Pasar al contenido principal
Miércoles, 05 Julio 2017

“El 60% de los colombianos no tiene partido político”, Jorge Robledo

Por Óscar Felipe Agudelo B.

El dato, casi exacto, revela el peso de los electores sin partido al decidir quién será el próximo Presidente en 2018. ¿Podrá continuar o parar la implementación del Acuerdo de Paz?

El periodo de Juan Manuel Santos como presidente de Colombia culmina en agosto de 2018, dentro de trece meses, y los candidatos a sucederlo ya se comienza a perfilar. Si Santos pasará a la historia como el mandatario que firmó la paz con las Farc, su sucesor tendrá la enorme tarea de culminar la implementación del Acuerdo Final pactado con las Farc y podrá pasar a la historia como quien consolidó la paz o la hizo trizas.

Entre los primeros nombres de precandidatos a suceder a Santos en el solio de Bolívar ya suena Germán Vargas Lleras de Cambio Radical y quien fuera vicepresidente por dos años y siete meses (renunció en marzo de 2017 para no inhabilitarse) del segundo mandato santista.

Finalizando junio el mundo político se conmocionó con el anuncio de una alianza entre los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe con miras a la contienda electoral de 2018. Se trata pues de unir fuerzas entre una parte del conservatismo, la que tiene como posible aspirante a la exministra Marta Lucía Ramírez, y el Centro Democrático donde esperan en fila Carlos Holmes Trujillo, Iván Duque y Oscar Iván Zuluaga.

Otro de los políticos que pretende ser presidente es el senador Jorge Enrique Robledo, miembro del Polo Democrático Alternativo, quien en entrevista con Yolanda Ruiz en RCN Radio explicó sus razones para ser el primer mandatario de los colombianos en 2018.

Robledo dijo que los colombianos “están remamados de los mismos nombres en la política nacional” y como antídoto a ese aburrimiento dijo que existen posibilidades de una alianza con Claudia López y Sergio Fajardo para buscar unidos la presidencia.

Entre muchas cosas mencionó que “el 60% de los colombianos no tienen partido político”, dato que usó para explicar y sostener su tesis respecto a que los colombianos están cansados de los partidos tradicionales.

Colombiacheck decidió verificar la afirmación y por tal motivo contacto a la oficina de prensa del senador Robledo para conocer en qué fundamentó su afirmación y de dónde obtuvo los datos que la sostienen.

Su equipo de prensa y comunicaciones explicó que el dato fue tomado de la encuesta Polimétrica de Cifras & Conceptos de mayo de 2017. Colombiacheck corroboró y encontró que a la pregunta: ¿Con cuál de los siguientes partidos tiene afinidad? el 59% de los encuestados respondió que no tiene partido.

Calificamos la afirmación del senador Robledo como aproximada porque se equivocó por un punto, aunque reconocemos que aportó el origen de los datos y que no es un error grave ni con el ánimo de engañar a la audiencia; parece más una imprecisión fruto de no tener el estudio a la mano durante la entrevista radial.

¿Podrían ser más los sin partido?

Sin embargo, un estudio del Observatorio de la Democracia de la Universidad de los Andes, aunque menos reciente, reveló información concerniente a 2016 y expuso que el 77% de los colombianos no simpatiza con algún partido político.

La cifra está 18 puntos por encima de lo anunciado por Cifras & Conceptos. Aunque claro, es necesario tener en cuenta que ambas mediciones tienen metodologías, periodos y muestras distintas. Sin embargo, pese a las diferencias en la metodología es contundente sostener que los colombianos no tienen partido político, tal y como lo afirmó el senador Robledo.

Otro dato interesante, que ayuda a entender la magnitud que tendrás los “sin partido” en la próxima contienda, lo reveló la revista Semana en su sección de confidenciales el pasado 1 de julio y hace referencia al partido Liberal:

“Según la última encuesta de Guarumo, la firma del exregistrador Carlos Ariel Sánchez, el Partido Liberal también tiene nubarrones. Los días en que la gente votaba por un candidato por pertenecer al partido rojo quedaron atrás. Esa colectividad ha tenido la siguiente evolución en los últimos años: En 1998 Horacio Serpa obtuvo 46% de los votos; en su segunda candidatura en 2002, el 33%; en su tercera en 2006, 11%; y en 2010, Rafael Pardo sacó el 4.1% de la votación total. La última encuesta de Guarumo registra que menos del 2% de los colombianos están dispuestos a votar por un candidato por el simple hecho de ser el representante del Partido Liberal”, explica Semana.

