Pasar al contenido principal
Viernes, 14 Octubre 2016

La abstención del plebiscito sí fue histórica

Por Miriam Forero

Tras la derrota del Sí en el plebiscito para refrendar el acuerdo entre el gobierno y las Farc, una ola de indignación por la baja participación se tomó las redes sociales y llevó a los jóvenes a las calles. Colombiacheck y CdR Lab confirmaron que esa abstención fue la más alta de las elecciones nacionales en los últimos 18 años.

La sorpresa del pasado 2 de octubre, durante el plebiscito en el que el presidente Juan Manuel Santos sometió a aprobación de los colombianos el texto del acuerdo final que su gobierno firmó con las Farc, no fue sólo por cuenta del resultado, sino también por el alto nivel de abstencionismo, que alcanzó un cifra histórica de 62,5 % del total de los colombianos habilitados para sufragar.

“Hay una parte de la población que vive en un ecosistema donde decisiones como esta se debaten, se viven, aparentemente se deciden. Hay muchos más que han decidido no decidir, y son los que deciden”, dijo al respecto Martín Caparrós, periodista, escritor e historiador argentino, en una columna publicada en el New York Times, que referenció en este trino:

 

 

Dos proyectos de Consejo de Redacción -Colombiacheck y CdR Lab- se unieron para chequear qué tan cierta es esa sensación de que la indiferencia ante lo que se definía aquel domingo fue abrumadora. CdR Lab es un laboratorio de entrenamiento para periodistas, que fue lanzado durante el segundo semestre de 2016 con una oferta enfocada en análisis y visualización de datos.

Con la orientación de un equipo de capacitadores, los participantes del primer ciclo procesaron los datos de resultados del plebiscito y aplicaron el método de verificación de Colombiacheck para llegar a conclusiones relevantes sobre la abstención que se presentó durante la jornada del 2 de octubre.

El principal hallazgo fue que la ausencia de votantes sí fue la más alta de las que se han registrados en certámenes electorales de circunscripción nacional durante las últimas dos décadas en Colombia, por lo tanto es acertado llamarla “histórica” y nuestra calificación ante esa frase es verdadera.

Lo que dicen los datos

Para la investigación cruzamos los datos de votación por municipios -a los que pudimos acceder gracias a un trabajo de extracción y depuración que hizo Datasketch-, con estadísticas históricas de resultados electorales publicadas por la Registraduría Nacional, principalmente una tabla que indica qué tanto votaron los colombianos de cada departamento en las elecciones nacionales (para Congreso y Presidencia) desde 1998 hasta 2014*.

En ese periodo la abstención fue en promedio de 49 %. La más baja fue de 28,2 % durante la segunda vuelta de 1998, cuando Andrés Pastrana fue elegido presidente. La más alta, la de la primera vuelta de 2014, momento en el que llegó a 60 %. Pero el plebiscito superó todos esos referentes, pues alcanzó un 62,5 % de votantes que no participaron. Y no sólo la cifra fue histórica a nivel del país; Bogotá y 22 departamentos también alcanzaron su pico de abstencionismo en comparación con las elecciones nacionales de los últimos 18 años.

Además, el análisis comparativo evidenció que en 1.096 municipios del país, la participación de los votantes disminuyó con respecto a la última jornada electoral de alcance nacional: la segunda vuelta presidencial de 2014. Sólo en 26 municipios el número de personas que salieron a votar aumentó.

Para ver el panorama general de abstención durante el plebiscito, los periodistas del CdR Lab establecieron una tabla de clasificación que evalúa qué tan grave fue la indiferencia en cada municipio. Los criterios se tomaron teniendo en cuenta los valores promedio, máximo y mínimo de abstención que se dieron en el periodo del análisis (1998 a 2014). La tabla es la siguiente:

  • 0-20 %: Abstención muy baja
  • 21-35 % Abstención baja
  • 36-50 % Abstención inferior al promedio
  • 51-60 % Abstención que sigue la tendencia
  • 61-80 % Abstención alta
  • 81-100 % Abstención muy alta

Esto permitió encontrar que durante el plebiscito, de 1.122 municipios, 759 -más de la mitad- tuvieron una abstención alta; y en el 4 % del territorio nacional (43 municipios), la ausencia de votantes fue muy alta.

Por otra parte, al observar los datos desplegados en gráficos y mapas, se evidencia que en el país viene creciendo la tendencia a votar cada vez menos, pero el caso de este año y de la primera vuelta de 2014 son picos que superan fuertemente el promedio histórico que se venía observando.

Además, la situación de la última elección presidencial deja ver otra realidad que se hace más contundente con el análisis de datos: el peso de la maquinaria política. Entre la primera vuelta, en la que Óscar Iván Zuluaga superó a Juan Manuel Santos, y la segunda, en la que éste movilizó un enorme contingente de gamonales políticos en las regiones, la tendencia de participación de los votantes tuvo un cambio drástico. Pasó de 13 a casi 18 millones de votantes.

