Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Domingo, 22 Diciembre 2019

El alcalde de Apartadó cumplió promesas fáciles pero se embolató en las grandes

Por Juan Camilo Morales

Hizo un placa polideportiva, pero no pudo hacer una nueva terminal de transportes y aunque dice que sí dejó un banco de tierras para el municipio, no hay soportes que lo confirmen.

Eliécer Arteaga, alcalde saliente de Apartadó, hizo campaña con el proyecto de construir una nueva terminal de transportes a la afueras de la ciudad como una de sus promesas bandera. Además, entre otras cosas, prometió crear un banco de tierras urbanas para que el municipio pudiera construir soluciones de vivienda. Y también prometió construir una espacio para hacer deportes en el barrio La Libertad que la comunidad venía pidiendo desde hacía mucho. De estas promesas sólo logró cumplir con la más fácil: una placa polideportiva.

Campaña ELiécer Arteaga
Pieza publicitaria de la campaña para la alcaldía de Elíecer Arteaga
 
 

Placa polideportiva para el barrio La Libertad

Cumplida

El contrato para la realización de la obra tiene el número 220 de agosto 9 del 2016, fue adjudicado a Wilmar Lozano Mosquera y tiene como objeto “Construcción de la placa polideportiva del barrio La Libertad” por un valor de 228’249.442 de pesos. 

La placa polideportiva del barrio La Libertad fue entregada a la comunidad de este sector de la Comuna 4 el 22 de enero del año 2017 por el alcalde Eliécer Arteaga, como se ve en un video de Facebook publicado en la página oficial de la Alcaldía de Apartadó.

El arquitecto Carlos Gallego, de la empresa Arquimodern, define una placa polideportiva como “una construcción en la cual se pueden realizar diferentes tipos de deportes, tales como microfútbol, baloncesto, o voleibol, utilizando cada uno sus diferentes especificaciones y reglamentos. Además, la placa polideportiva puede tener diferentes usos”. 
En el video publicado por la alcaldía del día de la entrega se pueden ver la cancha con las porterías de microfútbol y los tableros de baloncesto y las graderías para el público.

El nuevo escenario deportivo cuenta con graderías, cerramiento e iluminación y busca beneficiar a los más de 20.000 habitantes de la Comuna 4, la cual está integrada por los barrios La Libertad, Laureles, Vélez, Serranía, Pueblo Quemado, Gualcalá, Nueva Civilización y El Darién, entre otros.

“Este escenario deportivo venía siendo solicitado por la comunidad durante los últimos diez años; los habitantes han insistido en la reclamación de espacios para el deporte, la recreación y el sano esparcimiento de niños, jóvenes y adultos, por lo cual nos comprometimos y les cumplimos”, destacó el alcalde, Eliécer Arteaga.

En la página del Departamento nacional de Planeación (DNP) aparece un proyecto tipo de cómo debería ser una placa polideportiva cubierta, cuyos costos deberían rondar entre los 540 y los 600 millones de pesos. El DNP no plantea la posibilidad de hacer estos proyectos sin la cubierta, como fue el caso de la placa de La Libertad. De manera que el alcalde hizo un proyecto más pequeño que los que normalmente recomienda el DNP por una fracción del costo.

 

“Realizaré la primera etapa de la nueva terminal de transporte intermunicipal”

Se embolató


En la actualidad, la terminal de transportes del municipio de Apartadó se encuentra ubicada en el centro de esta localidad, a un costado de la plaza de mercado. Pero ante la construcción de nuevas vías en la región de Urabá, con variantes que no entran a los centros poblados, Arteaga hizo la promesa en su campaña de realizar la primera etapa de una nueva terminal de transportes por fuera del centro de la ciudad.

Ante la consulta sobre esta promesa, el alcalde nos respondió: “pensamos en esa primera etapa. Lo primero que hicimos fue contratar el plan de movilidad que permitiera que pudiéramos construir una terminal donde realmente el sitio fuera estratégico y permitiera el flujo vehicular que tiene el municipio de Apartadó hoy. Efectivamente lo contratamos [y el plan de movilidad indicó que debíamos hacerla hacia el sector occidental a un lado de la variante”.

