Pasar al contenido principal
Viernes, 13 Diciembre 2019

Video de miembros del Esmad torturando a un hombre no es del paro, pero sí es un caso que ocurrió en 2013

Por Ana María Saavedra

Aunque en redes sociales han asegurado que se trata de la tortura a “un indígena que hacía parte de la movilización en el Cauca” el video es de hace seis años y fue grabado en Neiva, Huila.

El video que se volvió viral ha sido compartido por periodistas e influenciadores como Daniel Samper Ospina y la congresista Katherine Miranda, que publicaron o retrinaron mensajes en los que se aseguraba que, al parecer, se trataba de un caso del Cauca.

da

 

sam

Este mismo video ya había circulado en redes el año pasado cuando varias personas, incluyendo al congresista Gustavo Bolívar, lo compartieron.

El 21 de noviembre del año pasado, el congresista Gustavo Bolívar compartió el video en su cuenta de Facebook con el mensaje: “Me ayudan preguntando al Procurador General de la Nación ¿Cuántos de estos Policías fueron sancionados y retirados de esa institución por abuso de poder y tortura?”.

boli

Al hacer una búsqueda del video, usando herramientas digitales, como InVID, una extensión de navegadores web que ayuda a buscar metadatos de videos y a congelar las imágenes para realizar  una  búsqueda inversa en Google, encontramos que ese video había sido publicado en Twitter  y Youtube desde 2014.

El mismo video ha sido usado como muestra de abusos policiales en México y Venezuela.

El año pasado consultamos a  la oficina de prensa de la Policía sobre este video y nos dijeron que había sido grabado efectivamente en 2013 en Neiva, Huila. 

Se trató, según la Policía, de un grupo de reacción de la Metropolitana de Neiva, que en un “entrenamiento de control de multitudes sorprendieron a un habitante de calle para que se subiera a la tanqueta. Los policías lo amarraron al poste y le ponen el chorro de agua”.

“Por los hechos se destituyó a 6 policías: 2 oficiales, 3 patrulleros y un comisario”, indicó el vocero policial. La destitución, según el vocero, fue realizada por la Inspección de la Policía.

Sin embargo, no pudimos tener una respuesta por escrito de la institución que certificara las destituciones, por esa razón no publicamos el chequeo en esa ocasión.

Un año después, el video circula de nuevo, pero esta vez se indica que se trata un indígena en el Cauca. 

Ante estos nuevos mensajes en redes sociales, la Policía publicó en su cuenta de Facebook esta información, en la que aclara que el caso se presentó el 24 de noviembre en Neiva, Huila.

 

pols

La información coincide con la que nos entregaron el año pasado en la oficina de comunicaciones sobre este video. 

Asimismo, en la búsqueda que hicimos en redes sociales encontramos que la publicación más antigua es de enero de 2014, en la que se dice que Esmad tortura a joven, aunque no revelan el sitio ni dan detalles del caso.

En Colombiacheck consultamos a Juan Dagua, miembro de la Red Amcic, Asociación de medios de comunicación indígena de Colombia, sobre el video.

Dagua, al revisar las imágenes, nos dijo que el video no es de estas movilizaciones ni ocurrió en el Cauca. Aunque sí recordó las denuncias realizadas el 2013 contra el Esmad durante el Paro Agrario.

Con estos elementos, concluimos que los trinos que se han publicado en los últimos días sobre este caso son cuestionables pues aunque el maltrato por parte de los miembros del Esmad de la Policía sí ocurrió, este caso se presentó hace seis años, no tienen ninguna relación con el Paro Nacional y la víctima tampoco es un indígena del Cauca.

Viernes, 24 Enero 2020

No, así no luce el corazón de una persona que come carne de cerdo

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La foto que está circulando en redes corresponde, en realidad, al corazón de un cerdo infectado con cisticercosis.

En redes sociales ha estado circulando desde hace un tiempo una imagen de un corazón con unas pústulas o ampollas con el mensaje “así luce el corazón de una persona que consume carne de cerdo”.

Foto de corazón con pústulas

Esta información, sin embargo, es falsa. 

En diciembre de 2018 el medio de fact-checking AFP Factual publicó una verificación de la misma foto que circulaba con el mensaje: “Así luce el corazón de un puerco sano”.

En ese momento, el medio analizó las dos marcas de agua, que se repiten en la foto que está circulando en este momento, para determinar el origen de la misma. Lo que encontró entonces es que el logo de la parte inferior derecha es de una página brasileña que publicó la imagen el 12 de octubre de 2018 aclarando que la imagen era de cisticercosis en el corazón de un cerdo.

Colombiacheck habló con Jenny Chaparro, profesora de parasitología en la Universidad de Antioquia, quien coincide en que la foto muestra un órgano infectado con cisticercosis pero, señala que “en los seres humanos se presenta de forma diferente”. Asimismo, el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA), en respuesta a Colombiacheck, afirma que “podemos describir que las lesiones son compatibles con cisticercosis”.

Sobre la forma de contagio, Chaparro asegura que el origen de ese tipo de patologías no es el consumo de carne de cerdo, ni de ninguna otra especie. “La fuente de contagio de la cisticercosis es el mismo humano”, precisa la docente.

La cisticercosis es producida por la Taenia solium (también conocido como tenia), un parásito que vive en el intestino delgado de los seres humanos, mide entre tres y cuatro metros, y deja sus huevos en la materia fecal humana. Según la docente, la relación del ser humano con la tenia es antiquísima, tanto, que esta especie es su principal huésped y vía de reproducción.

La tenia produce la teniasis, que afecta a animales (incluyendo los humanos) que habiten en lugares con problemas graves de higiene. “La principal fuente de infección es el agua no potable, la ausencia de alcantarillado y baños”, dice Chaparro.

Los cerdos, al contrario de los que sugieren las especulaciones sobre esta enfermedad, son los portadores secundarios de la tenia y se contaminan por cuenta de los seres humanos: cuando consumen alimentos o agua que tenga huevos de la tenia.

Pero para que a una persona le dé cisticercosis tendría que comer huevos de la tenia, y la única fuente de infección es la materia fecal humana. Una persona puede contagiarse a sí misma, o a otros, de cisticercosis si tiene teniasis, no se lavó correctamente las manos y manipuló alimentos para su consumo. En algunos casos puede producirse por consumir carne de un animal infectado con teniasis que no estuviese bien cocinada.

En este sentido, sin embargo, el INVIMA indica que:

“realiza inspecciones permanentes en las plantas de beneficio a nivel nacional, donde se verifican las condiciones de inocuidad en el procesamiento de la carne y productos cárnicos comestibles. En el caso de encontrar lesiones compatibles con alguna enfermedad, o que la carne y vísceras no sean aptas para el consumo humano, se procede al decomiso y destrucción de esos productos”.

Hasta 2019, de acuerdo con el ente vigilante, en Colombia no existe reportes de signos compatibles con cisticercosis en plantas de beneficio inspeccionadas oficialmente.

Por lo cual, concluimos que ni la foto difundida en redes sociales es de un corazón de una persona infectada por consumir carne de cerdo, ni que en Colombia haya, hasta el momento, riesgo alguno de contraer cisticercosis por el consumo de animales. Es más probable que quienes padezcan la enfermedad la hayan contraído de otro ser humano.