Pasar al contenido principal
Lunes, 18 Junio 2018

Claudia López y las cuentas de la Coalición Colombia

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Claudia López ha insistido que “la Coalición Colombia es hoy la mayor fuerza alternativa que haya tenido el Congreso de Colombia en su historia”. Su afirmación es Inflada porque su margen de acción está limitado.

En más de una ocasión Claudia López, ex candidata vicepresidencial por la Coalición Colombia, se ha referido públicamente a la fuerza que tiene su movimiento, al que ha llamado la “mayor fuerza alternativa que haya tenido el Congreso de Colombia en su historia” y que permite hacer “control político serio, riguroso e independiente como lo ha hecho siempre” a cualquier gobierno.

Esta afirmación que realizó en W Radio ya la había dicho el pasado 31 de mayo en entrevista para el programa televisivo Semana en Vivo.

Colombiacheck.com verificó esta afirmación y al ponerla en contexto la calificó como Inflada, teniendo en cuenta lo que representaría esa “fuerza alternativa” en el Congreso, tras el triunfo presidencial de Iván Duque y sus alianzas.

Para explicar en detalle a qué hizo referencia Claudia López con “fuerzas alternativas”, consultamos a su equipo de prensa. Uno de sus voceros le dijo a Colombiacheck.com que con el término la excandidata se refiere a la unión de dos partidos (Alianza Verde y Polo Democrático) y un movimiento (Compromiso Ciudadano) que están localizados en el centro del espectro político. Además, cuenta como fuerzas alternativas, según el vocero, también a los Decentes de Gustavo Petro.

Los números muestran que, efectivamente, como dijo Claudia López, la Coalición Colombia, como fuerza alternativa, ha tenido la mayor participación hasta el momento en el Congreso de la República.

En las elecciones del pasado 11 de marzo, los dos partidos de la Coalición Colombia aumentaron su votación con respecto al Congreso de 2014 - 2018. De acuerdo con el preconteo de la Registraduría, el Verde sacó 10 puestos en el Senado y 9 en la Cámara y el Polo sacó 5 y 2. Juntos suman 26, es decir, 3 curules más que hace cuatro años.

Yann Basset, director del observatorio de procesos electorales de la Universidad del Rosario, sin embargo, advierte que no es la primera vez que hay una fuerza alternativa al bipartidismo tan fuerte, aunque ciertamente estas elecciones fueron en las que más puestos consiguieron en el Congreso las fuerzas alternativas.

En las elecciones para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, el partido nacido de la desmovilización del M-19, la Alianza Democrática M-19 (ADM-19), obtuvo 19 puestos. Fue la segunda mayor fuerza, después del Partido Liberal, que obtuvo 25.

Para las elecciones legislativas de 1991, este mismo movimiento sacó 21 curules, nueve en el Senado y 12 en la Cámara. Cuatro años más tarde la ADM-19 dejó de aparecer políticamente, aunque tanto el Polo Democrático como la Alianza Verde nacieron con la antigua personería jurídica y con la participación de varios miembros de este partido.

Aún así, no es sino hasta 2006 que un movimiento no nacido de partidos tradicionales vuelve a la rama legislativa. Para ese Congreso, el Polo se estrenó con 10 senadores y 8 representantes.

Cuatro años más tarde consiguió 8 senadores y 5 representantes, mientras el debut del Partido Verde se dio con cinco senadores y tres representantes. Aunque aún no eran coalición estos partidos juntos sumaron entonces 21 curules.

“Sin duda sí hay una diferencia, pero no es tan grande”, sostiene Felipe Botero, codirector de Congreso Visible. Pero para Milanese, jefe del departamento de estudios políticos de la Universidad Icesi, lo importante ahora es ver si la Coalición Colombia va a trabajar como tal en el Congreso, “porque si se va a comportar por partidos individuales, los superó el M-19”.

En ese sentido, Milanese está de acuerdo con que el número de congresistas obtenidos por la Coalición Colombia les permite liderar un ejercicio de control político, pero, advierte, “solos no lo pueden hacer”.

Las cuentas en el nuevo Congreso

Claudia López explicó ayer en RCN Radio que el Partido Verde y la Coalición Colombia siguen respaldando a Gustavo Petro después de los resultados del 17 de junio. “El apoyo a Gustavo no significaba acabar ese proyecto que ayer le puso 3.200.000 votos a la candidatura de opción de cambio”, dijo la excandidata.

En las cuentas de López, las fuerzas alternativas le harán contrapeso al proyecto conservador en temas como la paz, la lucha contra la corrupción, los derechos de las mujeres y las comunidades LGBTI.

