Pasar al contenido principal
Viernes, 23 Febrero 2018

550.000 migrantes venezolanos no son 550.000 pobres

Por Karina Judex, Jhon Jairo Jácome, David Yesid Escobar, María Isabel Naranjo, Olga Behar, Offray Luna y Ana María Saavedra

El senador que encabeza la lista de La U, Roy Barreras, expresó su preocupación por el ingreso de venezolanos, pero se equivocó al comparar las cifras de migrantes de ese país con las de pobreza y desempleo. Este es el chequeo ganador de la hackatón Colombia Chequea.

En una rueda de prensa en la ciudad de Cúcuta, el pasado 16 de enero, el senador y aspirante a un nuevo periodo en el Congreso, Roy Barreras, sostuvo que “más de 500 mil migrantes [venezolanos] en cifras oficiales -que pueden ser muchos más- no solamente generan una crisis en la región, sino que alteran los indicadores de pobreza y echan atrás los indicadores sociales de empleo, nutrición e inseguridad ciudadana, desvirtuando los logros que ha tenido Colombia en los últimos años. 700 mil personas son ni más ni menos que el 10% de todos los pobres que había en Colombia en el 2010 y acrecentar esa población que está toda por debajo de la línea de pobreza, implica una atención humanitaria urgente y prioritaria”.

Esta frase fue dicha en el marco de una visita del congresista a la región, que vive, desde agosto de 2015, una crisis migratoria que inició con el cierre de la frontera por parte del presidente venezolano Nicolás Maduro, y que ha generado, a su vez, una llegada masiva de venezolanos al país, como lo han evidenciado ampliamente varios medios de comunicación.

Tras confrontar las cifras y revisar el análisis de Barreras, Colombiacheck califica su frase como Ligera, pues la comparación que hace sobre las cifras de pobreza es incorrecta y no existe suficiente sustento para afirmar que la migración venezolana está alterando los indicadores sociales.

Por un lado, la primera cifra mencionada por Roy Barreras coincide con la información que transmitió Migración Colombia en el reporte titulado Radiografía Migratoria Colombia - Venezuela, con corte a 31 de diciembre de 2017, según la cual, para esa fecha, “más de 550 mil ciudadanos venezolanos se encontraban dentro del territorio nacional”.

Inmediatamente después, el senador, quien encabeza de lista del partido de La U, eleva su cifra inicial a 700 mil personas, lo cual se puede explicar por la cantidad de venezolanos que ingresaron al país en 2017, que según Migración fue de 796 mil, de los cuales el 34% regresó a su nación natal.

El problema empieza cuando Barreras afirma que este número equivale “ni más ni menos”, que al 10 por ciento de todos los pobres que había en Colombia en el 2010. Sin embargo, teniendo en cuenta que ese año la población en el país se calculaba en 45.509.584 (según el 'Reloj del Dane') y que para dicho año, el índice de pobreza, según la misma fuente, ascendió a 13.834.913 (30,2%), el 10% de dicho total equivaldría a 1.383.491 y no a 700.000 como afirma el senador.

En materia de seguridad, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, le dijo al diario El Tiempo que “si bien durante el tiempo de cierre total de la frontera la tasa de delitos por parte de ciudadanos venezolanos era baja, una vez se dio la apertura fronteriza, se incrementó. En el 2016 fueron capturados (en Cúcuta) en actividades delictivas 316 ciudadanos venezolanos, con un incremento del 40 por ciento respecto del 2015 (226)”. En este apartado, podría decirse que la migración venezolana sí ha incidido de manera directa en un aumento de ciertos delitos de impacto en la región (porte de armas, porte de estupefacientes, hurto, homicidio).

Un problema de interpretación

Para los siguientes años, el índice de pobreza, contrario a lo afirmado por Barreras, ha disminuido. Si bien en el 2010 era de 30,2%, en el 2015 fue de 20,2 y en el 2016 de 17,8. En materia de desempleo, los índices sí aumentaron entre 2015 (8,6%), 2016 (9,2%) y 2017 (9,4%). No obstante, atribuir este incremento a la llegada masiva de venezolanos al país, es algo que, por el momento, no se puede probar.

Jhon James Mora, director del doctorado de Economía de Icesi y Coordinador de la Mesa de Empleo del Observatorio Económico y Social del Valle del Cauca, explicó que esa llegada masiva puede afectar las cifras de informalidad, pero aún no hay registros. “Se puede distorsionar el mercado laboral sobre todo en el caso de la educación porque se encuentran personas altamente calificadas en oficios como lavadores de carros o manicuristas. Pero puede ser una migración que se adapte rápidamente al mercado”.

