Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 23 Agosto 2019

Alcalde de Pereira, Juan Pablo Gallo, no interviene en política por vallas

Por La Cola de Rata

Varios en Pereira se preguntan si el Partido Liberal está rompiendo las reglas electorales con unas vallas, pero encontramos que este no es el caso.

Un gran revuelo en redes sociales han causado las vallas publicitarias con las que el Partido Liberal lanzó la campaña de Carlos Maya a la alcaldía de Pereira. En las principales vías de la ciudad han aparecido vallas que aluden al primer apellido del alcalde vigente, Juan Pablo Gallo, miembro del Partido Liberal, asociándolo con la campaña del candidato Carlos Maya, también miembro de esa colectividad.

Juan Pablo Gallo ganó la alcaldía de Pereira presentándose como el candidato que traería el cambio y la renovación a la ciudad tras dos períodos consecutivos del Partido de la U; su eslogan de gobierno ha sido “estamos cambiando”. Gallo goza de una alta popularidad ante la opinión pública local, con favorabilidad superior al 70 por ciento, según la encuestadora Cifras y Conceptos, favorabilidad que lo ubica desde hace meses entre los cinco mejores alcaldes del país. 

Además, Gallo fue finalista del premio “Mejores Gobernantes en la Superación de la Pobreza”. Por ello, varios candidatos a todas las instituciones municipales y departamentales (alcaldía, gobernación, asamblea y concejo) han intentado aprovecharse de su imagen pública de cara a las próximas elecciones. 

Colombiacheck hizo un recorrido por las principales avenidas de la ciudad y comprobó que, en efecto, varios candidatos han utilizado el nombre y los eslóganes del alcalde vigente para sus propias campañas. 

El exgobernador de Risaralda, Carlos Alberto Botero, ahora aspirante a la alcaldía, aparece en una gran valla sobre la Avenida de las Américas donde puede leerse esta frase: “Otro Gallo cantará”; en la misma avenida se ve otra valla de Mauricio Salazar, también candidato por firmas a la Alcaldía, quien se apropia del eslogan del cambio con el lema “Sigamos cambiando”. Por otra parte, las vallas de la campaña del liberal Carlos Maya ha utilizado el eslogan “Más cambio, más Gallo, Maya es más”.

El periodista Mauricio Gómez Buriticá publicó el 3 de agosto en Twitter la fotografía de una de estas vallas publicitarias con el siguiente mensaje: “En la Avenida Las América (sic), sentido Cuba – Terminal, conté más de diez vallas como esta. Y pregunto, ¿no es participación en política por parte del Alcalde?”.

Captura de pantalla

Inmediatamente hubo reacciones en Twitter y Facebook, donde varios ciudadanos publicaron fotografías de las vallas y acusaron al mandatario de intervenir en la campaña favoreciendo un candidato en particular.

Carlos Maya trabajó en la alcaldía de Juan Pablo Gallo durante tres años como secretario de Hacienda hasta agosto de 2018, cuando renunció para no resultar inhabilitado de cara a la aspiración actual. Juan Pablo Gallo y Carlos Maya pertenecen a la misma colectividad y han tenido una cercanía evidente que se remonta a los inicios en la política del primero. 

Maya ha planteado su campaña como el sucesor o continuador de los proyectos de Juan Pablo Gallo, no obstante, es cuestionable la afirmación que el alcalde incurrió en participación en política sólo porque su apellido coincide con el de las vallas. 

La ley 996 de 2005 o Ley de Garantías no prohíbe expresamente el uso de nombres, eslóganes o apellidos determinados en las campañas, simplemente establece que los empleados del Estado no pueden “difundir propaganda electoral a favor o en contra de cualquier partido, agrupación o movimiento político, a través de publicaciones, estaciones oficiales de televisión y de radio o imprenta pública”.

