Pasar al contenido principal
Jueves, 02 Mayo 2019

Campaña por el autocontrol en el Ejército se convirtió en cadena falsa

Por José Felipe Sarmiento

En redes sociales ha circulado un video en el que un soldado supuestamente le dispara a un superior. Se trata de un dramatizado como parte de un ejercicio didáctico.

Un soldado le responde a su comandante con grosería. Este reacciona con igual violencia verbal. Ambos intercambian insultos a los gritos. La situación escala hasta que el de menor rango levanta su fusil y le dispara en la cara al superior. Sus compañeros de escuadra permanecen en filas y observan imperturbables la escena. Alguien, que tampoco parece alterado, lo graba todo.

El video empezó a circular por WhatsApp acompañado de este mensaje: “Esto es lo que pasa en el Ejército colombiano cuando a nuestra juventud se la llevan a un sacrificio obligatorio y no se enseñan valores como la fraternidad, el amor al prójimo y el respeto”. Un usuario también lo montó a YouTube. Otro, desde Venezuela, a Twitter.

Captura de pantalla del video en YouTube

Captura de pantalla de tuit con el video

Por búsqueda inversa a través de InVID, Colombiacheck encontró que la misma grabación ha sido utilizada como si fuera de Venezuela. “El régimen de [Nicolás] Maduro [presidente de ese país] se está rompiendo de adentro hacia afuera. Un sargento le disparó a un coronel. El Ejército Bolivariano se niega a reprimir al pueblo hambriento”, dice un tuit de Brasil. Otro, desde Estados Unidos, señala que “un soldado cubano le estaba ordenando a uno venezolano que reprimiera y matara venezolanos”.

Captura de pantalla del tuit en portugués con el video

Captura de pantalla de tuit en inglés con el video

Además del acento de los protagonistas, la placa de un carro que se ve parqueado a la derecha del cuadro es colombiana. La resolución no permite identificarla con detalle, pero sí se distingue que es amarilla con letras negras, como en este país. En cambio, los automóviles en Venezuela las llevan con caracteres azules y la bandera nacional difuminada sobre fondo blanco, por resolución del Ministerio de Infraestructura desde 2008.

La grabación se hizo, específicamente, en el Batallón de Infantería No. 9 Batalla de Boyacá de la XXIII Brigada del Ejército, con sede en Pasto, cerca de la entrada principal.

Desde la avenida Colombia, que pasa por el frente, Google Street View captó en 2014 varios elementos que coinciden con el paisaje que rodea la escena en un ángulo cercano: la arquitectura y los colores de las paredes, las banderas (la roja del Ejército, el tricolor nacional y la blanca con rojo del arma), la cesta de la cancha de baloncesto, el tejado rojo tipo español de las instalaciones centrales, las torres de apartamentos al fondo (en construcción en ese entonces) y la cúpula de la iglesia Nuestra Señora de Fátima.

Captura de pantalla de Google Street View con las señas

Captura de pantalla del video con las señas

Esta distribución espacial también se aprecia desde arriba, en las fotos satelitales de Google Maps.

Plano satelital del Batallón Boyacá en Google Maps con las señas

Plano más amplio del batallón en Google Maps con las señas

En cuanto a la fecha, precisamente el condominio Santa María de Fátima que se ve al fondo da algunas pistas. El proyecto de la constructora Victoria Administradores ya se ve terminado en el video, los colores y la arquitectura coinciden con las imágenes en la página de la compañía. Street View lo captó en obra en 2014. En julio de ese año, un usuario también subió una foto desde la carrera 14 (entre el batallón y el conjunto) en la que apenas se ve una torre y todavía sin acabados. En marzo pasado, otro los fotografió listos.

La constructora no quiso dar detalles sobre el cronograma de la obra, pero la industria de químicos para la construcción Sika Colombia fecha la terminación en 2017. Además, desde 2015 hay fotos en Facebook que muestran algunas de las torres terminadas. En consecuencia, el video no podía tener más de cuatro o cinco años.

