Pasar al contenido principal
Jueves, 19 Abril 2018

El debate presidencial que terminó en una riña de gallos

Por Colombiacheck

Tras los disturbios que impidieron la realización de un debate presidencial en Manizales, dos candidatos aprovecharon para difundir información falsa en redes sociales, lo que ha calentado más el ya crispado clima político en Colombia.

Minutos antes del mediodía del miércoles 18 de abril, en la pantalla del canal Telecafé aparecía un letrero que advertía a los televidentes que el debate presidencial estaba retrasado. En redes sociales circulaba otro mensaje que daba cuenta de que esto se debía a motivos de seguridad.

Lo que ocurría era que a las afueras del Teatro Los Fundadores seguidores de varias campañas políticas impedían el ingreso de los candidatos presidenciales Iván Duque y Gustavo Petro. La razón: varios de ellos no alcanzaron a entrar al segundo piso de las instalaciones del principal centro cultural de Caldas, que había sido habilitado para que alrededor de 300 personas entraran de manera libre al debate.

Allí fue Troya. Horas después en redes sociales empezó a circular una foto en la que se veían tres sillas marcadas con el nombre del candidato Iván Duque y otra con un plano general que mostraban asientos reservados, pero no se podía leer lo que decían las hojas. Los mensajes que acompañan las imágenes aseguran que en el recinto solo habían sillas reservadas para la comitiva de Duque.

 

 

 

Petro le echó leña al fuego reenviando un mensaje con esas imágenes.

El debate lo organizaron la Cámara de Comercio de Manizales por Caldas, el Teatro Los Fundadores, el Comité Intergremial de Caldas, Manizales Cómo Vamos, la Corporación Cívica de Caldas, Alianza Suma, RCN Radio y el periódico La Patria. Este último medio informó que la localidad conocida como palco había sido habilitada de manera libre para el público, mientras que la parte baja del teatro había sido reservada, de manera equitativa, para los delegados de las campañas, sus familias y los invitados de los organizadores.

Cada uno de estos grupos tenía la autonomía para entregar las boletas a quienes quisieran.

Lo que no dijo Petro

El martes pasado, un día antes del debate, en las instalaciones de La Patria, el director de ese diario, Nicolás Restrepo, le entregó 100 boletas a cada partido político y 10 entradas preferenciales. Cristian Camilo López, asesor de la campaña de De La Calle, estuvo en la reunión. Allí se supo que Viviane Morales no asistiría, por lo que repartieron esas boletas entre las demás campañas.

En ese momento también se conoció la confirmación de Petro, por lo que no hubo representante de esa campaña en el lugar, pero los organizadores de la Cámara de Comercio, de Telecafé y de La Patria presentes en el lugar se comprometieron a guardar las boletas para su campaña.

López aseguró que recibió 100 boletas y que, como cada partido tenía la libertad para disponer de ellas, en su caso las entregó al directorio liberal en Caldas, donde está la sede de campaña de De La Calle y donde se repartieron entre seguidores del candidato.

Adriana Gutiérrez, vocera en Caldas del Centro Democrático y quien hace parte de la dirección nacional del partido, asistió a la reunión en nombre de Duque. Le aseguró a Colombiacheck.com que recibió 100 boletas y que no tuvieron ningún problema durante el debate para ocupar los espacios que les correspondían.

Según los organizadores del debate, a la medianoche del martes recibieron una carta en la que Petro cancelaba su asistencia, pero a las 8:20 de la mañana del miércoles dio marcha atrás y confirmó que iría.

Julián Mejía, subgerente de la campaña Colombia Humana(Petro) en Caldas, asistió a un sorteo a las 9:00 de la mañana en el que definieron el orden del debate y se asignaron camerinos, entre otros aspectos logísticos.

Correo con la respuesta que la campaña de Petro envió a la Cámara de Comercio de Manizales por Caldas.

 

Los organizadores le advirtieron a Mejía las dificultades que se tenían con la boletería debido a la hora, pues ante la negativa de la medianoche, ya las habían repartido. Sin embargo, aseguran que lograron reunir entre 60 y 70 boletas para los seguidores de la campaña petrista. Además, le entregaron las hojas para marcar las sillas.

También resaltaron que la campaña de Petro no recibió las boletas en las mismas condiciones de los demás candidatos porque no confirmó a tiempo.

