vial

El Plan Maestro de Movilidad 2011-2030 de Bucaramanga fijó unos indicadores de gestión que mostraban las metas que se debían lograr cada cinco años, incluyendo el mantenimiento de la malla vial. Esto según el nivel de deterioro de los casi 500 km de vías que tiene la ciudad.

Estos datos se encuentran en la página 130, tabla 33. Indicadores y metas de gestión.

Según el plan, para 2015 (inicio del período actual) se debía realizar el mantenimiento de 113,3 km de red vial arterial, 46,3 km de red vial local 1 y de 97,8 km de red vial local 2.

Para 2020, estos indicadores aumentan a 139,1 km, 56,9 km y 120,1 km, respectivamente. En otras palabras, en los primeros 10 años del Plan Maestro de Movilidad el 60% de la malla vial de Bucaramanga debió tener algún tipo de mantenimiento.

Para 2030, la proyección es que los casi 500 km de vías de la capital santandereana deben haber sido recuperados o rehabilitados en algún momento entre 2010 y los siguientes 20 años.

RedCheq