Finalmente, asegurar que los 700.000 venezolanos que el senador cree que han entrado al país van a engrosar directamente la “población que está toda por debajo de la línea de pobreza”, significa desconocer que muchos de ellos también han llegado a invertir en el país y a ubicarse en el mercado laboral, cifras que, por el momento, no se pueden precisar.

Otro de los analistas consultados, Ronald Ronal Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, indicó que “sin lugar a dudas el gran número de ciudadanos venezolanos y de colombo-venezolanos que han llegado al país tienen una serie de demandas en salud y educación y esto si genera una afectación y va a ser un peso en los sistemas sociales. Pero no es un efecto que se refleje en los indicadores inmediatamente y no se puede decir que todos los indicadores vayan a ser negativos. No se les puede responsabilizar de la crisis que vive actualmente Colombia. Y tampoco se puede decir que los 550.000 venezolanos entren a formar parte de los pobres”.

Los periodistas que desarrollaron este chequeo durante la hackatón Colombia Chequea intentaron contactar al senador para conocer su respuesta frente a los datos que encontraron, pero en ese momento no hubo respuesta de su parte. Sin embargo, por redes sociales sí mostró interés en el tema, una vez terminado el ejercicio, que consistió en múltiples chequeos express realizados en una tarde de arduo trabajo. Aquí la conversación:

 

 

* Este chequeo fue el que resultó ganador durante la hackatón Colombia Chequea, que organizaron Consejo de Redacción y Colombiacheck el pasado 16 de febrero, en alianza con Datasketck, Chicas Poderosas, Hacks/Hackers y la MOE; gracias al apoyo de la Universidad Javeriana, National Endowment for Democracy, AGEIH y Google Colombia. El trabajo contó con el acompañamiento y edición de Colombiacheck.
Viernes, 25 Mayo 2018

La receta secreta detrás de la lechona de Iván Duque

Por José Felipe Sarmiento Abella

Por redes sociales han circulado fotos y videos de simpatizantes ofreciendo plata y lechona en actos de campaña del candidato del Centro Democrático. Chequeamos su veracidad.

Al lugar común que se usa para hablar de las elecciones en Colombia, el que dice que aquí se vota por un plato de lechona o a cambio de unos pesos, le salieron unas supuestas pruebas que han circulado por las redes sociales para acusar al candidato presidencial del Centro Democrático, Iván Duque, de comprar votos (que es delito) o al menos de atraer público a sus actos de campaña con ese tipo de incentivos.

El señalamiento podría parecer anecdótico. Pero de comprobarse un acto de corrupción al sufragante, como lo denomina el Código Penal, los responsables estarían expuestos a pasar hasta siete años y medio en prisión, además de pagar 586 millones de pesos de multa. Incluso el votante que acepte la plata puede terminar con una pena de tres años.

Colombiacheck.com encontró que las fotografías de la repartición de lechona en Paipa (Boyacá) y el video donde se ofrece plata en Soacha (Cundinamarca), en ambos casos durante actos de campaña de Duque en los respectivos municipios, son reales.

No obstante, hacen falta pruebas contundentes para afirmar que la campaña se involucró de forma directa en esa práctica, como lo insinuaron algunos usuarios.

Por eso consideramos una cadena como aproximada y la otra como engañosa.

 

De compras en Soacha

El caso más explícito es el de la plaza principal de Soacha, al sur de Bogotá, donde el aspirante uribista hizo un acto público el pasado 12 de mayo. Ese día se hizo viral un video en el que se oye el discurso del candidato al fondo y se ve la discusión entre la denunciante que graba y un grupo de personas que estarían ofreciendo dinero a los asistentes en la esquina de la calle 13 con carrera 7.

 

 

La campaña respondió con un video acompañado de la etiqueta #SolucionesNoAgresiones, que usan para desmentir las noticias falsas que perjudican al candidato en redes sociales. En él aseguraron que se trata de un intento por “incriminarlo”, negaron estar detrás de la entrega de dinero en efectivo y afirmaron que, de hecho, no lo maneja.

El director municipal del partido, Ferddy Alexander González, reconoció que el episodio sí se presentó pero se lo atribuyó a un grupo político local que se unió a la campaña “hace poco” pero “nunca antes había hecho parte” de ella. Este, agregó, estaría vinculado a un funcionario de la Gobernación de Cundinamarca. “Nosotros no aprobamos eso”, enfatizó. Aunque también admitió que no tiene pruebas de las acusaciones, por lo que pidió mantener en reserva los nombres propios que señaló.

De todas formas Colombiacheck.com indagó por la filiación política de las personas que, según él, estaban involucradas y encontró que no pertenecen al uribismo ni a sus aliados en estas elecciones. Quien lidera la colectividad incluso apoya de forma abierta en sus redes sociales a otro candidato presidencial. Aun así, el portal buscó su versión y le preguntó por Facebook, por WhatsApp y hasta fue a su oficina, pero nunca consiguió respuesta.

