Pasar al contenido principal

Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable Inchequeable

Inchequeable

Martes, 07 Julio 2020

Caya Daza no era mi secretaria privada: Inchequeable

Por Adolfo Ochoa Moyano

Esta es una de las respuestas dadas por el expresidente Álvaro Uribe en su entrevista en La Silla Vacía. En Colombiacheck verificamos varias de sus afirmaciones.

-Bueno, doctor Uribe. Pasemos a la Ñeñe política que usted estaba hablando del caso de María Claudia Daza, su secretaria privada, miembro de la UTL…- afirmó León.

-Miembro de la UTL, aclaró Uribe.

-Y secretaria privada y asistente- insistió la directora de La Silla Vacía-.

-No es secretaria privada-, recalcó Uribe una vez más.

Para verificar quién tenía la razón en este nuevo contrapunteo, revisamos la hoja de vida de Daza, radicada en www.funcionpublica.gov.co, donde figura como asistente V. 

Además, consultamos en la base de datos del Senado en la que están almacenados los datos de las distintas Unidad de Trabajo Legislativo, UTL y en la del expresidente Uribe sí encontramos a María Claudia Daza. Ella figura como parte del equipo hasta febrero del 2020. En los documentos de marzo, abril y mayo ya no se registra a Daza como miembro de la UTL.  En los documentos figura como Asistente V.

De otro lado, nos comunicamos con su abogado, Iván Cancino, quien nos dijo que ella nunca trabajó con Uribe en algo distinto a la UTL. A la pregunta de en qué momento ella había servido como secretaria personal de Uribe, el abogado contestó: “Ella no fue secretaria” y añadió que su cargo, “tal cual” fue asistente de la UTL.

Sin embargo, no nos explicó qué labor desempeñaba como asistente V.

Ahí radica el problema para verificar qué papel desempeñaba Daza en la UTL de Uribe. La Unidad de Trabajo Legislativo –UTL- se compone de un grupo interdisciplinario, no mayor a diez ni menor a seis personas, que trabaja para el congresista que lo ha contratado, asesorándolo en diversos temas correspondientes a su labor legislativa en el congreso, se explica en un informe de Congreso Visible.

En este informe se explica que ‘es el congresista quien, a su discreción, contrata a sus asesores en los cargos establecidos’. El asistente V es el último escalafón de los asistentes, como se indica en la ley

Asimismo, en la Gaceta 906 del Congreso se explica que ‘para el caso de los grados asistenciales del Congreso de la República no se exige ningún tipo de requisito’.

Aunque en algunos medios de comunicación sí se referían a Caya Daza como la ‘secretaría privada de Uribe’ y en otros denunciaron que la asistente envió invitaciones al matrimonio de su hija desde el correo del Congreso, en Colombiacheck no encontramos pruebas que la acrediten oficialmente como secretaria privada.

Sin embargo, la relación entre Caya Daza y Uribe no empezó en la UTL. Lo que el expresidente no contó es que Daza fue una de sus elegidas cuando decidió aspirar al Senado en 2014 y presentó una lista cerrada por el Centro Democrático. María Claudia estaba en el puesto 45 de una lista de 50 personas.

Ella fue una de las aspirantes al Congreso por el departamento del Cesar e hizo campaña con las banderas del Centro Democrático, como se ve en este video.

La cercanía entre Daza y Uribe ha sido revelada por Cuestión Pública en este hilo de Twitter, en el que hay imágenes de familiares de Daza con el senador Álvaro Uribe.

Precisamente, de Cuestión Pública nos indicaron que en muchas ocasiones los derechos de petición para pedir información al senador Uribe eran contestados por Caya Daza.

Pantallazo correo María Claudia Daza

 

Pantallazo correo María Claudia Daza

Y en la última columna de María Jimena Duzán, la periodista devela una grabación entre Daza y Tomás Uribe, hijo del expresidente, en la que hablan de un posible donante a la campaña de Iván Duque a la presidencia. En uno de los apartes, acuerdan llevar al empresario luego de las elecciones a tomarse: “Un tinto, eso es lo que estoy diciendo…. ¡Pero con el presidente Uribe, no con el presidente Duque!”. 

Así que aunque es evidente la cercanía de Caya Daza con Uribe, no se puede establecer con certeza si era o no la secretaría privada del senador y expresidente.
 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 08 Julio 2020

“Hizo unas denuncias, nunca contra mí, en esa revista”: Falso

Por Adolfo Ochoa Moyano

Esta es una de las respuestas dadas por el expresidente Álvaro Uribe en su entrevista en La Silla Vacía. En Colombiacheck verificamos varias de sus afirmaciones.

