Pasar al contenido principal
Lunes, 27 Noviembre 2017

¿Estamos en recesión económica como dice Germán Vargas Lleras?

Por David Tarazona

El pasado martes 14 de noviembre en la Cámara de Comercio de Bogotá, el precandidato presidencial Germán Vargas Lleras, ex ficha política y ministerial del presidente Santos, lanzó su propuesta económica, de cara a las elecciones de 2018. Colombiacheck estuvo presente y le preguntó en pleno furor de sus propuestas: –Precandidato Vargas Lleras: ¿estamos o no en recesión económica?

Colombiacheck se lo preguntó porque en una entrevista del pasado 16 de octubre realizada por la periodista María Isabel Rueda para el periódico El Tiempo, Vargas Lleras lo afirmó. Dijo entonces: “este país creciendo a una tasa un poco mayor al uno por ciento es un país en recesión”. En el lanzamiento de su propuesta económica, Colombiacheck le preguntó si seguía pensando lo mismo y el precandidato se sostuvo en su posición: “Una tasa del 1.5 para este país es franca recesión”.

Tras el lanzamiento al que vale resaltar que fueron representantes de las grupos empresariales más importantes del país, como Argos, Corona, Organización Ardila Lülle, América Móvil, Olímpica, además de personajes influyentes como los ex fiscales Eduardo Montealegre y Alfonso Valdivieso, Colombiacheck se puso en la tarea de verificar esta afirmación.

Después de consultar expertos y escalas oficiales por las cuales se puede declarar o no recesión económica en el país, Colombiacheck encontró que la frase de Vargas Lleras es Inflada.

Tras el lanzamiento de la propuesta económica de Vargas Lleras, Colombiacheck contactó a las personas que dirigen la campaña del precandidato presidencial, y éstos nos remitieron a Santiago Pardo, ex director de la DIAN durante el gobierno de Virgilio Barco y ahora principal asesor económico del precandidato.

Cuando este medio conversó con Pardo dijo de que hablaba a título personal y no a nombre de la campaña. En entrevista telefónica, el asesor de Vargas Lleras aseguró que ya hay “sectores con tendencias recesivas”, en particular mencionó el industrial. Le aseguró a Colombiacheck que, si la economía colombiana sigue a la baja, fácilmente podría entrar en una recesión y que no hay que esperar a que la situación se generalice.

Sin embargo, ni Pardo ni Vargas Lleras se comprometieron diciendo los datos exactos de dónde habían sacado que el país está en una “franca recesión”.

Aunque el asesor económico de cabecera de Vargas Lleras, Santiago Pardo, no le aseguró a Colombiacheck que el país esté en recesión, sí cree que la alarma del precandidato es válida. “Lo que ha señalado el doctor Vargas [Lleras] es un campanazo en el que hay que hacer algo porque con tasas de [crecimiento de] 1.5 [%], equivalen a perder el año”. Lo que supone un reto para el próximo presidente de Colombia.

Por eso, revisamos los lineamientos del Fondo Monetario Internacional (FMI), entidad que maneja el estándar más preciso, como lo refleja este documento de 2012 aceptado entre especialistas.

Según el FMI, un país está en recesión cuando en dos trimestres consecutivos la economía se contrae, es decir que tiene un crecimiento negativo.

Contrario a ese principio, la economía colombiana ha crecido por dos trimestres consecutivos, en vez de contraerse. De acuerdo con cifras reveladas el miércoles 15 de noviembre por el DANE, la economía del primer trimestre del 2017 marcó un crecimiento del 1.1 %; en el segundo, del 1.3 % y en el tercer semestre, del 2 %.

Dato que llevó a Colombiacheck a calificar la frase: “una tasa del 1.5 para este país es franca recesión”, del precandidato presidencial Vargas Lleras como Inflada. Porque si bien el crecimiento es poco, no hay una contracción de la economía.