*Nota metodológica: Los datos de Cundinamarca en 1998 fueron modificados, ya que sumaban la información de Bogotá, a pesar de que esta ciudad aparece por aparte. Aunque la tabla utilizada proviene de la Registraduría Nacional, muchos totales no coinciden de manera exacta con lo que reporta esa misma entidad en su sitio web; sin embargo, las diferencias de cifras son mínimas, lo cual permite un análisis general de la tendencia histórica.

Más sobre datos y gráficos


Haga clic sobre la imagen para ver las infografías resultantes y descargar los datos analizados para este trabajo conjunto entre CdR Lab y Colombiacheck.

Domingo, 28 Agosto 2016

Bla, bla, bla... urge mejorar el debate de cara al plebiscito

Por César Molinares Dueñas

¿Qué tan ciertas son las afirmaciones de opositores y defensores de la paz luego de conocer el Acuerdo Final? Colombiacheck verificó diez afirmaciones y solo dos de ellas son verdaderas. La primera víctima ante la tensa campaña para ver quién gana el plebiscito es la verdad y por ahí derecho los ciudadanos que son desinformados. Es urgente que comience la pedagogía.

La ansiedad que tenían los colombianos por conocer los detalles del acuerdo final de paz entre el Gobierno y las Farc, el cual llevaba ‘cocinándose’ cuatro largos años, se reflejó con intensidad el miércoles pasado, día del anuncio, cuando a través de Twitter se crearon al menos doce etiquetas (hashtags), varias de las cuales se volvieron tendencia nacional gracias a los 50.130 tuits que por allí se publicaron.

La red social de microblogging estuvo en ebullición permanente durante todo el miércoles 24 de agosto cuando se anunció el fin de la negociación. Colombiacheck realizó una extracción de datos (entre las 9 de la mañana y las 12 de la noche), usando un ‘robot’ diseñado en Python*, y hoy comparte sus primeros resultados que son numéricos, dado que el análisis en profundidad del conjunto de datos descargado (50.130 tuits) requiere mayor tiempo, sin embargo, las cifras recogidas sirven para dar cuenta de la magnitud e impacto de la noticia.

Entre los datos más llamativos encontramos que del universo total de tuits, 7.691 usaron la palabra Farc, el mayor guarismo del día seguido por el apellido del Presidente (Santos) que se usó en 2.761 tuits, luego aparece el término plebiscito en 1.103 mensajes y, completando la clasificación de palabras más usadas, cierra Uribe con 979 menciones en el día.

Los picos en la actividad de Twitter se registraron así: el más bajo, que ocurrió a las 16:18 de la tarde, cuando solo se publicó un tuit y por el más alto, sobre las 18:55 de la noche, cuando simultáneamente 394 personas escribieron tuits.

Las dos etiquetas que marcaron tendencia nacional y se destacaron por la profusión de publicaciones fueron #adiósalaguerra y #ganandolapaz, que sumaron 19.238 y 14.376 tuits respectivamente.

Nuestro analista, Esteban Ponce de León, un psicólogo mexicano que por cosas del destino se convirtió en experto en el manejo de herramientas para administrar conjuntos de datos, descargó las cuatro bases de datos con las palabras más tuiteadas (ver párrafo anterior) que Colombiacheck pone al alcance de su audiencia para que las exploren y nos ayuden a encontrar tendencias en el discurso.

Un debate con poca veracidad

A la par con este ejercicio, Colombiacheck verificó diez de las frases que se dijeron públicamente la semana pasada sobre el Acuerdo Final, dichas por detractores o defensores de la negociación. Afirmaciones interesantes porque tocan puntos polémicos, porque marcan dudas sobre el alcance de la negociación o por la relevancia de quien las dice. El resultado fue que encontramos mucha tergiversación por parte de los opositores, aunque también bastante desconocimiento de parte de los que están a favor.

De las diez frases chequeadas, cuatro resultaron falsas, dos engañosas, una aproximada, otra ligera y solo dos fueron verdaderas. El 80% de lo que verificamos se aleja de la verdad, algo sin duda preocupante porque si bien la muestra no es estadísticamente representativa, sirve para medir el pulso de lo que se habla públicamente a partir del conocimiento de los detalles del Acuerdo Final.

Además, llama poderosamente la atención el bajo nivel del debate, la falta de claridad y la tendencia a la confusión, especialmente porque se trata de personajes de primer orden en el escenario político colombiano.

Chequeamos las frases de dos expresidentes, César Gaviria y Álvaro Uribe; un excandidato presidencial, Óscar Iván Zuluaga, y su fórmula a la vicepresidencia, Carlos Holmes Trujillo; al presidente del Congreso, Mauricio Lizcano y dos senadores más, Jorge Iván Ospina y Juan Carlos Vélez.

