Pasar al contenido principal
Viernes, 08 Febrero 2019

Que Simón Trinidad siga preso no es un incumplimiento al acuerdo de paz

Por Sania Salazar

Omaira Rojas Cabrera, alias “Sonia”, exguerrillera de las Farc, se equivoca al asegurar que el primer incumplimiento del Gobierno al acuerdo de paz es que Simón Trinidad siga preso en Estados Unidos, pues no se pactó nada relacionado con él.

En una de sus primeras declaraciones a medios de comunicación tras recuperar su libertad, Omaira Rojas Cabrera, alias “Sonia”, exguerrillera de las Farc, le dijo al diario El Espectador que el hecho de que “Simón Trinidad” siga preso en Estados Unidos es el primer incumplimiento del Gobierno al acuerdo con esa guerrilla.

“Mire el caso de Simón, quien sigue preso a partir de montajes y a pesar de que ya firmamos la paz y dejamos las armas. Es el primer incumplimiento del Gobierno al Acuerdo. Pero seguiremos luchando por su libertad y la de los compañeros que aún están presos”, respondió Sonia cuando le preguntaron qué pensaba de la extradición luego de haber pasado 13 años presa en Estados Unidos.

Ricardo Palmera, el verdadero nombre de “Simón Trinidad”, es un miembro de la exguerrilla de las Farc que fue extraditado a Estados Unidos, donde paga una pena de 60 años de prisión señalado del secuestro en Colombia de tres contratistas estadounidenses.

Colombiacheck trató de contactar a Rojas Cabrera, pero en el equipo de prensa del Partido Farc informaron que está de viaje e incomunicada.

Colombiacheck califica la afirmación de Rojas Cabrera como falsa, pues si bien el grupo negociador de las Farc en La Habana solicitó con insistencia la presencia de Palmera en la mesa como uno de los plenipotenciarios, en el Acuerdo Final firmado entre Gobierno y Farc no se pactó nada relacionado con su libertad ni con la situación de los miembros de ese grupo extraditados a Estados Unidos.

“Jamás aceptamos que ese era tema de la mesa. Ellos (Farc) reclamaron repetidamente. Nuestro argumento fue que no podíamos negociar asuntos concernientes a un Estado extranjero”, le explicó Humberto De La Calle, exjefe del equipo negociador del Gobierno en La Habana, a Colombiacheck.

Mark Burton, abogado de Palmera, le dijo al programa Claves para entendernos, de la Red de Prensa Alternativa Zur, que el gobierno estadounidense había dado señales favorables para la liberación pero, según él, el gobierno colombiano no había luchado lo necesario para hacerla realidad. Para Burton, esa liberación depende de una decisión política y diplomática.

En el artículo “También merecías el indulto”, Farc a Simón Trinidad, la revista Semana recuerda que los jefes de esa exguerrilla también cuestionaron al gobierno colombiano e incluso al entonces presidente Juan Manuel Santos por su “nula” disposición para gestionar la libertad del guerrillero. La nota habla de una carta abierta que los líderes de Farc le escribieron a Simón Trinidad debido a que el Gobierno de Barack Obama no lo indultó.

Si bien Palmera podría someterse a la Justicia Especial para la Paz, JEP, si regresara a Colombia, esa es una decisión que está en manos del gobierno norteamericano.



 

Domingo, 28 Agosto 2016

“Nunca vamos a saber qué pasó con las víctimas de las Farc”, Óscar Iván Zuluaga

Por Miriam Forero

Veamos por qué se pifia el excandidato presidencial por el Centro Democrático, cuando quiso señalar de inválido el acuerdo final de paz ya que supuestamente no ayudará a esclarecer la verdad sobre las desapariciones.

En el video que difundió el excandidato presidencial como reacción a la firma del acuerdo final, Zuluaga incluyó esta advertencia sobre el acceso a la verdad de lo que ocurrió con las víctimas de las Farc como una de las razones por las que considera ilegítimo el texto resultante del proceso de paz.

 

 

Sin embargo, el punto cinco del acuerdo, que aborda el tema de las víctimas y la justicia transicional, incluye varios aspectos que se encaminan a contribuir con la verdad. Por un lado, establece la creación de una Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, que estará encargada de investigar qué sucedió durante el conflicto.

Esa comisión será independiente y extra-judicial, es decir, los testimonios que allí se recojan no funcionarán como confesiones o pruebas para procesos penales, con lo cual se busca que las personas implicadas tengan más libertad para hablar con la verdad.

Además, el acuerdo contempla una Unidad para la Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas, labor en la que las Farc -al igual que el gobierno- se comprometieron a aportar toda la información que tengan disponible.

Según la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, luego de este acuerdo que fue anunciado en octubre de 2015 y cuyas acciones humanitarias se pondrían en marcha de inmediato, el equipo de exhumaciones de la Fiscalía duplicó su fuerza de trabajo y priorizó nueve municipios, en los que se han logrado desenterrar más de 1.000 cadáveres de posibles desaparecidos en razón del conflicto.

Finalmente, aunque lo acordado incluye amnistía para los culpables de delitos políticos y conexos, y penas alternativas para quienes cometieron crímenes de lesa humanidad, una condición indispensable en ambos casos para que los guerrilleros accedan a esos beneficios es contar la verdad, lo que ayudará a saber qué pasó con las víctimas de las Farc por las que reclama Zuluaga en su video.

Si bien estos tres aspectos no garantizan el conocimiento total de la verdad y parten de la voluntad de quienes participaron en la comisión de esos delitos para contar lo que ocurrió, no hay razón para afirmar, como lo hace Zuluaga, que nunca se sabrá qué pasó con las víctimas de las Farc.