El economista Salomón Kalmanovitz se refirió a declaraciones de Vargas Lleras. Cŕedito: Colombiacheck
El economista Salomón Kalmanovitz se refirió a declaraciones de Vargas Lleras. Crédito: Colombiacheck

Colombiacheck también buscó al economista Salomón Kalmanovitz, profesor emérito de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, para contrastar lo dicho desde las toldas vargaslleristas y confirmó que el estándar económico del FMI, bajo el cual verificamos es el más riguroso.

Kalmanovitz contrastó nuestro análisis de datos económicos con la afirmación del precandidato presidencial. El especialista también nos contó que hay una segunda escala menos confiable que la del FMI, según la cual un país estaría en recesión cuando crece a una menor tasa de su potencial. “Es más imprecisa porque [por ejemplo] si mi crecimiento potencial es del 4 % y yo crezco al 3.9 %, que no es nada malo, no podría hablar de recesión. [En esta medición] el orden de magnitud no está definido. La del Fondo Monetario [Internacional] sí es mucho más precisa”.

En el caso de Colombia, el país tiene un crecimiento potencial del 3.9 %, pero en lo que va de 2017 ha crecido al 1.5 %. No obstante, según nos dijo el profesor de economía de la Universidad Nacional Óscar Benavides, aunque la economía presenta un riesgo de recesión, “el comportamiento del ciclo económico que tenemos actualmente, es similar al que hemos tenido en los últimos 40 años”. También dijo que la situación actual no es "en absoluto comparable con la [crisis] vivida en 1999".

Si bien el economista Kalmanovitz le dijo a Colombiacheck que es un hecho que la economía del país va por mal camino y que sí hay sectores en recesión como la industria, hizo ver que el énfasis del precandidato presidencial Vargas Lleras en una situación generalizada de recesión económica tiene fines electorales. “Él [Vargas Lleras] exagera el deterioro de la economía para decir ‘mire, yo la voy a salvar’ porque yo voy a reducir impuestos y la gente va a invertir más”.

A pesar de que hay sectores de la economía en etapas recesivas y ésta no vaya por buen camino, según la medición más precisa y los análisis de especialistas, no se puede afirmar que la economía del país esté en recesión. Una cosa es reconocer que el paciente esté enfermo, en este caso nuestra economía. Otra diferente, afirmar que está agonizando, justamente, en época electoral.

Sábado, 07 Octubre 2017

“Nueve millones de colombianos están por debajo del umbral de pobreza”

Por Sania Salazar

La frase es de la precandidata presidencial Piedad Córdoba, quien redondea la cifra por encima y utiliza el número de un tipo de pobreza distinto al que ella se refiere.

En una entrevista con el medio digital español eldiario.es la precandidata presidencial Piedad Córdoba aseguró que en Colombia hay nueve millones de personas por debajo del umbral de pobreza y que sin una economía sana no es posible garantizar la paz.

 

 

Córdoba, quien en agosto pasado inscribió ante la Registraduría el comité promotor de la recolección de firmas Poder ciudadano para ser candidata presidencial, mencionó la cifra cuando le preguntaron si corría riesgo el proceso de paz con las Farc.

“Las FARC han dejado las armas pero ahora hay toda una tarea por delante de construcción de un Estado. Es decir, 9 millones de personas por debajo del umbral de la pobreza es una cifra absolutamente provocadora en términos de desestabilización social. Con un salario mínimo de 240 dólares al mes una familia no puede sobrevivir. En el momento en el que estamos, vamos hacia la repetición del conflicto si no hay una reforma económica de Colombia”, fue la respuesta completa de Córdoba.

Después de consultar las cifras de pobreza del Dane, Colombiacheck califica la afirmación como inflada, no solo porque la candidata redondea por encima la cifra, sino porque relaciona la economía con el conflicto, sobre lo que los expertos en el tema no han encontrado consenso.

Según la oficina de prensa de Piedad, ella se basó en el dato del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, que indica que en 2016 la pobreza multidimensional en Colombia fue de 18% para sacar sus propios datos.

