Pasar al contenido principal
Martes, 26 Marzo 2019

Bogotá obtuvo segundo lugar en Latinoamérica en transporte público, pero en 2014

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

En el índice de movilidad urbana 2.0 de Arthur D. Little, publicado hace cinco años, Bogotá aparece en el segundo lugar de la región. En el informe de marzo de 2018, la capital está en el sexto puesto.

Revista Semana publicó en la noche del 24 de marzo un trino que generó controversia en las redes sociales.

El trino se refiere a uno de los confidenciales (artículos breves) que publicó la revista este fin de semana:

Captura de pantalla Confidencial

Revisamos y encontramos que, efectivamente, Bogotá estuvo en el segundo lugar entre las ciudades de América Latina con la mejor movilidad en materia de transporte público, de acuerdo con el índice de movilidad urbana 2.0 de Arthur D. Little, una firma internacional de consultoría.

Pero lo que no explicó Semana fue que ese informe fue publicado en enero de 2014, hace más de cinco años. La revista tampoco aclaró que en marzo del año pasado salió el informe más reciente de la misma firma, y que en él Bogotá retrocedió cuatro puestos. Por esta razón calificamos la información de Semana como Cuestionable.

En la gráfica de más abajo, que viene del informe de 2014, se puede ver que la única ciudad de América Latina que estaba por encima de nuestra capital era Santiago de Chile. Detrás estaban otras ciudades latinoamericanas como São Paulo, Curitiba, Rio de Janeiro, Buenos Aires y Ciudad de México.

Además, en su confidencial, Semana escribió que “en el mundo, Hong Kong tiene el mejor transporte público”. En la imagen se puede ver que esa era la ciudad que lideraba el ránking en 2014.

Informe 2014

En esta otra imagen, se puede ver el ranking desagregado por región, donde se hace más evidente el puesto que obtuvo Bogotá entonces:

Informe 2014

Según Arthur D. Little, el índice de movilidad urbana 3.0 (el informe publicado en 2018) es “mucho más completo que las versiones anteriores”. Según la firma, el informe, “con 27 criterios, evaluó la madurez de la movilidad, la capacidad de innovación y el rendimiento de 100 ciudades en todo el mundo”.

En la gráfica de abajo, que viene del informe de 2018, se alcanza a ver que en los datos más recientes Bogotá está más abajo en el ranking, superada por Buenos Aires, Lima, Curitiba y Ciudad de México. Además, se puede ver que la ciudad número uno de todo el ranking es Singapur (es decir, otra prueba de que Semana no usó los datos más recientes).

Informe 2018

En esta otra imagen de la página de Arthur D. Little, es posible ver el ranking por región y verificar que, en el informe de 2018, Bogotá se encuentra en el puesto número seis en la escala de la región (aunque con un puntaje muy cercano al de las ciudades que la anteceden), y en el número 60 de la escala mundial.

Informe 2018
 

De acuerdo con Darío Hidalgo, experto en movilidad, el índice de movilidad urbana es un trabajo global de la consultora Arthur D. Little con la Unión Internacional de Transporte Público (UITP), y se concentra en temas como extensión e integración del sistema de transporte público y participación en el total de viajes; mientras que da pocos puntos a la calificación de calidad de servicio por los usuarios.

La razón, para Hidalgo, de que Bogotá haya caído tanto en la escala es porque desde 2012 no ha expandido su red de transporte masivo. “La red se estancó, y la calidad del servicio también” en comparación con ciudades como Buenos Aires o Ciudad de México, dice el experto.

Jueves, 10 Mayo 2018

Petro insiste en el metro subterráneo, pero no está en sus manos

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

El candidato asegura que de llegar a la Presidencia va a hacer el metro subterráneo en Bogotá. Sin importar que esté aprobada la versión elevada. Encontramos que no lo puede hacer.

