Pasar al contenido principal
Jueves, 16 Mayo 2019

Alcalde de Bucaramanga exageró en anunciar reducción de precio de Portal del Norte

Por Colombiacheck Regional

Rodolfo Hernández aseguró que el valor del Portal del Norte de Metrolínea se redujo “por casi cuatro veces”, gracias a su administración, pero realmente se redujo, por mucho, a un tercio del precio original.

El alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández Suárez, publicó este mensaje en sus cuentas de Facebook y Twitter:

“Portal del Norte Metrolínea: 4 veces menos costoso.

Con una inversión cercana a los $35.000 millones, avanzamos para beneficiar a más de 121 mil personas con una mejor movilidad. Una obra que antes la politiquería había diseñado e incrementado por casi 4 veces su costo real, y que ahora, con los valores de la transparencia estamos derrotando los sobrecostos de la corrupción”, escribió en sus redes. 

Rodolfo Hernández

Metrolínea es el sistema de transporte integrado de Bucaramanga, un sistema de buses que cuenta con algunos carriles exclusivos y troncales con estaciones. El Portal Norte es uno de sus terminales.  

Chequeamos dos afirmaciones que hizo el Alcalde en sus publicaciones: que con el rediseño el valor del Portal del Norte se redujo cuatro veces; y que el mayor valor del proyecto original se relaciona con “sobrecostos de la corrupción”. En ambos casos, encontramos cuestionables sus declaraciones.

Cuestionable

Las cuentas del Alcalde no cuadran

En los mensajes publicados en sus redes sociales, Hernández compartió un boletín de prensa sobre el proyecto en donde se amplían sus declaraciones. En un audio, el Alcalde explica que “lo que tenía diseñado la politiquería, a precio de hoy, vale 120.000 millones”, lo que hacía “prácticamente imposible la construcción” de la plataforma de pasajeros.

Por ello en 2016, en el primer año de su gobierno, contrató una consultoría para modificar el diseño del proyecto y bajar los costos del mismo. Según el Alcalde, la obra está costando 35.000 millones de pesos y “difícilmente va a llegar a los 40.000 millones”. El siguiente es el audio.

Para empezar, el mismo Alcalde se contradice, pues si se multiplica por cuatro el valor de la obra entregado por la misma Alcaldía (35.000 millones), se tiene que esto equivale a 140.000 millones. Y el mismo mandatario local, en el audio que acompaña el boletín, afirma que la obra, a precios de hoy, costaría 120.000 millones. 

Rediseño del proyecto

Según el informe de Contrapunto Taller de Arquitectura S.A.S., consultoría que hizo el rediseño del Portal del Norte en 2016, el proyecto original (diseños de 2014 del Consorcio BCH) tenía un presupuesto estimado de 89.408’632.218 de pesos.

En este mismo documento se cuentan los motivos por los que se dio el rediseño del Portal del Norte. El informe explica que para 2016 el Plan de Inversiones y Gastos aprobado por la Junta Directiva de Metrolínea tenía una cuantía estimada en 55.037’000.000 para la obra del portal, por lo que el dinero disponible era “insuficiente para su ejecución” (faltaban más de 34.000 millones).

Al no haber cierre financiero, el proyecto no se podía ejecutar aún y esta fue la principal razón por la que se retrasó la construcción de la plataforma de pasajeros.

Por ello el 17 de agosto de 2016 se contrató a la firma Contrapunto para hacer el rediseño. Esta tuvo un costo de 520’767.554. De este valor, 488’843.954 fue la cuantía original y tuvo una adición de 31’923.200 el 25 de noviembre de 2016.  

El informe final del rediseño se entregó en 2017 y el 7 de diciembre de 2017, Metrolínea reinició la licitación y contrató la obra con Ismocol S.A. por un valor de 31.824’861.249.  

La interventoría fue realizada por el Consorcio Portal del Norte y tiene un costo de 2.974'512.695.   

Si sumamos estos valores, nos da un total de 35.320'141.498, que son los 35.000 millones a los que hace referencia el Alcalde cuando habla del nuevo valor de la obra.

Esto demuestra que en efecto sí hubo una reducción en el costo del Portal del Norte. Pero, ¿realmente se redujo hasta cuatro veces?

Indexación de los costos

Erika Gómez Ramírez, directora del proyecto de rediseño explicó, por su parte, que “los diseños anteriores superaban los 93.000 millones (los 89.000 millones de la obra civil más la interventoría) y que a hoy una indexación del costo podría llevar a que el valor sea mucho mayor”.

