Pasar al contenido principal
Domingo, 07 Abril 2019

Manizales no ha sido reconocida como Ciudad del aprendizaje, apenas se postuló

Por Sania Salazar

En un trino del secretario de educación de la ciudad se da como un hecho que Manizales es parte de la red de Ciudades del aprendizaje de la Unesco, cuando apenas presentó la postulación. La respuesta llegará en octubre de este año.

El secretario de educación de Manizales, Juan Carlos Gómez, publicó en su cuenta de Twitter una frase que atribuye al alcalde de esa ciudad, José Octavio Cardona, en la que asegura que Manizales se convirtió en la mejor capital del aprendizaje por encima de ciudades como Medellín y Cali.

La frase se refiere a la Red Mundial de Ciudades del Aprendizajes de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, de la Unesco. “Lo prometimos y hoy es un hecho”, concluye la frase.

Gómez le dijo a Colombiacheck que el alcalde pronunció la frase durante la rendición de cuentas de la Alcaldía y también en Medellín durante la postulación verbal de la ciudad para ese reconocimiento de la Unesco. “Se dice eso porque es un trabajo en equipo que está haciendo carrera ya y lo vamos a lograr en octubre en la cuarta conferencia mundial de la Unesco, que va a ser en Medellín”, aseguró el secretario.

Gómez informó que enviaron los papeles para la postulación y que el siguiente paso es la verificación de la Unesco “y en octubre seguramente nos darán ese reconocimiento, Dios mediante, si todo se cristaliza como estamos esperando”, versión que también le dioLa Patria, diario con el que hoy publicamos en conjunto este chequeo.

Es decir, a Manizales no la han aceptado en la Red Mundial de Ciudades del Aprendizaje y está por verse si es “mejor capital del aprendizaje” que Cali y Medellín, que sí están en la Red, y la administración ya lo está dando como una promesa cumplida, por eso lo calificamos como falso.

Para la Unesco, estas ciudades promueven el aprendizaje a lo largo de toda la vida para todos. Esa entidad define una ciudad del aprendizaje como una ciudad que:

Moviliza de un modo efectivo sus recursos en todos los sectores para la promoción de un aprendizaje inclusivo desde la educación básica a la superior.

Revitaliza el aprendizaje en las familias y las comunidades.

Facilita el aprendizaje para y en el lugar de trabajo.

Amplía el uso de modernas tecnologías de aprendizaje.

Mejora la calidad y la excelencia en el aprendizaje y

fomenta una cultura de aprendizaje durante toda la vida.

“Siguiendo estas pautas, la ciudad mejora el empoderamiento individual y la inclusión social, el desarrollo económico y la prosperidad cultural y el desarrollo sostenible”, concluye la Unesco.

Además, la red apoya y mejora la práctica del aprendizaje a lo largo de toda la vida en las ciudades del mundo para promover el diálogo sobre políticas y el aprendizaje mutuo entre ciudades miembros, establecer vínculos, promover asociaciones; proporcionar el desarrollo de capacidades, y desarrollar instrumentos para alentar y reconocer los progresos realizados en la construcción de ciudades del aprendizaje.

Medellín está entre las ciudades que obtuvieron el Galardón de la Unesco para la Ciudad del Aprendizaje 2019 por “coordinar una serie de programas innovadores, entre ellos uno que ha ayudado a reintegrar de forma satisfactoria a más de 4.650 niños y niñas que han abandonado la escuela, interactuando con ellos de manera individualizada”.

El secretario de educación de Manizales explicó que entre los requisitos que se deben cumplir están aspectos de movilidad, de número de habitantes, de programas de calidad y de universidades acreditadas y aclaró que no es es un trabajo solo de la alcaldía, sino que es articulado entre la empresa pública y la privada.

Según el funcionario, entre las fortalezas de la ciudad para entrar en esa red están que ya Manizales tiene la fama que tiene como ciudad del conocimiento y ciudad universitaria, que hay una alianza entre lo público y lo privado que está funcionando y que los resultados en educación básica tienen reconocimiento del Ministerio de Educación. También resaltó que los mecanismos de transparencia para entregar la contratación han sido destacados, la buena calificación del programa de alimentación escolar y los 47.000 estudiantes universitarios que hay en la ciudad, además de “las bondades que tiene la ciudad como buen vividero”.

¿Realmente está bien Manizales en educación?

Para Ricardo Gómez, director de educación de Proantioquia, exrector de la Universidad de Caldas y exsecretario de educación de Manizales, decir que Manizales es una ciudad del aprendizaje es algo muy delicado porque a la ciudad todavía le faltan pasos para llegar allí.

“Otra cosa es decir que hemos mejorado en las pruebas Saber, en las pruebas Pisa, que tenemos programas para fortalecer la educación básica, que se hizo una consulta popular en la ciudad en la que se dijo que la educación era una prioridad. Respetuosamente, creo que graduarnos como ciudad del aprendizaje es inmodesto aún”, indicó.

El exrector explicó que las Pruebas Saber que realiza el Ministerio de Educación, específicamente en matemáticas, lecto-escritura y en lo que hoy en día se conoce como las competencias socio-emocionales, son la medida objetiva que hay de la calidad académica de la educación en el país.