El plan de movilidad se elaboró gracias a un convenio entre la administración municipal de Apartadó y la Universidad Nacional y fue presentado ante la oficina del alcalde en abril del año 2018.  

Arteaga nos dijo que sobre este plan: “Avanzamos en la consecución de los terrenos, estudios y diseños, pero no logramos comprar los terrenos”. Además, el secretario de Planeación, Juan David Cartagena, nos confirmó que no se pudo avanzar más allá del plan de movilidad y no se llegó a comenzar la construcción de la nueva terminal de transporte. “No se avanzó, pues estuvimos sujetos al plan de movilidad para la ubicación”.

 

“Crearé el Banco de Tierras del municipio”

Se embolató

Otra de las promesas de campaña por parte del alcalde fue la creación de un banco de tierras para el municipio. Los bancos de tierras son terrenos baldíos, predios fiscales adjudicables sobre los cuales el alcalde tiene la potestad para su utilización. Los bancos de tierras también pueden ser utilizados para la protección de bosques como reservas forestales. En el caso de Apartadó, el propósito del banco de tierras era comprar terrenos urbanos donde el municipio pueda construir en un futuro soluciones de vivienda.

Ante la consulta sobre si cumplió esta promesa, Arteaga nos respondió: “Nosotros compramos 8,2 hectáreas en el lado oriental hacia el lado del barrio Policarpa, ese es el banco de tierras que le dejamos al municipio al día de hoy y está todo disponible, este tuvo un costo de 3.600 millones, tenemos las escrituras, lo que se puede verificar a través de un crédito que se hizo con Davivienda, si no me equivoco”.

Pero después de mucha insistencia no fue posible que nos entregara documentos que soportan esta afirmación. Tampoco pudimos encontrar independientemente estos documentos. Por eso calificamos la promesa como embolatada, pues no hay pruebas de que haya habido avances o cumplimientos.
 

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Jueves, 18 Enero 2018

Candidato a la Cámara casi le atina al porcentaje de víctimas en Urabá

Por Sania Salazar

Aunque estuvo muy cerca, no tuvo en cuenta que hay varias cifras oficiales, que dependen del lugar de declaración del hecho violento.

Daniel Duque, aspirante a la Cámara por Antioquia del partido Alianza Verde, aseguró que el 70% de la población de Urabá está inscrita en el Registro Único de Víctimas, RUV.

La cifra está incluida en una carta que el candidato le envió al presidente Juan Manuel Santos en la que le pedía conformar una mesa de diálogo para buscarle solución a las peticiones de la población de Urabá, donde se realizó un paro cívico la primera semana de enero por la instalación de tres peajes, protesta que terminó en disturbios.

 

 

Después de revisar las cifras del RUV, Colombiacheck calificó la afirmación como Aproximada, pues el candidato estuvo muy cerca de atinarle al porcentaje, pero no tuvo en cuenta que en el RUV hay cifras distintas dependiendo de la ubicación de la víctima a la hora de declararse como tal.

Duque le dijo a Colombiacheck que tomó la cifra del RUV por los días en que se registraron las protestas, además, resaltó que es una aproximación que puede ser mayor. El candidato indicó que corroboró las cifras con el secretario de Gobierno de Carepa, Camilo Calle.

El aspirante a la Cámara especificó que la cifra corresponde al Urabá antioqueño, región que, según explicó, está conformada por 11 municipios: Arboletes, San Juan de Urabá, San Pedro de Urabá, Necoclí, Apartadó, Carepa, Chigorodó, Turbo, Mutatá, Murindó y Vigía del Fuerte.

Hay que aclarar que el Urabá es una región más extensa compuesta además, por municipios de Chocó (Acandí, El Carmen del Darién, Riosucio y Ungía) y Córdoba (Tierralta y Valencia).