Inmediatamente el 7 de agosto me posesione, iniciamos la licitación de la construcción del metro subterráneo de Bogotá”, dijo el candidato de la Colombia Humana en el debate realizado por Canal Capital. Esa afirmación generó polémica porque todos los demás candidatos a la Presidencia dijeron que iban a respaldar el metro elevado de Peñalosa.

Su argumento lo basa en que, según él, el metro elevado está ad portas de su construcción sin contar con los estudios completos; mientras que los hechos por su administración, el subterráneo, ya tenía lista la fase III y solo faltaba abrir la licitación.

Colombiacheck.com logró confirmar que efectivamente se hicieron los estudios para el metro subterráneo durante el gobierno de Gustavo Petro como alcalde de Bogotá. Según Jose Gabriel Cano, miembro de la firma Cano Jiménez Estudios que participó en los estudios del metro subterráneo, la fase III tomó 18 meses en su diseño y contempla un túnel de 25 kilómetros.

No obstante, más allá del debate sobre si es mejor o no para la ciudad un metro subterráneo o uno elevado o si el uno tiene más o menos estudios, la cuestión es que no es del todo cierto que Gustavo Petro, de llegar a la Presidencia, pueda echar para atrás un proyecto de tal importancia para la capital e imponer su modelo.

En primer lugar porque el Artículo 1 de la Constitución de 1991 sostiene que “Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales”.

Es decir, quien tiene la competencia para decidir qué obras de infraestructura contratar es el mandatario de cada municipio o ciudad del país. Y en el caso específico de Bogotá, el decreto 1421 de 1993 determina que el gobierno y la administración del Distrito Capital están a cargo, entre otros, del Alcalde Mayor.

Entonces, el Presidente de la República no puede tomar decisiones sin el aval de las autoridades territoriales. En otras palabras, Petro no puede contratar sin Enrique Peñalosa y la posibilidad de “convencerlo”, como afirmó en el debate, es muy poco probable.

El candidato progresista insiste, sin embargo, en que si la Nación financia el 70% la obra, él puede, simplemente, redirigir los recursos hacia lo que es más pertinente para Bogotá de acuerdo con él.

Para Francisco Suárez, socio de la firma Infraestructura Legal, esto es parcialmente cierto, pues “si la Nación decidiera retirar sus compromisos, es posible que Peñalosa no pueda contratar el metro. Pero eso significaría 5 años más sin metro para Bogotá”. Es decir, que Peñalosa tampoco puede hacer el metro sin Petro de presidente.

Luis Guillermo Plata, director de ProBogotá, dice que hacer un nuevo proceso para construir el metro subterráneo podría retrasar nuevamente el inicio de la obra. Y también es pesimista del tiempo de construcción.

Hace al menos 50 años se hizo la primer propuesta de darle un metro a Bogotá. Y en esta oportunidad, el sueño parece estar más cerca porque finalmente un alcalde mayor consiguió la aprobación tanto del concejo de la capital como del Gobierno Nacional para lograr su financiación.

Apenas un par de días atrás se aprobó el Conpes que da vía libre a las tres operaciones con los bancos internacionales que permitirán los créditos para la construcción de la primera línea.

Está previsto que en julio se inicie la selección de las empresas que harán parte de la licitación y si todo sale como se espera, para el año 2024 Bogotá tendría por fin su anhelado medio de transporte. Pero si Gustavo Petro insiste en su idea es muy difícil que se consiga.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

    1. Frase: “Inmediatamente el 7 de agosto me posesione, iniciamos la licitación de la construcción del metro subterráneo de Bogotá”

    2. Autor de la frase: Gustavo Petro

    3. Fuentes consultadas y expertos:

    Decreto 1421 de 1993.

    Constitución Política de Colombia

    Francisco Suárez, socio de Infraestructura Legal.

    Jose Gabriel Cano, socio de Cano Jiménez Estudios.

    Luis Guillermo Plata, director de Probogotá.

    4. Contexto: Lo dijo durante el debate realizado por Canal Capital el pasado 8 de mayo.

    5. Calificar la afirmación: Falsa.