Pasar al contenido principal
Jueves, 02 Mayo 2019

Campaña por el autocontrol en el Ejército se convirtió en cadena falsa

Por José Felipe Sarmiento

En redes sociales ha circulado un video en el que un soldado supuestamente le dispara a un superior. Se trata de un dramatizado como parte de un ejercicio didáctico.

Un soldado le responde a su comandante con grosería. Este reacciona con igual violencia verbal. Ambos intercambian insultos a los gritos. La situación escala hasta que el de menor rango levanta su fusil y le dispara en la cara al superior. Sus compañeros de escuadra permanecen en filas y observan imperturbables la escena. Alguien, que tampoco parece alterado, lo graba todo.

El video empezó a circular por WhatsApp acompañado de este mensaje: “Esto es lo que pasa en el Ejército colombiano cuando a nuestra juventud se la llevan a un sacrificio obligatorio y no se enseñan valores como la fraternidad, el amor al prójimo y el respeto”. Un usuario también lo montó a YouTube. Otro, desde Venezuela, a Twitter.

Captura de pantalla del video en YouTube

Captura de pantalla de tuit con el video

Por búsqueda inversa a través de InVID, Colombiacheck encontró que la misma grabación ha sido utilizada como si fuera de Venezuela. “El régimen de [Nicolás] Maduro [presidente de ese país] se está rompiendo de adentro hacia afuera. Un sargento le disparó a un coronel. El Ejército Bolivariano se niega a reprimir al pueblo hambriento”, dice un tuit de Brasil. Otro, desde Estados Unidos, señala que “un soldado cubano le estaba ordenando a uno venezolano que reprimiera y matara venezolanos”.

Captura de pantalla del tuit en portugués con el video

Captura de pantalla de tuit en inglés con el video

Además del acento de los protagonistas, la placa de un carro que se ve parqueado a la derecha del cuadro es colombiana. La resolución no permite identificarla con detalle, pero sí se distingue que es amarilla con letras negras, como en este país. En cambio, los automóviles en Venezuela las llevan con caracteres azules y la bandera nacional difuminada sobre fondo blanco, por resolución del Ministerio de Infraestructura desde 2008.

La grabación se hizo, específicamente, en el Batallón de Infantería No. 9 Batalla de Boyacá de la XXIII Brigada del Ejército, con sede en Pasto, cerca de la entrada principal.

Desde la avenida Colombia, que pasa por el frente, Google Street View captó en 2014 varios elementos que coinciden con el paisaje que rodea la escena en un ángulo cercano: la arquitectura y los colores de las paredes, las banderas (la roja del Ejército, el tricolor nacional y la blanca con rojo del arma), la cesta de la cancha de baloncesto, el tejado rojo tipo español de las instalaciones centrales, las torres de apartamentos al fondo (en construcción en ese entonces) y la cúpula de la iglesia Nuestra Señora de Fátima.

Captura de pantalla de Google Street View con las señas

Captura de pantalla del video con las señas

Esta distribución espacial también se aprecia desde arriba, en las fotos satelitales de Google Maps.

Plano satelital del Batallón Boyacá en Google Maps con las señas

Plano más amplio del batallón en Google Maps con las señas

En cuanto a la fecha, precisamente el condominio Santa María de Fátima que se ve al fondo da algunas pistas. El proyecto de la constructora Victoria Administradores ya se ve terminado en el video, los colores y la arquitectura coinciden con las imágenes en la página de la compañía. Street View lo captó en obra en 2014. En julio de ese año, un usuario también subió una foto desde la carrera 14 (entre el batallón y el conjunto) en la que apenas se ve una torre y todavía sin acabados. En marzo pasado, otro los fotografió listos.

La constructora no quiso dar detalles sobre el cronograma de la obra, pero la industria de químicos para la construcción Sika Colombia fecha la terminación en 2017. Además, desde 2015 hay fotos en Facebook que muestran algunas de las torres terminadas. En consecuencia, el video no podía tener más de cuatro o cinco años.

Estaban actuando

Con esta información, Colombiacheck consultó al Batallón Boyacá. El teniente coronel Carlos Chamorro, comandante del Batallón de Apoyo y Servicios para el Combate No. 23, explicó que la escena corresponde a un ejercicio que “pretendía llamar la atención sobre lo que no se debe hacer pero, lastimosamente, alguien lo recortó y lo puso a circular como una noticia falsa”.