No es claro entonces si se trató de un saboteo de otra campaña contra la de Duque o si las personas que aparecen en el video, con camisetas y gorras del candidato, de verdad trabajaban para él.

Sin embargo, la entrega de plata fue reconocida como un hecho incluso si los organizadores del partido no tuvieron responsabilidad en ella. En consecuencia calificamos la afirmación como aproximada.

 

Lechona boyacense

La otra cadena que se viralizó en los últimos días tiene como protagonista a la gastronomía electoral colombiana, que se asocia con el tamal y la lechona como los platos típicos para atraer ciudadanos a las manifestaciones e incluso a las urnas. En este caso, la cocina tolimense se habría tomado un acto de campaña de Duque en Paipa (Boyacá).

Así lo denunció el actor Bruno Díaz, quien apoya la candidatura presidencial de Gustavo Petro por la coalición Colombia Humana, el pasado 17 de mayo.

 

 

No solo es evidente que las personas que reciben la comida están vestidas con prendas alusivas al candidato del Centro Democrático.

Además, las fotografías sí fueron tomadas sobre la vía Tunja-Sogamoso. Al fondo se ve el estadio del municipio y el andén corresponde al que está junto a esa vía al lado del lago Sochagota, emblemático de la misma población.

Pero además Duque sí tuvo una reunión con empresarios boyacenses en Paipa el día anterior. El representante uribista Ciro Ramírez, organizador de la campaña en ese departamento, reportó el encuentro en el hotel Estelar. El sitio está a diez minutos en carro de donde se estaba parqueado el camión de la lechona. Para ir solo había que rodear el lago por 4 kilómetros.

Pero el presidenciable no está en la foto. El congresista Ramírez dijo que todo el evento se desarrolló en un espacio cerrado del hotel y que Duque nunca estuvo con simpatizantes en ese punto de la carretera.

La explicación que dio es que los empresarios llevaron a sus empleados al acto de campaña y, como algunos iban desde Samacá (que queda a 73 kilómetros) u otros municipios, pararon por el camino para darles algo de comer.

En resumen, dijo que la campaña “no puso un peso para refrigerios” y que lo único que pagó fue el salón de eventos.

Colombiacheck.com pudo establecer que la orden fue registrada en la lechonería a nombre de Incarsa, Industria Carbonífera de Samacá S.A.S. Esta empresa se encarga de la explotación subterránea y el procesamiento del carbón coquizable (el que se usa para fabricar acero) que luego exporta C.I. Milpa S.A., propietaria de su infraestructura.

Aunque esto demuestra que ni Duque ni su partido o sus directivos encargaron la comida, la compañía que lo hizo sí es cercana a ellos. La presidenta de Incarsa, María Ángela Parra Castiblanco, le donó 25 millones de pesos a su campaña para la consulta del 11 de marzo. Lo mismo puso su hermana Martha Cecilia, una de las cabezas de Milpa.

Pero eso no implica una compra de votos, aunque la repartición de lechona haya existido, porque fue una empresa privada la que pagó la comida para sus empleados (aunque fuera para llevarlos al evento) y no la campaña. De modo que la acusación de Díaz y otros usuarios de las redes es engañosa.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

    Frase

    1. "A la campaña de Iván Duque en Soacha le tocó repartir plata para llenar la plaza".

    2. "El candidato joven, el de la renovación, el de las nuevas formas de hacer política, repartiendo lechona en Paipa".

    Autor

    1. @Edson_Chavarro (viral en redes sociales).

    2. @BrunoDiazACTOR (viral en redes sociales).

    Fuentes

    1. Freddy Alexander González, directivo del Centro Democrático en Soacha; video de la campaña de Iván Duque, redes sociales de las personas señaladas por González (se les buscó también en persona y por teléfono pero no atendieron), Código Penal.

    2. Mapas y fotos de Google, redes sociales del candidato presidencial del Centro Democrático, Iván Duque; representante a la Cámara por Boyacá Ciro Ramírez, por teléfono y redes sociales; lechonería Doña Ana, Industria Carbonífera de Samacá S.A.S. en el Registro Único Empresarial (RUES) de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras), perfil en LinkedIn de Comercializadora Internacional Milpa S.A., relación de contribuciones o donaciones de los particulares a la campaña de Duque en el Consejo Nacional Electoral (CNE).

    Contexto

    Ambas publicaciones se hicieron virales en Twitter y Facebook después de eventos de campaña de Iván Duque en los respectivos municipios.

    Calificación

    1. Aproximada.

    2. Engañosa.