Estaban actuando

Con esta información, Colombiacheck consultó al Batallón Boyacá. El teniente coronel Carlos Chamorro, comandante del Batallón de Apoyo y Servicios para el Combate No. 23, explicó que la escena corresponde a un ejercicio que “pretendía llamar la atención sobre lo que no se debe hacer pero, lastimosamente, alguien lo recortó y lo puso a circular como una noticia falsa”.

La Tercera División, a la que pertenece la brigada, emitió un comunicado a principios de abril en el que señaló que la fecha exacta de la grabación fue el pasado 18 de febrero. “Hace parte de una campaña llamada ‘Yo tengo el control’, promovida por la Dirección de Preservación e Integridad (DIPSE) del Ejército Nacional, la cual pretende generar consciencia en el personal militar y civil de la Institución, sobre la importancia del autocuidado y el autocontrol”, explicó el documento.

Esta aclaración fue replicada por el periodista Gustavo Gómez en Twitter y por medios como el portal Kienyke y el diario La Libertad de Barranquilla. También algunas páginas de Facebook compartieron el video con la versión oficial.

Captura de pantalla de aclaración sobre el video en Facebook
La campaña ha producido otras piezas audiovisuales con la actuación de militares, como esta en la que se promueve el respeto a las normas de tránsito en Semana Santa:

El médico y periodista de guerra Víctor de Currea-Lugo también confirma que se trata de una dramatización. “No hay sangre. A la víctima no le explota la cara. Con ese impacto, el cadáver hubiera quedado boca arriba; en cambio, el hombre cae y flexiona los brazos de manera ordenada”, explica.

Además, destaca que ningún comandante se dejaría tratar así en condiciones normales sino que, en atención a la falta de disciplina, ordenaría la detención inmediata del soldado agresor. Finalmente, De Currea-Lugo también advierte que el resto de los presentes, incluida la persona que graba, se quedan sin reaccionar. “¡Le acaban de “volar la cabeza” al comandante y nadie hace nada!”, exclama.

Entonces, la noticia del supuesto disparo de insubordinación es falsa, tanto en Colombia como en Venezuela.

Martes, 27 Septiembre 2016

Lo del collar bomba, otra explosiva mentira

Por Colombiacheck

El 15 de mayo del 2000, una mujer murió en Chiquinquirá víctima de un collar bomba. Inicialmente el hecho fue atribuido a las Farc, pero Colombiacheck y Rutas del Conflicto verificaron que se trata de un error histórico que aún permanece en el imaginario de muchos.

En redes sociales circula una imagen de doña Elvia con el explosivo instalado en su cuello, y un mensaje que busca traer a la memoria el hecho como una supuesta muestra de la violencia de las Farc:

 

 

El caso fue escogido como tema del primer chequeo conjunto que realizaron Colombiacheck y Rutas del Conflicto, un portal periodístico que sigue el rastro del conflicto armado. La alianza consistirá en fusionar la experiencia de Rutas indagando sucesos de la historia violenta del país, con el método de verificación de datos de Colombiacheck, para hacer chequeos en tiempo pasado o verificaciones históricas, es decir, desempolvar los mitos que se han gestado en medio de la confrontación armada y ver cuáles de ellos son reales y cuáles no.

En este primer ejercicio, encontramos que la coyuntura del año 2000 -cuando las conversaciones que adelantaba Andrés Pastrana con las Farc estaban en crisis-, el temor infundado en las personas y el manejo apresurado de la Fuerza Pública terminaron por atribuirle el hecho a la guerrilla. Sin embargo, aunque la crueldad de sus actuaciones sí llegó a enormes niveles, no fueron las Farc las que usaron el collar bomba que acabó con la vida de Elvia y del intendente que trataba de desactivar el explosivo.

La investigación judicial encontró culpable a José Miguel Suárez y no halló relación alguna con el grupo subversivo. En este video consultamos a expertos y testigos para saber qué pasó y comprender por qué se presentan este tipo de confusiones y permanecen a lo largo del tiempo.