El equipo de RedCheq consultó el caso con Fabián Hernández, de la Misión de Observación Electoral, quien afirmó que el uso del apellido en las vallas no constituye en sí mismo una falta a la ley: “comprobar que eso es una intromisión del alcalde es muy difícil o que algún recurso público fue destinado a la campaña” explicó, afirmando que también puede darse el caso contrario: campañas que se realizan atacando el nombre y los resultados de los mandatarios, lo que es perfectamente lícito. “Acá el problema sustancial del favorecimiento es cuando se usan recursos públicos o cuando abiertamente un alcalde hace campaña por el otro” concluyó Hernández “pero es muy difícil asegurar, en este caso, que eso sea intervención en política”.

En otras palabras, para existir la intervención en política en este caso particular tendría que demostrarse que el alcalde Juan Pablo Gallo está haciendo declaraciones públicas a favor de una campaña en específico, o que fue él quién pagó y ordenó la instalación de las vallas con recursos del municipio. 

Sobre el asunto el candidato Carlos Maya respondió a RedCheq el 13 de agosto, durante la presentación de su equipo de campaña: “quiero recordar que el Centro Democrático siempre ha utilizado el apellido de Uribe para hacer su campaña electoral, para la presidencia, para la Cámara, para el Senado, para las corporaciones públicas y para las alcaldías en todo el país. Nosotros estamos haciendo referencia a un alcalde que nos sentimos orgullosos (…) Eso no está prohibido y está por el contrario permitido hacer campaña electoral en función de los buenos resultados de un gobierno”. 

RedCheq

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Miércoles, 01 Julio 2020

Sí, en Popayán la capacidad de almacenamiento de cadáveres es precaria

Por Mónica Ospina Orozco - RedCheq

Una alerta lanzada hace unos días generó preocupación en el Cauca, pues el gerente del Hospital Universitario San José de Popayán aseguró que la capacidad de almacenamiento de cuerpos de dicho centro de salud se había copado.

 “Cuatro neveras que tiene el Hospital Universitario San José están copadas, no tenernos espacio para más”, dijo César Sarria Porras, gerente del Hospital San José de Popayán,  en esta nota del noticiero de Canal 1

La alerta hecha por Sarria Porras, se lanzó porque entre el 8 y el 13 de junio los cuatro refrigeradores para almacenamiento de cuerpos que dispone el Hospital Universitario San José de Popayán, se llenaron.

Indagamos cuál es la situación para el almacenamiento de cadáveres en la capital caucana y encontramos que es precaria y que la afirmación del funcionario es verdadera.

Consultamos a Sarria Porras por su afirmación y nos dijo que tres fallecidos sospechosos de COVID-19, y otro caso con diagnóstico confirmado del virus, durante el mencionado periodo, coparon la capacidad de ese hospital. Sin embargo, la situación ya fue superada.

“La verdad es que tuvimos que lanzar esa alerta porque el Hospital estaba copado en el aspecto que tiene que ver con el almacenamiento de cuerpos. Generalmente, los cadáveres no se pueden almacenar por mucho tiempo porque tenemos una capacidad limitada y usualmente, tras un fallecimiento las familias disponen de los cuerpos relativamente rápido, pero ahora con la pandemia, solo le podemos entregar los cuerpos a funerarias autorizadas para su debida disposición”, dijo el gerente del Hospital San José de Popayán.

Y es que dicho centro de salud es el hospital de referencia para 17 municipios del centro y sur del Cauca, pues los restantes (13 en el norte y tres en la costa pacífica) remiten sus urgencias a Buenaventura o Cali, en el departamento del Valle del Cauca.

El municipio de Piamonte, ubicado al extremo de la bota caucana, remite a Mocoa, Putumayo, y generalmente los dos del oriente, Inzá y Paéz – Belalcázar, al Huila. Así lo explicó el secretario de Salud Municipal de Popayán, Óscar Ospina, quien agregó que en efecto la situación del almacenamiento de cadáveres en Popayán es limitada y que los casos descritos por el gerente de ese centro de salud, fueron los que coparon la capacidad del mismo.

El funcionario aseguró que ante esta situación la dependencia a su cargo ya tramitó “el alquiler de un contenedor refrigerado de la Cruz Roja Internacional que llegará una vez las necesidades de la ciudad se manifiesten gravemente y tiene capacidad para almacenar 18 cuerpos. Así creemos que podremos estar mejor preparados en caso de que la situación de contagios pueda llegar a demandar más recursos de este tipo”, dijo Ospina.

