Pasar al contenido principal
Jueves, 16 Mayo 2019

Aunque cifras de endeudamiento que dijo Uribe son correctas, el país no está ‘quebrado’

Por Ana María Saavedra

El senador afirmó, acertadamente, que el nivel de endeudamiento de Colombia aumentó, pero eso no quiere decir que el país esté quebrado.

Con la llegada del nuevo gobierno, varias veces se ha repetido la frase “entregaron el país quebrado”. Lo dijo el presidente del Congreso Ernesto Macías en su discurso durante la posesión de Iván Duque el 7 de agosto pasado. También lo dijo el Centro Democrático en una publicidad publicada en varios medios de comunicación en esa misma fecha.

Recientemente, el senador y expresidente Álvaro Uribe lo repitió durante su visita a Pereira, como lo informaron medios de comunicación

“Entregaron el país quebrado, porque en el gobierno de Santos el nivel de endeudamiento de Colombia pasó del 43% al 56%, y bajo esas condiciones el presidente Iván Duque intenta ayudar a los sectores en crisis que piden ayuda”, señaló Uribe.

Uno de nuestros usuarios nos pidió que verificáramos esta frase del expresidente. 

En Colombiacheck ya habíamos verificado afirmaciones similares en el mencionado discurso de Macías y en una nota del portal El Nodo, en la que se aseguraba que “Santos deja el país en quiebra con una deuda externa de 126 mil millones de dólares”.

En esa ocasión encontramos que la deuda externa sí había aumentado, pero el profesor Julio César Alonso, director del Centro de Investigación en Economía y Finanzas de la Universidad Icesi, aclaró que aunque ese incremento no significa que el país haya caído en un default. Es decir, Colombia no ha dejado de pagar su deuda, ni le ha incumplido a sus acreedores.

Para hacer este nuevo chequeo, nos comunicamos con el equipo de prensa de Uribe y le preguntamos en qué se basaba el senador para decir que el aumento de esa deuda significa que el país esté quebrado. La respuesta que nos dieron fue: “esas cifras no se las inventa el expresidente Uribe. Puedes investigar el déficit fiscal que dejó Santos con las fuentes oficiales”. 

También nos remitieron este documento con cifras económicas de Uribe durante su gobierno.

1u

22

 

77

112

Buscamos en el Banco de la República las cifras de endeudamiento dadas por la oficina de prensa de Uribe y encontramos que sí se aproximan a la dadas en los boletines de 2011 y 2018

Pero Giovanni Reyes, profesor de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario, concuerda con Alonso y dice que es una distorsión afirmar que el país esté quebrado debido al aumento de la deuda.

Reyes también recordó que, en materia económica, “los gobiernos Uribe se vieron beneficiados por el alza de los precios de la materia prima (petróleo y carbón) desde 2003 y hasta inicios de 2014”. La caída de estos, según Reyes, es una de las razones por las que la deuda pública aumentó. 

Por otra parte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, (que en sus informes indicó que en 2017 Colombia tuvo la sexta deuda más alta de América Latina),  afirmó que “en 2018 la actividad económica [de Colombia] ha mostrado signos de recuperación, con ritmos de crecimiento anual que no se registraban desde 2015. Entre enero y septiembre la economía se expandió en un 2,5% anual, promedio que supera las tasas del 2,0% y el 1,8% correspondientes a 2016 y 2017 respectivamente”.

 

Es decir que, al poner la frase en contexto y verificar con expertos y fuentes documentales, aunque la deuda de Colombia sí ha aumentado, esto no significa que el país esté quebrado. Por esta razón, calificamos la afirmación del senador Uribe como cuestionable.

Jueves, 17 Enero 2019

Fiscalía no informó de incremento de las Farc sino de disidencias

Por Ana María Saavedra

Portales aseguran que la Fiscalía informó sobre un incremento de miembros de las Farc, pero realmente el informe se refiere a miembros de disidencias, es decir de grupos que ya no tienen que ver con la guerrilla.

Una nota publicada en los portales El Nodo y Oiga Noticias asegura que la “Fiscalía informa incremento en las Farc que alcanza los 1.749 guerrilleros”.  

nodo farc

oiga farc

Al revisar el informe encontramos que la Fiscalía sí reporta esa cifra, pero asociada a miembros de “Grupos Armados Organizados Residuales (GAOR)”, conformados por excombatientes de las Farc. Por esta razón los titulares de ambos portales son Cuestionables.

En el informe se agrega que, con labores de inteligencia, “lograron identificar 11 estructuras, 9 subestructuras y 10 comisiones de los GAOR. Estos grupos están integrados por 1.749 hombres en armas y están ubicados en cinco áreas –Noroccidental, Occidental, Oriental, Nororiental y Sur–. La Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales y las FACON también determinaron que, en la actualidad, los GAOR afectan 2.596 veredas en el territorio nacional, correspondientes a 129 municipios en 19 departamentos”.

Pero hay una diferencia entre las GAOR, más conocidas como disidencias de las Farc, y las Farc como grupo guerrillero. Este grupo, tras las negociaciones de paz con el Gobierno de Juan Manuel Santos entregó las  armas en un proceso que finalizó en junio de 2017, como lo reportaron los medios de comunicación, entidades como la Defensoría del Pueblo y lo certificó la misión de observación de la ONU.

Las disidencias, aunque hayan surgido de las Farc, son grupos diferentes que no quisieron acogerse al proceso de paz. En abril del año pasado la Fundación Ideas para la Paz realizó el informe Trayectorias y dinámicas territoriales de las disidencias de las Farc  en el que analizaba que “el surgimiento de disidencias es, precisamente, uno de los principales desafíos durante las fases de negociación e implementación de los acuerdos (...) Se trata de estructuras armadas que —con sus respectivas dimensiones, rasgos y variaciones—, pueden competir en el plano militar, político y social de forma directa a la acción del Estado y sabotear sus esfuerzos para la construcción de la paz o los anhelos de quienes sí dejaron las armas”.

El informe hacía un seguimiento a la evolución de este fenómeno, desde 2016, en el que mostraba que las economías criminales son la única motivación para explicar las disidencias, dejando de lado factores políticos y organizacionales. 

“Un rasgo característico de las FARC durante el conflicto fue su cohesión interna reflejada en un aparato burocrático compuesto por normas, códigos, reglas, estatutos, reglamentos y jerarquías, que favoreció su longevidad en la confrontación”, se agrega en el informe, aunque se aclara que “desde 2012 las investigaciones de Insight Crime daban cuenta de cómo algunas estructuras de este grupo estaban entrando en un proceso de degradación interna y criminal”.