Mejía le dijo a Colombiacheck que recibió 60 boletas a las 10:00 de la mañana y que tuvo problemas para que los seguidores de la campaña entraran al lugar, pues para cuando las recibieron ya había instrucciones de no dejar entrar más personas al lugar.

Las pullas en Twitter entre Vargas y Petro

Mientras intentaban entrar al Teatro Fundadores Vargas Lleras y Petro se enfrentaron en Twitter. Trasladaron el ambiente hostil que se vivía en el lugar a las redes.

 

 

 

 

 

 

 

Antes de que se decidiera trasladar el debate a otro auditorio, por el ambiente caldeado que había y mientras que Vargas Lleras y Petro se lanzaban dardos por redes sociales, De La Calle publicó en su cuenta un mensaje en el que aseguró que hechos como esos no se deben repetir. “Lo que necesitamos es reflexión, no una riña de gallos”, concluyó.

 

 

 

Mientras que afuera los seguidores de las campañas protestaban y discutían, adentro los candidatos esperaban, en calma, a que los ánimos se calmaran.

 

 

 

*Con reportería de Luisa Gómez y Sania Salazar.

Martes, 10 Abril 2018

La confusa respuesta de Vargas Lleras sobre la contaminación del aire

Por Colombiacheck

Al candidato le preguntaron por la contaminación en el país y contestó con una cifra inflada sobre deforestación. En su campaña anunciaron que presentarán la propuesta ambiental.

Durante el debate presidencial realizado por Teleantioquia y la revista Semana se les preguntó a los candidatos qué hacer con el tema ambiental y la contaminación en las ciudades capitales.

Mientras que los demás candidatos respondieron prometiendo, por ejemplo, promover el uso de vehículos eléctricos, utilizar energías renovables o que el desarrollo tenga un enfoque ambiental, Germán Vargas Lleras aseguró que el principal enemigo del medio ambiente es la ilegalidad y mencionó el reciente derrame de petróleo, en Barrancabermeja. Para redondear su respuesta también soltó esta cifra: “200 mil hectáreas se deforestan al año en este país”.

Colombiacheck contactó a los encargados de prensa de la campaña para averiguar en qué fuente basó el candidato la cifra. Nos indicaron que la fuente es el Ideam, que según la campaña, reportó en 2017 190.00 hectáreas deforestadas.

Pero según la última medición del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, IDEAM, publicada en 2016, en el país se deforestaron 178.597 hectáreas. Lo que quiere decir que en su respuesta en el debate Vargas Lleras aumentó el problema en 21.403 hectáreas, por lo que calificamos su afirmación de inflada.

Es más, aunque en la última medición se registró un aumento del problema en un 44%, en los registros de los últimos tres años las cifras no se han acercado a las 200 mil hectáreas. En 2015 fueron 124.035 y en 2014 el área deforestada se calculó en 140.365 hectáreas.

Lo ambiental no aparece dentro del plan de gobierno publicado en la página web de Vargas Lleras. En la oficina de prensa del candidato aseguraron que tienen una propuesta en esa materia, pero que no la han presentado, por lo cual no aparece todavía en la página.

La respuesta de Vargas Lleras sorprende si se tiene en cuenta que el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo, fue nombrado en la administración de Juan Manuel Santos como cuota de Cambio Radical, el partido que creó Vargas Lleras y que hoy lo apoya en su aspiración presidencial.

A Murillo le ha tocado enfrentar los graves problemas que tiene el país para controlar la deforestación de bosques y cumplir con la meta que se planteó el gobierno Santos de reducir la tala en la Amazonía a cero en 2020.

Recientemente el funcionario confesó, en entrevista con El Colombiano, que la deforestación era su principal dolor de cabeza, y, en otra con El Espectador, reconoció que la meta real para acabarla (en la Amazonía) no sería en 2020 sino en 2022 o 2025.

En lo que sí atinó Vargas Lleras es en que el principal enemigo del medio ambiente son los actores ilegales. Según el último reporte del IDEAM los principales motores de deforestación están relacionados con el acaparamiento de tierras, los cultivos de uso ilícito, la minería y la tala ilegal.

En el ministerio de Ambiente le explicaron a Colombiacheck.com que ese acaparamiento de tierra es, por lo general, para la agricultura y la ganadería, que representa un 45%, seguida por los cultivos de uso ilícito con un 22% y la ejecución de obras de infraestructura 10%.