La Tercera División, a la que pertenece la brigada, emitió un comunicado a principios de abril en el que señaló que la fecha exacta de la grabación fue el pasado 18 de febrero. “Hace parte de una campaña llamada ‘Yo tengo el control’, promovida por la Dirección de Preservación e Integridad (DIPSE) del Ejército Nacional, la cual pretende generar consciencia en el personal militar y civil de la Institución, sobre la importancia del autocuidado y el autocontrol”, explicó el documento.

Esta aclaración fue replicada por el periodista Gustavo Gómez en Twitter y por medios como el portal Kienyke y el diario La Libertad de Barranquilla. También algunas páginas de Facebook compartieron el video con la versión oficial.

Captura de pantalla de aclaración sobre el video en Facebook
La campaña ha producido otras piezas audiovisuales con la actuación de militares, como esta en la que se promueve el respeto a las normas de tránsito en Semana Santa:

El médico y periodista de guerra Víctor de Currea-Lugo también confirma que se trata de una dramatización. “No hay sangre. A la víctima no le explota la cara. Con ese impacto, el cadáver hubiera quedado boca arriba; en cambio, el hombre cae y flexiona los brazos de manera ordenada”, explica.

Además, destaca que ningún comandante se dejaría tratar así en condiciones normales sino que, en atención a la falta de disciplina, ordenaría la detención inmediata del soldado agresor. Finalmente, De Currea-Lugo también advierte que el resto de los presentes, incluida la persona que graba, se quedan sin reaccionar. “¡Le acaban de “volar la cabeza” al comandante y nadie hace nada!”, exclama.

Entonces, la noticia del supuesto disparo de insubordinación es falsa, tanto en Colombia como en Venezuela.

Miércoles, 04 Enero 2017

Cinco frentes de las Farc que no se desmovilizan, un rumor sin sustento

Por Miriam Forero

Durante el fin de año circularon rumores respecto a la cantidad de frentes y guerrilleros que se declararon en disidencia frente al proceso de paz. Colombiacheck revisó la información disponible y encontró que dichas afirmaciones carecen de fundamento.

Una lectora de Colombiacheck nos pidió verificar si es verdad la información que circula en redes sociales, según la cual cinco frentes de las Farc no se van a desmovilizar:

 

 

Tras indagar varias fuentes y revisar los posibles sustentos de esta alerta, encontramos que, aunque ha habido algunas disidencias y riesgos de posibles nuevos desertores dentro de las Farc, no hay razones de peso para asegurar que los frentes 7, 16, 44 y 57 se apartarán del desarme y desmovilización pactados en La Habana. Únicamente el Frente Primero ha expresado su decisión de no unirse al proceso de paz. Por eso, calificamos esta afirmación como ligera, pues carece de fundamentos.

Para empezar, consultamos a tres entidades que hacen monitoreo del conflicto y sus acciones, con metodologías que incluyen abundante trabajo de campo directo en las regiones. Eduardo Álvarez Vanegas, de la Fundación Ideas para la Paz (FIP); Carlos Montoya, de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares) y Jorge Restrepo, del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), le dijeron a Colombiacheck que no tienen información o registros sobre frentes de las Farc que no se vayan a desmovilizar.

“Los hechos puntuales que reportan tanto el Ejército como las organizaciones que hacen monitoreo a este tipo de acciones demuestran que no hay tal tipo de riesgo para la reintegración. Al contrario, si algo mostraron las Farc después del 2 de octubre fue una gran voluntad, no sólo por parte de los jefes guerrilleros sino de la guerrillerada que accedió a dirigirse a los lugares de preconcentración y no han alterado el orden público en las zonas en las que están”, dijo Montoya.

Para este investigador de la Fundación Pares, lo que sucede con el meme que propagan varios detractores del acuerdo con las Farc es que se estos aprovechan los temores que existen -y que son normales en un proceso de paz- de que la desaparición de esa guerrilla fracase por intereses de narcotráfico, minería ilegal y extorsión. Además, retoman viejos rumores sin fundamento que surgieron cuando el Frente Primero informó en un comunicado, el 10 de junio de 2016, que renunciaba a su desmovilización y se declaró en disidencia.

