Pasar al contenido principal
Lunes, 15 Abril 2019

El tal ‘Momo challenge’ no existe

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La historia de una muñeca de ojos grandes que incita a los niños a suicidarse es falsa. Se trata en realidad de una desinformación que ha circulado en distintos países a través de redes sociales.

La imagen de una muñeca de aspecto espeluznante, pelo largo y ojos saltones, llamada Momo, que incita a los niños a suicidarse a través del “Momo challenge” (o reto de Momo) tiene preocupados a varios padres.

En redes sociales circulan testimonios de quienes afirman que Momo aparece entre los videos de YouTube Kids (particularmente en videos de Peppa Pig) para decirle a los niños que hagan cosas peligrosas, como ponerse un cable de cargador alrededor del cuello para terminar con los ojos inflados como la muñeca, o cortarse en el cuello con un cuchillo. Inmerso completamente en el secretismo de que los niños no pueden contarle a los adultos sobre lo que Momo les dice.

Todo lo que contamos en el párrafo anterior es falso y ha sido desmentido varias veces a través de distintos medios en todo el mundo (como The Atlantic, BBC News o Snopes) pues, como contó Verne (plataforma de El País de España), “ninguno de los usuarios que hablan del bulo [como se refieren en España a la desinformación] aporta ningún enlace a estos vídeos en los que, supuestamente, Momo incita al suicidio”. Se trata de una “historia paranormal” que se ha vuelto viral en países como Reino Unido, Estados Unidos y Argentina, y ante la cual muchos padres, con preocupaciones legítimas frente a la vida y la salud de sus hijos, han caído.

Verne contactó a un portavoz de YouTube y lo que le dijeron, hace apenas un par de meses, fue que “no hemos recibido ninguna prueba de vídeo mostrando o promoviendo este reto de internet en YouTube. Este tipo de contenido violaría nuestras normas de uso y se eliminaría de inmediato en cuanto se marcara como contenido inadecuado”.

La primera vez que se habló del Momo challenge fue a mediados del año pasado. De acuerdo con Hernán Restrepo, coordinador de la Red Ética de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), rastrear el origen exacto de la aparición de esta desinformación es difícil, pues “el caldo de cultivo no suelen ser escenarios públicos digitales sino lo que se conoce como ‘dark social’: plataformas de WhatsApp, cadenas de correo, grupos de Facebook”.

En ese momento, la desinformación que circulaba en redes decía que los niños eran contactados a través de WhatsApp por una cuenta que decía ser Momo y que en la foto de perfil de la plataforma aparecía la imagen de esta muñeca. Supuestamente los niños debían guardar el contacto de Momo en sus celulares y luego se les pedía que realizaran desafíos peligrosos que también los conducirían a suicidarse, según informó la agencia de noticias británica BBC.

“Ese mismo verano”, dice Verne en su nota, “ya comenzaron a aparecer informaciones sobre varias niñas en Argentina, India y Colombia que se habrían suicidado supuestamente por el juego de Momo, que se distribuía por WhatsApp. En ningún caso se aportaba vídeo o enlace alguno que probara la existencia del challenge, de forma similar a lo que ocurrió con el bulo de la ballena azul, ni se demostraron vínculos entre los casos y el supuesto juego de Momo, tal y como explica la página especializada en desmentir bulos Snopes”.

En ese momento, de igual manera, ya se había desenmascarado la verdadera identidad de Momo.

“Se trata de una escultura [llamada “Madre pájaro”] de la artista Keisuke Aisawa ciertamente truculenta (pero totalmente inofensiva en sí misma) que se expuso en una galería de arte del país asiático [Japón] en 2016 especializada en obras de arte de horror…. Tras aparecer en unas fotos de Instagram se hizo popular y voilá: nació el Momo Challenge”, cuenta una nota de Univisión.

Pero, si no es más que un ‘fake’, ¿cómo es posible que se haya extendido (y revivido) tan rápidamente en tantas partes del mundo? De acuerdo con Restrepo, la popularización de esta desinformación se debe a varios factores.