-Y la última pregunta que le quiero hacer, o el último caso, es el de Pedro Juan Moreno, que ha vuelto otra vez a la opinión pública (sic)  Daniel Coronell recordó hace poco un informe del CTI del agosto del 2014 donde cuestiona ese estudio de la Aerocivil y dice que hay indicios de que pudo haber sido un saboteo. En particular habla del asesinato de una trabajadora de los hangares, de Nancy Orozco Zapata, que había mencionado en un correo electrónico la posibilidad de que el helicóptero hubiera sido saboteado y que fue encontrada muerta en el 2007 con un cartel que decía “aquí no se aceptan sapas”. Yo sé que ese es un caso que es muy sensible para usted y quisiera saber su versión sobre esto último que ha salido- preguntó León.

-(sic) Hizo unas denuncias, nunca contra mí, en esa revista- es un fragmento de la respuesta de Uribe en el caso Pedro Juan Moreno.

Pedro Juan Moreno fue uno de los hombres más cercanos a Álvaro Uribe a mediados de los años noventa, cuando el expresidente estaba en la Gobernación de Antioquia. Su relación siguió hasta poco antes de la llegada de Uribe por primera vez a la Casa de Nariño, cuando Moreno se distanció y desde entonces su relación no fue la mejor.

El otrora amigo de Uribe falleció en un accidente de helicóptero en febrero de 2006 mientras adelantaba una campaña para llegar al Senado de la República.

Antes de su fallecimiento, Moreno se había convertido en un mordaz crítico de la reelección de Uribe desde la revista La Otra Verdad, que fundó junto a Sixto Alfredo Pinto, Francisco Vergara Carulla y Gustavo Álvarez Gardeazábal, en 2003. Se convirtió en una piedra en el zapato del expresidente debido a las denuncias de corrupción que en varias oportunidades tuvieron como protagonistas a allegados a Uribe y miembros de su Gobierno.

Denuncias hechas en la revista llegaron a costarle cargos a funcionarios de Uribe.

Uno de los golpes que desde La Otra Verdad se le propinó al círculo cercano de Uribe fue una nota sobre José Roberto Arango, quien se desempeñaba como consejero presidencial en la Casa de Nariño. De manera oficial, Arango renunció a su cargo por motivos personales en julio de 2004. El presidente Uribe le aceptó la carta ese mismo día.

Pero fue justamente una publicación de La Otra Verdad la que precipitó la renuncia de Arango, ya que había encontrado evidencia de que una empresa de su familia era contratista del Estado. La publicación también denunció que el vicefiscal de ese momento, Andrés Ramírez, era el representante legal de la empresa de la familia de Arango. Esta denuncia le costó el cargo en 2004.

Moreno también criticó a Fabio Echeverri Correa, un político clave en el uribismo y fundamental en la reelección de Uribe en 2006 en su papel de gerente, cargo que desempeñó también en la primera elección. Pedro Juan lo llamó “dañino”. Mientras que la revista la Otra Verdad, en agosto del 2004, publicaron una nota sobre los negocios de caballos que tenía el político en Argentina.

El expresidente Uribe le dijo a la periodista Juanita León que Pedro Juan Moreno hizo “hizo unas denuncias, nunca contra mí, en esa revista”, lo que es falso.

En el segundo número, en febrero de 2004, hay notas sobre Uribe. En esa oportunidad se publicó un artículo sobre la secretaria privada del presidente y el supuesto alto sueldo que recibía para ese cargo. En esa misma edición lanzó duras críticas a la compra del avión presidencial por su alto valor. Estas críticas las hizo en también en entrevistas que dio en su momento.

Antes, en el primer número de La Otra Verdad, de noviembre del 2003, se publicó una nota sobre el fallido referendo que el hoy senador impulsó para hacer varias reformas a la Constitución. La iniciativa no prosperó. 

En nuestras revisiones encontramos además que, aunque Moreno no usaba un tono muy fuerte contra el senador del Centro Democrático, sí era claro en su distancia, como se ve en esta entrevista en la que que aunque se refiere a Uribe como un “buen patrón”, dice que “la gente cambia”.

Finalmente, en mayo del 2006, y tras la muerte de Pedro Juan, en la Otra Verdad salió una nota en la que se denuncia que el Gobierno habría beneficiado “ilícitamente” a empresarios del chance que apoyaron la campaña de Uribe.