Precisamente convencer a aquellos que no tienen partido político será una de las tareas de los candidatos presidenciales en 2018, convencer a ese alto porcentaje de la población colombiana. Convencerlos que sus propuestas son las adecuadas para un mejor país. El próximo presidente de Colombia tendrá un papel fundamental en la implementación o no del Acuerdo Final pactado en La Habana, una verdad de perogrullo.

Por ahora, las Farc y el gobierno han hecho esfuerzos notables por blindar el Acuerdo Final de paz y hacer que la implementación sea de obligatorio cumplimiento para cualquier candidato que gane la Presidencia de la República en 2018.

Aunque en el Acuerdo Final no hay nada explícito que mencione el blindaje de lo pactado en La Habana, en el Congreso se aprobó el Acto Legislativo que blinda el Acuerdo Final durante los próximos tres períodos presidenciales y, además, el Consejo de Seguridad de la ONU apoya este blindaje señalando que lo pactado es “irreversible”.

Sin embargo, un precandidato presidencial del Centro Democrático, Fernando Londoño, promete que hará trizas el Acuerdo. Esta idea encuentra acogida entre los inconformes y los opositores al acuerdo, que no son pocos.

En relación al tema Jaime Castro, en entrevista con la revista Semana, señaló que en Colombia “nunca hemos tenido cláusulas pétreas como se llaman las normas constitucionales o legales que son inmodificables”.

Es decir, por ahora hay un blindaje por tres periodos presidenciales de los compromisos alcanzados en el Acuerdo, sin embargo, si se quiere hacer trizas este pacto los opositores tendrán que recorrer un largo camino, de acuerdo a como se menciona en la misma revista Semana “tardarán el doble de tiempo” porque se tendrían que tramitar los mismos mecanismos jurídicos como “actos legislativos, estatutos y proyectos de ley pero esta vez en función de desarmar cada uno de los puntos de la implementación”.

Miércoles, 01 Junio 2016

¿Timochenko presidente?

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Si se firma la paz, el máximo líder de las Farc puede ser presidente de Colombia. Esa es una de las consignas con las que el expresidente y ahora senador, Álvaro Uribe, ataca el proceso. ¿Qué tan real es esa posibilidad y qué tan cerca está de ocurrir?

En las elecciones presidenciales de 2018 en Colombia no será extraño ver en plena campaña por llegar a la Casa de Nariño o por una curul en el Congreso a Timochenko, Romaña, Pablo Catatumbo, Iván Márquez, Tania o cualquier otro miembro de las Farc. De ser aprobado el Acuerdo General de La Habana (Fin del Conflicto) los guerrilleros que se acojan a él y tengan aspiraciones políticas, podrán inscribirse y participar en las elecciones, así está estipulado en el Acuerdo de Víctimas (apartado 5.1.2.) en el que se crea la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP.

En referencia al tema el senador Álvaro Uribe Vélez le dijo a El Espectador que: “Da pánico que los cabecillas de las Farc autores de Bojayá y de tantas masacres no vayan a la cárcel. Que les permitan elegibilidad política. Que el presidente (Santos) haya dicho que Timochenko puede ser presidente”. La recurrente afirmación del expresidente Uribe y de centenares de sus seguidores, en la cual aseguran que Timochenko puede llegar a la presidencia, no es descabellada ni un relato de ficción de los opositores al proceso de paz.

Esta idea, que pone los pelos de punta a más de un colombiano, tiene sustento en el punto 36 del capítulo denominado “Contenidos, Alcances y Límites de la Concesión de Amnistías e Indultos así como de otros Tratamientos Especiales” del Acuerdo General.

