Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Jueves, 16 Enero 2020

El suspendido exalcalde Gallo cumplió una sola de tres promesas evaluadas

Por La Cola de Rata

El exmandatario de Pereira, que salió de su cargo sancionado poco antes de terminar el periodo, abrió una universidad en Cuba pero le falló al sector cultural y redujo a medias la tarifa de transporte.

Juan Pablo Gallo ha sido tal vez uno de los alcaldes más populares que ha tenido Pereira durante los últimos años, con la propuesta del “cambio” llegó como una figura fresca en la ya curtida política tradicional pereirana. Aunque terminó su periodo suspendido por haber participado en política durante las pasadas elecciones regionales, en redes sociales y en algunos pasillos de la ciudad se siguieron escuchando voces de apoyo hasta el último día. 

La Cola de Rata y Colombiacheck decidieron hacer un promesómetro frente a algunas promesas que Juan Pablo Gallo realizó durante su campaña. Encontramos que incumplió al convertir el Instituto de Cultura en una secretaría, una medida a la que se había opuesto antes de ser elegido; dejó a medias la reducción en la tarifa de transporte público y cumplió con la construcción de una sede universitaria en la Ciudadela Cuba. Veamos los detalles de cada caso.

 

“Craso error convertir el Instituto de Cultura en Secretaría”

No cumplida

Una de las primeras reacciones que tuvo Juan Pablo Gallo por parte de uno de los sectores de la ciudad, el sector cultural, fue el rechazo al cambio del Instituto de Cultura a Secretaría de Cultura, teniendo en cuenta que durante la campaña en medio de un Foro de Cultura acompañado por los demás candidatos, Gallo señaló con firmeza que no estaba en sus planes realizar este cambio. En un audio que se viralizó en redes y se movió por diferentes medios locales y nacionales, el candidato aseveró: “Yo sí me comprometo a que continúe siendo Instituto Municipal de Cultura. Craso error convertirlo en Secretaría. Pierde agilidad, pierde destreza esa misma institución”.

No obstante, tras haber sido elegido con una de las votaciones más altas en Pereira, tomó precisamente la medida que antes criticaba mediante los decretos 384 y 837 de 2016. El primero creó la nueva dependencia en medio de una reestructuración de la administración municipal y el segundo “ordena la supresión y liquidación del establecimiento público denominado Instituto Municipal de Cultura y Fomento al Turismo de Pereira”.

La última norma señala que, tras haberse realizado un estudio financiero, no existían recursos financieros para garantizar su funcionamiento como instituto, lo que llevó a adoptar medidas para garantizar los suficientes recursos para financiar el marco fiscal de corto y mediano plazo “para garantizar el fortalecimiento y consolidación de la cultura en la ciudad, mediante el decreto 834 de 7 de octubre de 2016 se creó dentro de la nueva estructura del municipal, la Secretaría de Cultura”.

 

Reducción de la tarifa del servicio de transporte público

En proceso

En su programa de gobierno, Juan Pablo Gallo realizó diferentes propuestas que tenían que ver con la movilidad en la ciudad. Con respecto al transporte público, el apartado 3.3.1. prometía concertar “la disminución en la tarifa del sistema de transporte público Megabús, en principio para estudiantes y personas de la tercera edad con el fin de hacer más asequible y justo el servicio. Posteriormente la meta será disminución de la tarifa para todos los Pereiranos”.

Nos comunicamos con Megabús S.A. y la encargada de atención al cliente señaló que el convenio sí existe con la Secretaría de Educación. Este consiste en dos pasajes diarios para estudiantes de secundaria y estudiantes de la Universidad Tecnológica de Pereira. Sin embargo, este beneficio no cubre la totalidad de los estudiantes.  Representantes de Andes (Asociación Nacional de Estudiantes de Secundaria) y ACEU (Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios) señalaron que no se conocían las cifras exactas de cuántos eran los beneficiarios.