Según el DANE, en Colombia hay dos metodologías para medir la pobreza: la Pobreza Monetaria que compara el ingreso en los hogares con el valor de la línea de pobreza (esta incluye la medición de la pobreza extrema) y la Pobreza Multidimensional que evalúa cinco dimensiones: condiciones educativas del hogar, condiciones de la niñez y la juventud, trabajo, salud y acceso a servicios públicos y condiciones de la vivienda.

Las cifras más recientes son de 2016 e indican que en Colombia la pobreza monetaria es del 28% (13.268.000 personas) dentro de los que están 4.003.000 personas en condición de pobreza extrema, es decir el 8,5% de la población, y la pobreza multidimensional (a la que se refirió Córdoba) del 17,8% (8.586.000 personas).

En conclusión, Córdoba utiliza la cifra de pobreza multidimensional para referirse al umbral de pobreza, que se mide con la metodología de pobreza monetaria, lo que no se puede hacer, pues son medidas diferentes, explicaron en el DANE.

Córdoba aseguró también en su respuesta a eldiario.es que con un salario mínimo de 240 dólares una familia no puede sobrevivir. Esa cifra corresponde a 705.882 pesos (al cambio de hoy) y el salario mínimo en el país (sin subsidio de transporte) está en 737.717. Según explicaron en el Departamento de Planeación Nacional, si una familia de cuatro integrantes recibe en Colombia 966.692 pesos o más, no es considerada pobre.

¿Qué relación hay entre la economía y la paz?

El profesor de economía de la Universidad Javeriana, Jorge Restrepo, explica que no hay consenso sobre si es posible o no relacionar la pobreza y el conflicto. “Claro que las condiciones de pobreza generan condiciones que favorecen actividades riesgosas, pero no es suficiente con eso para explicar la emergencia del conflicto ni tampoco para explicar que un acuerdo de paz o una transición hacia el posconflicto tenga éxito, es decir, no es una condición suficiente, más sí, tal vez, necesaria para una sociedad en presencia con conflicto”.

En el artículo “Pobreza y conflicto: ¿Afecta el conflicto la pobreza? publicado en abril de 2012, la economista Ana María Ibáñez dice que el conflicto armado en Colombia “puede ser parcialmente” responsable de la poca efectividad de los programas para disminuir la pobreza y la desigualdad cuando se compara al país con los vecinos. “La violencia armada tiene un impacto desproporcionado sobre la población civil y, en particular, sobre la población pobre rural. Esto, además de significar una victimización de los hogares, destruye activos, inhibe la inversión y debilita los mercados”.

El texto titulado “Guerras y violencias en Colombia. Herramientas e interpretaciones” coincide en que la relación entre pobreza y conflicto es bastante compleja, pero menciona un elemento sobre el que sí hay consenso, que el conflicto tiende a afectar desproporcionadamente a los pobres.

El texto indica que el conflicto afecta a la economía indirectamente debido a que la inversión en actividades productivas se desvía al sector de defensa y esto hace que se reduzca el potencial de crecimiento y la posibilidad de mejora de las condiciones de vida de los más pobres. También menciona que los conflictos violentos tienen efectos indirectos duraderos sobre el bienestar de los individuos y las comunidades más pobres a través de la destrucción de capital humano (la inseguridad humana, menor acceso a servicios públicos como educación, salud y polícia.

El documento menciona además, que aunque hay un acuerdo en la literatura sobre los canales mediante los cuales el conflicto empeora las condiciones de pobreza, la hipótesis según la cual la pobreza causa el conflicto es más problemática.

“La pobreza y el lento desarrollo económico en Colombia tienen raíces históricas profundas. La combinación de una distribución desigual de la riqueza (tierra) y del poder político dio lugar a instituciones económicas y sociales que reprodujeron en el tiempo la estructura excluyente del poder económico y político. Una de las consecuencias fue la provisión insuficiente de bienes públicos como educación, salud, y servicios básicos para los pobres, carencia o tímidas políticas de redistribución de activos (tierra, por ejemplo) y acceso limitado al poder para nuevos actores sociales y políticos”, concluye el análisis.