Pero incluso con este caso hay inconsistencias. Las Farc, Pares, la FIP, reportes de prensa y entidades oficiales indican que se trata de sólo un grupo disidente dentro de este frente, no de su totalidad. Al comienzo se habló de 60 personas y en el monitoreo de acciones, parecería que el grupo se ha ido mermando hasta contabilizar unas 15 personas aproximadamente.

Las Farc niegan por completo la veracidad de la alerta que emite el meme. “Todos los frentes van a hacer dejación de armas. Lo que pasa es que va a ser en los tiempos acordados, cuando la citación sea dada”, le dijo a Colombiacheck Olga Lucía Marín, comandante de las Farc e integrante de su Comisión Internacional, quien actualmente maneja las relaciones de prensa de esa organización.

También quisimos conocer los datos de disidencias y de no acato a la desmovilización que manejan el Ejército y el Ministerio de Defensa; pero en el primer caso la comunicación fue imposible y en el Ministerio nos indicaron que dicha información la tiene el equipo negociador del gobierno. La Oficina del Alto Comisionado para la Paz, por su parte, también respondió que no tienen ningún dato de frentes que no se quieran desmovilizar.

¿Qué ocurre con cada frente?

Finalmente, analizamos el caso de cada frente mencionado en el meme y tomamos como punto de referencia dos investigaciones académicas que han indagado el tema de las disidencias dentro de las Farc. Por un lado, en los números 28 y 42 de la publicación “Semanario” que distribuye el Cerac, la investigadora Angie Mora publicó dos artículos acerca de este tema: “Riesgos de disidencia de las FARC hoy” (29 de julio de 2016) y “Descomposición, más que disidencias” (4 de noviembre de 2016).

En el primero, asegura que “todos los bloques de las FARC (nivel más alto en el que se organiza la guerrilla) han expresado públicamente su apoyo formal al proceso de paz. Algunos frentes y columnas también se han manifestado de forma individual: de los 83 frentes que integran las FARC, 17 han expresado públicamente su adhesión a los acuerdos, así como 3 de las 31 columnas móviles”.

Por otra parte, tomamos el artículo “Disidencias de las FARC: ¿Por qué lo hacen? ¿Qué tan peligrosas son?” que elaboró Eduardo Álvarez, de la Fip, el pasado 14 de noviembre, con base en los datos que ha recopilado dicha organización.

Esta es la situación de cada frente analizado:

Frente 1: operaba en Guaviare pero, tras apartarse del proceso de paz, han movido sus acciones a Vaupés y Amazonas. Como se indicó arriba, en junio anunciaron su decisión de no desmovilizarse ni dejar las armas. Precisamente, uno de los jefes guerrilleros que las Farc tuvieron que expulsar de sus filas a comienzos de diciembre fue Gentil Duarte, quien había sido encargado de dirigir lo que quedó de este frente, luego del anuncio de disidencia.

Frente 57: opera en Chocó. Al principio, no participó en la mesa de negociaciones. La FIP y el Cerac lo identificaron como un posible foco de disidencia, riesgo que esta última atribuyó a la ubicación geográfica.

Frente 7: tres de los cinco mandos expulsados en diciembre pasaron por este frente que opera en Meta. El Cerac identifica el riesgo de disidencia que allí hay como consecuencia de su importante accionar en el narcotráfico.

Frente 16: otro de los expulsados comandaba este frente en Vichada. El Cerac reconoció allí un riesgo de disidencia por actividades ilegales como narcotráfico, minería ilegal y extorsión.

Frente 44: aunque no apareció reportado en los monitoreos de Fip y Cerac, su comandante alias ‘Jhon 40’ estuvo dentro del grupo de expulsados por las Farc. Actúa en Guaviare.

No se sabe de dónde proviene la información difundida por redes sociales. Incluso, llama la atención que existen posibilidades de disidencia en otras células de las Farc -la FIP identificó en total siete frentes en riesgo y el Cerac 27-, pero el meme sólo habla de cinco frentes.

Entre tanto, la movilización de las Farc a las zonas de concentración ya empezó y las dificultades que se han conocido tienen que ver con asuntos logísticos y de infraestructura, no con guerrilleros que se nieguen a trasladarse.

De este modo, es evidente que el meme sobre cinco frentes que no se desmovilizarían consiste en un rumor sin sustento, pues no se basa en sucesos o anuncios reales, sino que da por hecho algo que no ha pasado sobre posibles riesgos identificados en diversos frentes de las Farc, donde el temor a que continúen las actividades ilegales ayuda a reforzar este rumor.