De acuerdo con el reporte del Instituto Nacional de Salud, INS, para el 19 de junio, en Popayán había 72 casos confirmados de COVID-19, un solo fallecido y 34 personas recuperadas. Hoy 1 de julio, el reporte del INS indica que hay 141 casos, de ellos 55 recuperados y 3 fallecidos.

“Aunque en general la población en Popayán se ha comportado muy bien durante la cuarentena, ahora vemos un aumento en los casos de contagio y eso se debe, claro, a que desde el 1 de junio hay más gente en la calle. Es que en mayo tuvimos 20 casos y resulta que en los primeros días de junio doblamos esa cifra”, dijo el secretario de Salud Municipal de Popayán. 

En general en el país la capacidad de refrigeración de cuerpos es limitada, tal como lo cita este artículo de la revista Dinero, titulado: Capacidad funeraria, otro riesgo a la vista, en el que se registra que “la refrigeración de los cadáveres, una práctica común en muchos países antes de cremarlos, en Colombia no es habitual”. 

Es importante recordar que la disposición de los cuerpos de las personas fallecidas por contagio o sospechosas de tener el virus COVID-19 se realiza de acuerdo con las normas que el Ministerio de Salud, estableció en el documento Orientaciones para el manejo, traslado y disposición final de cadáveres por sars-cov-2 (COVID-19-19).

Dicho documento establece, en el apartado No. 9: “Actividades y responsabilidades de los prestadores de servicios de salud”, que “el alistamiento del cadáver será realizado en el ámbito hospitalario del mismo sitio del deceso, y para ello, el personal de salud autorizado para la manipulación deberá contar con los elementos de protección personal y seguir los procedimientos de bioseguridad”.

Adicionalmente, en lo que se refiere al traslado del cuerpo, el Ministerio de Salud, asegura en su documento orientador que, “después del alistamiento del cadáver, el personal de salud informará al servicio fúnebre encargado y trasladará el cuerpo a la morgue o depósito de cadáveres donde será entregado al personal del servicio funerario para su depósito en ataúd o contenedor de cremación o inhumación y posterior traslado al sitio de destino final (horno crematorio y/o cementerio) o lugares destinados para tal fin en el territorio de pertenencia étnica, luego de completar toda la documentación necesaria. Cuando deba practicarse necropsia médico legal, el cuerpo será entregado a los servidores del sistema judicial quienes asumirán la custodia”.

Por su parte, el líder del proceso de Vigilancia Epidemiológica en Salud Pública del departamento del Cauca, el médico epidemiólogo, Duván Elí Quintero, le confirmó a Colombiacheck que “el hospital San José de Popayán es el único en el Cauca con un departamento de patología habilitado para hacer necropsias y por tanto el único que tiene capacidad para almacenar cuerpos en congelamiento”.

Quintero, sin embargo, aseguró que las autoridades departamentales están trabajando de la mano con el municipio de Popayán para apoyar todos los procesos de aumento de capacidad sanitaria, a todos los niveles, para que se puedan atender debidamente las contingencias derivadas de la pandemia por el virus Sars - CoV-2 que produce la enfermedad COVID-19.

Así que las cuatro personas fallecidas en el Hospital San José de Popayán, entre el 8 y el 13 de junio, de acuerdo con su gerente, hicieron colapsar el servicio, que se recuperó una vez los alcaldes de los municipios de los cuales eran naturales estas personas (Guapi, Timbiquí y Bolívar) lograron realizar contratación con funerarias y disponer de un servicio de cremación. El último cuerpo, natural de Popayán (sospechoso por COVID-19), fue retirado por trámite de la familia con un servicio funerario autorizado, relató el gerente César Sarria.

Tras estas evidencias concluimos que es verdad y que en efecto en Popayán hubo una delicada contingencia con el almacenamiento de los cuerpos que, sin embargo, fue superada.