Y precisamente, Gustavo Petro dijo en su discurso de derrota que, como oposición, se avecinan oportunidades importantes para consolidar el movimiento con el cual consiguió ocho millones de votos. Estas son la consulta anticorrupción, convocada para el próximo 26 de agosto y liderada por López y Angélica Lozano, y las elecciones regionales de 2019 para elegir alcaldes y gobernadores.

Este movimiento de oposición podría conformar una especie de “coalición de fuerzas alternativas” que ahora no solo incluya a la Coalición Colombia, sino también a los Decentes, los indígenas (que durante toda la campaña hicieron público su apoyo a Petro) y el partido de la Farc.

Gráfica de barras con la representación de cada partido y bancada en el Congreso

*Estos datos corresponden al preconteo. Aún no se tiene información de cuándo salgra el escrutinio final. Sin embargo, según miembros del partido cristiano Justa Libres, el Consejo Nacional Electoral les avaló la personería jurídica al igual que la adición de tres senadores. Esto significaría que el tablero político podría moverse.

Esto último enmarcado dentro de la modificación en la composición de este Congreso, con el Acto legislativo 02 de 2015 y el acuerdo de paz con las Farc, que le suma una curul en cada cámara a la fórmula presidencial que quede en segundo lugar, y cinco asientos en Senado y cinco en Cámara para el partido de la Farc.

La Coalición Colombia, sola, representa el 9% del Congreso. Y si se suman estas fuerzas, incluyendo a Gustavo Petro y a Ángela María Robledo, crecen a 47 congresistas, que representan 16% del Congreso. En la Cámara serían 20 curules (Farc, Polo, Verdes, Decentes, Indígenas e incluye a Gustavo Petro y Angela Robledo), lo que representa el 11%. En el Senado tienen 27 curules, que les significa el 25%.

Por el otro lado estaría Duque y su partido, el Centro Democrático, y las alianzas con los partidos Conservador, Mira, Cambio Radical, Opción Ciudadana y Colombia Justa Libres, que aglutinan el 49% del Legislativo. En Cámara tienen 87 curules, el 50%, y en Senado 52 curules, que les da el 48%.

Según Milanese, es complicado que en el primer año del gobierno de Duque las fuerzas alternativas puedan obstaculizar proyectos impulsados por el ‘establecimiento’, que siempre inicia fuerte. “Pero lo que tendencialmente ocurre es que a medida que va pasando el tiempo las fuerzas de oposición tienden a ganar espacio dentro del Congreso”, agrega el experto.

Asimismo, indica que para determinar qué tanto pueden incidir en la oposición de proyectos de ley los números son variables, no son absolutos. “Hay que ver como quedan distribuidas las comisiones y eso se sabrá hasta julio”.

En lo que sí puede torpedear el camino de Duque es en actos legislativos (si quieren hacer reformas constitucionales) y leyes estatutarias. En estos casos deben ser aprobados por la mayoría absoluta --la mitad más uno-- en la Cámara y Senado.

En este caso es necesario esperar cómo se alinean los congresistas liberales, el partido de La U y los afro, pues ellos definirán la mayoría absoluta del Congreso.

Además que a las 47 curules de las fuerzas alternativas también se le pueden sumar, según Milanese, “algunos liberales desencantados” y miembros del partido de La U que han anunciado su apoyo indiscutible a la paz.


 

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

    Frase: “La Coalición Colombia es hoy la mayor fuerza alternativa que haya tenido el Congreso de Colombia en su historia.”

    Autor: Claudia López, excandidata vicepresidencial de la Coalición Colombia.

    Fuentes: Congreso de la República, Claudia López, Semana en Vivo, RCN Radio, W Radio.

    Yann Basset, director del observatorio de procesos electorales de la Universidad del Rosario.

    Juan Pablo Milanese, jefe del departamento de estudios políticos del ICESI.

    Felipe Botero, codirector de Congreso Visible.

    Contexto: Entrevista realizada por María Jimena Duzán en el programa de televisión Semana en Vivo.

    Calificación: Inflada.

     

Sábado, 26 Mayo 2018

El agua potable que le falta al Pacífico

Por Pablo Navarrete y Miriam Forero

En un debate presidencial, Gustavo Petro llamó la atención sobre la falta de acceso a agua potable en las poblaciones del Litoral Pacífico. Encontramos que la situación puede ser aún más dramática de lo que afirmó el candidato.

Los problemas de la región Pacífico –como suele suceder en épocas de campaña electoral- han salido a flote durante las manifestaciones públicas de los actuales candidatos presidenciales. Recientemente, Duque y Vargas se enfrentaron en el Encuentro con el Pacífico, en la Universidad Javeriana, por las obras que este reclama y aquel le reprocha (vea el chequeo que hicimos al respecto).