Dicho capítulo es claro y no deja espacio para ambigüedades. Los guerrilleros podrán participar en política desde que digan la verdad, garanticen la no repetición y contribuyan a la reparación de sus víctimas: “La imposición de cualquier sanción en el Sistema Integral de Verdad, Justicia Reparación y No Repetición, no inhabilitará para la participación política ni limitará el ejercicio de ningún derecho, activo o pasivo, de participación política, para lo cual las partes acordarán las reformas constitucionales pertinentes”. Con lo anterior se entiende que cualquier guerrillero, incluido Timochenko, así tenga delitos amnistiables o no, podrá participar en política.

Para esos casos, el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, acogiendo lo dispuesto en el artículo 6.5 del Protocolo II de los Convenios de Ginebra, del cual Colombia es Estado parte, aplicará lo siguiente: “A la cesación de las hostilidades, las autoridades en el poder procurarán conceder la amnistía más amplia posible a las personas que hayan tomado parte en el conflicto armado o que se encuentren privadas de libertad, internadas o detenidas por motivos relacionados con el conflicto armado”.

En los casos en que guerrilleros hayan cometido crímenes no amnistiables, dice el Acuerdo General, éstos deberán cumplir con algún tipo de sanción dictaminada por la Justicia Especial para la Paz, que no será cárcel, es decir, una sanción de tipo restauradora y reparadora que será de mínimo cinco y máximo ocho años.

Carrera de obstáculos

En una eventual carrera por la Casa de Nariño ya Timochenko no tendrá que preocuparse por su situación judicial que según datos suministrados por la Fiscalía General de la Nación es bastante amplia. Tiene 112 investigaciones penales basadas en la Ley 600 y otras 59 en la Ley 906; lo anterior incluyendo crímenes internacionales y sin contar sentencias en las que ya fue condenado.

Entonces, si Timochenko tuviera la intención de llegar a la Presidencia, es oportuno decir que el máximo líder de las Farc enfrentará toda una carrera de obstáculos, más allá de su situación judicial, que pueden considerarse incluso mucho más complejos de superar.

Para que cualquier excombatiente de las Farc ocupe un cargo de elección popular, primero deberá aceptar sus delitos, luego reparar a las víctimas, después garantizar la no repetición y finalmente ganarse al electorado colombiano. Este último parece el reto más difícil, ya que según datos de Gallup, de febrero de 2016, la imagen desfavorable de la agrupación subversiva llegó a 91%.

Además de la dificultad que supone para los amnistiados conquistar el favor del electorado colombiano, los guerrilleros que se sometan al Acuerdo General tendrán que cruzar los dedos para que el Gobierno realice las reformas constitucionales que aseguran su posibilidad de participar en política y hacerse elegir.

Según Armando Novoa, magistrado del Consejo Nacional Electoral, en este momento la Constitución, en su artículo 122, no permite a quienes hayan sido condenados por delitos que afectan el patrimonio del Estado, postularse para cargos públicos. “Estos impedimentos se deben levantar por medio de reformas constitucionales”, sostuvo Novoa, quien agregó que las reformas deben estar listas antes de que la Registraduría haga el cierre de inscripción de candidatos. Para Congreso sería entre noviembre y diciembre de 2017 y para Presidencia de la República en diciembre del mismo año. El magistrado señaló que también deberán hacerse reformas para solucionar el tema de los delitos de lesa humanidad que hay sobre varios miembros de las Farc.

El balón está en el campo del gobierno, específicamente del presidente Santos. El primer mandatario tiene facultades especiales que le dio el Congreso y con ellas reformar los “articulitos” que les impiden a los guerrilleros condenados o que están acusados por crímenes de lesa humanidad, participar en política. Si Santos no se apura los exguerrilleros que quieran postularse a cargos de elección popular en 2018 no podrán hacerlo, la candidatura presidencial de cualquier representante de las Farc depende entonces de la diligencia del Presidente para hacer las reformas.

¿Un siglo para llegar al poder?

Pero incluso, realizadas las reformas constitucionales que les permitan a los miembros de las Farc presentarse a las elecciones, el camino sigue cuesta arriba para ellos. Al menos así lo describe en un reciente análisis publicado por la Fundación Ideas para la Paz y titulado: Pánico a la paz, Joaquín Villalobos, negociador de la guerrilla salvadoreña Farabundo Martí para la Liberación Nacional, Fmln.

