Pasar al contenido principal
Jueves, 07 Febrero 2019

No todas las cuentas de Natalia Bedoya sobre desmovilizaciones dan

Por Sania Salazar

Natalia Bedoya, reconocida en redes sociales por ser cercana al uribismo, publicó en Twitter cifras comparativas de desmovilizaciones paramilitares y guerrilleras en los gobierno de Uribe y de Santos, pero sus cuentas dejaron mejor parado al primer gobierno que al segundo.

Natalia Bedoya, la abogada cercana al uribismo que hace poco fue noticia por posibles irregularidades en un contrato que firmó con el Ministerio del Interior, publicó en su cuenta de Twitter un comparativo de cifras de desmovilización de paramilitares y guerrilleros durante los gobiernos de Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos.

En particular, Bedoya aseguró que durante los gobiernos de Uribe se desmovilizaron “35.000 paramilitares” y “18.000 guerrilleros”; y que durante los gobiernos de Santos se desmovilizaron “6.900 guerrilleros”.

Colombiacheck revisó varias fuentes y encontró que las cifras publicadas por Bedoya son muy cercanas a la realidad en lo que tiene que ver con las desmovilizaciones grupales e individuales registradas en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, pero que las correspondientes a  la administración de Juan Manuel Santos están muy por debajo de las cifras reales. Por esto, calificamos la información como cuestionable.

Bedoya le dijo a Colombiacheck que tomó las cifras de desmovilizados de las Autodefensas de un documento de la Fundación Ideas para la Paz, FIP, donde dice que entre agosto de 2002 y enero de 2010 se desmovilizaron exactamente 35.353 miembros de ese grupo armado ilegal (entre desmovilizaciones individuales y colectivas). Es decir, 353 personas más que las que cita Bedoya en el trino.

El documento aclara que las cifras son del programa de atención humanitaria al desmovilizado de la Oficina del Alto Comisionado para la paz.

El mismo documento indica también que en ese mismo periodo se desmovilizaron 16.564 guerrilleros, 1.436 menos que los que dice la abogada en el trino. Sin embargo, Bedoya le dijo a Colombiacheck que las cifras de guerrilleros desmovilizados las había sacado de un documento de la Agencia Colombiana para la Reintegración (actual Agencia para la Reincorporación y la Normalización) que no tenía a la mano.

Las cifras oficiales

Las cifras de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización, ARN, indican que entre 2002 y 2010 se desmovilizaron 35.822 paramilitares. Es decir, 822 personas más de las que mencionó Bedoya.

Hay que tener en cuenta que aunque Uribe Vélez solo gobernó los últimos 4 meses de 2002, ese año no se registraron desmovilizaciones. El portal Verdad Abierta recuerda que “las desmovilizaciones de las autodefensas se iniciaron el 25 de noviembre de 2003 en Medellín con el bloque Cacique Nutibara y terminaron el 15 de agosto de 2006 con el bloque Elmer Cárdenas”.

El libro Desmovilización y reintegración paramilitar. Panorama poscuerdos con las AUC, del  Centro Nacional de Memoria Histórica, Cnmh, calcula que fueron 31.000 los desmovilizados oficialmente reconocidos de las AUC.

“Para el año 2006, las limitaciones de la desmovilización de los paramilitares hicieron inminente el proceso de rearme de los grupos que se aceleró durante los años 2008 y 2010, y registró un importante repunte en su accionar criminal entre 2011 y 2012”, recuerda el Informe Basta Ya, del Cnmh.

Además, el proceso fue criticado, entre otras cosas porque, como lo recuerda la periodista María Teresa Ronderos en el libro Guerras recicladas, hubo denuncias de que personas que no hacían parte de esos grupos se hicieron pasar por combatientes.

“Según lo confesó luego a la justicia ‘Ernesto Báez’, “hubo hasta trabajadores de la finca de Vicente Castaño que resultaron en la lista de los desmovilizados. Fue un manejo irresponsable. Solo se pedía que pasaran los listados y se desmovilizaban. Por eso las cifras se crecieron tanto”.

Las cifras de desmovilizaciones guerrilleras

Según la ARN, entre 2002 y 2010, durante la presidencia de Uribe Vélez, se desmovilizaron 17.350 guerrilleros (2.982 del ELN y 14.368 de Farc). 650 desmovilizados menos de los 18.000 que indicó Bedoya.

Entre 2011 y 2018, durante la presidencia de Santos, se desmovilizaron individualmente 6.600 guerrilleros (5.209 Farc y 1.391 ELN), también según la ARN. (Hay que anotar que Santos gobernó solo los últimos cuatro meses de 2010, por lo que no tenemos en cuenta ese año en las cuentas).

Además, las cifras de la ARN indican que hay 13.194 exintegrantes de Farc que están en proceso de reincorporación (cifras actualizadas a 31 de diciembre de 2018) como producto de la negociación de la exguerrilla con el gobierno.

Es decir que entre los guerrilleros que se desmovilizaron colectivamente por el acuerdo entre el gobierno y las Farc, los que se desmovilizaron de esa misma guerrilla individualmente y los que dejaron las filas del ELN durante al administración Santos, se suman 19.794 hombres.

La Fundación Paz y Reconciliación, Pares, indica en su segundo informe Cómo va la paz que un poco más de 6.800 guerrilleros de las Farc se desarmaron colectivamente producto de la negociación con el gobierno. Hay que aclarar que en esta cifra solo están incluidos los exguerilleros que entregaron las armas, mientras que las cifras de la ARN citadas arriba también incluyen a colaboradores de la guerrilla no armados (conocidos como “milicianos”) que se acogieron al proceso de paz.

El proceso con las Farc no ha estado exento de lunares, pues al principio del proceso de reincorporación se denunció que hubo personas que se quisieron colar en el proceso para que sus delitos fueran juzgados por la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, cuya función es administrar justicia transicional a los responsables de los delitos cometidos en el marco del conflicto armado antes de la firma del Acuerdo Final entre el Gobierno y las Farc.

La JEP lleva un año de funcionamiento y se espera que su labor dure 20 años, así que aunque ya ha empezado a escuchar a víctimas y victimarios, todavía no ha dictado sentencias.

Además, todavía están por resolverse los casos de ‘Jesús Santrich’, acusado de intentar llevar cocaína a Estados Unidos después de la firma del Acuerdo y de ‘Iván Márquez’ y ‘El Paisa’, líderes de la exguerrilla de quienes se desconoce su paradero.