Colombiacheck consultó las proyecciones de población del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, DANE, que indican que hay 711.687 personas para el 2018 en los 11 municipios del Urabá Antioqueño.

El 70% de esa cifra son 498.180 habitantes. Según el RUV, hasta el primero de enero de 2018, habían registradas 490.795 personas en el RUV que declararon haber sufrido victimizaciones en alguno de los 11 municipios de la región. El 68, 9% de la población.

Si tomamos como referencia esta cifra la conclusión es que Duque estuvo muy cerca del verdadero porcentaje de víctimas del Urabá Antioqueño, pues aseguró que era el 70% de la población.

Pero hay que aclarar que el RUV tiene otras dos formas de registrar a las víctimas, una por lugar de declaración, que corresponde al sitio donde la víctima se declara como tal a las autoridades, es decir, un campesino pudo haber sido despojado de su tierra en un municipio determinado, pero haberse desplazado a otro a denunciar el hecho. En este caso las víctimas son el 68,3% de la población.

También está la categoría ubicación, que corresponde al último lugar de atención o de ubicación conocido, se trata del 56,4% de los habitantes del Urabá Antioqueño. Esta cifra se aleja más del 70% de víctimas del que habla Duque.

¿Qué pasa en Urabá?

Las protestas que se registraron en el Urabá Antioqueño por la instalación de tres peajes son una manifestación de múltiples males que aquejan a esta región de contrastes, con una inversión fuerte en infraestructura y una importante producción de banano de exportación, pero con pobreza y corrupción, como lo describe el artículo de la revista Semana titulado Urabá: las contradicciones de una región que mueve millones de pesos el de la revista Dinero La realidad del Urabá: más allá de las masacres.

El Informe socioeconómico de la Cámara de Comercio de Urabá de 2016* resaltó que la base productiva de Urabá ha estado tradicionalmente asociada a la siembra del banano. “Los rubros de mayor relevancia son: la agroindustria bananera con aproximadamente 34.000 hectáreas, el cultivo de plátano con 29.000 hectáreas”.

El informe indicó que la economía de la región “mostró un excelente desempeño durante 2016”. La constitución de empresas creció en un 5,4%, entre 2015 y 2016, la construcción está en ascenso y la compra de vivienda creció en 16 %.

Pero esta región también ha sido blanco del conflicto armado, sus habitantes han sufrido las acciones de las guerrillas de las Farc, el EPL y los paramilitares.

“Las cifras de las consecuencias de la violencia en Urabá hasta el día de hoy, en términos de homicidios y desplazamientos, no han sido sistematizadas en su totalidad. El investigador de la Universidad de los Andes, Juan Aparicio, reseñó que entre 1995 y 1997 se registraron 2.950 homicidios con fines políticos. Andrés Suarez, del Centro Nacional de Memoria Histórica, por su parte registró 103 masacres entre 1998 y 2002. Y una investigación de la Universidad de Antioquia registró que hubo más de 32 mil desplazamientos, solo en los cuatro municipios del eje bananero”, señaló el informe de Verdad Abierta Veinte años de una guerra sin límites en Urabá.

Pese a la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc en noviembre de 2016, las cifras del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses muestran un incremento en los homicidios en la región. En 2016 se registraron 197 asesinatos en los 11 municipios del Urabá Antioqueño, mientras que las cifras preliminares de 2017 (de enero a noviembre) indican que hubo 209 homicidios. Esto indicaría un incremento del 6, 09% en los casos.

Tener claridad sobre las cifras y sobre cómo se recopilan es fundamental para que candidatos y legisladores propongan y vigilen las políticas públicas que solucionen problemas sociales como los que afectan al Urabá Antioqueño.

*El informe presentan aspectos relevantes de la dinámica empresarial de Urabá en los municipios que son jurisdicción de la Cámara de Comercio: Dabeiba, Mutatá, Chigorodó, Carepa, Apartadó, Turbo, San Pedro de Urabá, Necoclí, San juan de Urabá y Arboletes.