Al comparar los 22 años (la paz se firmó en 1992 y solo hasta 2014 un excombatiente ganó la Presidencia) que le tomó a esta exguerrilla, que ahora gobierna en El Salvador, llegar al poder y dirigir los destinos de ese país, el consultor Villalobos señala que fue el doble de lo que duró la guerra en el pequeño país centroamericano, por tanto concluye que “al ELN y las Farc bien podría tomarles un siglo”.

Sus argumentos para llegar a esta conclusión parten de la posición poderosa que ostentaba el frente Fmln al momento de firmar el acuerdo de paz: “Contaba con más de 10.000 hombres armados, dominaba en una tercera parte del territorio, mantenía posiciones en la periferia de la capital, su estructura de mando estaba casi intacta, sus fuerzas podían llegar a cualquier parte del país y había neutralizado la guerra aérea mediante misiles portátiles tierra aire. El gobierno, por su parte, seguía teniendo el apoyo militar de Estados Unidos y dominaba con 60.000 hombres las principales ciudades. Sin embargo, las fuerzas de ambos bandos estaban por todo el país y en algunas ocasiones a pocos metros de distancia entre unas y otras”.

Y luego pasa a señalar las diferencias con el proceso de paz que se negocia en La Habana: “Las guerrillas está negociando con sus dirigentes envejecidos, con decenas de sus principales mandos muertos, con sus fuerzas severamente diezmadas e incapacitadas para alcanzar centros vitales, con reducción de sus dominios territoriales y con un rechazo político abrumador de los colombianos. La debilidad de los insurgentes colombianos es tan grande, que importantes sectores de la opinión pública preferirían su derrota militar a un acuerdo de paz. Es a partir de esta realidad que hay que imaginar el futuro político del ELN y las Farc”.

Según Villalobos, incluso con las fortalezas que tenía la insurgencia de El Salvador, su desempeño político no fue fácil: “Sufrió tres derrotas consecutivas en elecciones presidenciales sin que sus electores crecieran de forma significativa. Desde la firma de la paz se produjeron siete divisiones en sus filas. En el 2009 ganó la elección con un candidato independiente de centro izquierda y solo fue hasta el 2014 que un exguerrillero ganó la elección presidencial en segunda vuelta por solo 6.000 votos de diferencia”.

El experto en resolución de conflictos afirma que más allá de de las grandes transformaciones que logró en el acuerdo de paz, la exguerrilla salvadoreña necesitó 22 años para llegar al gobierno. “Antes de eso debió pasar por un largo y tortuoso proceso de luchas internas, errores estratégicos y derrotas electorales que la empujaron al pragmatismo y realismo político. La transformación política para ser elegible duró el doble de tiempo que la guerra”.En este punto de su análisis se pregunta: “Si esto ocurrió en El Salvador con una insurgencia fuerte, ¿qué se puede esperar del desempeño político futuro de las Farc y el ELN?, ¿cuántas crisis internas se producirán en sus filas?, ¿cuántos años les tomará transformarse para hacer política con pragmatismo?, ¿cuántas décadas les tomaría ganar alguna legitimidad en los electores?, ¿qué tan fácil será que acepten o sean aceptados como parte de una coalición de izquierdas?”.

En síntesis, el pánico del expresidente Uribe tiene algo de fundamento pero parece una exageración expresarlo pues aunque con los acuerdos de La Habana Timochenko no queda inhabilitado para hacer política tendrá que luchar con los altos niveles de imagen negativa que durante años han tenido las Farc, las posibles divisiones internas de esta guerrilla y contra el poder de las maquinarias electorales de los partidos tradicionales (Uribe tiene el suyo propio) donde campea el clientelismo, que pese a ser una desviación de la democracia, tiene un fuerte arraigo en el ejercicio de la política colombiana.

Cuando Timochenko supere todos estos escollos y además consiga los votos suficientes, podremos verlo como en la foto que ilustra este chequeo: Con la banda presidencial cruzada sobre su pecho y convirtiéndose en el primer presidente de izquierda que llega a la Casa de Nariño.