Pasar al contenido principal
Viernes, 18 Mayo 2018

El comunismo de Vargas Lleras según ‘Popeye’

Por Ana María Saavedra

Un video del exsicario del cartel de Medellín tildando de comunista al exvicepresidente es una de las piezas de campaña negra contra el aspirante presidencial que circula en páginas de Facebook.

El candidato presidencial Germán Vargas Lleras también ha sido víctima de la guerra sucia en las redes sociales. Colombiacheck navegó en Facebook y encontró un video de alias Popeye, lugarteniente del capo Pablo Escobar, que hacía falsos señalamientos contra el candidato presidencial.

Popeye tacha a Vargas Lleras de comunista y dice que el abuelo del candidato (el expresidente Carlos Lleras Restrepo) fue el culpable de habernos “metido en esta violencia”. Este video fue subido al perfil Tachi Nieto Noticias de un periodista del Magdalena, con 5523 seguidores.

En el video, dividido en dos partes, vistas 800 y 900 veces, el ex sicario de Pablo Escobar insulta al presidente Juan Manuel Santos y a Vargas Lleras. Incluso, dice que “necesitamos salir de Vargas Lleras”, a al mismo tiempo que manifiesta su admiración por el expresidente Álvaro Uribe.

 

Al verificar estas afirmaciones de alias Popeye, quien también señala a Vargas de comunista, encontramos que son falsas. El profesor de Univalle, Alberto Valencia, autor de ensayos y libros acerca de La Violencia, explica que “Lleras Restrepo, presidente entre el 66 y el 70, no es el responsable de la violencia del país. Es una afirmación absurda y descontextualizada, sin conocimiento de la historia. De lo que se puede señalar, es que fue víctima de la violencia pues le quemaron su casa en Bogotá y en los 40, como dirigente liberal, tuvo una posición ambigua hacia las guerrillas de los Llanos”.

Valencia considera absurdos los señalamientos de socialista o comunista a Vargas Lleras, quien viene del Establecimiento y de la oligarquía de la capital.

Lo paradójico de esto es que contrastan con las publicaciones que hacen otras páginas de izquierda que le sacan en cara su relación con el banquero Luis Carlos Sarmiento Angulo.

Contra Vargas Lleras han creado seis páginas en Facebook, en las que publican información y memes contra él, y en Twitter le han creado cuentas falsas similares a la verdadera. “Hampón”, “Rata”, “Paramilitar”, “Comunista”, “Socialista”, “Le entregó el país a las Farc”, “Lleras es lo mismo del montón de la corrupcion de la traición del oportunismo de la bajeza para lograr sus objetivos de llevarnos al socialismo ya que el apoyo el ‘narcoacuerdofarcSantos” hacen parte de los señalamientos que han hecho contra el candidato en las páginas: ‘Todos contra German Vargas Lleras’, ‘Vargas Lleras no seras presidente’, ‘Contra Vargas Lleras - Rata’, ‘No Vargas Lleras’, ‘En contra de Vargas Lleras y su ley de Censura a Internet’, ‘Contra una Ley Sinde’.

Los ataques y noticias en su contra también se difunden en páginas afines a los candidatos Petro y Duque. En una de ellas “Pueblo unido en contra del comunismo y el socialismo” compartieron un video de una supuesta agresión del candidato a un periodista, en Tunja, Boyacá, durante una manifestación.

El video había sido subido por un periodista que grabó el supuesto empujón en medio del tumulto. Sin embargo, el reportero Carlos Ramírez, el afectado, aclaró lo ocurrido en otro video en Facebook y negó que Vargas Lleras lo haya empujado, sino que se trató de un tumulto en el que la gente estaba empujando.

La campaña de Vargas realizó un análisis de los ataques y encontró que en estas noticias se encuentra “subtítulos polémicos como: ‘Mermelada y Corrupción Santista’ pero en su interior no desarrolla la noticia, se queda en el titular, de manera que es solo para generar tráfico y que el usuario comparta con tan solo leer el titular. Otra característica, es la falsificación de logos de universidades prestigiosas y de medios de comunicación para hacer ‘válido’ el contenido y volverlo viral

También identificaron que "algunas de las noticias que son publicadas en grupos, aparecen con los enlaces rotos, no obstante el titular y la imagen permanece, solo para generar ruido y conversación dentro del Fan Page y que a nivel de difusores de estos contenidos se encuentran grupos de opositores en Facebook y cuentas falsas de las oficiales ejemplo: GermanVargasL, PeorVargasLLe, entre otras".

Jueves, 15 Febrero 2018

“Hoy existen en el país 1.379 pandillas juveniles”: Vargas Lleras

Por Sania Salazar

Las pandillas son un problema difícil de medir, pero ninguna de las estimaciones que encontramos se acerca a la cifra publicada por Vargas Lleras.

El candidato presidencial Germán Vargas Lleras aseguró en su cuenta de Twitter: “hoy existen en el país 1.379 pandillas juveniles, integradas por más de 19.000 menores”.

 

 

Después de consultar varias fuentes, Colombiacheck califica la afirmación como Ligera; primero, porque la Policía y expertos en el tema coinciden en que es complicado contabilizar las pandillas juveniles, -información que omitió el candidato- y segundo, porque las estimaciones que encontramos son muy inferiores a la cifra publicada por Vargas Lleras.

