Pasar al contenido principal
Martes, 26 Marzo 2019

Bogotá obtuvo segundo lugar en Latinoamérica en transporte público, pero en 2014

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

En el índice de movilidad urbana 2.0 de Arthur D. Little, publicado hace cinco años, Bogotá aparece en el segundo lugar de la región. En el informe de marzo de 2018, la capital está en el sexto puesto.

Revista Semana publicó en la noche del 24 de marzo un trino que generó controversia en las redes sociales.

El trino se refiere a uno de los confidenciales (artículos breves) que publicó la revista este fin de semana:

Captura de pantalla Confidencial

Revisamos y encontramos que, efectivamente, Bogotá estuvo en el segundo lugar entre las ciudades de América Latina con la mejor movilidad en materia de transporte público, de acuerdo con el índice de movilidad urbana 2.0 de Arthur D. Little, una firma internacional de consultoría.

Pero lo que no explicó Semana fue que ese informe fue publicado en enero de 2014, hace más de cinco años. La revista tampoco aclaró que en marzo del año pasado salió el informe más reciente de la misma firma, y que en él Bogotá retrocedió cuatro puestos. Por esta razón calificamos la información de Semana como Cuestionable.

En la gráfica de más abajo, que viene del informe de 2014, se puede ver que la única ciudad de América Latina que estaba por encima de nuestra capital era Santiago de Chile. Detrás estaban otras ciudades latinoamericanas como São Paulo, Curitiba, Rio de Janeiro, Buenos Aires y Ciudad de México.

Además, en su confidencial, Semana escribió que “en el mundo, Hong Kong tiene el mejor transporte público”. En la imagen se puede ver que esa era la ciudad que lideraba el ránking en 2014.

Informe 2014

En esta otra imagen, se puede ver el ranking desagregado por región, donde se hace más evidente el puesto que obtuvo Bogotá entonces:

Informe 2014

Según Arthur D. Little, el índice de movilidad urbana 3.0 (el informe publicado en 2018) es “mucho más completo que las versiones anteriores”. Según la firma, el informe, “con 27 criterios, evaluó la madurez de la movilidad, la capacidad de innovación y el rendimiento de 100 ciudades en todo el mundo”.

En la gráfica de abajo, que viene del informe de 2018, se alcanza a ver que en los datos más recientes Bogotá está más abajo en el ranking, superada por Buenos Aires, Lima, Curitiba y Ciudad de México. Además, se puede ver que la ciudad número uno de todo el ranking es Singapur (es decir, otra prueba de que Semana no usó los datos más recientes).

Informe 2018

En esta otra imagen de la página de Arthur D. Little, es posible ver el ranking por región y verificar que, en el informe de 2018, Bogotá se encuentra en el puesto número seis en la escala de la región (aunque con un puntaje muy cercano al de las ciudades que la anteceden), y en el número 60 de la escala mundial.

Informe 2018
 

De acuerdo con Darío Hidalgo, experto en movilidad, el índice de movilidad urbana es un trabajo global de la consultora Arthur D. Little con la Unión Internacional de Transporte Público (UITP), y se concentra en temas como extensión e integración del sistema de transporte público y participación en el total de viajes; mientras que da pocos puntos a la calificación de calidad de servicio por los usuarios.

La razón, para Hidalgo, de que Bogotá haya caído tanto en la escala es porque desde 2012 no ha expandido su red de transporte masivo. “La red se estancó, y la calidad del servicio también” en comparación con ciudades como Buenos Aires o Ciudad de México, dice el experto.

Miércoles, 15 Agosto 2018

Las imágenes virales de la Revista Semana: ¿cuál es verdadera y cuál falsa?

Por Sania Salazar

Los lectores de la revista Semana se han visto ante la encrucijada de detectar la información falsa que circula en redes con los logos y la imagen gráfica de la revista. Aquí, claves para detectar las publicaciones falsas.

 

 

Aunque en la Revista Semana ya habían notado que en redes sociales circulaban piezas gráficas muy similares a las que produce el medio, pero con información falsa, tienen el fin de semana del 20 de julio como la fecha en la que estas imágenes empezaron a ser virales. Los lectores se preguntan cómo identificar las falsas.

{/source}

 

 

Tatiana Jaramillo, jefe de redes sociales de Semana, reconoce que las imágenes falsas son muy parecidas a las verdaderas, por lo que es difícil diferenciarlas. Pero para identificar las piezas falsas recomienda fijarse en el tipo de letra, que es distinto al que usa Semana (las letras de las imágenes falsas son serifadas, tienen “colitas” en los extremos de las letras) y en la manera como está organizado el texto en el espacio de la imagen, pues Semana no suele ponerlo centrado.

Además, señaló que antes de compartir esos contenidos es importante verificar las cuentas de redes sociales de donde salen las imágenes, pues las piezas originales de Semana solo salen de las cuentas del medio. Los lectores también pueden consultarles, a través de las redes sociales, sobre la veracidad de las piezas gráficas.

Jaramillo resaltó también que los mensajes falsos, por lo general, generan indignación y que, aunque en las imágenes de la revista a veces salen frases polémicas de los personajes, esto no es tan común.

Para contrarrestar el efecto de estas imágenes con información falsa, la revista ha publicado notas aclaratorias poniendo en evidencia las falsedades.

Jaramillo indicó que aunque son varias las cuentas desde las que se distribuyen estas imágenes con información falsa, en la Revista Semana han detectado que estas se publican, principalmente, en la cuenta de Twitter @Pelicolombianas.

Esta cuenta tiene 21 mil seguidores y, aunque en su perfil advierte que dice “verdades a punta de mentiras” y que tiene “elevados niveles de sátira”, hay varios incautos que creen las mentiras que publican y las replican en sus redes sociales. Algunos líderes de opinión o tuiteros con miles de seguidores también comparten estas imágenes con citas falsas, lo que facilita que se viralicen.

 

 

“Coger una marca que no es tuya para promocionar tu contenido está mal hecho y no lo debería hacer nadie ni en Twitter, ni en Facebook, ni en la vida real. A algunas personas les parece chistoso, no les parece tan grave, no entienden que está mal hecho, que desinforma”, indicó Jaramillo.

Para ella, cada usuario, al tener una cuenta de Twitter o de Facebook, tiene que pensar que es parte de ese mundo y que lo que comparta contribuye tanto a informar como a desinformar. Debe decidir si hace parte del problema de las noticias falsas o de la solución.

La portada de la revista no se salva

En redes sociales también han circulado portadas falsas de la revista, lo que pasó, sobre todo, durante la campaña electoral, a lo que Semana ha tenido que reaccionar, también, con notas que desmienten la información.

Para detectar las portadas falsas Jaramillo recomienda fijarse, de nuevo en la letra y en la ortografía. Además, indica que las portadas falsas suelen tener demasiado texto o demasiados elementos gráficos. Recomienda buscar las portadas en la página web del medio, donde están todas, aunque son las más recientes las que por lo general modifican.