Por su parte, el candidato de Colombia Humana, Gustavo Petro, afirmó en el Gran Debate Presidencial del Pacífico que “el 37% de las poblaciones del Litoral Pacífico no tienen agua potable y eso eleva las tasas más altas de mortalidad infantil”.

Colombiacheck encontró que, no solo la cifra supera el 40%, sino que el grado de subregistro y la carencia de información al respecto son tan altos, que la situación del Litoral puede ser aún más dramática de lo planteado por el candidato.

Esa zona del país está comprendida por los departamentos de Chocó y las provincias costeras del Valle del Cauca, Nariño y Cauca. Es una región rica en recursos hídricos, posee una gran diversidad de bosques húmedos y naturaleza salvaje y el Chocó, que es la delimitación del litoral más afectada por el fenómeno de la falta de agua potable, es el departamento con más niveles de agua dulce de Colombia.

Según el Instituto Nacional de Salud (INS), entre 2016 y 2017, en 30% de los municipios que conforman el Litoral Pacífico la calidad del agua para consumo humano está en riesgo alto, y el 10% tiene agua sanitariamente inviable. Esto implica que al menos 510 mil personas no tienen acceso a agua potable en esa zona del país, bañada por el océano Pacífico.

Así se desprende de un análisis que hizo Colombiacheck con datos del informe del ‘Estado de la Vigilancia de la Calidad del Agua para Consumo Humano en Colombia 2016’, del INS, en el que se puede ver el índice de riesgo de los municipios que incluye el estudio. Tuvimos en cuenta los 50 municipios que definió el Gobierno como Litoral Pacífico en su programa “Todos Somos PAZcífico” y, para los que no figuran en el mencionado estudio, acudimos a las cifras disponibles de 2017, que dan la cantidad de muestras tomadas, pero no el resultado total municipal.

Aun así, no fue posible obtener información acerca de 15 poblaciones, lo cual da luces sobre uno de los problemas de esta región y de este aspecto en particular: la escasés de datos disponibles para diagnosticar la situación y generar políticas públicas efectivas. Durante esta investigación encontramos que las cifras acerca de este tema no están actualizadas y en documentos oficiales de las gobernaciones, ni siquiera están presentadas de manera cuantitativa.

Por su parte, los datos obtenidos reflejan la preocupante situación de Chocó: de sus 30 municipios, 13 no enviaron al INS información de muestros realizados para sus análisis, ocho están en riesgo alto y 4 son sanitariamente inviables. Solo Condoto aparece sin riesgo y la capital muestra un nivel de riesgo bajo.

También llama la atención el caso de Nariño, en donde, de los 10 municipios que hacen parte del Litoral (en total el departamento tiene 64), siete tienen un riesgo alto en su agua para consumo humano. Por su parte, Cauca presenta un municipio del Litoral en situación inviable (Timbiquí), uno con riesgo medio y cuatro con riesgo bajo. Buenaventura, la única población vallecaucana que llega al Litoral, no presenta riesgo.

 

 

 

Jhon Arley Murillo, ex director del Icbf en las regionales del Valle del Cauca y Chocó, abogado y defensor de recursos públicos y recientemente elegido representante a la Cámara por la comunidad afrodescendiente de Colombia, afirma que “El nivel de potabilidad de agua en el Litoral Pacífico es casi nulo, porque ni las ciudades principales de esta región tienen servicio de agua potable permanente”.

Según estadísticas del Dane, del año 2016, la región pacífica tiene 1.403.640 habitantes, cifra equivalente al 2,9% de la población nacional, y de acuerdo con el último informe de Economías del Pacífico colombiano, entregado por el Banco de la República, los índices de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) en el Litoral Pacífico se distribuyen de la siguiente así:

- Chocó: 79% (es el más elevado de Colombia)
- V alle del Cauca (Buenaventura): 63% (tres veces superior al registrado en Cali)
- Cauca: 167% (con respecto a la media nacional)
- Nariño: el 70% de las viviendas de ese departamento cuenta con algún servicio como agua potable, alcantarillado o recolección de basuras.

José Darío Uribe, exgerente del Banco de la República, advertía en 2015, en la nota editorial de la revista titulada Los retos del Pacífico Colombiano, que: “la falta de acceso a fuentes de agua potable alcanza una incidencia del 62%, y se refiere al porcentaje de hogares con déficit en este aspecto. En el área urbana corresponde a aquellos que no tienen disponibilidad de acueducto; y en el área rural, a los hogares que toman el agua para consumo humano de pozos o aguas lluvias y otras fuentes de aguas no tratadas”.