En primer lugar, luego de dos polémicas reales que tuvo YouTube; la primera, por el escándalo de los comentarios de pedófilos en videos de niños, según nos contó Restrepo. Y la segunda, luego de que una secuencia con consejos suicidas se colara entre el contenido de YouTube para niños. Estos dos asuntos desencadenaron en una crisis de marca para YouTube, quien tuvo que salir a dar explicaciones y tomar medidas. En cualquier caso, esto nada tiene que ver con el tal Momo challenge.

“La crisis de reputación fue el caldo de cultivo perfecto para que se creara una ola de pánico alimentada por medios de comunicación locales y vía estaciones de radio con equipos que no verificaron los datos en sus salas de redacción y que terminan hablando de lo que es tendencia en internet. Se produjo una ola de pánico que generan comportamientos en los padres preocupados porque esto les pueda pasar”, dice Restrepo.

Y es ese precisamente el segundo factor; medios de comunicación de distintos países que tomaron por ciertas, sin pruebas, las supuestas denuncias de padres cuyos hijos habían sido afectados por el Momo challenge, sin verificar la información.

Univisión publicó una nota en el noticiero contando la historia del Momo challenge y advirtiendo a los padres.

El diario La Nación de Argentina publicó el pasado 14 de marzo el artículo: “Momo Challenge: qué hacer cuando aparece en videos infantiles”, en el cual replicaba el supuesto testimonio de un padre que se viralizó en WhatsApp. El medio, además, agrega en su nota consejos de expertos pedagogos para hacer frente a la situación en caso de que los niños de su familia terminaran siendo víctimas.

Y en Colombia, Conexión Capital, el noticiero de Bogotá, informó de “dos muertes que se registraron en el país al parecer por este tipo de actividades dentro de internet” y de las medidas que está tomando la Policía para evitar más tragedias.

Un artículo de la Red Ética de la FNPI llama la atención sobre el hecho de que los medios, en lugar de verificar la información, sirvieran como canal para que el pánico aumentara. Al respecto dice: “La razón principal por la que los padres creen este engaño es, probablemente, que los medios locales lo informan como un hecho comprobado … El desafío de Momo es un ejemplo fascinante de cómo se difunde una historia falsa en tiempo real con la ayuda de los principales medios de comunicación”.

Pero además, Verne publicó en su artículo que la famosa Kim Kardashian, “con 129 millones de seguidores en Instagram” también tuvo su parte de culpabilidad, pues se creyó el fake y “a través de sus stories, pidió este 27 de febrero a YouTube que acabara con el challenge”. A raíz de esa publicación más medios hicieron eco de la historia “sin puntualizar en la mayoría de los casos de que se trataba de un bulo y aumentando así la alarma”, dice Verne.

Finalmente, luego de todas esas apariciones de la historia, las autoridades y entidades de salud de distintos países comenzaron a sacar comunicaciones y campañas; En España, la Guardia Civil sacó un desmentido a través de Twitter; en Estados Unidos, varios departamentos de policía han publicado notas, y en Colombia, la directora ejecutiva de Red PaPaz “hizo un llamado a los padres de familia para que al momento de notar alguna situación extraña en sus hijos acudan inmediatamente a las autoridades”, según el artículo de Conexión Capital.

“Cuando lo avala una entidad pública se le da aún más credibilidad a pesar de que sea realmente producto de una ola de pánico”, concluye Restrepo.

El Momo challenge es una historia con todos los elementos para convertirse en tema de conversación en WhatsApp, Facebook y Twitter. Se fundamenta en un argumento creíble, supuestos testimonios que reafirman su veracidad y juega con las emociones de la gente (el miedo de los padres). Pero, como hemos advertido anteriormente, la ciudadanía también tiene el poder (y la responsabilidad) para frenar estas historias que crecen y se multiplican. En el explicador “¿Qué son las ‘noticias falsas’?” damos algunos consejos para poder reconocer la desinformación.

Miércoles, 12 Septiembre 2018

En Colombia las desapariciones son más que en las de dictaduras de Chile y Argentina

Por Sania Salazar

Un trino compara, sin tener en cuenta el contexto, el número de desaparecidos de las dictaduras de Chile y Argentina con las del conflicto colombiano.

Un gráfico difundido en Twitter indica que los desaparecidos en el conflicto colombiano (según el trino, 86.000) superan a los de las dictaduras de Chile (3.200) y Argentina (40.000). La información del gráfico es Aproximada porque no hace la comparación con la metodología adecuada pues para sacar conclusiones en casos como este hay que tener en cuenta los periodos comparados y la población de cada país en esos lapsos.