Al hablar de indexación, ella hace referencia a la actualización de los precios por el incremento en los costos de la construcción, pues materiales como el cemento y el acero tienen un mayor valor ahora que hace tres o cinco años, por ejemplo.

En otras palabras, la diferencia de 30.000 millones entre los 93.000 millones que según ella costaba la obra y los 120.000 millones de los que habla Hernández estarían justificados en el incremento anual que se ha dado en los costos de la construcción desde que se planteó el proyecto.

No obstante, según el Índice de Costos de la Construcción Pesada del Dane, la variación en los precios del sector fue de 2,09% en 2016, 4,43% en 2017, 3,50% en 2018 y 3,00% en lo que va de 2019. El aumento representa un acumulado de 13,02% desde el 1 de enero de 2016, año en el que se hizo el rediseño.

En otras palabras, si se tiene que el valor de la obra en el momento del rediseño, según Contrapunto, fue de 93.000 millones, a la fecha estaría costando poco más de 105.000 millones. Una cifra menor a los 120.000 millones que dijo el Alcalde. 

En el caso más extremo en que esos 93.000 millones sean a costos de 2014, cuando se hizo el rediseño, se tiene que la variación acumulada según el Dane fue de 19,13%. Y en ese caso el valor no superaría con la indexación los 111.000 millones.

Adjuntamos los últimos boletines del Índice de Costos de la Construcción Pesada

Según estos cálculos, si se tiene que el valor actual de la obra es de poco más de 35.000 millones y que el costo original del proyecto, con los diseños originales y con valores indexados a abril de 2019 es, a lo sumo, es de 111.000 millones, es más preciso decir que la reducción del valor del Portal del Norte de Metrolínea, tras el rediseño de 2016, fue de aproximadamente un tercio.

Aunque el precio sí se redujo, el portal no costó cuatro veces menos, como dijo el Alcalde, por lo que encontramos ‘cuestionable’ su afirmación.

¿Sobrecostos de la corrupción?

Por otro lado, hay que destacar que el término ‘sobrecostos’ usado por el Alcalde Rodolfo Hernández Suárez no es preciso para referirse al mayor valor de la obra con los diseños originales.

Según explicó Víctor Azuero, presidente de la Sociedad Santandereana de Ingenieros, el término ‘sobrecosto’ se usa para hablar de un servicio o actividad de obra que se contrata a un valor mayor sin justificación. Por ejemplo, como cuando se contratan tamales a 50.000 cada uno, cuando se pueden conseguir a 3.000.

En este caso concreto, si bien es cierto que con los diseños originales la obra tenía un mayor valor, no se puede inferir que esto se deba a que se fueran a contratar materiales o servicios a un valor mayor al que hay en el mercado.

Para empezar, parte del incremento del presupuesto del proyecto original se dio por el retraso en la ejecución de la obra, que llevó a que el costo inicial (89.000 millones) se fuera incrementando año a año por el incremento del Índice de Costos de la Construcción (la mencionada indexación).

Además, el informe final del rediseño realizado por Contrapunto en 2016 explica que el ajuste en los diseños se eliminaron trabajos como el movimiento de tierras en la zona central del predio, que representaban un 25% del valor total del proyecto. 

Según explicó Gómez Ramírez, directora del rediseño del portal, la complejidad más alta se daba por la topografía del terreno de tres hectáreas, especialmente en la parte central del lote que incluye algunas elevaciones y taludes. Por ello, se buscó que el nuevo diseño se adaptara a las condiciones del lugar y se acordó construir un parque mirador en todo el centro del terreno. Aquí se puede ver una proyección entregada por la Alcaldía de cómo se verá el proyecto.

Esto es confirmado incluso por el mismo Alcalde de Bucaramanga, quien en el audio que acompaña el boletín de prensa afirma que con el rediseño se buscó “desechar todos esos diseños que no tenían una razón lógica de acuerdo al terreno”.

En otras palabras, la reducción del valor del proyecto está sustentado principalmente a un cambio en los diseños de la obra y por ahora no hay pruebas de que hubiera “sobrecostos de corrupción” o que la politiquería incrementara el costo de la obra, como lo aseguró el mandatario local.

Con todos estos elementos, encontramos las afirmaciones del Alcalde de Bucaramanga frente a los presuntos sobrecostos de corrupción de la obra como ‘cuestionables’.