Así lo evidencia el Plan Nacional de Desarrollo de Buenaventura (2016-2019), al afirmar que: “En cuanto al servicio de agua potable y saneamiento básico, la situación en la zona rural es sumamente crítica. Las comunidades no disponen de acueductos y sistemas de alcantarillado. En nuestra zona rural normalmente se toma agua lluvia o la gente se provee de los ríos o manantiales, además, en las casas no se cuenta con unidades sanitarias y la disposición de las excretas se hace a campo abierto”.

A menor agua mayor mortalidad infantil

Para Murillo, la situación de abandono que hoy viven los habitantes del Litoral Pacífico se debe a que “falta más responsabilidad de los gobiernos locales. Por el Sistema General de Participaciones hay un rubro de saneamiento básico destinado a que las alcaldías y gobernaciones inviertan recursos en agua potable, pero estos se usan mal, terminan despilfarrados o utilizados indebidamente por la corrupción. También falta más inversión por parte del Gobierno Nacional hacia el Pacífico, pues esta zona no ha sido prioridad en los últimos años”.

Como advirtió Petro, esta carencia de agua potable es un detonante para que se disparen las tasas de mortalidad infantil en esa zona del país. Por eso, el INS recomienda mejoras en el acceso al líquido vital y en los sistemas de vigilancia, en un estudio que realizó al respecto, en conjunto con la Universidad de Vicosa de Brasil: “La calidad del agua demostró tener un impacto importante en la mortalidad infantil, por lo que se requiere la adopción de políticas que fortalezcan los sistemas de suministro de agua en el país. Es esencial fortalecer los programas de vigilancia en salud ambiental, para orientar las acciones de mejoramiento de la calidad del agua e influir positivamente en la salud.”

El portal web Late con Chocó referencia un estudio realizado por la Universidad Tecnológica del Chocó, en 2012, según el cual “en Quibdó, la contaminación hídrica es la principal causa de mortalidad infantil, siendo la gastroenteritis en un 16%, deshidratación 12,4%, diarrea aguda 3,8% y desnutrición 3,8%. Las principales causas de la mortalidad anual en niños de 6 meses de edad”.

Para Jhon Arley Murillo “La relación entre falta de agua potable y mortalidad infantil es directa. En el Pacífico, los casos de mortalidad infantil que se dan asociados a temas de desnutrición tienen como razón la falta de acceso al agua potable. El departamento más afectado es el Chocó, porque los últimos casos que ha habido, han sido en comunidades indígenas, y están asociados al consumo de agua directa de las fuentes hídricas del departamento. Fuentes que no se ven sometidas a ningún tipo de tratamiento”.

Es destacable que frente al tema de desnutrición y mortalidad infantil en el área global del Litoral Pacífico, tampoco hay un dato que precise la situación actual de los niños de esa zona del país, ni siquiera se registra una cifra sólida en la Encuesta Nacional de Situación Nutricional de Colombia (Ensin) 2015.

 

* Pablo Navarrete: Estudiante de periodismo de la Universidad Santiago de Cali. Participó en el proyecto “Laboratorio de verificación de datos”, de Colombiacheck, con el apoyo de Facebook, Deutsche Welle Akademie y la Pontificia Universidad Javeriana. Este artículo fue desarrollado con el acompañamiento y edición de Colombiacheck.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

     

    Frase: El 37% de las poblaciones del Litoral Pacífico no tienen agua potable y eso eleva las tasas más altas de mortalidad infantil

    Autor de la frase: Gustavo Petro

    Fuentes consultadas y expertos:

    Informe de Economías del Pacífico Colombiano, entregado por el Banco de la República

    Estado de la Vigilancia de la Calidad del Agua para Consumo Humano en Colombia 2016, INS

    Revista del Banco de la República, número 1057 de noviembre del 2015.

    Último estudio entregado por la Defensoría del Pueblo de Colombia, en el 2016, titulado Problemática humanitaria en la región pacífica colombiana.

    Portal web Late con Chocó

    Plan de Desarrollo de Buenaventura 2016-2019

    Encuesta Nacional de Situación Nutricional de Colombia (ENSIN) 2015

    Jhon Arley Murillo, ex director del Icbf en las regionales del Valle del Cauca y Chocó, abogado y defensor de recursos públicos y recientemente elegido representante a la Cámara por la comunidad afrodescendiente de Colombia

    Contexto: ‘Gran debate presidencial del Pacífico’.

    Calificación de la afirmación: Verdadera