La cifra más reciente de la Dirección de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional es del 2015 e indica que en Colombia hay 286 pandillas, conformadas por un número indeterminado (explicaron que no se pueden contabilizar) de jóvenes entre los 14 y los 28 años. La Policía trabaja en la actualización de esa cifra, aunque aclara que es un asunto difícil de cuantificar y que para hacerlo hay que empezar por dejar claro qué es una pandilla.

La Policía hace parte de la Mesa de Trabajo Interadministrativa para el Fenómeno de Pandillas, en donde participan varias instituciones para trazar política pública que enfrente el problema. Su primer paso fue determinar una definición:

Para ellos una pandilla es una forma de vida y de agrupación que actúa en un territorio determinado de una ciudad, que busca el reconocimiento de la comunidad y cuyo objetivo principal no es el delito, aunque pueden cometer algunos ocasionalmente como hurtos menores, venta o consumo de estupefacientes y riñas que terminan en lesiones personales u homicidios.

En la Policía aclaran que las pandillas no son necesariamente grupos delincuenciales, pero reconocen que hay una delgada línea que los separa de las organizaciones delictivas juveniles, lo que sucede sobre todo, cuando expanden su territorio.

El problema es que el espectro de sus datos parece limitado. Según la Dirección de Seguridad Ciudadana de la Policía, la institución solo ha identificado pandillas en Cali, Cartagena, Bucaramanga y Barranquilla (en su orden, las ciudades más afectadas) y en Popayán, Pasto y Dosquebradas (Risaralda). Llama la atención que Bogotá no esté incluida en esta lista.

Esa dirección de la Policía resalta que este fenómeno hay que intervenirlo con un enfoque social, identificar qué necesitan los jóvenes para abordar la situación de una manera integral que contenga un componente social y de justicia. En la institución hacen un llamado para no estigmatizar a todos los grupos juveniles como pandillas.

Otros cálculos

Un informe de Blu Radio de julio del 2017, basado en información de la Dijín, de la Policía, asegura que en ese momento había identificados 391 grupos juveniles en ocho municipios y seis ciudades del país.

“En las ciudades más importantes del país, las pandillas juveniles están distribuidas así: 146 en Bogotá, 89 en Cali, 79 en Barranquilla, 34 en Cartagena, 26 en Bucaramanga, nueve en Urabá y ocho en el departamento del Cauca”, asegura el informe.

El documento Pandillas juveniles en Colombia: aproximaciones conceptuales, expresiones urbanas y posibilidades de intervención, del Ministerio de Justicia, no da una cifra global del número de pandillas que habría en el país, pero ofrece el panorama de siete ciudades de estudio clasificadas por tamaño: tres grandes (Bogotá, Medellín, y Cali); tres medianas (Pereira, Risaralda; Cartagena, Bolívar, y Soledad, Atlántico) y una pequeña (Puerto Tejada, Cauca).

El informe, publicado en 2017, presenta, para cada ciudad, varias fuentes que proporcionan cifras distintas e incluso contradictorias en algunos casos; además, no todas son del mismo año. Tomando en cada caso los datos más recientes, la suma daría 577 pandillas, menos de la mitad de la cifra que publicó Vargas Lleras. Pero hay que anotar que el informe da cuenta de una investigación de la Alcaldía Mayor de Bogotá y el Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud, Idipron, realizada en 2008, que concluyó que en la ciudad había 1.319 pandillas.

Precisamente, esa disparidad en las cifras existentes, que genera desconfianza a la hora de tomar alguna como verdad absoluta, se ve reflejada en el informe de Minjusticia: “sacar conclusiones respecto a la magnitud del fenómeno de pandillas significaría cuantificar la participación de jóvenes en pandillas o las pandillas existentes, lo cual es imposible, debido a diversas limitaciones de la información disponible: entes oficiales (como la Policía o el CTI) disponen de cuantificaciones en muchos casos contradictorias y de confiabilidad limitada, debido a las diferentes definiciones del fenómeno”.

Colombiacheck contactó al equipo de prensa de Germán Vargas Lleras, candidato por el Movimiento Ciudadano Mejor Vargas Lleras -respaldado por el partido Cambio Radical-, el pasado 16 de enero para saber de qué fuente provienen las cifras que usó el aspirante en su trino; pero, a pesar de que hemos insistido, no hemos recibido respuesta.

Un problema difícil de medir

Rodolfo Escobedo, investigador asociado de la Fundación Ideas para la Paz, FIP, explicó que es difícil medir las pandillas y sus integrantes porque están en múltiples ciudades y numerosos barrios y habría que hacer un barrido por cada lugar para chequear si hay pandillas o no. Sin embargo, aclara que las mediciones existentes se deben juzgar a partir de la metodología utilizada (estimación, censo, aproximación).

“Para estudiar las pandillas hay múltiples escuelas y múltiples definiciones. En términos generales, las pandillas son agrupaciones de jóvenes que se organizan en la búsqueda de algo que va más allá de simplemente delinquir o vincularse con el crimen organizado, las pandillas tienen una dimensión social, cultural mayor a lo que uno se imagina y no son sencillamente estructuras delincuenciales o criminales”, precisó Escobedo.

Sobre las edades de los integrantes de estas pandillas, el investigador aseguró que estudios realizados en varios países de centro y sur américa son jóvenes entre 14, 25 y 30 años.