Luego de ver los resultados de este trabajo, la redacción de Colombiacheck concluye que es urgente comenzar con la pedagogía del Acuerdo Final pues será la clave para mejorar los términos y la forma en que se desarrollará el debate que se avecina durante el próximo mes, cuando las campañas por el Sí y el No estarán a todo vapor.

El resultado de ambas campañas se verá reflejado en la forma como los colombianos voten el plebiscito, mecanismo que si bien no era obligatorio desde el punto de vista legal, fue un compromiso moral que asumió el presidente Juan Manuel Santos para que el pueblo sea el que tenga la última palabra frente a lo negociado con las Farc.

Una información amplia, pertinente y de fácil comprensión será la clave para desmitificar aquellos aspectos con los que desde ahora se comienza a notar una importante tendencia a confundir al electorado.

Acá están los diez chequeos después del Acuerdo Final:

“Nunca vamos a saber qué pasó con las víctimas de las Farc”, Óscar Iván Zuluaga

Veamos por qué se pifia el excandidato presidencial por el Centro Democrático, cuando quiso señalar de inválido el acuerdo final de paz ya que supuestamente no ayudará a esclarecer la verdad sobre las desapariciones.

"El texto del Acuerdo que va al Congreso podría no ser el definitivo", Carlos Holmes Trujillo

Es bastante apresurado decir que el texto del Acuerdo Final no es el definitivo cuando la mesa de negociación ya se cerró y el cronograma para convalidar el documento está en marcha. Pese a la afirmación de este alfil opositor, ninguna de las partes podrá cambiar lo que ya está acordado.

“A las curules aseguradas les suma otras 16 que surgirán de circunscripciones exclusivas de candidatos de Farc o afines”, Uribe

Pese a que todas las señales indican que el expresidente Álvaro Uribe se equivoca en su interpretación de esta parte del Acuerdo Final, el exmandatario sigue insistiendo y su 'ejército' de seguidores en las redes sociales, lo replica.

“Los guerrilleros no podrán presionar votación del plebiscito con armas porque ya las habrán entregado”, Lizcano.

A pesar de ser un fervoroso defensor del proceso de paz, Mauricio Lizcano, presidente del Congreso, se equivocó al afirmar que las Farc ya no tendrán las armas en su poder al momento de la votación del Plebiscito.

“El tratado de Roma no habla de cárcel, habla de sanciones, que hoy son restaurativas”, Gaviria

Cesar Gaviria, expresidente de Colombia y líder de la campaña por el sí en el plebiscito, demuestra que son falsos los rumores de la oposición en los que asegura que los guerrilleros deben pagar sus delitos con cárcel y no mediante mecanismos alternativos como los que se pactaron en el Acuerdo Final.

“No van a pagar un solo día de cárcel quienes han cometido delitos de lesa humanidad”, Zuluaga

Óscar Iván Zuluaga, excandidato presidencial por el Centro Democrático, acierta en esta afirmación pero es impreciso cuando agrega: "Se les va a premiar a quienes han cometido esos delitos con elegibilidad política para aspirar a cargos de elección popular".

"La Corte Constitucional definió el plebiscito y prescribió que es posible renegociarlo si gana el No", Trujillo

Aunque el presidente Juan Manuel Santos diga que de ganar el no en el plebiscito el proceso de paz se termina, Carlos Holmes Trujillo, miembro del partido opositor, señala que existen otras vías posibles para alcanzarlo, aunque estas serán más difíciles e inciertas.

“¿Adivinen quiénes van a perder las curules que le darán a las Farc?”, Ospina

Un enigmático trino de Jorge Iván Ospina, senador por el partido Verde, sobre las curules que el Acuerdo Final le asegura a las Farc, fomenta la idea de que dichos espacios de participación política los perderá algún otro partido, lo cual por ahora no se puede afirmar.

“A las Farc no se les va exigir el dinero del narcotráfico para reparar a las víctimas”, Zuluaga

Una cascada de desafortunadas inexactitudes dejó grabadas en vídeo Óscar Iván Zuluaga, excandidato a la presidencia por el Centro Democrático, partido que se opone al proceso de paz entre el Gobierno y las Farc en Colombia.

*Python es un programa de código abierto que sirve para analizar y manejar datos estadísticos, extraer, compartir, procesar y producir bases de datos, gracias a su amplio espectro de librerías con las que trabaja. La extracción o minería se puede hacer gracias a que Twitter abre toda su base de datos a través de la interfaz de programación de aplicaciones, API, que permite que las computadoras y personas puedan acceder y leer la información de lo que postean sus usuarios, copiar sus tuits y las interacciones, incluyendo imágenes y videos, usando la librería de la misma red social.