Pasar al contenido principal
Jueves, 02 Mayo 2019

Por lo menos la mitad de colombianos ganan un salario mínimo o menos

Por Sania Salazar

La informalidad laboral puede ser más alta de lo que dice el director de Fedesarrollo.

Luis Fernando Mejía, director ejecutivo de Fedesarrollo, aseguró en el programa Semana en Vivo que “cerca de la mitad de la población está por debajo de un salario mínimo” y añadió que “hay una gran cantidad de personas informales ganándose menos de un salario mínimo que por supuesto nunca van a poder acceder a una pensión en el régimen actual”.

 

En el equipo de prensa de Fedesarrollo le dijeron a Colombiacheck que la frase de Mejía está basada en estudios de ese centro de investigación económica.

Colombiacheck califica la afirmación de Mejía como “verdadera, pero”, pues si bien las cifras oficiales le dan la razón, académicos y otras organizaciones tienen cifras que indican que la informalidad laboral es más alta, aunque hay que anotar que las maneras de medición son distintas.

Según el Informe mensual del mercado laboral, productividad y salario mínimo de Fedesarrollo (enero de 2018), “actualmente, el salario mínimo del país representa aproximadamente el 86,2% del salario mediano y el 57,3% del promedio de los salarios de las personas ocupadas en el país. Estos porcentajes indican que muchos trabajadores reciben remuneraciones inferiores al mínimo legal establecido”, datos que corroboran la frase de Mejía.

El artículo Trabajadores colombianos: pobres por ingresos, de la Corporación Viva la Ciudadanía, se basa en datos de la Gran Encuesta Integrada de Hogares del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, para asegurar que, en efecto, más de la mitad de la población ocupada que informa sobre sus ingresos, el 54.28%, tenía ingresos que apenas llegaban, en el mejor de los casos, al equivalente de un salario mínimo.

Iván Daniel Jaramillo, profesor de Derecho de Trabajo y Seguridad Social de la Facultad de Jurisprudencia e Investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, le explicó a Colombiacheck que es preocupante que al menos la mitad de los 23 millones de ocupados en Colombia ganen por debajo del mínimo, como indican las cifras del Dane.

Para Jaramillo la solución está en encontrar la manera de que la gente tenga trabajos formales, para que el salario mínimo sea mayor y la gente contribuya a la seguridad social y se fortalezca la reserva para que sobre eso se construyan derechos y las personas tengan capacidad adquisitiva que incentive el consumo interno y haya crecimiento económico.

El profesor está de acuerdo con Mejía en que si la gente está en la informalidad y gana menos del mínimo, no va a poder construir una pensión “lo que va a construir es una respuesta que no es seguridad social, sino que está por debajo que se llaman los Beneficios Económicos Periódicos (BEPS), que es la estrategia en la que se está centrando el aumento de la cobertura del sistema. No podemos estar de acuerdo con eso, lo que nosotros pensamos es que sería deseable buscar la forma de incentivar la formalidad para que la gente contribuya al sistema, no que tenga un ahorro sin ninguna disciplina cuando quiera para que luego se lo devuelvan, eso es un sistema de ahorro, no un sistema de seguridad social”, aseguró.

Jaramillo indicó además que, mientras que para el Dane la informalidad es del 48% (47,3 en la más reciente medición), para el Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, para la escuela sindical y para otros, es del 65% porque lo miden de manera distinta.

“Para nosotros, si alguien no tiene acceso al menos a pensiones es informal, entonces como solo el 35% de la población ocupada cotiza a pensiones se supone que el  65% ni siquiera tiene la cobertura, luego está en la informalidad”, concluyó Mejía.

Lunes, 03 Septiembre 2018

Trino engañoso anuncia baja del IVA y subida del mínimo en 2019

Por Sania Salazar

El mensaje aclara que se habla de México, pero no dice que apenas son propuestas del presidente electo de ese país que deben ser aprobadas.

Alrededor de 3.500 retweets tiene un trino que ilusiona a desprevenidos con una reducción del IVA y aumento del salario mínimo a partir de enero de 2019, pero en México, no en Colombia.

Aunque el trino aclara que está hablando de México, es engañoso porque no dice que ambas medidas hasta ahora son solo propuestas del presidente electo de México.

 

 

Estas propuestas de Andrés Manuel López Obrador en campaña deben presentarse ante el Congreso mexicano para su aprobación, por lo que sus próximos secretarios (lo que en Colombia se conoce como ministros) han indicado que no necesariamente se pondrán en marcha en 2019, le explicó a Colombiacheck Roberto Arrechedera, Director de Bursar Banca de Inversión (México).

La segunda aclaración es que las dos propuestas están pensadas para aplicarse en los estados ubicados en la zona de frontera con Estados Unidos, aunque el periódico El Economista informó que, según López Obrador, el aumento del salario mínimo empezaría a regir el 1 de enero de 2019 “en los municipios del norte de la frontera, y en el país de forma gradual”.

El trino confunde porque en Colombia se ha hablado en las últimas semanas de aumentar el IVA en los productos de la canasta familiar y de aumentar el salario mínimo.

Alejandro Barrera, economista de la Cámara de Comercio de Manizales por Caldas, resaltó que la economía de cada país tiene sus propias dinámicas, realidades y necesidades (distinto nivel de salario mínimo, distinto costo del IVA y diferente porcentaje del PIB de déficit fiscal, por ejemplo) . “A pesar de ser un país de la región, México tiene una economía mucho más grande que Colombia y con características macroeconómicas diferentes”, indicó.

Barrera resaltó, además, que los efectos de medidas como la reducción de los impuestos y el alza del salario mínimo son únicas para las diferentes economías nacionales, a pesar de que desde la teoría se esperen resultados determinados.

Barrera explicó que no es lo mismo bajar impuestos en un país con un déficit fiscal (exceso de gasto del Estado) alto que en un país con déficit bajo, así como no tiene

los mismos efectos en la economía subir el salario una mínima parte o la mitad del (total de bienes y servicios producidos en un país durante un período de tiempo determinado).

Así que aunque a muchos de los tuiteros que comentaron el mensaje les parece que Colombia debería tomar estas medidas, hay que dejarles claro que, aunque suena atractivo para el bolsillo de los colombianos, esas no son, necesariamente, las medidas que necesita el país.