Por:

Juan Carlos Chio (Periodista de Vanguardia, Bucaramanga)
 
Camilo Casanova, (Periodista del Periódico Plataforma, Bucaramanga)

Sandra Herrera, (Periodista de Vanguardia, Bucaramanga)

Este chequeo fue el trabajo ganador del taller "¿Cómo chequear mentiras y verdades electorales?" realizado en Bucaramanga, Santander, el 27 y 28 de abril de 2019.

RedCheq

Jueves, 03 Octubre 2019

Uribe Turbay acierta en presupuesto de la U. Distrital, aunque omite fuentes

Por José Felipe Sarmiento

El candidato a la Alcaldía de Bogotá dio cifras reales, pero no todo lo pone la ciudad. Además, la administración había proyectado un bajón de recursos para la institución en 2019, que el Concejo evitó.

El aspirante a alcalde de la capital Miguel Uribe Turbay dijo, en una entrevista con Uniminuto Radio, que la Universidad Distrital Francisco José de Caldas “tenía 280.000 millones de presupuesto en 2015, [mientras que] hoy tiene 360.000 millones de pesos” (minuto 53:16 del video).

La campaña del candidato a la Alcaldía de Bogotá por múltiples partidos y el grupo significativo de ciudadanos Avancemos no contestó sobre las fuentes de esta afirmación.

Colombiacheck, por su parte, encontró que las cifras coinciden con los reportes definitivos de la entidad educativa en sus informes de ejecución de ingresos de cada diciembre y agosto de 2019, que es el más reciente. Esto quiere decir que los datos toman en cuenta no solo los montos fijados con anterioridad a cada vigencia en las resoluciones de presupuesto sino también las adiciones que se hacen a lo largo de cada año.

Hasta ahí, la afirmación es verdadera. Pero no todo es mérito de la administración de Enrique Peñalosa, que empezó en 2016 y en la que el Uribe fue secretario de Gobierno por tres años.

Lo primero que hay que aclarar es que no todos los recursos de la institución provienen del Distrito, aunque sí la mayoría. De los 283.815 millones de pesos que ingresaron a la universidad en 2015 (cifra que coincide con la que dio Uribe), 170.815 millones fueron transferidos a ella por la administración central de la ciudad, 60 por ciento. La Nación puso 32.820 millones y por estampilla llegaron 25.200 millones más, entre otras fuentes.

En lo que va de 2019, la Distrital ha recibido 361.014 millones de pesos (de nuevo, acierta el candidato). Un poco más de dos tercios de esa plata ha salido del bolsillo de la ciudad, 242.423 millones. El resto también ha tenido orígenes diversos: 24.390 millones del Gobierno Nacional, por ejemplo.

De hecho, el presupuesto de este año para la universidad fue bastante debatido. La Secretaría de Hacienda había proyectado solo 302.640 millones de pesos para la institución en esta vigencia. Esto hubiera representado una caída de 3,36 por ciento frente a los 313.171 millones que le habían aprobado para 2018 y un bajón de 6,55 por ciento con respecto a los 323.860 millones que finalmente recibió en ese año.

El golpe se debía a factores ajenos a la Alcaldía. Según la misma universidad, las causas principales fueron “los cambios normativos en la aplicación de la estampilla y los giros por recaudo del impuesto CREE que no se continuaron recibiendo, pues este cobro finalizó en 2017”. Entre tanto, era mínimo el impacto en la Distrital de los compromisos firmados por el presidente, Iván Duque, con directivas, docentes y estudiantes de instituciones públicas de educación superior tras el paro nacional universitario del año pasado.

A pesar de esto, la administración de Bogotá había planeado aumentar sus transferencias a la universidad en un monto insuficiente para compensar la situación. Fue un llamado de atención del rector, Ricardo García, lo que llevó a la aprobación en el Concejo de mayores recursos por parte de la ciudad para el ente educativo.

La calificación de ‘verdadera pero’ se debe, entonces, a que el presupuesto de la Universidad Distrital tiene diversas fuentes diferentes a la administración de la ciudad, aunque estos sean mayoría y el total sí haya aumentado desde 2015 en los montos que dice Uribe. Además, a que en el último año estuvo a punto de bajar por cuenta del proyecto de presupuesto que la Secretaría de Hacienda llevó al Concejo.

RedCheq