Sobre el desempeño de la ciudad en esas pruebas el más reciente informe de Manizales Cómo Vamos indica que en la última aplicación de la prueba Saber 11 del año 2018 la ciudad se ubicó entre los primeros cinco lugares por el promedio del puntaje global de las instituciones privadas, pero los colegios públicos ocuparon el noveno lugar entre 23 ciudades.

“Como se viene observando desde hace varios años, el sistema educativo de la ciudad está lejos de garantizar la igualdad de aprendizajes. Esto, teniendo en cuenta que un niño del sector privado obtuvo un desempeño promedio 10% superior al de un niño del sector público”, indica el informe.

Según el exrector, es precisamente en la educación básica en donde más hay que invertir “porque lo que nos hace más iguales como ciudadanos es la educación básica pública”. También resaltó que la comparación se debería estar haciendo con países competitivos en Europa, Asia, Norte América, o Chile que según él, “tiene una educación mejor que la colombiana porque el promedio general de Colombia es muy bajo en las pruebas Pisa, que son pruebas internacionales”.

“Para una ciudad que tiene la educación en el centro de su modelo de desarrollo es fundamental garantizar una educación integral en todos los niveles, por lo que Manizales tiene un gran reto en el mejoramiento de la calidad educativa para lograr articularla con los buenos resultados en materia de educación superior”, concluye el informe de Manizales Cómo Vamos.

Habrá que esperar la respuesta de la Unesco y el compromiso que asuman las administraciones para, de ser aceptados, mantener a la ciudad a la altura de esa Red.

Foto: Cortesía La Patria.

Miércoles, 07 Marzo 2018

Candidato a la Cámara por Caldas 'enredadito' con cifras de pobreza

Por Sania Salazar

Darío Arenas utilizó cifras desactualizadas y conceptos de economía que no se pueden manejar a la ligera para hablar de desigualdad e ingresos por persona.

Darío Arenas Villegas, candidato a la Cámara por Caldas del Partido Polo Democrático, aseguró en su cuenta de Twitter el pasado 22 de febrero que “el ingreso promedio en Caldas es de $492 mil pesos, 61% del mínimo, índice gini es del 0.51 puntos. Se debe crear más riqueza y distribuirla mejor”.

 

 

Después de contrastar los datos, Colombiacheck califica la afirmación como ligera, pues, aunque el candidato menciona las cifras en presente, la verdad es que son datos desactualizados y de años diferentes, lo que no permite hacer un balance correcto de la situación actual de ese departamento.

Arenas Villegas le envió a Colombiacheck los archivos extraídos de la página del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, de donde sacó las cifras.

El candidato explicó que tomó el índice de Gini de un documento del DANE de 2016 y el ingreso per cápita de otro documento de 2014. “Creo que el de ingreso no está actualizado”, respondió cuando se le preguntó por qué los datos no correspondían al mismo año.

Consultamos al DANE, donde informaron que el ingreso promedio en Caldas y el índice de Gini están actualizados a 2016. El coeficiente de Gini es de 0,51, tal como lo dijo Arenas Villegas, pero el promedio de ingresos por persona es de 567.695 pesos, -casi 76 mil pesos más de lo que asegura el candidato- lo que representa el 82% del salario mínimo de ese año, que era de 689.454 pesos.

El problema, además, fue que Arenas, sociólogo de la Universidad de Caldas, usó el ingreso promedio de 2014 -que realmente era de 493 mil pesos- y lo comparó con el salario mínimo de este año, con lo cual llegó a ese porcentaje de 61, pero eso es un cálculo erróneo por la diferencias de cuatro años.

El coordinador de Estudios Económicos de la Cámara de Comercio de Manizales por Caldas, Alejandro Barrera, y el DANE coincidieron en llamar la atención sobre la inconveniencia de citar en la frase dos cifras de años diferentes, lo cual puede llevar a imprecisiones e interpretaciones equivocadas, pues los datos de cada año reflejan realidades socio económicas propias de cada periodo.

“Valdría la pena analizar también la tasa de crecimiento del PIB per cápita en el tiempo, no solo la cifra nominal en un año, y ojalá comparado con otros departamentos. Eso reflejaría el crecimiento real en los ingresos de los caldenses”, indicó Barrera, quien además, resaltó que la desigualdad es un concepto no solo monetario, sino económico y social e implica una serie de análisis que van más allá del ingreso promedio anual.

En Colombiacheck decidimos hacerle caso al analista y elaboramos la siguiente gráfica que, efectivamente, muestra un aumento en el ingreso promedio de los caldenses en comparación con el mínimo de cada año:

 

 

¿Qué es el índice de Gini?

Barrera explica que, en términos generales, es una medida de concentración del ingreso entre los individuos de una región en un periodo de tiempo determinado que está comprendido entre 0 y 1, donde 0 es una distribución perfecta del ingreso y 1 indica desigualdad máxima.

Según el economista, el Gini es una medida importante, pero tiene limitaciones: primero, que se creó a principios del siglo XX, bajo un contexto social y económico distinto al actual. Segundo, que para hacer inferencias basados en este indicador se recomienda hacerlo de una forma más desagregada, “es decir, no tomar simplemente el total del departamento, sino que se debe analizar por municipios y actividades económicas para identificar los focos de desigualdad, para evitar emitir juicios de valor generalizados que pueden llegar a estar sesgados”.