Por otro lado, no ha habido reducción en el precio del transporte público en la ciudad para la ciudadanía en general. Antes bien, ha subido de manera constante, excepto en 2017. Los valores durante los años de mandato de Juan Pablo Gallo fueron los siguientes:

Por lo anterior, calificamos esta promesa "en proceso".

 

“Universidad para el suroccidente (Cuba)”

Cumplida

Pereira cuenta con diferentes universidades, entre las que se destacan la Universidad Tecnológica de Pereira (pública) y otras cuantas privadas de renombre: La Fundación Universitaria del Área Andina, la Universidad Libre, la Universidad Católica y la Universidad de las Américas, solo por mencionar algunas. Una de las promesas de Juan Pablo Gallo en campaña fue la construcción de una universidad para el suroccidente de Pereira, precisamente en el barrio Cuba (o ciudadela) que alberga poco más de la tercera parte de los habitantes de la ciudad.

En el plan de gobierno de Gallo, se puede leer que “se construirá un ‘Instituto de Educación Tecnológica’ ubicado en el suroccidente de la ciudad, con el fin de cerrar la brecha entre los perfiles ocupacionales requeridos por la demanda laboral y la ofertada por los pereiranos que buscan insertarse en las dinámicas laborales”.

Para el año 2018, esta promesa ya era un hecho. A través de convenios con diferentes universidades y en las instalaciones de la Institución Educativa Jesús María Ormaza, se dio el anuncio de las inscripciones para esta universidad, la cual es gratuita. Uno de los filtros que, hasta el momento, ha manejado esta Universidad es que los estudiantes que se inscriban residan en el barrio Cuba. 

Por ello calificamos esta promesa como cumplida.

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Viernes, 20 Diciembre 2019

Fico le incumplió a Medellín en homicidios y tranvía de la 80

Por Morada Noticias

En la administración del alcalde Federico Gutiérrez, aumentaron los asesinatos, se embolató el sistema férreo para la 80 y hubo avances en vivienda pero muy por debajo de la meta.

Al iniciar su alcaldía en 2016, Federico Gutiérrez Zuluaga prometió para los medellinenses “una ciudad segura y legal, equitativa y sostenible”, con la base de recuperar la confianza ciudadana en las instituciones. Sin embargo, a diciembre de 2019, se destacan dos propuestas con las cuales Gutiérrez incumplió sus promesas consignadas en el plan de desarrollo de su cuatrienio de Gobierno (una de ellas porque se embolataron los recursos de la Nación) y otra que avanzó mucho menos de lo planteado.

 

Reducir la tasa de homicidios

No cumplida

Gutiérrez se comprometió a cumplir con el objetivo número 16 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible reduciendo “significativamente todas las formas de violencia y las correspondientes tasas de mortalidad” en Medellín, como sugiere la Organización de las Naciones Unidas

Para lograrlo, se propuso una reducción en las tasas de los delitos de homicidios y hurto a personas, y la cantidad de hurtos a viviendas y establecimientos comerciales. Sin embargo, encontramos que no cumplió con este compromiso, de acuerdo con un pronunciamiento de la Veeduría Ciudadana al Plan de Desarrollo de Medellín. Estas metas no se cumplieron durante los tres primeros años de gestión y la tendencia en el cuarto no era cercana al cumplimiento. 

Llama la atención el comportamiento de la meta y los resultados reales en el homicidio, debido a que, frecuentemente y a través de redes sociales y medios de comunicación, el alcalde destaca la reducción este delito como un logro importante de su gestión.

Este resultado es disminución en la lógica de comparar cuatrienio con cuatrienio, pero haciendo un acercamiento a los últimos cuatro años, la tasa de asesinados por cada 100.000 habitantes ha aumentado de manera consecutiva: “544 muertes violentas durante el año 2016; 582 en 2017, y finalmente, la cifra pasó a 632 en el año 2018”, dice el pronunciamiento de la Veeduría.  