 

 

El reporte más reciente del Observatorio de Memoria y Conflicto del Centro Nacional de Memoria Histórica, CNMH, sobre desaparición forzada indica que en Colombia se han registrado 80.569 desapariciones entre 1958 y 2018. Aunque en ese mismo Observatorio se había hablado de 86.000 desaparecidos, se depuraron las bases de datos y se llegó a esa nueva cifra. En el trino no se indica el periodo de tiempo cuantificado en el caso de cada país, ni la fuente en la que se basan las cifras.

La gráfica compara cifras de periodos violentos de distinta duración. La dictadura en Chile duró 17 años (entre 1973 y 1990). Por su parte, la dictadura en Argentina duró siete años (de 1976 a 1983). Las estadísticas de Colombia, en cambio, corresponden a 60 años de conflicto armado (1958-2018), por lo que la comparación es inexacta, según explicó Andrés Suárez, director del Observatorio de Memoria y Conflicto del CNMH-

Suárez, además, indicó que la única comparación viable entre la situación de desaparecidos en estos tres países tendría que basarse en la tasa de víctimas por 100 mil habitantes (es decir, qué porcentaje de la población que tenía cada país en el momento de los hechos fue afectada) para saber en dónde fue más grave la situación.

Según el informe del CNMH titulado Hasta encontrarlos. El drama de la desaparición forzada en Colombia, en Chile hubo 3.500 desapariciones documentadas y 10.000 en Argentina, en donde la proyección de ese delito es de 30.000 casos.

Para confrontar las cifras de una manera mínimamente comparable, sobre todo en términos de tiempos, Suárez recomendó tomar el lapso entre 1997 y 2004 que es el periodo más crítico de desapariciones en el caso colombiano, con 41.200 casos.

También recomendó, en el caso de Argentina utilizar la cifra de 10.000 desaparecidos por ser los casos que están documentados.

Al hacer ese ejercicio, el resultado es que Colombia sí es el país más afectado por ese delito con 93,2 desaparecidos por cada 100 mil habitantes. El segundo Argentina con 35,8 y Chile el tercero con 30,2 por 100 mil habitantes. (Si en el caso argentino se tomara la cifra de los 30.000 casos proyectados, el resultado sería de 107,4 desaparecidos por cada 100 mil habitantes, un resultado más alto que el de Colombia).

Aunque en el trino se habla de Seguridad democrática haciendo alusión a la llamada política de seguridad del Estado que se denominó así durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, hay que aclarar que esa política se implementó durante el doble periodo de Uribe (2002-2010) y la cifra de desaparecidos del CNMH corresponde a 60 años de conflicto.

También hay que señalar que entre 2002 y 2010 hubo 29.251 desapariciones forzadas en el marco del conflicto armado (de las 80.569 que se han registrado), pero también que en el periodo de consolidación de esa política hubo un decrecimiento de ese delito, (como se puede ver en el gráfico).

Infografía sobre desapraición forzada con datos del CNMH

Suárez señaló además, que esa reducción pudo ser mayor de no ocurrir los falsos positivos y resaltó que entre los responsables de las desapariciones forzadas no solo está el Estado, sino que es un crimen en el que tienen responsabilidad otros grupos armados. “A diferencia de las dictaduras no hay cómo probar en estos momentos que la desaparición fue una política sistemática o una estrategia del poder militar en Colombia o del Estado colombiano, con eso hay que tener cuidado”, concluyó Suárez.

El caso colombiano

En Colombia este es un crimen de lesa humanidad que “ha afectado sobre todo a los líderes sindicales y su familia, a la población civil sindicalizada y su familia, a los estudiantes, a los militantes y simpatizantes de los partidos políticos de izquierda y sus familiares, a los miembros de las organizaciones de defensa de los DD.HH.” indica el informe Hasta encontrarlos.

Ese informe indica además que también han sido víctimas de desaparición forzada los abogados o investigadores judiciales que se han ocupado de las denuncias y los miembros de las organizaciones de defensa de los derechos humanos que han hecho eco de los reclamos de los allegados a las víctimas.