La meta del plan de desarrollo 2016-2019 se planteaba una reducción concreta de 5 puntos respecto a la tasa de 20,5 entregada por Aníbal Gaviria en 2015 (p.152). Sin embargo, de acuerdo con el informe del viernes 13 de diciembre de 2019 del Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia (SISC), la tasa de homicidios se acerca este año a los 23 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Aunque al 13 de diciembre de 2019 han ocurrido 30 homicidios menos que para la misma fecha del 2018, esta reducción no es la meta global planteada en el plan de desarrollo en 2016.

“Hay que tener una perspectiva muy realista: el alcalde puede contribuir, pero no puede hacer todo para la disminución o el aumento de los homicidios”, afirma Camila Uribe Villa, investigadora de Casa de las Estrategias, el centro de estudios que contribuyó a formular el Protocolo “Nada Justifica El Homicidio” que puede activarse desde el 123 y busca atender a jóvenes en riesgo de ser asesinados. 

“Hay dinámicas propias del crimen que influyen en que los asesinatos aumenten o disminuyan: en algunos casos hay claramente pactos o control territorial con otras formas de violencia. Sin embargo, el alcalde contribuye en la política de seguridad que decida implementar y hay políticas que están científicamente probadas que pueden producir más homicidios en el corto y el mediano plazo, por ejemplo, las políticas de mano dura”, explica Uribe refiriéndose al plan choque “El que la hace la paga” de la Policía Nacional. 

De acuerdo con Uribe, es decisoria la labor del alcalde como jefe de la Policía, para que esta sea protectora y tenga el respeto a la vida como función fundamental. Las políticas de mano dura, por el contrario, pueden endurecer mucho más a los criminales y dar paso a una lucha frontal contra el Estado y contra la ciudadanía. 

“La ausencia de profesionales de la Alcaldía en los territorios, acompañando a los ciudadanos y llevando justicia cercana de lucha contra la impunidad, pero también de fortalecimiento de la base social; aporta al aumento del homicidio”, puntualiza. 

 

Construir 19.000 viviendas, 5.000 en el centro

En proceso

Cuando era candidato, Federico Gutiérrez mencionó en su programa de gobierno (p.142) la necesidad de suplir el déficit de 48.000 viviendas que tiene Medellín y su intención de recuperar el centro (la comuna 10) y habitarlo de nuevo para evitar que la ciudad continuara su crecimiento en las laderas.

En la presentación del Plan de Desarrollo de Medellín, realizada en junio de 2016, esta alcaldía prometió la construcción de 19.000 nuevas viviendas, 5.000 de ellas en el centro (diapositiva 39). 
  
Aunque las 5.000 viviendas del centro están en la página 395 del plan, no representan un indicador concreto en el “Proyecto: Re-habitación del Centro”. No obstante, la cifra de 19.000 sale de la sumatoria aproximada de dos indicadores del “Proyecto: Vivienda nueva”, a cargo del Instituto Social de Vivienda y Hábitat de Medellín- ISVIMED: número de viviendas de interés social construidas, con una meta de 3.864, y número de viviendas de interés social promovidas en alianza con el sector privado, con una meta de 15.000. 

Respecto a este compromiso, encontramos que hubo avances. En su rendición de cuentas 2019, el ISVIMED reportó un cierre de cuatrienio con 9 proyectos de vivienda entre fases de diseño y construcción final que equivalen a 2.057 viviendas nuevas, casi 17.000 por debajo de la meta inicial. 

Los nueve proyectos ya completaron sus fases de estudio de suelo, prefactibilidad y anteproyecto; 6 de ellos ya cuentan con licencia de construcción, una está en trámite y en dos el proceso de licenciamiento no se ha iniciado. Ninguno de estos nueve proyectos está ubicado en la comuna 10.

Gráfico de viviendas en ejecución según rendición de cuentas de ISVIMED

De acuerdo con la consulta que hicimos a Isvimed, a través de un correo electrónico a la oficina de comunicaciones de la entidad, dos proyectos (Colinas de Occidente y La Colinita) se realizan actualmente en alianza público privada con Comfenalco y Comfama, dos cajas de compensación familiar. 

Ante la pregunta por los factores impidieron que se cumpliera la meta del plan de desarrollo en vivienda, el instituto respondió: “gran parte de las dificultades para la construcción de vivienda VIS y VIP han sido la falta de suelo disponible en la ciudad y las dificultades presentadas para la adopción de los instrumentos que viabilizan el POT, como los Macro Proyectos de Ciudad, los Planes de Legalización y Regularización Urbanística y Planes Parciales; demoras en trámites con entidades externas; costos en los materiales que afectan los topes de los proyectos VIS y VIP; el desarrollo de las zonas comunes de los proyectos habitacionales que encarece la unidad de vivienda, pues hay subsidio de vivienda pero no para el hábitat asociado”.

También consultamos por qué no fue posible la formulación de proyectos de vivienda en el centro. “El extenso proceso de formulación y adopción de los instrumentos de planificación de segundo y tercer nivel determinados por el Acuerdo 048 de 2014 para el Área de Intervención Estratégica - AIE MED Rio Centro y el alto costo del suelo y falta del mismo en la zona centro que permitiera atender la población objeto”, contestó el instituto.

Respecto a la transformación urbanística y la recuperación del centro de la ciudad, se realizaron obras en la carrera Bolívar y los bajos de la estación San Antonio y Parque Berrío del Metro, como lo reportó el alcalde en su cuenta de Twitter.

Pero más allá, en el tramo entre la estación Parque Berrío y la estación Prado, zona que todavía pertenece a la comuna 10, la ciudad luce así: 

 

Hacer el tranvía de la 80

Se embolató

El programa de gobierno de Federico Gutiérrez prometía expresamente iniciar la ejecución del proyecto Tranvía de la 80, adelantando su primera fase en el norte de la ciudad (p. 93). Encontramos que esta promesa se embolató. 

En el Plan de Desarrollo Medellín 2016-2019, está planteado “empezar la ejecución del corredor de la 80, diseñando a punto, revisando los diseños frente al POT y evaluando con rigor todos los componentes del mismo para iniciar construcción de una primera fase en el norte de la ciudad, donde permite integrar gran parte de la oferta de educación superior al sistema integrado de transporte público” (página 335).

En este proyecto, denominado “Revisar y ajustar los diseños y desarrollar la primera fase del corredor de transporte de la 80”, no se especifica que será un sistema tipo tranvía. Sin embargo, en la presentación del plan, en junio de 2016, la diapositiva 31 ejemplifica un sistema de este tipo. Además, Gutiérrez anunció su intención de iniciar la construcción de un tranvía para este corredor vial en medios locales el 18 de abril de 2018.

En esta declaración pública, el alcalde afirmó que, en 2018, sacaría a licitación diseños fase 3 y construcción de la obra y a partir de enero o febrero de 2019 se empezaría a construir. Sin embargo, solo hasta el 16 de agosto de 2019 se convocó a contratistas para la “construcción, mantenimiento y adecuación de paraderos de buses en el corredor de la Avenida 80, entre la estación La Palma del sistema Metroplús y la Terminal de Transportes de Medellín”, poniendo así en ejecución, realmente, un corredor de buses y no un tranvía, con la adquisición de 64 buses eléctricos. 

La construcción de las estaciones inició el 6 de noviembre de 2019 de acuerdo con el SECOP 1, la plataforma en la cual las entidades estatales deben publicar los documentos de un contrato público, desde su planeación hasta su liquidación. El 15 de noviembre de este año, la Alcaldía y el Metro de Medellín anunciaron la entrada en operación de la línea O del sistema Metroplús, una línea de buses eléctricos que se convertiría en el corredor vial prometido en el plan de desarrollo.

En la presentación del corredor, el alcalde afirmó que se cubriría la ruta de la 80 con buses mientras el Gobierno nacional aprueba los recursos para la construcción de un tren ligero. La ruta se encuentra actualmente en operación con paraderos provisionales, ya que los licitados aún no han sido entregados.